EL PARTIDO COLORADO Y SU RESPONSABILIDAD COMO GOBERNANTE


Por Rogelio A. Careaga, Ph.D. por la Universidad de Stanford

El Partido Colorado tiene mayor responsabilidad en la conducción del país que los otros partidos políticos. Primero porque proclama ser un partido nacionalista, agrarista e intervencionista. Segundo porque es el partido mayoritario, Tercero porque desde hace décadas ha sido el partido gobernante, con excepción del período de cinco años en que el Presidente Lugo ejerció la presidencia y luego, en el último año de dicho período, como resultado del juicio político a Lugo, Federico Franco,del Partido Liberal completó ese período constitucional. Cuarto, y más importante aún, porque actualmente es el partido gobernante. El otro partido tradicional, el Liberal, no proclama ser intervencionista en la actividad económica se refiere. Pone énfasis en el sector privado como impulsor del desarrollo económico y en los derechos y libertades personales. Le ha tocado gobernar desde 1904 hasta dentro del marco de la constitución de 1870, de corte liberal europeo y, en lo económico, de tipo laissez faire. En 1940 con la promulgación de una nueva constitución, redactada a espaldas de los encargados de preparar el anteproyecto, los principios liberales se debilitan. Los demás partidos son de reciente creación y no han tenido igual peso en la praxis política nacional, con excepción del brevísimo período del gobierno del Partido Febrerista. Los demás partidos no han marcado el rumbo que ha seguido el país desde 1869. Llevaría mucho espacio analizar las cuatro razones por las que considero que el Partido Colorado tiene mayor responsabilidad histórica y actual que los otros partidos, asi pues, para evitar extenderme, sólo abordaré dos de ellas en este escrito, la que se refiere a su ideología y la que se refiere a su condición de partido gobernante.

Ahora bien, si pasamos revista a la conducta de los gobiernos colorados con respecto a lo que el partido proclama ser, no podemos decir que se haya mantenido fiel a su doctrina. Menos aún después de la caída del régimen del General Stroessner durante el cual se crearon varias empresas estatales, posteriormente privatizadas por otro gobierno colorado. La conducta de los varios gobiernos del Partido Colorado, da la impresión de que el ideario sólo sirve como documento para el archivo histórico y no tiene  importancia para la práctica política actual. A veces es utilizado para las campañas políticas, pero no sirve de norte para fijar los objetivos de gobierno.

A mi manera de ver, la contienda entre los dos partidos tradicionales y dentro de cada partido, más que ideológica, es de naturaleza instrumental. Es decir, la lucha es entre los que están afuera y quieren entrar y  los que están adentro y quieren mantenerse. En esta contienda la ideología poco importa. El Partido Colorado y también el Liberal se han convertido en instrumentos para el logro de objetivos personales. Esto requiere flexibilidad y habilidad de parte de los políticos para pasar de un bando a otro y asegurar estar siempre con el bando ganador. Así observamos que una facción del Partido Liberal, la de Llanos se alía con una facción del partido Colorado y debilita su propio partido. El Partido Colorado, asimismo, se divide entre Cartistas y Abdistas. Las diferencias dentro del Partido de gobierno tiene importantes consecuencia para el país.

Sin embargo, las divisiones en los partidos de oposición son menos importantes para la marcha del país. Los de oposición, si carecen de mayoría en el Congreso se dedican a analizar, criticar  y a veces a apoyar al partido gobernante cuando redunda en beneficios personales. En lenguaje popular cuando corren los verdes. En cambio el partido gobernante es juzgado por los resultados de su gestión. El pueblo disfruta cuando los resultados son buenos y mejoran la calidad de vida de los habitantes, pero se desilusiona cuando los resultados no están a la altura de lo prometido en las campañas políticas. Se siente defraudado. El partido gobernante se debilita cuando la percepción popular es que en vez de progreso hay retroceso, que en vez de más integridad arrecia la corrupción en las esferas del gobierno.  

Cabe señalar que es precisamente en situaciones de crisis, como la que actualmente enfrenta el país, debido a la pandemia, cuando la capacidad o incapacidad de gobernar y producir los resultados deseados se manifiesta abiertamente. Del resultado de la gestión del partido gobernante depende su futuro. Pues, como es de esperarse, la población no echa la culpa a los partidos de oposición, por el manejo de la crisis. Conviene citar citar como ejemplo el manejo de la crisis ocasionada por la pandemia en nuestro país, es al partido gobernante al que la ciudadanía ve como responsable de la falta medicamentos y camas en los hospitales, y del hecho de que, comparado con los países vecinos, el nuestro es el que más se ha demorado en traer las vacunas y el que menos vacunas ha conseguido hasta ahora. Y esto a pesar del enorme endeudamiento y la gran suma de dinero  asignado para combatir la pandemia. Las acusaciones de corrupción en el Ministerio de Salud Pública y en otras entidades del gobierno como termitas van carcomiendo y debilitando la estructura del Partido Colorado y restando confianza en su capacidad para seguir siendo el partido gobernante.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: