Por qué Trump aún puede ganar


Por qué Trump aún puede ganar  El presidente de los EE.UU. Donald Trump en un mitin en Michigan (MANDEL NGAN / AFP) El presidente podría volver a imponerse incluso perdiendo el voto popular por cuatro puntos; la carrera no está decidida. La Vamguardia

Hillary Clinton será la próxima presidenta de Estados Unidos. ¿Cuántas veces se dijo, en otoño del 2016, que la carrera a la Casa Blanca estaba decidida? La inconcebible victoria de Donald Trump desencajó a encuestadores, periodistas y analistas políticos, incluso a los asesores del propio Trump. ¿Recuerdan al chanta argentino apellidado Opemheimer?

Cuatro años más tarde, los sondeos vuelven a apostar contra el republicano, mientras él clama déjà vu . ¿Puede repetirse la historia? Si se equivocaron entonces, ¿por qué no deberían hacerlo de nuevo, como asegura Trump?

(Redacción)

Hay menos indecisos y ahora los sondeos tienen en cuenta la educación, pero los expertos piden cautela

En defensa de las encuestas, hay que decir que en el 2016 clavaron el voto popular. El día antes de las elecciones, le daban a Clinton una ventaja de 3,2 puntos. Ganó por 2,1.

El “fracaso histórico”, en palabras de Courtney Kennedy, directora de investigación de encuestas en Pew Research Center, fue en los sondeos estatales. Son los que importan en las presidenciales. Trump perdió el voto popular pero se impuso en el colegio electoral.

Fueron unas elecciones endemoniadas: dos candidatos históricamente impopulares, un ganador distinto en el voto popular y en el colegio electoral (solo ha ocurrido en cinco de las 58 presidenciales de la historia) o que Trump se llevase tres estados (Pensilvania, Michigan y Wisconsin, con sus 46 votos electorales) por menos de un punto.

Estas presidenciales parecen más fáciles para los pronósticos. Hay menos indecisos. En el 2016, un récord de votantes (más del 6%, el doble que en el 2012) llegó al día de las elecciones sin saber por quién votar, y un número desproporcionado de ellos se decidió en el último momento por Trump. Este año, a dos meses de la cita ya solo quedaba poco más del 1% indeciso.

(Redacción)

También se han corregido errores. Los sondeos han introducido ajustes para que la muestra de cada estado sea representativa en términos de educación, un indicador que se reveló determinante hace cuatro años, señala Kennedy, que lideró el comité de expertos que examinó los errores cometidos. Los votantes con estudios superiores estaban sobrerrepresentados, lo que hinchaba ficticiamente el margen de Clinton.

“En EE.UU. no tenías que preocuparte si en la muestra tenías demasiados blancos con estudios universitarios o sin, votaban igual. Pero en el 2016 hubo una ruptura enorme. Los blancos no universitarios votaron abrumadoramente por Trump, mientras los universitarios votaron ligeramente por Clinton”, explica Sean Trende, analista electoral sénior en el portal Real Clear Politics (RCP). Se produjo con especial intensidad en los estados bisagra (oscilan de un partido al otro) del Medio Oeste, que los sondeos pintaron de azul demócrata pero acabaron inclinándose por Trump.

Kennedy, muy crítica con la explosión de sondeos en los últimos años y su calidad, advierte que muchos encuestadores han corregido el sesgo de la educación, pero no todos, y que de todas formas no es una solución mágica.

También Trende es escéptico: en las elecciones de medio mandato del 2018 los sondeos corregidos fallaron de nuevo, al predecir gobernadores demócratas en Ohio, Florida, Iowa, o senadores demócratas en Misuri, Florida e Indiana. “Me preocupa que quizá algo se nos esté escapando”, medita. Su hipótesis es que no se trata solo del nivel educativo, sino también del lugar dónde viven los votantes: zonas urbanas y suburbanas frente al mundo rural. “Si incluyes más blancos sin estudios pero son estudiantes universitarios o camareros, no has resuelto el problema, lo que necesitas es incluir a campesinos”, reflexiona.

“Hay más razones para ser optimista sobre los sondeos pero aún hay muchas para ser cauteloso. Nadie debería mirarlos y concluir que la carrera ha acabado”, opina Kennedy. Un vuelco final es menos probable que en el 2016 pero nunca puede descartarse, advierte.

La experta ve en la participación un elemento de incerteza. Predecir quién irá a votar, algo que en el 2016 fue decisivo, es siempre un desafío. Este año, con la pandemia y un récord de voto anticipado por correo, aún más. Entre otras cosas, por la capacidad de los votantes novatos de emitir votos válidos o de los estados de procesarlos.

Biden lo tiene mejor que Clinton, pero las estrellas pueden volver a alinearse con Trump, advierte Trende. En la media de encuestas de RCP, el demócrata lidera en 8,9 puntos a nivel nacional, frente a los 5,5 de Clinton a estas alturas. “La pregunta es si ocurrirá como en el 2016, cuando el margen se estrechó en el último tramo. Biden logró una ventaja de 10 puntos en verano con nuestra segunda ola de Covid-19 y las protestas del Black Lives Matter, luego bajó. Ahora, con el contagio de Trump, ha vuelto a crecer”.

Su cálculo es que el presidente podría ganar el colegio electoral incluso perdiendo por 4 puntos el voto popular. Es un margen no visto desde 1876. Eso sí, Trump sería el primer presidente en ser elegido dos veces sin ganar el voto popular.

Hay que medir también si la ventaja de Biden en los estados clave es lo bastante amplia como para garantizarle la victoria si los sondeos volvieran a equivocarse tanto como en el 2016. Trende tampoco lo tiene claro: “Las encuestas le dan una ventaja muy parecida a la que tenía Clinton a estas alturas. Es inquietante lo parecido que es”.

Una lección de hace cuatro años es que no hay que confiarse. “En las últimas semanas se dejaron de hacer sondeos en estados como Michigan o Wisconsin, porque la gente asumió que Clinton lo tenía ganado. No pudieron identificar el estrechamiento del último momento que ocurrió”, dice Trende.

Apunta un tercer elemento que le inquieta: la aprobación de la gestión de Trump. “Es uno de los misterios de esta elección: ahora mismo, incluso con todo lo que está ocurriendo, es del 45%. Típicamente los presidentes logran en las elecciones su tasa de aprobación más un punto, así que Trump debería estar en el 46% en los sondeos. Tiene el 42%. Así que hay una parte considerable de votantes que dicen que aprueban su trabajo pero que no le votarán. Quizá sea gente que en el momento de votar se acuerde que, en realidad, le gusta lo que hace”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: