REDUCCIÓN DEL GASTO ESTATAL EN ESTE MOMENTO ES DARLE DE TOMAR VENENO A LA ECONOMÍA


Escribe Rogelio Careaga, PHD de la Universidad de Stanford, California

En ABC del día de hoy, 2 de setiembre del 2020, anuncia un artículo que el Presidente, Mario Abdo Benitez, pide colaboración del Partido Colorado para la aprobación del Congreso de un presupuesto austero  para el próximo año.

Si suponemos que la pandemia y sus efectos no habrán sido superados, como es probable, hasta mediados del próximo año. Y considerando que en lo que se refiere a sus efectos económicos dicha suposición es optimista, pues la reactivación económica no es instantánea, este es el peor momento para aplicar una política de austeridad. 

Todos los gobiernos sensatos del mundo están aplicando políticas fiscales y monetarias expansivas y no están recortando salarios y despidiendo a los empleados públicos, ni disminuyendo la inversión pública. Al contrario, algunas entidades de gobiernos están contratando más personal para lidiar con la pandemia. Asimismo, están subsidiando a las pequeñas empresas para que retengan a sus empleados. 

Una política fiscal de austeridad va a hundir aún más la economía de nuestro país. Las políticas contractivas se aplican cuando la economía está en auge y el nivel de desempleo es ínfimo y hay peligro de que se dispare la inflación y no se la pueda contener. Ninguna de estas condiciones están presentes actualmente en nuestro país.

Al contrario, el nivel de desempleo es altísimo, no hay peligro de aumento de inflación, y la producción ha caído. Sus componentes, el consumo y las inversiones del sector privado han bajado notablemente, y ahora reducir los gastos del estado equivaldría a darle el golpe de gracia a la economía, a hundir hasta el fondo a la economía, a crear más desempleo y retardar el aumento PIB. 

Lo que se propone hacer el gobierno es una locura. Una cosa es utilizar bien el dinero del pueblo, racionalizar el gasto y exigir rendimiento del dinero empleado, y otra muy distinta es cortar los gastos en medio de la pandemia.

Comentario del director

El gobierno se halla atrapado por la corrupción de nuestros jueces y el ministerio público. A tal extremo que el propio presidente de la SCJ, el ministro Martínez Simón declara su alta preocupación por la transferencia de tierras sin mayor estudio por una jueza en beneficio de un grupo de adquirentes y pide la intervención de la SCJ

Por otra parte, es notoria la influencia del congreso en la marcha de la justicia. El ministerio de Hacienda viene manejando con pinza el tema y cambia de dirección en beneficio del  país que es tu preocupación. De manera que se dará cuenta cuando la retracción pueda perjudicar su plan y volverá a cambiar como lo viene haciendo.

Esta pandemia es un fenómeno nuevo y único. Por eso mismo se es cauteloso. Es casi imposible racionalizas el gasto como propones y exigir el rendimiento empleado debido a que los poderes del Estado no marchan en un mismo andarivel. Y el peor de todos es el judicial.

No existe en los últimos 30 años una sentencia firme que haga cosa juzgada contra los ladrones públicos a pesar que la nueva SCJ ha mejorado aunque no todavía lo suficiente. Pero marcha por buen camino. El último ladrón público que devolvió parte y purgó una pena de 10 años reducida por buena conducta en 7 años fue el entonces ministro de industria y comercio, Delfín Ugarte Centurión.

EL DIRECTO DE EL COLORADO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: