CÓMO SURGIÓ LA VOZ JACARE VALIJA, APODO PUESTO AL TENIENTE IRALA FERNÁNDEZ


POR OSVALDO BERGONZI

A pedido de algunos lectores trataremos de aclarar el apodo adjudicado al Teniente Irala Fernández cuya trascendental actuación le llegó luego de muchos años de guerrero, el de interceptar él en la retaguardia boliviana  con sus soldados a un camión que conducía a un oficial enemigo con un valioso documento, nada menos que  el plan de operaciones del ejército invasor contra el inexpugnable fortín paraguayo “TOLEDO”-

Le hemos dedicado una nota a la defensa heroica y le recordamos como los autores de la victoria en el Fortín Toledo al entones teniente coronel Juan Bautista Ayala y a Jacaré Valija. Ayala también tenía apodo. Se trata de una costumbre o tradición paraguaya de poner apodos

Pasamos muchos años con jefes del Chaco. En esas reuniones nos enteramos por boca de ex combatientes de las revoluciones, particularmente la de 1923/23, en que los jefes fueron aunque cadetes, pero comandante  de pelotones. Así nos enteramos que Irala Fernández era apodado  JACARÉ por su ingenio de infiltrarse por las noches en la retaguardia enemiga.

Asaltaba a los centinelas y les robaba su avío  consistente en galletas. cigarros y cigarrillos y latas de sardinas que repartía entre su compañeros y soldados. Jacaré por eso era muy querido- A la vez contaba sus hazañas en el campo enemigo. Pero él siempre peleaba a favor del gobierno.

Durante la revolución del 22 salió de ronda una vez. Lo despidieron sus compañeros a quienes les prometió traerle regalos. Pero al otro día no apareció. Pasó casi una semana sin noticias de JACARÉ. Hasta los altos mandos preguntaban por JACARÉ.

Al amanecer de una mañana brumosa vieron una silueta enorme que parecía un hombree de las cavernas. Al acercarse más alguien gritó   es !JACARÉ! Tenía algo enorme encima. Al fin llegó y todos vieron que era una valija. Con cara pícara JACARÉ  la abrió. Había cantidad de galletas. cigarrillos y lata de sardinas. Al instante comenzó a regalar como prometió. Alguien angurriento le pidió. – Dame más cigarrillos JACARÉ VALIJA. Estalló la carcajada y en adelante ya lo llamaban así.

Esto quizá explique a los interesados el hecho  que lo repetimos tal cual lo escuchamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: