GÜELFOS Y GIBELINOS


Por Cándido Silva

Soy un sujeto de derecha, nacionalista, republicano, conservador. Inamovibles convicciones que las honro a diario en sentimiento, pensamiento, palabra y acción. No obstante, detesto el fanatismo y el dogmatismo, talantes que enceguecen y ofuscan el entendimiento, intoxican la dialéctica y anulan la ecuanimidad.

Me considero capaz de dilucidar y admitir las bondades y aciertos como también las imperfecciones y errores de esa ideología clásica y tradicional. En simultáneo, me siento apto para reconocer las fortalezas y flaquezas de comunistas, socialistas y progresistas, la izquierda en general.

Censuro y rechazo el Asistencialismo de Estado y el Subsidio Indiscriminado, descaminadas políticas gubernativas adoptadas y aplicadas por los regímenes colectivistas, que en el afán de capturar la adhesión popular mayoritaria y perpetuarse en el mando, conciben amplios segmentos poblacionales inútiles, perezosos y dependientes del dinero del contribuyente.

Condeno y repudio la violencia y la crueldad de la izquierda jacobina, que servida de crímenes brutales como el terrorismo, la guerrilla rural y urbana, el secuestro de personas, y el asesinato tientan adueñarse del poder a sabiendas de que las urnas les son rotundamente desfavorables.

Aplaudo y adhiero el ideal manchesteriano y leseferista que asigna al Estado el rol de establecer las condiciones y crear las oportunidades para la formación del individuo en los oficios, artes y/o profesiones de su preferencia, al tiempo de propender al pleno empleo captando la masiva y selectiva inversión productiva, local y foránea, para de ese modo acrecentar la demanda de recursos humanos competentes y absorber la mano de obra emergente, alentando, asimismo, el desarrollo del talento emprendedor.

Disiento con los compatriotas macarthistas que únicamente visualizan deslices, libertinajes y perversiones en los “zurdos”, fuere en función de oficialistas u opositores. Al igual que sus adversarios “diestros”, los “zurdos” cosechan en su gestión pública tanto ortigas como laureles, más de lo primero que de lo segundo.

El ansia desmedida de riqueza fácil, abundante, rápida y sin riesgos es característica compartida, designio que identifica a liberales librecambistas y marxistas reaccionarios, al menos por estas latitudes del sub continente americano, Paraguay específicamente.

Debatir sobre ideologías, doctrinas y filosofías en el zoológico político criollo deviene intrascendente, fastidioso y peregrino, pues la fauna se adentra con exclusividad en explotar las asociaciones partidarias para engañar con promesas rimbombantes a los incautos y crédulos electorados, sin parar mientes en la escuela de pensamiento que particulariza a su partido o movimiento.

Un ejemplo de consecuciones socialistas se sitúa en la administración del clérigo desertor Fernando Lugo: obtuvo, de su homólogo Lula Da Silva, la triplicación del monto anual por cesión de energía eléctrica paraguaya al condómino brasileño, y logró la capitalización del FOCEM por parte del copropietario de Itaipú para el financiamiento de la construcción de la primera línea de 500 kv en nuestro territorio… más provechos se avizoraban para el país si la destitución vía juicio político no hubiese arruinado un gobierno que a despecho de sus desenfrenos, disipaciones y liviandades traducía en obras su ejecutoria, gracias a su estupendo y beneficioso relacionamiento con el líder del Partido de los Trabajadores (PT).

Aseguran los demandantes de Lugo que la deposición sobrevino cual consecuencia del mal desempeño de sus funciones y de delitos cometidos en el ejercicio del cargo. Correcto. Estoy de acuerdo. Aunque tales acusaciones calzan a la perfección a varios ex jefes de Estado, incluido el actual, que terminaron sus mandatos y se retiraron por la “puerta grande”.

Y continuo siendo un sujeto de derecha, nacionalista, republicano, conservador, pese a ser un proscrito de la fortuna, un despreciado de la buenaventura que, empero, conserva la equidad en el juzgamiento de güelfos y gibelinos, tirios y troyanos.-

06/noviembre/2019

One Response to GÜELFOS Y GIBELINOS

  1. Rogelio A. Careaga dice:

    Sr. Cándido Silva, permítame felicitarle por la forma clara y elegante de expresar sus ideas en sus artículos. Aplaudo su objetividad y su reconocimiento, cosa muy rara en la gente de derecha, de los logros del expresidente Lugo. Es una interesante coincidencia que fué otro presidente brasileño de izquierda quién aceptó nuestro reclamo de lo que considerabamos justo. Según lo que afirma el Sr. Conrado Pappalardo, el que el Paraguay sea socio igualitario en Itaipú se lo debemos al presidente brasileño, Joao Goulart, derrocado por los militares con el apoyo de los Estados Unidos.

    Usted nos dice que está en contra del asistencialismo, pero, a mi criterio, la asistencia del Estado se justifica en muchos casos, como por ejemplo, para asistir a las madres solteras con niños en edad de dependencia. Muchas mujeres, a pesar de trabajar, no ganan lo suficiente para mantener a sus hijos. También se justifica la ayuda estatal a los ancianos sin recursos para subsistir y a minusválidos, físicos o mentales, que no logran conseguir empleo.

    Creo que conviene distinguir entre asistencialismo corporativo y social. Lo que me llama la atención es que muchos consercvadores se oponen al asistencialismo a los realmente necesitados, pero no protestan cuando el asistencialismo está dirigido a socorrer a bancos y empresas privadas. En cualquier caso, considero que si alguién cree que el seguro privado es algo bueno, por lógica debe estar a favor de la asistencia estatal, porque, en última instancia, el Estado es el que termina haciendo el papel de gran asegurador o proveedor de asistencia social a las empresas o a los que no pueden valerse por si mismos. Cabe recordar que los niños constituyen el mayor segmento de la población que está por debajo de la línea de la pobreza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: