FALLECIÓ EN MONTEVIDEO, MIGUEL T. ROMERO, UN GRAN COLORADO


Escribe Osvaldo Bergonzi

Desde hace unas semanas atrás  preguntaba por Miguel T. como se lo conocía entre sus amigos y antiguos dirigentes. Pero no tenía respuestas. Américo Velázquez solía convocarnos cuando Miguel venía por Asunción.

Nacido en la ciudad de Luque hace casi 95 años. Cuna del coloradismo, pues una vez fundada la ANR, Luque creo una directiva al año siguiente. No obstante, Miguel no pudo impedir que sus padres lo metieran para vestir sotana. Eso hizo que tuviera una esmerada cultura de voces griegas y latinas al extremo de aprenderse de memoria todos los PAPAS hasta el presente incluido, San Pablo.

No poca sorpresa causo en embajadores ante la Santa Sede y cardenales acreditados en Roma al escucharlo a Miguel T. repetir la nomina papal sin papel u otro ayuda memoria, Así comenzó su carrera diplomática con el pie derecho dado que en la Santa sede van a parar los embajadores con destino final luego de una trayectoria respetable.

Fue embajador igualmente ante el gobierno del Perú más recientemente. Pero más tarde  donde realmente cumplió un gran papel fue su prolongada embajada ante la republica Oriental del Uruguay, país donde contrajeron matrimonio sus hijas. No tuvo hijo varón pero si numerosos nietos uruguayos. Tuvo una esposa ejemplar. Nuestros sentidos pésames van dirigida a ella. Chiquita fue una gran esposa.

Pero este es solo un aspecto de su vida. Colorado de llanura, fue estafeta durante el gobierno de Juan León Mallorquín, Fue polifacético al extremo de presidir en el Ciudad Nueva, el Basquetbol, por alguno años. Amigo entrañable del doctor José Antonio Moreno González colaboró con el en su ministerio como con el vocero oficioso EL COLORADO.

Nosotros por eso le pedimos permiso a José Antonio Moreno Rufinelli para volver a salir con ese nombre cuando nuestro partido cayó del poder en 2008. Y además conseguimos que Miguel T. escribiera algunos comentarios firmados desde Montevideo. Un nieto suyo nos enviaba sus colaboraciones.

Fue diputado por la ANR en 1948 poco antes de ir a la Santa Sede. Sufrió algunas persecuciones debido a la anarquía reinante en la ANR entre Demócratas y guiones, cosa que hoy se trata de evitar pues una segunda caía puede ser sin retorno así como están las cosas luego de la revolución de las comunicaciones en Internet.

A su regreso del Perú se entregó a la ardua tarea de ayudarlo a Luis María Argaña en su carrera presidencial. Miguel T, Escribía diariamente en el Diario Noticias refutando infundios y creando  una línea de debate nunca vista en el Paraguay. No pudo ser la presidencia por varios motivos profusamente publicados con confesiones de partes Pero llegó Miguel holgadamente con Argaña como presidente de la junta de Gobierno en junio de 1994,

Fuimos designados por el líder de Reconciliación Colorada directores del Diario Patria hasta septiembre de 1997. Por su antigüedad y experiencia ocupó la dirección. Allí descubrí las bondades de Miguel T. como redactor político. Mucho aprendí a su loado y hoy sigo junto a él espiritualmente.

No fueron muchas las participaciones fúnebres fuera de los parientes y amigos estrechos como los hijos de Argaña, Icho y Quique Nogués. Es que Miguel ya no estaría dando cargos y prebendas. Dejó un acervo hereditario que sorprende. Con tantos años ocupando tan importantes cargos durante varias décadas dejó dos casas y un departamento. Su esposa Chiquita aportó con sus bienes durante la vacas flacas. A Miguel Jamás se le ocurrió quedarse con el dinero de los contribuyentes como sucede hoy día. Tomen su ejemplo nuestros apurados jóvenes

Y para finalizar esta breve reseña sobre su vida, Miguel cumplió su legado, publicando un libro fabuloso que puede servir de derrotero a nuestra juventud tan poco afecta a la lectura. Su brillante presentador fue el hijo de su amigo de toda la vida, José Anjtojnio Moreno Rufinelli. El Colorado publicó gracias a la colaboración del escribano Juan José Benitez Rickmann.

Querido Miguel, espero que en el más allá nos encontremos con  los amigos. Entre tanto. Chiquita, recibe nuestros pesares a tu lado a pesar de la distancia

PD: El libro de Miguel T. Romero se puede pedir y conseguir en el INARE o en El Lector

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: