265 millones de dólares sin control alguno. Hace un año que Diputados no trata un proyecto para incluirlos en el Presupuesto General


El dinero derrochado en gastos sociales y publicidad podrían haber representado la construcción de dos nuevas líneas de 500 kV como la que va de Ayolas a Villa Hayes, para mejorar la distribución de energía en el territorio nacional.

Esa obra tuvo un costo aproximado de US$ 105 millones. Según datos de la propia ANDE, nuestro país todavía necesita al menos otras cuatro líneas de ese tipo. Con el dinero despilfarrado se hubiera cubierto al menos la mitad.

Los aportes sociales son inversiones que no están establecidas en los Tratados de Itaipú y Yacyretá. Se destinan a encarar planes sociales en las áreas afectadas por la construcción de las represas como una especie de resarcimiento.

Comenzaron en 2003, durante el gobierno de Nicanor Duarte Frutos. Al no ser parte del presupuesto general de gastos, los gastos sociales no pasan por licitación y escapan del control del Ministerio de Hacienda y el Congreso. Esto es, se reparten según el antojo de directores y consejeros.

Hace un año que Diputados no trata un proyecto para incluirlos en el Presupuesto General.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: