PAIS DE LOS REMIENDOS


Por Cándido Silva

Sucede en todas la épocas. Gobierno tras gobierno. Es de nunca acabar. El emblema del subdesarrollo impreso indeleblemente en la mente y acción de los mandatarios de la hora, tanto nacionales como departamentales y municipales. Un país en que las soluciones de fondo a los problemas recurrentes descuellan por su ausencia en la inmensa mayoría de los casos, por no decir en todos.

Las imprevisiones, las reparaciones temporales, las patéticamente afamadas “soluciones parches” anegan la escena local en los diversos entornos, proyectando la cruda impresión de que en la postrimería del segundo decenio del siglo XXI todavía peregrinamos en la periferia del orbe civilizado, hondamente inmersos en el tercer mundo.

Las pésimamente encaradas inundaciones de los terrenos que albergan a poblados que subsisten en extrema precariedad en la ribera de los ríos; el desgaste de las capas asfálticas y pavimentos pétreos; el deterioro terminal de los edificios públicos, particularmente los establecimientos de enseñanza y centros de salud; la avería de conductos de agua potable; la rotura de las cañerías de los desagües pluvial y cloacal; el desprendimiento de los cables del tendido eléctrico y la explosión de transformadores, y los servicios telefónicos y de internet acogotados por interrupciones intempestivas son los más relevantes y permanentes eventos que deslucen el semblante de una república pobre en infraestructura y reacia al progreso material, comparativamente con sus pares de la zona sur de América.

Una de las razones de estas mayúsculas incurias la hallamos en la actitud de indolencia alarmante de las autoridades respectivas, abandono que se contagia a los mandos operativos y, finalmente, a las cuadrillas y brigadas encargadas de ejecutar los trabajos. Por qué, nos preguntamos. Porque la consigna extendida del funcionario oficial, sin importar el rango, es la ley del “menor esfuerzo”, el rendimiento a medias, la mediocridad del desempeño. Total, laborando con maestría o impericia, igualmente se cobran los salarios y demás beneficios.

Entonces, no vale la pena preocuparse por cumplir acertadamente con las obligaciones. Así piensan y actúan los apasionados de la molicie corrupta. Además, aquel que brega con decencia por destacarse en su cometido constituye un “mal ejemplo” a perseguir y erradicar por parte del enjambre de holgazanes e incompetentes que atiborran las distintas dependencias del Estado.

El otro motivo es de orden crematístico. Presupuesto insuficiente para acometer las obras con eficiencia debido a la malversación de fondos o desvío de recursos hacia fines ajenos a los programas contemplados, y la sobrefacturación fraudulenta de las compras, ítem ligado indisolublemente a la adquisición de insumos y repuestos de inferior calidad, con el propósito de “ahorrar dinero”, ahorro, por lo general exorbitante, que va a parar directamente al bolsillo de los ordenadores de gastos, directores administrativos y sus gestores.

Desoladora y grotesca acuarela pincelada por consumados “artistas” de la “plástica” taimada y apestosa, alentada y sostenida por los “mecenas” de la inmoralidad política y burocrática, que actúan a sus anchas, con soberbio desparpajo, ante la displicencia de un electorado que en temporadas de comicios no atina a producir en las urnas las conversiones drásticas que enfilen la nación por la hasta hoy extraviada senda del patriotismo virtuoso y servidor.

Insertarse en el concierto de la comunidad planetaria desarrollada precisa de talento, inteligencia, compromiso y honestidad. Las dos primeras cualidades menudean, solo que no se las emplea para el bien común; las últimas, en cambio, escasean, y son verdaderas joyas de la personalidad que en Paraguay equivalen a tesoros perdidos en las profundidades del tiempo y el espacio.

En homenaje a los hechos observados, exiguas son las perspectivas de transformaciones fecundas. El Ejecutivo y el Congreso más apuntan a conservar y captar adhesiones políticas que los afiancen en el poder que invertir empeños en satisfacer los legítimos requerimientos ciudadanos y resolver angustiosas circunstancias de numerosos colectivos de la ciudad y el campo.

¿Un nuevo lustro constitucional malogrado? Tal vez no. Es posible, aunque poco probable, que los escogidos por el pueblo en las elecciones honren su mandato. El área de maniobra de los manipuladores, venales, especuladores y cleptómanos de oficio y vocación se reduce aceleradamente. A las aún parvas expulsiones podrían sumarse en breve las sanciones carcelarias y los embargos patrimoniales.

¿Son conscientes los pecaminosos vernáculos que abusan del Erario y estafan a los contribuyentes que las vías de escape se obturan inexorablemente? A quien le quepa el sayo, que se lo ponga.-

03/junio/2019

One Response to PAIS DE LOS REMIENDOS

  1. Odón Frutos dice:

    Impecable artículo.

    Describe una realidad que, lamentablemente., a muy pocos ciudadanos preocupa. Una de las mas lúcidas mentes de habla hispana, el Nóbel Octavio Paz., describió el fenómeno mexicano –muy similar al de varias naciones en todo el mundo– en su obra “El Ogro Filantrópico” que bien podría servir de espejo para nuestro país

    La elefantiasis que caracteriza el Estado otorga razón al aserto de Marx de que la democracia lleva la muerte en su propio útero si se la ensaya en países incultos ya que en ellos campea un clientelismo que termina por agotar el erario.

    Sin haberlo siquiera oído mencionar, la gran mayoría de quienes debieran fungir de servidores públicos se apegan a la hipótesis de Maquiavelo que reza “la primera función del Príncipe es continuar siéndolo”. El mas eficiente de los métodos es incorporar “clientes” a entes públicos. Serán quienes les otorgarán los votos necesarios para permanecer en los cargos que ocupan.

    Segun datos sueltos..(sobrevivimos bajo un Estado encriptado) los “funcionarios” suman mas de 300.000. Están ubicados en Municipios, Departamentos, Entes Autárquicos, ONGs que reciben fondos estatales y aquellos de los tres poderes.

    Sus remuneraciones, viáticos y gastos en teoría relacionados con el cumplimiento de sus funciones toman cuenta de un escandaloso porcentaje de los desembolsos ubicado en la franja 80-90. Los fondos remanentes para servicios de interes general tales como salud, educación, seguridad, transporte y vivienda, entre otros., son migajas.

    Reconociendo lo desordenado de esta presentación me permito recordar a quienes pueda interesar que los países que lograran elevados standards de vida (Korea del Sur, Singapur..) vienen aplicando a Educacion , por décadas, entre el 5 y el 7% del PIB. Educacion orientada al diseño y producción de artículos para la exportacion y al diseño y prestacion de servicios. Son sociedades del conocimiento y del consumo selectivo.

    Esta palabreja, Educación., constituye un anatema para los centros de poder desde tiempos inmemoriales . Los grandes centros de poder (CDP) industriales, hoy globales, no están interesados en un consumidores cultos, informados., que podrían denunciar la discordancia calidad-precio en sus productos y servicios. Los CDP religiosos recurren a medios de comunicación masiva para conformar masas de adeptos ligados por la fé ciega y no por quienes cuestionan sus dogmas y cultos. Los CDP financieros se regodean con aportantes que abonan intereses astronómicos por obtener servicios y productos a crédito en su afán por llevar una vida “cómoda” en una Sociedad de Consumo en la que se estimula a las personas a que compren y consuman bienes, aunque no sean necesarios.

    Los políticos de la vieja escuela temen a un electorado culto e informado al que no le podrán vender espejitos, promesas de un bienestar al que accederá con solo votarlos.

    Los gobiernos de países avanzados, con una población de elevado standard de vida se caracterizan por la transparencia en su gestión A contrario sensu: En los países subdesarrollados, periféricos., la información sobre la gestión publica es resguardada para uso de unos pocos privilegiados que conforman el grupo de toma de decisiones del gobierno de turno.

    Espero, esperamos., que las circunstancias permitan que en un futuro no muy lejano esto se revierta. Quizá se estén dando los primeros pasos para que empecemos a elegir a quienes nos representaran en el Parlamento y a quienes ejercerán cargos clave en la Gestión Publica en forma transparente.

    Al presente no lo hacemos.

    No elegimos.

    Votamos a integrantes de listas sábana confeccionadas por autodenominados referentes de alianzas y partidos políticos que, a su vez, simulan elecciones internas. Los resultados de estas zarzuelas políticas son cuestionados sistemáticamente por las facciones derrotadas.

    Estamos permitiendo que la historia se repita. Ya ocurrió como tragedia con la Guerra Grande y la del Chaco junto a las revoluciones y desgobiernos. Confío en que la juventud de nuestro país no permita que se repita como farsa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: