Paraguay sufrió gravísimos perjuicios por ingresos no percibidos en Itaipú


ENTRE 1985 Y 2018 SE HUBIERA DUPLICADO la inversión en educación y salud, según experto La imposición por parte del Brasil de un Tratado de Itaipú en 1973 lesivo para los intereses del Paraguay representó gravísimos daños económicos y sociales para nuestro país, dijo anoche el Dr. Miguel Carter. Este politólogo compatriota, de ascendencia estadounidense, presentó un nuevo estudio sobre el considerado doloroso tema de la represa. El Teatro de las Américas del CCPA tuvo un lleno total anoche durante la presentación de los resultados de la nueva investigación realizada sobre Itaipú por el Dr. Miguel Carter. / ABC Color Ampliar. Nota: ABC Color encontró al experto correcto. Quizá lo estudió mucho por si era pariente de Horacio Cartes a quien tiene entre ceja y ceja, Pero Miguel Cartes resultó nuestro mejor talento para decirle a CARA DE PERRO Bolsonaro que el Paraguay, desde el funcionamiento de la usina de Itaipu, viene regalando al Brasil la suma de 74 mil millones de dólares. El Brasil no contento con casi extinguirnos nos roba esta suma descomunal que pudo revertir nuestra educación y salud. Incluso pretende cambiar la historia diciendo que el Imperio, el gobierno del Brasil y Gastón de Orleans (Conde de DEU) eran blancas palomas. Por otra parte, nos llama la atención la desaparición de Jeffrey Sachs a quien el Brasil logró borrarlo según informaciones no confirmadas, salvo que estemos equivocados y pedimos disculpas por adelantado. El Brasil desea seguir exprimiéndonos.  EE.UU ahora tiene la oportunidad de hacernos justicia y volver a figurar entre los TOP 10 de la justicia. Por el momento solo sabe pedir cosas con chantaje de de hacernos figurar entre los ogros. La vida es recíproca “dar para pedir”.

El PhD en Ciencias Políticas Dr. Miguel Carter comenzó diciendo que Itaipú, aparte de nacer con un grave pasivo social y ambiental, se fundó en un tratado que aunque establece la distribución equitativa de la energía eléctrica que produciría, debido a que es un condominio en partes iguales, al mismo tiempo prohibió al Paraguay vender la energía a otros mercados y toda la producción excedente tenía que ir preferentemente al Brasil para su uso.

Agregó que, además, pasamos de hablar de un “precio justo” en el Acta de Foz de Yguazú de 1966, a una simple compensación en el tratado de 1973, con valores que siguen siendo realmente muy bajos en comparación a los equivalentes en el propio mercado del Brasil, aun después de que con el acuerdo entre Lula y Lugo del 2009 se haya triplicado. Esa compensación pasó de US$ 3 el MWh a US$ 9 el MWh.

Dijo que entre 1985 y 2018 el Paraguay recibió una compensación por la energía cedida de US$ 5.500 millones, mientras que el distribuidor brasileño mayorista percibió más de US$ 48.000 millones y el residencial recibió US$ 138.000 millones, por la misma energía. “Es decir, lo que Paraguay realmente no recibió en este tiempo llega a US$ 75.400 millones, aunque en todo este periodo hemos recibido US$ 15.000 millones, entre compensación y royalties, pero el ingreso no percibido sigue siendo cinco veces mayor”, afirmó.

En cuanto a las consecuencias sobre la economía nacional, refirió que con un índice de efecto multiplicador de apenas 0,5 puntos, y manteniendo la misma tasa de crecimiento del PIB del país, en el lapso estudiado el Paraguay perdió US$ 147.000 millones.

Indicó que el gasto público real de todo este periodo fue de US$ 88.300 millones, según datos de Cepal, por ejemplo, y si se suma a todo esto el ingreso no percibido, se hubiera tenido un gasto potencial 85% mayor; es decir, de US$ 163.000 millones.

“Todo el gasto público en salud durante este periodo llega a casi US$ 18.000 millones, y en educación a US$ 24.000 millones, lo que quiere decir que pudimos haber duplicado nuestra inversión en ambos conceptos y nos sobraba US$ 33.400 millones para arreglar caminos y para paliar una serie de problemas que tiene nuestra sociedad”, dijo.

En ese sentido, lamentó las vidas perdidas por falta de un mejor servicio de salud pública, por la falta de medicamentos, de médicos, de nuevas ambulancias e instalaciones. Por aquello, gente de escasos recursos no tuvo oportunidad de proseguir sus estudios secundarios y universitarios, expresó.

Estrategias para negociar

Al hacer un paralelismo con la historia bíblica de la lucha entre David y el gigante Goliat, el Dr. Miguel Carter afirmó que el Paraguay debe reconocer la asimetría existente con su socio Brasil, pero no usar “sus mismas armas”, sino una estrategia distinta, más fresca, ágil, suelta, más abierta y más participativa.

Manifestó que, viendo la estrategia de David, hay que dar protagonismo al pueblo paraguayo, convertir la negociación en Itaipú en una “causa nacional”, generando un movimiento cívico patriótico amplio, pluralista, que fortalezca el sentido de dignidad del Paraguay.

El politólogo e investigador instó a los presentes a reconocer a todos los “valores de todos los colores” que tiene nuestro país, trabajando en las fortalezas que se tiene. “Asimismo, hay que impugnar el discurso antibrasileño, somos hermanos con el Brasil, podemos tener nuestras diferencias, y no por eso vamos a entrar en un tono xenófobo”, recomendó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: