Marzo de 2019 Es momento oportuno para impugnar las “listas sábana”


Desde hace muchos años se viene denunciando sistemáticamente la perversidad del sistema electoral paraguayo, consistente en sostener un monopolio de poder en manos de las cúpulas de los partidos políticos, especialmente de los tradicionales. Gracias a las “listas sábana”, o cerradas, el país continúa “disfrutando” de una democracia corrompida por dos o tres cúpulas partidarias que, afianzadas con viejas y probadas artimañas, conservan, contra viento y marea, sus privilegios para determinar quiénes serán “representantes del pueblo” y quiénes no. Con el régimen electoral vigente, las dirigencias partidarias se convirtieron en turbias oligarquías conformadas por sinvergüenzas aplicados a extraer el mayor beneficio posible de su posición de poder e influencia. Los paraguayos y las paraguayas debemos ponernos en campaña ahora, durante este 2019, porque no es un año electoral. Si se reaccionara recién cuando se acerquen las elecciones, los políticos y legisladores utilizarán el consabido argumento de que “ya no hay tiempo para implementar”, a fin de que las cosas sigan como están.

Nota: No leyeron cuando nosotros ofrecimos nuestros servicios gratuitos para llevar adelante las secciones electorales uninominales cuyo trabajo demandaría casi dos años. Saben bien que el trabajo dura mucho. Pero  crean falsas expectativas sin atinar una solución. Es fácil pedir. Lo difícil es proponer. Nosotros propusimos una solución sin gastos. Pero no fuimos escuchados.

One Response to Marzo de 2019 Es momento oportuno para impugnar las “listas sábana”

  1. Rogelio A. Careaga dice:

    Estimado Amigo Osvaldo, es admirable que te hayas tomado el arduo trabajo de diseñar un sistema de votación alternativo al de la elección por lista sábana. En mi opinión los congresistas, ni los políticos de los grandes partidos no mostraron interés porque no les conviene a ellos personalmente. Haber aceptado tu propuesta a escupir en hubiera sido equivalente su propia olla. Pero que no muestren interés era de esperarse. Sin embargo, no por eso hay que abondonar la lucha para cambiar la ley electoral. No podemos escudarnos en el hecho de que no hubo interés para no seguir presionando para que se cambie esa ley. El cambio solo va a venir como resultado de una insistente y permanente presión popular. Si no se cambia el sistema que protege a verdaderos bandidos, narcotraficantos y ladrones, tan pronto como el contexto internacional permita, volveremos a una dictadura de tipo populista del estilo de Chavez y Maduro o de una dictadura militar como la que tuvimos por mucho tiempo. La población está enardecida y harta de tanto abuso. Y así como en Venezuela las cosas también van a reventar en nuestro país. En Venezuela, el enorme ingreso que recibía ese país de la exportación del petróleo fue desperciado. En lugar de utilizarlo para crear una base económica diversificada, con industrias básicas que permitan un desarrollo sostenido, fue todo en consumo de cosas importadas. Se descuido la agricultura, y la gente que viviá en el campo se volcó a las ciudades. Lamentablemente, lo mismo está ocurriendo con los royaltíes de Itaipú y Yacyretá. En lugar de usar ese dinero para crear una infraestructura moderna y establecer industrias, para tener una economía diversificada que no dependa solo de la exportación de soja y carne, se está malgastando y robando. ¿Qué espera el Congreso para derogar la ley que permite que esos fondos sean manejados por dos personajes de no muy buena reputación en lugar de ingresar al fisco?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: