Avivada en Petropar: contrato de venta de Patricia Samudio con Conrado Hoeckle, beneficia a amigos y perjudica a sus gasolineras


Las estaciones de servicios de Petropar están a la deriva por las medidas establecidas por las actuales autoridades. Foto: La Nación (Archivo). Las estaciones de servicios de Petropar están a la deriva por las medidas establecidas por las actuales autoridades. Foto: La Nación (Archivo). Nota: Embolsaron por parte baja un millón de dólares. !Que buena es la transparencia!

Según las notas de remisión de Petro­par, Monte Alegre SA, empresa que pertenece a la familia del asesor presidencial “ad honorem” Conrado Hoe­ckle, nombrado vía decreto por el mandatario Mario Abdo Benítez, recibió el pasado 13 de setiembre 4,5 millones de litros de gasoil Tipo III de la planta de la petrolera estatal ubicada en Villa Elisa y la segunda partida, 3 millones de litros, el pasado viernes 28 de setiembre.

Fuente: La Nación

El domingo 30 de setiembre, dos días después del retiro total de los 7,5 millones de combustibles por parte de Monte Alegre SA, la pre­sidenta de Petropar, Patricia Samudio, dio a conocer la nueva tarifa y anunció la suba del precio de com­bustible a partir del pasado lunes.

De acuerdo a lo que se lee en el contrato firmado entre Samudio (Petropar) y Ema­nuelle Hoeckle, en repre­sentación de Monte Alegre SA, el precio del producto gasoil Tipo III fue fijado en G. 4.363 por litro, siempre y cuando la empresa retire la totalidad del producto durante el mes de setiem­bre del 2018.

Conrado Hoeckle, cuya familia es dueña de Monte Alegre, es el actual asesor económico “ad honorem” del presidente, Mario Abdo Benítez.

A esto se suma, según lo esta­ble­cido en el con­trato, que los pagos de las factu­ras serán rea­lizados en moneda nacio­nal por el monto total de las mismas en cheque librado a nombre de Petropar, o mediante giro (transfe­rencia bancaria) de cuenta a cuenta. Los cheques emi­tidos o los montos girados deberán ser depositados en cuentas corrientes de Petropar, abiertas en los bancos de plaza “hasta den­tro de 15 días hábiles poste­riores a la recepción” de la factura correspondiente en horario bancario.

Es decir, la administra­ción de Samudio ni siquiera vendió el producto al con­tado, sino que además dio un margen de 15 días hábi­les a Monte Alegre para efectivizar el pago, pese a que la empresa Imperial Distribuidora Petróleos y Derivados SA, propiedad también de la familia del asesor presidencial, tiene una deuda pendiente con Petropar por valor de G. 31 mil millones.

La presidenta de Petropar, Patricia Samudio, firmó un contrato para la provisión de productos con la empresa Monte Alegre, propiedad de la familia Hoeckle.

MANEJABA INFORMACIÓN PRIVILEGIADA

El asesor de la Presidencia, Conrado Hoeckle, participó en varias reuniones del consejo de ministros y del equipo económico del pre­sidente Mario Abdo Bení­tez, en las que hablaron de la intención de aumentar el precio del combustible. Incluso, la misma presi­denta de Petropar, en varias entrevistas radiales, anun­ció semanas atrás que era indefectible el incremento de los combustibles de la petrolera estatal y que la suba se daría en los prime­ros días del mes de octubre.

Ante esta situación es que resulta inexplicable por qué Samudio decide firmar un contrato con una empresa privada, que a la vez es la competencia de los emble­mas de Petropar, para ven­derle a un precio que sabía perfectamente sería incre­mentado.

En el contrato entre Petropar y Monte Alegre se establece que la firma podrá abonar por el producto retirado hasta en un plazo de 15 días hábiles posteriores a la recepción de la factura.

Atendiendo que final­mente el precio del gasoil Tipo III de Petropar tiene un nuevo precio desde el lunes pasado, que es de G. 5.230 el litro, quiere decir que la empresa del asesor presidencial sacó un mar­gen de ganancia, sin contar su margen por la venta, de cerca de US$ 1 millón por la sola variación del precio.

Es más, si la presidenta de Petropar sabía con antela­ción del incremento y no concretaba la venta de los 7,5 millones de litros de combustible a un privado, que es competencia de sus emblemas, pudo hasta dila­tar la suba del precio del gasoil en favor de los con­sumidores.

Monte Alegre SA es la empresa importadora de combustible de la familia Hoeckle; Imperial SA es la distribuidora y Petromax es el emblema que vende sus combustibles.

En el contrato se estableció que Petropar vendió a Monte Alegre el gasoil Tipo III en G. 4.363 por litro. Dos días después, la petrolera subió el precio al consumidor final en G. 5.230.

BENEFICIÓ A OTROS EMBLEMAS

No solo la empresa del ase­sor de Marito fue la bene­ficiada, sino que también otros emblemas retiraron de Petropar el combusti­ble a precios bajos. Esta situación perjudicó no solo a los emblemas de la petrolera estatal, ya que se pudo haber mantenido por un tiempo más el pre­cio anterior y así evitar el aumento que se concretó esta semana. Es decir, la administración de Samudio se desprendió rápidamente del stock que tenía a bajo precio antes que priorizar la venta a los emblemas con sello Petropar.

Esta es la nota de remisión de Petropar de fecha 28 de setiembre, en la que consta el último retiro de combustible por parte de Monte Alegre del total de lo estipulado, 7,5 millones de litros.

SAMUDIO Y SU APORTE A LA CAMPAÑA ELECTORAL

El pasado 29 de agosto, en una publicación del diario Hoy Digital, se publicaba que la actual presi­denta de Petropar, Patricia Samu­dio, aportó G. 415 millones a la campaña realizada por el Partido Colorado en las elecciones presi­denciales, según datos divulgados por el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE).

En su momento, cuando fue con­sultada sobre este aspecto, indicó que es propietaria de un conserva­torio de música y que aportó equipos de audio para los even­tos que tenía previsto el candidato presidencial Mario Abdo Benítez.

Samudio ya era conocida en el ámbito de los combusti­bles, atendiendo que se desempeñó como ejecutiva en el emblema Puma Energy. Su marido José Costa Perdomo figura como propietario de Triqueta SA, una empresa vincu­lada al rubro de los combustibles y que actualmente adeuda millones al sistema financiero y también a varias distribuido­ras de combustibles, entre ellas Monte Alegre-Imperial.

Patricia Samudio, presidenta de Petropar. Nota: Tiene un gran parecido con la secretaria de  loco de Filadelfia, apellidada  ANDRASKO, hoy cumpliendo condena en el buen Pastor POR CORRUPCIÓN.

Emblema estatal, un peligro para el sector privado

El martes pasado, en una entrevista en la 970 AM, Eddie Jara, ex presidente de Petropar, contó que habría un plan del Gobierno que apuntaría a debilitar las estaciones de servicios de Petropar para luego incluso venderlas a un grupo de empresarios muy ligado al primer anillo del presidente Mario Abdo Benítez.

Jara afirmó que la petrolera estatal representa un peligro para los intereses del sector privado y, por lo tanto, esta­rían utilizando una estrate­gia, instalando una falacia, para debilitar la red de esta­ciones de Petropar.

Según Jara, la intención del plan es que los operadores se resisten a acatar la repentina suba del precio de los pro­ductos que dispuso la actual presidenta Patricia Samudio y, de esa forma, igualarían o aumentarían sus precios con la competencia, lo que gene­raría pérdida de clientes.

Al ex presidente de Petro­par le sorprendió y hasta calificó de descabellada la intención de instalar la idea de que la deuda que actualmente tienen los emblemas con la petrolera no se podría recuperar.

Dijo que el pasado 3 de agosto, cuando abandonó la petrolera, dejó una car­tera ordenada y sana, con­siderando que el nivel de morosidad era solo del 6%. “Había tres clientes sobre quienes yo instruí a la asesoría jurídica que ini­cie acciones legales por la situación. Creo que ahora se quiere desviar un poco la atención”, expresó.

Eddie Jara dijo que Petro­par ingresó al mercado de combustibles sin la necesi­dad de sentarse en la mesa junto con los demás compe­tidores para fijar un precio único. “Nosotros jugamos para la gente, para la tri­buna, para el beneficio de los ciudadanos, y no para fijar el precio entre cuatro paredes”, puntualizó.

A su criterio, existiría un plan para desprestigiar lo bueno que se hizo en el gobierno anterior. “No somos superhombres, pero son infames las declara­ciones. Es una receta para fundir o vender la red de Petropar y sería una lás­tima que se retroceda sin que la gente se dé cuenta de lo que están haciendo”, subrayó.

INTENCIONES DE LIQUIDAR EL NEGOCIO

De acuerdo a las informaciones que se manejan de manera extraoficial, pero que van cobrando fuerza a partir de la concreción de la firma del acuerdo entre Petropar y Monte Alegre SA para la venta de combustible en un tiempo estratégico días antes de concretarse el aumento del precio, el Gobierno estaría diseñando un plan para liquidar a los operadores de los emblemas Petropar y ceder el negocio a un grupo empresarial ligado a personas del primer anillo del presidente Mario Abdo Benítez.

“Las versiones que corren es que quieren vender la red Petropar y los operadores tienen los pelos de punta, y son los empresarios que están detrás (muy cercanos al primer anillo de la Presidencia)”, manifestó Eddie Jara.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: