NUESTRA BREVE HISTORIA DIPLOMÁTICA CON LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA


La guerra que no fue  En 1845 D. Carlos A. López otorgó el exequátur a un cónsul norteamericano llamado Edward Hopkins quien prometía hacer grandes inversiones. Por diversos motivos el sujeto, no cumplió la prometido y fue expulsado porque un hermano suyo, Clement Hopkins, había galopado con una dama paisana suya sin oír la prohibición de un militar paraguayo.

Por tal motivo recibió unos rebencazos lo cual le fue comunicado al presidente Carlos A. López. Sucedió cerca de la actual Ita Enramada en 1854. Por su parte su hermano el cónsul no respetó la guardia del Palacio de Gobierno, actual Cabildo, y le increpó duramente al presidente. López inmediatamente le canceló el exequátur.

Tal hecho coincidió con poco tiempo de diferencia con los disparos paraguayos efectuados  en Itapirú,  Rio Paraná y Paraguay, advirtiéndosele al buque de las barras y las estrellas que no penetrara en aguas territoriales paraguayas. El navío a vapor llevaba el exótico nombre de Watterwich (Bruja del agua).

El comandante interino  de la nave no hizo caso o no entendió la señal y recibió un cañonazo del fuerte referido. Murió el timonel,Samuel Chaney, en tanto  el barco perdió gobernabilidad. Su verdadero comandante, William Jefferson Page, andaba por Corrientes cuando apareció su nave sin timón ni timonel siguiendo la corriente del río Paraná. Inmediatamente fue socorrido. Ambos hechos sucedían entre 1854 y 1857, aproximadamente.

Lo cierto es que el caso llegó a oídos del presidente James Buchanan, presumiblemente por intriga de Hopkins. El presidente americano   llevó el caso al congreso con la orden de invasión al Paraguay. Ellos a partir de 1858 eran los nuevos guapos en sustitución de Inglaterra.

A principios de 1859 aparecieron en las tres bocas 19 navíos de guerra. Pero noticiados de nuestra fortaleza de Humaitá convinieron en aceptar la fórmula del presidente del Paraguay enviando un solo navío de guerra hasta Asunción.  Había una declaración de guerra de hecho. Ver la expedición norteamericana en el Paraguay por Pablo Max Ybnsfran, profesor de historia americana en la universidad de Austin, Texas,

El buque de guerra paraguayo Tacuary fue a buscarlo a Paraná, días antes, al mediador, general Justo José de Urquiza, aceptado por ambos países. El comisionado negociador norteamericano,designado por el presidente Buchanan fue, Edward Hopkins y por el paraguayo, el Canciller Vásquez.  Finalmente se llegó a un acuerdo previo pago de 10.000 dólares a la viuda de, Samuel Chaney. Los demás reclamos se debían dirimir en Washington.

Allí acudió, José Berges, Cada parte designó un juez y el juez a su vez un tercerol. El falló 2×1 salió favorable al Paraguay y solo se pagó a la viuda. Esto demuestra el poder de los EE.UU lo cual  llego a exclamar al presidente Manuel Gondra, “hay algo superior a la armada de los EE.UU. y es la justicia norteamericana”. Fue  solo una expresión diplomática pues el tío de Franklin D. Roosevelt, Thedy Roosevelt unas décadas despues hizo proclamar la ley del garrote. Su secretario de Estado fue John Hay, el que fuera secretario privado de Abraham Lincoln

Más tarde. el Brasil y la Argentina querían hacer desaparecer al Paraguay tragándose nuestro Chaco y dejando solo 150.000 kilómetros cuadrados de la región oriental. El Tio Sam envió una flota de guerra a Río de Janeiro apuntando sus cañones a la fortaleza e impuso su mediación devolviéndonos nuestro Chaco desde el Pilcomayo hasta el Río Verde con el fallo del presidente Rutherford Hayes (1878) . Mas tarde saldamos cuentas con Bolivia para llegar a tener 407mil kilómetros cuadrados. Por eso la maldita Buenos Aires, siempre tan petulante, se volvió de pronto tan comprensiva

Durante la segunda guerra mundial había un frente de guerra nazi liderada por el entonces Coronel Benítez Vera los cuales, pedían la declaración de guerra a Inglaterra y USA. Pero Morínigo, gran Arandú Kaaty, al ver que el cerco de Stalingrado se cerraba, rompió relaciones diplomáticas con el eje. Berlín, Roma, Tokyo. La Argentina por seguir al eje tuvo que pagar muy caro. Le salvó su poderosa economía acumulada por años

Morínigo fue el único presidente paraguayo invitado a la mismísima Casa Blanca. El presidente Roosevelt noticiado por su Secretario de estado, Hull, a través del embajador, Charles Frost, se entera que Morínigo tenía un hijo aquejado de parálisis infantil igual a la suya. Inéditamente una vez llegado le propuso llevarlo consigo al chico a WARM –SPRING, GEORGIA  donde él se bañaba y se tiraba agua con la  gente menuda entre ellos el hijo de Morínigo. Hoy se conoce ese lugar como The Little White House y es sitio de turismo pues allí falleció su propietario, el presidente Franklin D. Roosevelt.

La invasión a la provincia de Panamá para convertirla en un Estado por orden de Theddy Roosevelt y el secretario de Estado John Hay y ex secretario privado de Abraham Lincoln como quedó dicho fue aceptado por Paraguay así como todas sus invasiones americanas en Centro América. Más tarde en 1948 por indicación americana, Paraguay votó  por la creación del Estado de Israel. Durante la guerra de las Malvinas ningún país sudamericano hizo causa común con el borracho presidente de Argentina, General Galtieri, por sugerencia americana. En suma son el país más poderoso de la tierra y se halla en nuestro hemisferio a quien nos dimos el lujo de tocarle la oreja recientemente.

PD: Eduard Hopkins fue compañero de colegio de Rutherford Hayes y no logró convencerlo a su amigo y condiscípulo que falle a favor de Argentina donde él había conseguido del Coronel Fontana algunas concesiones para explotar madera.

William Jefferson Page, comandante del Watterwich, luego de su misión, estrechó filas con la confederación y peleo de ese lado. Al ser derrotada la confederación de Jefferson Davis, el capitán Page emigró a Europa, para nunca más regresar a los Estados Unidos, donde murió a los 91 años de edad.

Anuncios

2 Responses to NUESTRA BREVE HISTORIA DIPLOMÁTICA CON LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA

  1. Conviene recordar que William M. Evarts, Secretario de Estado, de gran influencia, del Presidente Rutherford B. Hayes, tuvo un papel muy importante en la decisión a favor del Paraguay.

    • osvaldobergonzi dice:

      Rogelio: En realidad fue el secretario de Estado W. Evarts quien redactó el laudo. No es menos cierto que quien debía emitir el fallo fue Ulises Grant. Pero como Hayes recién asumió su cargo el 4 de marzo a la noche, quedó a su cargo la mediación. Saludos afectuosos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: