EN TORNO A PERMANENTES VIOLACIONES CONSTITUCIONALES


Por Rogelio Careaga P.H.D. por la Universidad de Stanford, California

Que caraduras son los senadores que están allí simplemente por haber ingresado a las listas sábanas. Si las elecciones no fuesen por listas cerradas, muchos de ellos no hubieran sido elegidos por el pueblo. Confirmar a alguien que violó la Constitución Nacional nos dá la pauta de que no representan al pueblo. Debemos exigir el cambio de la ley electoral, de lo contrario seguiremos con Pseudo representantes, incapaces de respetar la constitución y de defender los intereses nacionales. Todo ciudadano debe prestar atención a la forma en que votan los senadores, y escracharlos y rajarlos de sus puestos si votan a favor del violador de la Constitución Nacional.

No hay que olvidar que Nicanor Duarte Frutos, además de sus recientes intentos de violar la CN, cuando fue presidente de la república, no tardó en dar un golpe contra el poder judicial, cumpliendo así su promesa electoral de pulverizar la Corte Suprema de Justicia. En efecto, exigió que todos los ministros renuncien a sus cargos.  Los pocos que tuvieron la valentía de no renunciar, para vergüenza del Congreso, fueron sometidos a juicio político. Si no me equivoco, uno o dos fueron reconfirmados. Así Nicanor conformó una Corte Suprema  a su medida, sumisa a la voluntad de los senadores y del Presidente. Lo que hizo Nicanor fue una violación patente de la Constitución Nacional. Por el grave delito de haber dado un golpe de un poder contra otro poder independiente del Estado, se le debió someter a juicio político a él, y no a los ministros de la corte. Luego del juicio político debió ser juzgado por la justicia ordinario. Debemos recordar que había jurado cumplir y hacer cumplir lo que manda la CN y que fue el primero en violarla, llevando así, de vuelta, al país, hacia el autoritarismo. Seguramente nunca habrá pensado que le fue posible llegar a ocupar la presidencia por la sangre derramada el 2 y 3 de febrero de 1989

Que no sea en vano el sacrificio de los soldaditos que murieron en el golpe para derrocar a Stroessner y el de los jóvenes que dieron sus vidas en el marzo paraguayo y el del joven asesinado recientemente durante la lucha para prevenir que se viole la Constitución. Estas muertes no fueron para que unos personajes sin principios se aferren a sus puestos y menos para que actúen en contra de los grandes intereses nacionales. Debemos recordar que el poder está ahora en manos del pueblo y no en las de unos supuestos representantes. Si no hacen lo que demanda el pueblo hay que escracharlos y rajarlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: