La comedia del Presupuesto General de Gastos de la Nacion. Por Rogelio A. Careaga, Ph.D. Universidad de Stanford


Este documento denominado Presupuesto General de la Nación contiene las sumas de dinero que el Gobierno espera gastar y los ingresos que espera obtener parar cubrir esos gastos en el período fiscal que comienza en enero de cada año.

No hay ninguna seguridad de que las cantidades consignadas en el documento se materialicen, vale decir que tanto el nivel de gastos como de ingresos son meras proyecciones. De ahí que en la realidad los montos asignados a cada uno de los varios ministerios y demás dependencias del gobierno, como tampoco los fondos disponibles en las arcas del Tesoro, no coincidan casi nunca con lo proyectado.. Es decir, siempre se da una diferencia, en algunos casos una gran diferencia, entre lo presupuestado y lo ejecutado.  

Así, cada año la ciudadanía, para su deleite, presencia una comedia en varios actos que dura varios meses y es publicada y difundida por los medios de comunicación.

Los actores son los ministros y los miembros del Congreso, que utilizan la ocasión para proyectar su imagen y hacerse conocer mejor por sus partidarios y la ciudadanía en general.

El primer acto se inicia cuando las instituciones, siguiendo las pautas marcadas por Hacienda, envían a este ministerio las sumas que dicen van a necesitar. El segundo cuando la Comisión Bicameral de Presupuesto del Congreso, procede, digamos abusando del término, a analizar los varios volúmenes del proyecto de presupuesto, y a aumentar, disminuir o reasignar a los diferentes organismos del Estado los montos establecidos por el Ejecutivo.

En este acto, el ministro de Hacienda concurre a una de las sesiones de la bicameral para explicar y justificar el presupuesto. Los demás ministros y presidentes de las entidades descentralizadas del Estado hacen lo mismo, pero a menudo piden que se asigne más fondos a sus instituciones.

El tercer acto consiste en las deliberaciones que se llevan a cabo en el Congreso, donde los parlamentarios, sobre la base de lo recomendado por la bicameral, debaten los méritos de aumentar a tal o cual institución los montos recomendados por la bicameral.

Que la Comisión Bicameral y los demás parlamentarios sean proclives a aumentar las cantidades, es de esperarse, pues desean complacer a quienes los eligen o contribuyen materialmente a sus campañas electorales. Así, luego del tire y afloje votan por su aprobación y posteriormente el presupuesto es promulgado como Ley de la Nación.  

Si se supone que las sumas presupuestadas reflejan lo que el Poder Ejecutivo y el Congreso consideran lo que se requiere para hacer frente a las necesidades de la población y que el presupuesto ejecutado constituye la medida real de la aplicación de recurso a la atención de las necesidades, se pone al descubierto que las mismas son solo parcialmente atendidas, ya que lo presupuestado casi siempre excede lo ejecutado. Lamentablemente esto ocurre no solo ocasionalmente sino con toda regularidad año tras año. Por tanto cabe preguntar:

¿A qué se debe que muchas necesidades no puedan ser atendidas? La respuesta más obvia es que las necesidades del país son muchas comparadas con la producción de bienes y servicios de la economía. Es evidente que los recursos para su satisfacción solo pueden provenir del sector privado y del sector público. Cuando el sector privado no esta lo suficientemente desarrollado, recae sobre el sector público la mayor parte de la carga.

Esto ocurre en la mayoría de los países en vías de desarrollo. Pero el sector público obtiene sus recursos del sector privado y si este no produce mucho tampoco podrá contribuir mucho. ¿Cuáles son las opciones que tiene el Gobierno para obtener ingresos?

1) Ampliar la base impositiva y no aumentar los impuestos. 2) Aumentar los impuestos. 3) Mejorar la recaudación sin ampliar la base impositiva y sin aumentar los impuestos. Claro, estas medidas no son mutuamente excluyentes, es decir, se pueden combinar una con otra o aplicar las tres a la misma vez. Si no utiliza a estas medidas para aumentar los ingresos no le queda otra alternativa al Gobierno que recurrir al endeudamiento público interno o externo o a ambos y a donaciones del exterior.

Pero existe otra alternativa mucho más efectiva que consiste en estimular el desarrollo del sector privado y aumentar de esta forma el tamaño de la torta. De una torta mayor, aunque el estado no incremente los impuestos, la porción que le tocará será mayor. Cuando el sector privado es capaz de generar mayor cantidad de puestos de trabajo no será necesario que el Estado absorba la mano de obra en busca de ocupación y los gastos rígidos del Estado como lo son los sueldos de funcionarios públicos y las jubilaciones serán menor.

La otra medida obvia es usar lo recaudado en forma más eficiente y minimizar lo que se pierde por corrupción y falta de control efectivo. Las medidas para mejorar la efectividad de los órganos de control como, por ejemplo, los encargados de las auditorías internas y de la Contraloría General de la Nación, así como el desempeño del Tribunal de Cuentas es tema que no puede ser abordado en una sola columna.

Tampoco es posible analizar en pocas líneas las medidas que puede adoptar el gobierno para estimular el desarrollo del sector privado. De cualquier manera, este tema debería ser debatido por la ciudadanía ya que existen corrientes de pensamiento que promueven la menor ingerencia posible del Estado en la economía y otras que favorecen una participación más directa mediante inversiones  que el sector privado no quiere o no tiene el capital suficiente para realizar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: