EL PROYECTO DE LEY SOBRE PENSIONES Y JUBILACIONES: ¿CABALLO DE TROYA?


Por Rogelio A. Careaga, Ph.D. Universidad de Stanford

¿Qué busca el gobierno con el proyecto de ley que increíblemente obtuvo la sanción de la Cámara de Diputado?

Específicamente, lo que busca el Ministro de Hacienda es de donde sacar dinero. Los gobiernos anteriores echaron mano a la emisión de bonos y la deuda pública se cuadruplicó, por tanto no será fácil seguir emitiendo bonos.

Luego es lógico pensar que la otra mina a ser explotada es la de los fondos de jubilaciones y pensiones. Pero el proyecto que gracias a Dios fue rechazado por el Senado deja de lado a los dueños de esos fondos, los trabajadores y patrones que aportan el dinero. 

En efecto, con este proyecto se pretende crear un Consejo Asesor y una Superintendencia. Y se erigen como asesores el mismo Ministro de Hacienda, Benigno López, así como el ministro de Trabajo y el presidente del Banco Central. Todos estos nombrados por el Presidente de la República. Es decir el control de los fondos pasa a manos de los políticos de turno.

Cabe resaltar que El proyecto, en los artículos del Titulo IV,  intenta meter el caballo de Troya, ya que posibilitan la creación de entidades privadas administradoras de los fondos. Estas se podrán organizar como mutuales o sociedades anónimas.

Ya podemos imaginarnos quienes van a ser los accionistas de estas sociedades. Como siempre no todas ellas van a ser iguales, algunas van a ser privilegiadas y los fondos serán encaminados a éstas. El capital mínimo exigido para la creación de una de estas sociedades anónimas es muy bajo, apenas se requiere la suma de aproximadamente  U.S. 370 mil dólares. 

Peor aún, si el capital llega a caer por debajo del mínimo, la sociedad tiene seis meses para completar el faltante y estos seis meses pueden ser prorrogados por otro seis meses. Es decir, es muy poco lo que van a arriesgar los accionistas y mucho el daño que pueden hacer al manejar dinero ajeno.

El proyecto, además, le carga al BCP con una nueva responsabilidad, la de establecer la superintendencia de fondos de pensiones y encargarse de la supervisión de las sociedades mutuales y de las sociedades anónimas administradoras de los fondos.

Como el presidente del BCP es miembro del Concejo Asesor, parece haber un conflicto de intereses. Debemos recordar que la función del BCP es mantener estable el nivel de precios. O lo que es lo mismo evitar que el Guaraní pierda su poder adquisitivo. La otra gran responsabilidad es asegurar la estabilidad del sistema financiero.

Ya tiene suficiente trabajo con la supervisión de bancos y financieras, que entidades que han aumentado en número y probablemente seguirán aumentando.  Además, habría que ver si su carta orgánica le permite asumir nuevas actividades de supervisión como se pretende con este proyecto.

La ciudadanía debe permanecer alerta porque habrán nuevos intentos de parte de los que impulsan el proyecto para introducir el caballo de Troya de nuevo. Conseguir nuevas fuentes de ingreso es tal vez la tarea más crítica que enfrenta este nuevo gobierno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: