NOTA EDITORIAL: MEJOREMOS NUESTRA JUSTICIA


El ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, solo hizo una consulta aprovechando la presencia de presidentes de comisiones directivas seccionales de la capital y otras localidades. Tuvo él que dar después explicaciones. No se trataba de un llamado a Convención Constituyente sino de meras consultas.

Sin duda en nuestro país se necesitan hombres buenos y no tan sabios. El hombre bueno puede consultar con los sabios pero estos nunca consultan con los buenos a quienes desprecian por su supuesta incapacidad. Una convención constituyente debe tener más del 90% de adhesión de todos los sectores políticos y sociales para obtener algo medianamente bueno como afirmaba el malogrado profesor doctor, Luis maría Argaña. Por eso el brilló por su ausencia en la convención de 1992.

Hablamos así porque nuevamente prevalece la sabiduría sobre la honradez para elegir ministros de la SCJ. Para que un hombre o una mujer puedan afirmar que son honrados deben tener por detrás una trayectoria ejemplar que solo se la conoce por los años transcurridos. Un joven puede ser un hombre honrado en potencia y no en acto como afirmaba Aristóteles para comparar la semilla con el árbol del cual proviene aquella.

Por eso es frecuente ver hombres y mujeres  de superior edad presidiendo (50 años para adelante) los juzgados de primera instancia en los países del primer mundo. En contrapartida en la América latina sucede lo contrario. Nos encontramos con jueces y fiscales que apenas traspasan los 30 años.

Opinamos que la juventud debe tener preferencias, sin duda. Pero algunos lugares son privativos de gente mayor probada y con experiencia. Vemos a diario a personas que viajan al extranjero para hacerse operar. No confían en nuestros médicos. Y conste que la medicina paraguaya ha conquistado lugares importantes en el mundo. Hoy día contamos con cirujanos de nota que atienden a extranjeros que viven cerca de nuestra capital.

Pero seguimos teniendo déficit en nuestra justicia. Las personas que con los años han demostrado honradez no son precisamente los que los encandila el dinero. En cambio la juventud ve transcurrir los años y a los 40 ya suponen que deben hacerse de una considerable fortuna.

En el caso de los administradores de la justicia el diablo se halla siempre presente y las tentaciones son enormes. Por eso debemos cambiar nuestro modo de elegir autoridades judiciales. En primer término debemos protegerlos de la clase política siempre dispuesta a vulnerar valores aduciendo lo político por sobre lo justo. En fin, la tarea no es fácil. Por eso deseamos a las nuevas autoridades ejecutivas y legislativas  que pongan sus mejores empeños en mejorar nuestra justicia.

Informamos que el libro de Eligio Ayala editado en Santiago de Chile en el año 1915, titulado ”MIGRACIONES” sigue vigente como si se hubiera publicado ayer cuando afirma que:”para fabricar salchichas se precisan algunos conocimientos. Pero para ser ministro, senador o diputado en el Paraguay, no se necesita ninguno ” A ello agregamos la elección de fiscales y jueces y a ministros de la SCJ.

2 Responses to NOTA EDITORIAL: MEJOREMOS NUESTRA JUSTICIA

  1. Excelente reflexión Dr. Bergonzi. Sería muy útil que en una próxima entrega proponga los pasos que hay que dar para tener gente honrada en la administración pública y especialmente en el poder judicial. Según entiendo, el Consejo de la Magistratura y el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados tenían como objetivo reducir la probabilidad de que se infiltren personas sin capacidad, sin carácter y sin honradez probada en el poder judicial, y en caso de haberse infiltrado un magistrado que no reuniese esos requisitos, poder sacarlo mediante un juicio.

    Sin embargo, ambos instrumentos fueron desvirtuados por miembros del poder legislativo para manipular a los jueces. Se sirvieron de su facultad para confirmar y reconfirmar a los jueces en sus puestos para o para incitar a que se proceda a un juicio contra aquellos jueces que no se doblegaran a su voluntad. Asi pues, la corrupción de algunos miebros del Poder Judicial tiene sus raíces en la falta de integridad, honestidad, caradurez y avaricia de varios miembros del Senado.

    Algunos de estos personajes, aun estando imputados, lograron ser reelectos. Por eso considero indispensable y de la más alta prioridad exigir el cambio de la ley electoral para acabar con la votación por listas cerradas. Le exhorto Dr. Bergonzi a que impulse el cambio de la ley electoral para depurar tanto el poder legislativo como el judicial.

  2. osvaldobergonzi dice:

    Querido Rogelio: Ofrecí mias servicios gratuitos como uno de los autores de la ley electoral vigente. Y solo el silecio del la selva me respondió al decir de Goycochea Menendez en “su noche antes de Cerro Cora de 1870”. Espero que el nuevo gobierno tenga en cuenta. A la vez reconocí nuestro error de optar por el voto directo contra el dictamen de la mayoría. Mi oponente en la ocasión fue el doctor Angel Roberto Seifart+ recientemente fallecido. La prensa me tenía a mí como el defensor de la democracia y a los que se oponían(Colorados y liberales) los tildaban de ortodoxos.(Ver archivo del congreso y de la prensa escrita entre junio de 1989 hasta enero de 1990) De mi lado actuaban también colorados y liberales(1990) y vencimos previo empate de 35 votos por lado. Así el presidente de la cámara baja, Miguel Angel Aquino, tuvo que desempatar. En esa época solo habían 72 diputados. Y uno de los tildados de ortodoxos (Percio Da Silva, estaba de viaje) no se hallaba en el recinto. Unos meses despues, ante un reportaje hecho a mí por la esposa de Domingo Laino por el diario Noticias, confesé que estabamos equivocados, cosa que nunca la prensa de entonces reconoció. El sistema propuesto por nuestros adversarios era el correcto. ellos proponían que los convencionales contiruyentes de los partidos y movimientos políticos llenaran los cargos en voto secreto. Es casi imposible comprar a 600 o más constituyentes de manera que el primer puesto en las listas aparecerían los mejores. Esta puede ser una solución. Pero yo propuse crear secciones electorales en capital y lugares con más de 6 candidatos. Pero para abordar la tarea necesistabamos de un alto funcionario del Instituto Geográfico Militar, del ministerio de justicia (registro civil), de los municipios, de la justicia electoral y un representante de todos los partidos y movimientos. La tarea puede durar casi 2 años sin costo adicionales pues se usarán los funcionarios actuales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: