CONFERENCIA: CONCEPTOS DEL LIDERAZGO ETICO


 

clip_image002

Dr. Andrés Humberto Zaracho

1. Conceptos generales y definición de Líder:

Hoy día el término “Líder” se emplea para identificar a quien se destaca en una comunidad organizada, sea en un partido político, en una comunidad religiosa, en el campo profesional o sindical, en el ámbito castrense, educativo e, inclusive, hasta en un equipo de fútbol. De ahí a que se habla de diferentes tipos de líderes de acuerdo al ámbito de sus actividades.

El concepto denota grandeza y capacidad para quien así se lo califica, lo cual nos lleva a considerar que el término revista un deseo similar a algo que anhelamos ser. Es con frecuencia que encontremos personas que, por su capacidad y su desenvolvimiento en ciertas áreas, sean considerados “Líderes”.

Ahora bien, si nos preguntamos qué es un “líder”, se lo puede definir como “Aquella persona que posee la habilidad para influir sobre los miembros de un grupo u organización para alcanzar los objetivos planteados de esta o cualquier otra institución”. El término “líder” no es un concepto nuevo. Siempre ha existido, pues siempre ha habido personas que se destacaron más que otros en las distintas actividades.

El “Liderazgo”, a su vez, se lo define como: “el arte de motivar, comandar y conducir a personas”.

De ambas definiciones podemos afirmar que “Líder” es aquella persona que, primero influye en los demás y, segundo que tiene seguidores.

Ahora bien, no se trata únicamente de si el Líder tiene influencia en muchas personas. También debe saber cómo usar su influencia para provocar un mayor interés en ellas, y así lograr los objetivos que se persiguen. Para esto el Líder debe poseer caracteres que le permita alcanzar una interacción con sus dirigidos, tales como la de inspirarle confianza, credibilidad, consideración, respeto, capacidad para comunicarse con los demás y, sobre todo brindarse a ellos. Es decir, el liderazgo está sujeto a la rendición de cuentas de su gestión. Y para conservar su condición de Líder éste debe ejercerlo en base a sus valores éticos y morales.

Tal actitud, le permitirá la consecución de los objetivos generales de la sociedad a la que pertenece. Paralelamente debe poseer las siguientes cualidades y convertirlas en hábitos de conducta:

· Carisma

· Inteligencia suficiente que le permita pensar, analizar y diseñar políticas y estrategias para alcanzar los objetivos políticos

· Prudencia, para no caer en errores

· Tolerancia, para tener respeto y consideración hacia la manera de pensar y sentir del pueblo

· Sentimiento de unión

· Actuar con sensibilidad de justicia

· Conocer la Constitución y leyes de la nación

· Tener integridad y valor para enfrentar los obstáculos

· Sentido del Honor para actuar siempre con dignidad

2. El Liderazgo político

Un tipo de liderazgo es el político, el cual es ejercido por la persona que reúne las cualidades de conductor, protector y aglutinador. El Líder político es aquel que conoce de las necesidades y aspiraciones colectivas, y lucha por satisfacer los anhelos del pueblo.

Esto implica que el pueblo le tiene fe y confianza para regir los destinos de la comunidad. De esa fe popular y de la vocación política propia del conductor, surge el líder político. Este deberá emplear debidamente su poder y adoptar las medidas que influyan en ellos y gobierne su conducta.

En el líder hay un reconocimiento de su figura como persona capaz de ejercer el poder y con aptitud de mandar. Su personalidad, prestigio, reputación moral, y su capacidad de entender los problemas sociales, lo convierte en un jefe con autoridad. Los medios masivos de comunicación -por su influencia en la opinión pública- hoy día son muy importantes a la hora de construir líderes políticos, o la de retirarles esa condición.

El liderazgo encarna la capacidad de conducción, que el líder la encamina eficazmente en un sistema político para aplicar la estrategia política apropiada.

No debe olvidar que las condiciones esenciales que caracterizan a un Líder emanan de una fuente más vital y profunda ya que, al decir de Confucio, el conductor de hombres lo es por su cualidad y no por su cargo.

Igualmente debe pensar que los grupos humanos son organismos vivientes, cuya necesidad primaria implica el sentido de responsabilidad del mando humanizado que ampara, protege y desarrolla. Por lo tanto, quién está al frente del grupo se constituye en modelo de ejercicio político espiritual.

Este concepto implica que el líder político es un ente que demuestra su abnegación al trabajo -no para sí mismo- sino para servir a los demás. Por eso, el protagonismo es su mayor mérito. El líder hace de la sociedad política una manifestación de cultura. Por esa razón, la considera un organismo viviente y no una estructura inerte, tal como ocurre cuando se soslaya lo natural y espiritual y se hace la apología de lo artificial y material.

Como formador de su pueblo el Líder debe enseñar permanentemente el arte de la conducción -tanto en la teoría como en la práctica- para que reine una disciplina consciente y voluntaria. Así habrá de conquistar la estabilidad y la gobernabilidad. Su función exige el ejercicio constante de estas verdades que siempre se expresarán en su conducta más que en su declamación, porque la fe en sí mismo es imprescindible para infundirla a los demás. Si su poder se ha construido sobre el temor no será un líder carismático, porque el poder es el producto de la maestría y sabiduría política. Siempre tendrá en cuenta que la violencia es negativa y la ira mala consejera, porque en el timón tienen que estar la calma y la prudencia.

En la acción política la actitud deseada es la de sembrar, cultivar y de cosechar en un trabajo que, como tiene raíz y arraigo, puede fructificar y reproducirse en la continuidad del proceso político y estratégico.

3.- El líder político carismático

Uno de los más grandes exponentes de los líderes políticos fue Mahatma Gandhi, modelo de honradez, sensatez, amor y humildad que sumados son la verdadera inteligencia. Para él el verdadero valor se encontraba en el propio sacrificio, en la disposición a sufrir como una manera de testimonio de la importancia de una lucha noble y justa. Fue el creador del principio de “la no violencia”, consistente en aceptar el sacrificio de la violencia del adversario o enemigo, con el fin de convencerlo, convertirlo y demostrarle la superioridad moral de quien no usa la violencia como técnica de lucha.

Además Gandhi introdujo la ética en la política y predicó con el ejemplo, y ese buen ejemplo fue su propia vida. Su vida engrandeció a la totalidad del género humano y su pensamiento fue una de las mejores influencias para el mundo entero.

Otro destacado líder político, el general Juan Domingo Perón, decía: «El conductor nace y se hace». Tanto en la historia de una nación como en la vida cotidiana, la prueba más difícil es la prueba de la autoridad ejercida de manera honorable y ecuánime. Suele decirse que para conocer de verdad el carácter de alguien habría que conferirle poder.

La evolución de la personalidad del conductor, y la eficacia demostrada en su accionar, construyen su prestigio y popularidad. Incluso, su figura sobrevive estando ausente, porque ha sabido internarse en los sentimientos y anhelos del grupo,

Este tipo de prestigio caracteriza al liderazgo carismático, concepto que no abarca la demagogia pero sí la popularidad. Tal condición proyecta y multiplica el liderazgo, porque equivale a ser conocido y seguido en su accionar político. En el campo de la conducción política nada es tácticamente correcto si está éticamente equivocado.

El ejemplo del Líder es crucial porque, o frustra en muchos las esperanzas, o promueve en todos el desarrollo de las mejores virtudes. Por eso creemos que es un Líder aquel que emplea una estrategia operativa con un estilo de vida personal.

Quien padece del hábito destructivo de la egolatría, no quiere ver ni admitir en torno suyo sino manifestaciones de su propio poder. Se cree como el único capaz de tomar iniciativas.

El accionar del auténtico liderazgo es una práctica vital que se orienta por los principios y se apoya en los valores. Su expresión fundamental se concreta en las ideas y proyectos que su particular energía moviliza.

En este orden equilibrado y dinámico que no se impone sino que se alcanza mediante el respeto y el afecto recíproco de los integrantes del grupo político, garantizan su efectividad por obra del espíritu de cooperación y de la solidaridad. Este es el campo propicio de donde emanan y los grandes objetivos nacionales, porque, si no convertimos nuestra vida en propósitos y proyectos, no podemos realmente existir como seres sensibles y racionales.

Muchas gracias

Anuncios

One Response to CONFERENCIA: CONCEPTOS DEL LIDERAZGO ETICO

  1. Humberto Zaracho dice:

    Estimado Director: Esta conferencia la leí ayer jueves 2 de agosto en el Instituto de Acción Republicana (INARE). Espero que sea de interés de los lectores en atención a la crisis de identidad y carencia de sentido ético que reina en un gran sector de la dirigencia política de nuestro país. Muchas gracias por haberla publicado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: