¡Muestren las actas! nos dice Mabel Rehnfeldt pero ella no se anima por cobarde de presentarse en la esfera judicial a pedir dichas actas


La periodista supone que su solo pedido puede ser concedido. Pero olvida que los documentos públicos deben ser solicitados con firmas responsables. Ella no se atreve a hacerlo debido a que sabe que perderá con costas. Solo lo pueden hacer los afectados. Hasta ahora ninguno de ellos pidió las actas. Señora,  Mabel Rehnfeldt, sea valiente por una sola vez y presente su pedido en la esfera judicial. Su diario no es nadie para la justicia. No sea una vulgar mentirosa que pretende confundir a la opinión pública.

Por Mabel Rehnfeldt

Las informaciones allí contenidas son informaciones públicas de acuerdo a la Ley 5282/14. La Justicia Electoral es contralor y custodio de esa soberanía popular expresada a través de las urnas en cada elección. Equivocadamente, alguien ha convencido a los Wapenka, Bestard y Zambonini que no son custodios sino amos, dueños y señores del sufragio popular. Y tan mal entienden sus atribuciones que se niegan a mostrar lo que es su obligación hacerlo. 

Cada cinco años esta fallida democracia nos recuerda a los paraguayos que la voluntad es nuestra. Que nuestro voto es la base de este régimen democrático y representativo. Que el voto es universal, libre, directo, igual y secreto. Que el escrutinio es PÚBLICO. 

Si un jefe de Control de Calidad del sistema informático de Justicia Electoral es grabado diciendo que cobrará millones a un senador para entregarle las ACTAS IMPRESAS Y CARGADAS, todo el discurso constitucional se hace añicos. Y cae desbarrancado en el mismo abismo podrido de los robos de salud, trabajo, vivienda, educación… y votos. 

Unas 48 horas después de proclamarse los ganadores de las últimas elecciones, Miguel Ángel Iturburo, jefe de Control de Calidad del TSJE (grabado confesando que cobró plata al senador Jorge Oviedo Matto) empezó a ofertar un vehículo que figura a nombre del UNACE. Año 2012, marca Lino Oviedo, chasis Lino Oviedo, cuya chapa BTJ716 está registrada por el Partido Unión Nacional de Ciudadanos Éticos (UNACE). En una de las grabaciones, el funcionario del TSJE admite inclusive que los documentos del rodado se finiquitarán en la escribanía Oviedo Matto, propiedad del senador, a quien delata como autor del pago de entre 25 y 30 millones para que se IMPRIMAN y CARGUEN las actas. 

Podemos entender que todos los asesores del TSJE se disputen la punta para afirmar que las expresiones de Iturburo son fanfarronerías de un avivado criollo. Es entendible que sigan esa misma línea aquellos que ocuparán cargos en el próximo gobierno, al fin de cuentas, si hay sospechas sobre unos cargos, también los hay sobre los otros. Y eso no les conviene. 

Quienes no pueden asumir como ciertas y aceptar de plano esas explicaciones son los fiscales. Tienen la obligación de investigar, confirmar o descartar las sospechas; si así no lo hicieren, estarían encubriendo el robo de la voluntad popular. En otras palabras, serían cómplices de un gran robo. 

La más grande equivocación que está cometiendo el TSJE es no mostrar las actas. Con el paso de las horas solo consiguen ir aumentando las sospechas y la desconfianza. 

Imaginemos por un instante que al mostrar las actas se compruebe que en realidad el señor Iturburo fanfarroneó y facturó unos buenos millones a costa de otros, nosotros –los eternos desconfiados– tendríamos que callarnos y deglutir polietileno. Y los otros, tan institucionalistas, tendrían un punto a favor para decirnos “¡te dije luego!”. 

Pero primero, ¡muestren las actas!

mabel@abc.com.py

Anuncios

One Response to ¡Muestren las actas! nos dice Mabel Rehnfeldt pero ella no se anima por cobarde de presentarse en la esfera judicial a pedir dichas actas

  1. Me parece falta de madurez civica tildar de cobarde a las personas.
    Pienso que es innecesario y pueril. Me recuerda a las riñas entre borrachos o gente sin cultura. En la escuela y en el colegio llamar cobarde a un compañero era motivo para un soquí.
    Señores, debemos elevar el discurso político y comportarnos como personas honorables. Eso requiere tratar a los demás como personas honorables, aunque tal vez no lo sean, y no obstante las diferencias políticas. Hay que enseñar cultura cívica al pueblo mediante el ejemplo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: