CAPÍTULO II LA UNIDAD GRANÍTICA COMIENZA A REQUEBRAJARSE (segunda parte)


Discurso abdista contra las oligarquías. Los primeros enfrentamientos. La entelequia de Seifart. Che pico vicepresidente primero rante a valé. El tradicionalismo asesta el primer golpe. Castigo para los triunfadores. El segundo golpe en el centro Ignacio A. Pane. Reacción tradicionalista: Chaves convoca a Romero Pereira y a Seifart. Reacción militante: Nacimiento del cuatrinomio. El tradicionalismo se agrupa. El atraco y sus consecuencias. El discurso militante será copiado. Castigo final: El parlamento se integra con militantes. El tradicionalismo calienta los motores. Mi destitución del SNPP.

Extraído de libro  TESTIMONIO POLÍTICO REVELACIONES DE UN PRESIDENTE DEL EX PRESIDENTE LUIS ANGEL GONZÁLEZ MACCHI. Publicamos este testimonio político porque la actualidad nos dice que el hijo seguirá los pasos del padre. Esta vez la división del Partido colorado será sin retorno lo cual no deseamos. Confiamos que la experiencia vivida sirva para elegir el buen sendero. Nuestra propuesta es estar unidos en el disenso con una sola bancado en ambas cámaras donde cada cual preste su opinión o punto de vista. Pero de ninguna manera declarar la guerra abierta entre correligionarios. No es posible que 8 o 9 personas se impongan contra 800.000 votantes sin cuestionarle en tiempo y forma una negativa a su participación en las urnas. Pero en su momento bien que beneficiarse con sus votos para luego sin pudor alguno…. desecharlos.

Reacción tradicionalista: Chaves convoca a Romero Pereira y a Seifart

El Dr. Juan Ramón Chaves los convoca a Carlín Romero Pereira y Ángel Roberto Seifart y les plantea ingresar como suplentes en la nueva Junta, período 1984 – 1987. En realidad ellos ingresaron por presión de la juventud que los sentía como enlaces, o mejor, sus genuinos representantes, dado que los demás miembros, ya muy mayores, pertenecían a una lejana generación. Enseguida los nombrados comenzaron a hacer fuertes críticas al Ejecutivo, por su continua e insolente intromisión en el partido a través de su secretario privado. Cada sesión de aquella Junta era herméticamente cerrada y nada salía a luz por la prensa ya acallada. Carlín, que como suplente solo tenía voz, la empleaba brutalmente contra Mario Abdo. Su padre había fallecido en 1983 y allí terminaron sus compromisos de modo que su lenguaje a partir de 1984 se tornó muy duro, y cada día se acentuaba más y sin pelos en la lengua en contra del secretario del Presidente Stroessner. Mario quedaba en su asiento muy desconcertado al escucharle tronar a Carlín con su lenguaje descarnado y hostil, y al salir iba a pedirle auxilio a su jefe llevándole una y mil intrigas contra sus denostadores cuando que los destemplados ataques de Carlín y Seifart iban dirigidas exclusivamente contra él. Esas memorables sesiones se comentaban en voz baja y más de uno se atajaba la cabeza al enterarse de las intervenciones de Carlín. Poco más tarde será defenestrado de sus cargos y apresado.

En Villarrica, el 6 de agosto de 1984 se realiza el congreso de la juventud bajo los auspicios de Centro Blas Garay, organismo auxiliar del partido colorado que agrupa a los estudiantes del bachillerato. En esa ocasión, su principal resolución consistió en solicitar en la asamblea de convencionales, a reunirse el 15 de septiembre de ese año, que Mario Abdo Benítez sea promocionado a la vicepresidencia de la Junta de Gobierno. Hasta ese punto se presionó aunque el plan fue abortado cuando el Dr. Chaves se quejó a Strossner por considerar una intromisión de los jóvenes en una decisión que competía exclusivamente a los convencionales del partido, la mayoría de ellos presidentes y miembros de Seccionales, hombres maduros de larga trayectoria al servicio del coloradismo. Mario Abdo solo consiguió quedarse como secretario político. Hasta ahí llegó.

Reacción militante: Nacimiento del Cuatrinomio

A partir de los acontecimientos referidos, el enfrentamiento se hizo cada día más agudo lo cual motivó que el abdismo se constituyera en un movimiento interno llamado “militante” con el objetivo de presentar listas propias para la futura convención del partido colorado en el año 1987. Asimismo se hacían llamar “militantes, combatientes estronistas hasta las últimas consecuencias”. Días antes de la convención partidaria para elegir autoridades de la Junta de Gobierno del mencionado año, el propio Stroessner, en un momento pareció querer terminar con el pleito pidiéndole al Dr. Dionisio González Torres que interceda por la unidad y que hable con el Dr. Chaves. Pero por otro lado seguía alentando a su secretario. Es bueno recordar que por ese tiempo el Dr. Sabino Augusto Montanaro no era abdista y a mi me consta porque inicialmente el candidato a presidente de la mesa directiva por la militancia era Mario Abdo Benítez, seguido de Adán Godoy Jiménez, como vicepresidente primero y J. Eugenio Jaquet, como vicepresidente segundo. Incluso, el primer manifiesto del tradicionalismo fue prohijado por él en su despacho del ministerio del Interior cuando Nenecho González Insfrán, Papi Sanabria, Juan Vicente Caballero, Hipólito Mendoza, Ignacio Samaniego, Samuel Ramírez y otros le llevaron un escrito al cual el mismo le puso título y fue publicado en el entonces diario Hoy, de manera que la ida de este señor al otro bando fue una imposición de Stroessner porque se daba perfecta cuenta que su secretario no pegaba. Montanaro no aguantó la presión. Recibió la orden y aceptó. Al venir la orden de arriba para que él encabece la lista complicó la situación de Jacquet. Recién allí surgió la idea de una vicepresidencia tercera. Ahí nace en realidad el denominado “Cuatrinomio De Oro” que el tradicionalismo en tono burlón lo rotuló “Cuatridemonio”.

 

El tradicionalismo se agrupa

. El tradicionalismo se organizó muy bien. Estableció su puesto de comando en el piso 12 A del edificio Monumental, 25 de Mayo y Antequera. De ahí que al PC se le llamara cariñosamente en adelante “12 A”. Era frecuente escuchar “Nos encontramos en el 12 A”. Por indicación de Papacito Frutos hacían oficina permanente el señor Carlos Paredes Ozuna y José Luís Ibarra Llano. Las visitas de Carlín Romero Pereira, Papi Sanabria, Nenecho González, Juan Vicente Caballero, Julio Fanego, Hipólito Mendoza, Samuel Ramírez, Papito Ovelar, Ignacio Samaniego, entre otros, eran frecuentes. En los primeros meses de 1987, en que ambos movimientos hacían campaña electoral abierta, se adhirió el señor Humberto Domínguez Dibb quien en una famosa nota editorial de su diario “Hoy” puso por título “Anga te Montanaro” (Alguna día te cobraremos Montanaro.) El mismo HDD crea su propio puesto de comando en el último piso de un edificio familiar en la esquina de Cerro Corá y EE.UU. que lleva el nombre de su madre, “Emilia”. Entonces, el PC del tradicionalismo se traslada a este lugar donde concurría habitualmente del Dr. Juan R. Chaves. A comienzo de 1987 ya se hallaba plegado al tradicionalismo el Dr. Edgar L. Insfrán con su movimiento de integración colorada, (MIC), pero más conocidos como los 34, por una carta publicada por ese sector con ese número de firmantes de la misiva. De estos acontecimientos, el Dr. Argaña estaba muy bien informado pero aún era presidente de la Suprema Corte de Justicia y en consecuencia no podía actuar abiertamente.

El atraco y sus consecuencias

Así llega la convención del partido del 1 de agosto de 1987, y el atraco, hecho del cual se habló y se escribió mucho. Lo que sí yo puedo decir es que producido el hecho nos dirigimos a la casa del Dr. Chaves para llevarle nuestra adhesión aproximadamente a las 10:00 horas. Luego partimos a la quinta Los Álamos, propiedad de Blas N. Riquelme, donde nos reunimos un respetable número de dirigentes, especialmente convencionales de la capital y del interior, unas 400 a 500 personas. Después de varios discursos, finalmente pide intervenir el señor Rolando Elizeche, integrante del Movimiento Ético y Doctrinario de Carlín Romero y otros, un desprendimiento del tradicionalismo, pero mucho más agresivo y temerario. Sabedores los presentes de la violencia verbal de los éticos, ni cortos ni perezosos le cedieron inmediatamente el micrófono.

Al poco rato, Rolando, convertido en un Danton de nuevo cuño, salvando las distancias, se despacha en esa ocasión contra Stroessner en una forma brutal y descabellada, a la vez que reclamaba la libertad del ingeniero Carlos Romero Pereira, preso en la guardia de seguridad.. Los muchachos se entusiasmaron tanto con sus palabras o más bien palabrotas, que ya estaban como para ir a la caballería a pedir una intervención del General Rodríguez cuando, abruptamente el anfitrión, Blas N. Riquelme, le despoja el micrófono al fogoso orador y manifiesta a los presentes. – En mi casa no se habla mal del General Stroessner.

Esto constituyó un balde de agua fría. Todos deseábamos salir de allí para dirigirnos a la caballería y hablar con el general Andrés Rodríguez para que solucione el problema, pero la advertencia de Riquelme nos dejó fríos y también muy dolidos y desilusionados. En ese preciso instante concluyó la ilusión pero al mismo tiempo comenzó la conspiración. Nos dejaron, como se suele decir, entre la espada y la pared.

Mario Abdo y sus allegados llamados ya estronistas, militantes, combatientes hasta las últimas consecuencias, le repetían a Stroessner desde años atrás, y en ese momento con más saña, que el tradicionalismo quería derrocarlo. Tanto insistió con su prédica que finalmente con sus propios actos agresivos consiguió que sus vaticinios se cumplieran. Más tarde Argaña ya salido de la Corte Suprema después del atraco de la convención de agosto de 1987, integraría con el Dr. Chaves la conducción del tradicionalismo.

El discurso militante será copiado

Aquí vale la pena hacer algunas comparaciones respecto de la prédica de los militantes contra las oligarquías del partido. A partir de 1955 el partido selló una unidad. Luego de 1958 la división regresó yendo a parar al exilio distinguidos correligionarios. Pero éstos, una vez constituidos en movimientos disidentes en el ostracismo jamás predicaron la lucha de clases, consientes sus principales dirigentes que nuestro partido es un partido poli clasista. Ese lenguaje agresivo y violento contra supuestas oligarquías empleado en su momento por la militancia plagiaron 20 años después el General Oviedo y sus seguidores y poco más tarde Nicanor Duarte Frutos. Son discursos sembradores de odios y rencores, de resentimientos sociales profundos que solo pueden cosechar dolor y muerte como lo sucedido en marzo de 1999.

Se habla despectivamente de senadores saurios, léxico divisionista que perjudica la unidad del coloradísimo, una agrupación poli clasista, quizá única en el país. Con respecto al desdeñoso vocablo yo no estoy de acuerdo que por ser entrado en años hay que impugnar a un senador. Justamente aquellos hombres de tantos años de militancia partidaria que pueden aportar a la juventud su experiencia. El solo hecho de peinar canas no es causa suficiente de remoción. Renovemos diputados, cuyos miembros representan regiones del país, una cámara apropiada para dar lugar a nuevos valores. Si a alguien, digamos del Departamento de Ñeembucú, no le gusta más su representante, tiene la oportunidad de votar por otro. Las bancas son escasas de manera que se lo identifica muy bien en su departamento a un diputado. Pero en el senado debe primar otro criterio sopesándose los años de lucha, cultura, experiencia conocimientos profesionales sobre áreas específicas como relaciones exteriores, economía, salud, educación, medio ambiente, seguridad social, defensa nacional, MERCOSUR, etc. No, no se puede improvisar. El presidente del partido colorado debería aconsejar a los movimientos que integren la cámara de senadores con los miembros más connotados de la Junta de Gobierno y con conocimientos de las áreas ya especificadas. La lista de senadores debe estar muy bien seleccionada y además elegida por voto directo en toda la república. Por otra parte, se habla que el partido colorado es socialista y el actual presidente de la república en forma totalmente irresponsable pretende tocar tan delicado y profundo tema a vuelo de pájaro en una convención de un día de duración. Y siempre con lenguaje violento y grosero descalificando a quien se pone en su camino y con el apelativo de oligarca en la punta de la lengua. Según su teoría los dirigentes del partido deberían ser todos arribeños o resentidos sociales como él. Los propios militantes hoy reconocen su error de discurso lo cual los honra. No podemos los colorados emplear tales conductas de fieras salvajes o caníbales entre nosotros.

Castigo final: El parlamento se integra con militantes

Dijimos que el atraco del 1 de agosto nos dejó a los tradicionalistas muy dolidos. En ese tiempo yo no actuaba en primera fila de modo que no conozco mucho sus entretelones porque se trataba de una conspiración en la cual participaban connotados dirigentes del partido, que guardaban el secreto celosamente. Pero siempre se filtraban informaciones aunque estas provenían de terceras personas y no pasaban entonces de constituir meros rumores. Por otra parte, Stroessner, para fortalecer políticamente a la Junta y al parlamento surgido con hombres exclusivamente de la militancia, pidió que ingresaran al senado Bacón Duarte Prado y mi padre, Saúl González, entre otros. Pero a pesar de este detalle o rasgo conciliador y por el solo hecho de ser yo tradicionalista activo, finalmente fui defenestrado del SNPP de cuyos entretelones me referiré enseguida.

El tradicionalismo recalienta los motores. Mi destitución del SNPP

A partir de la incorporación efectiva de Luís María Argaña en la segunda quincena de octubre de 1988 la maquinaria tradicionalista comienza a recalentar los motores. Se suceden las concentraciones, una muy grande en Cuidad del Este, en la propiedad de José Papito Ovelar, otra, antes, en Coronel Oviedo. En el Parque Caballero de Asunción se congregaron 80.000 tradicionalistas. En Nueva Italia, en la estancia de Argaña yo participo de otra reunión pero de dirigentes, unos 300 de ellos. Asisten Chaves e Insfrán. Fue el 17 de diciembre. Entre tanto, se estrechaba la relación entre Argaña y el general Andrés Rodríguez. Luego sucede lo previsto, el derrocamiento del General Stroessner.

El 1 de febrero de 1989 a la mañana me llama el Dr. J. Eugenio Jaquet por teléfono y me comunica mi destitución del cargo de director del SNPP y el nombramiento del ingeniero agrónomo Juan Portillo en mi reemplazo. Me pide si yo podría asistir al acto de entrega de cargo en la mañana del día siguiente jueves 2 de febrero a las ocho horas. – Desde luego, así tiene que ser, ministro, le contesto. Inmediatamente después de retirarme del acto les llamo a Nenecho González Insfrán y a Papi Sanabria comunicándoles que por fin estaba libre para trabajar más intensamente. Me invitaron a almorzar ese día 2 de febrero en un restaurante chino ubicado en la calle Brasil y Teniente Fariña. Estaban, además, Samuel Ramírez, Hipólito Mendoza, Ignacio Samaniego, Papito Ovelar, Juan Vicente Caballero y “Letradito” Ibáñez. Nosotros nos manejábamos entonces con la usina de rumores pero nadie se imaginaba lo avanzado de la conspiración. A pesar que muchas personas le informaban a Stroessner, él no daba crédito. En verdad, era difícil suponer un enfrentamiento entre consuegros. Yo les dije a los amigos después del almuerzo que al día siguiente me iría a descansar a la estancia de mi padre pero que me avisaran de cualquier novedad porque el viernes 3 de febrero era feriado. Por la noche del jueves 2 de febrero mi amigo Chiqui Miranda me invita a una cena en su casa en solidaridad por mi despido luego de haber servido a la institución por más de 20 años. Se encontraban Valentín Tito Zaván y otros colaboradores del SNPP. Un encuentro de amigos. – ¿A qué te vas a dedicar ahora Lucho?, me preguntaron. – Voy a ser tropero en la estancia de papá en Villeta, les contesté agregándole el silbido característico de los que abrazan ese oficio. Mucho festejaron mi ocurrencia. Cada silbido mío producía unas sonoras carcajadas. Los muchachos reían y reían hasta que de pronto truenan los cañonazos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: