“Vitalicios hasta la muerte”


Óscar Facundo Ynsfrán fue presidente de la Asamblea Nacional Constituyente del 92. / ABC Color. Dos exconvencionales constituyentes de 1992, Óscar Facundo Ynsfrán y Alcibiades González Delvalle, coincidieron en que los expresidentes deben ser senadores “vitalicios hasta la muerte”.  Hacemos notar que este personaje y Efraín Enríquez Gamón ya no son colorados por haber suscripto la candidatura del obispo libidinoso. No obstante, su expresión senador vitalicio hasta la muerte afecta más al presidente electo, un joven, declarado muerto político a los 50 año en el 2023. Parece que el tiro le salió por la culata pues en lugar de halagar al presidente electo lo condena a la muerte para el año 2023.

Ynsfrán sostenía que los presidentes de la República podrían candidatarse a senadores activos, si es que renunciaban antes al cargo. Sin embargo, gracias a la explicación del exsenador colorado Hugo Estigarribia entendió que su interpretación estaba errada, porque lo hacía desde el punto de vista del derecho privado, cuando que la Constitución es derecho público.

Recordó que en derecho público, lo que no está escrito, está prohibido, mientras que en derecho privado lo que no está escrito, está permitido. “Resulta que la senaduría vitalicia de conformidad con la Constitución es una orden terminante, la palabra ‘serán’, quiere decir que serán senadores vitalicios hasta su muerte, y no admiten renuncia, cosa que yo no tenía en cuenta porque es derecho público, porque soy civilista”, dijo a ABC Cardinal. 

El periodista de ABC Color González Delvalle comentó que no se llegó a discutir en la Constituyente del 92 si un Presidente de la República podía ser senador activo. Sin embargo, “el que fundamentó muy bien fue el colorado Bernardino Cano Radil, donde quedó claramente establecido que lo que se pretendía era que los presidentes elegidos democráticamente, al terminar su mandato, pasen a ser senadores vitalicios”, para que puedan seguir contribuyendo con su experiencia. 

Agregó que el título de senaduría vitalicia es un privilegio que finalmente se puede ejercer o no, pero que tampoco es renunciable, coincidiendo de esa manera con Ynsfrán. Manifestó que el presidente que no quiera ser senador vitalicio, no puede luego candidatarse al cargo de senador activo.

Dos exconvencionales constituyentes de 1992, Óscar Facundo Ynsfrán y Alcibiades González Delvalle, coincidieron en que los expresidentes deben ser senadores “vitalicios hasta la muerte”.

NOTAS RELACIONADAS

Ynsfrán sostenía que los presidentes de la República podrían candidatarse a senadores activos, si es que renunciaban antes al cargo. Sin embargo, gracias a la explicación del exsenador colorado Hugo Estigarribia entendió que su interpretación estaba errada, porque lo hacía desde el punto de vista del derecho privado, cuando que la Constitución es derecho público.

Recordó que en derecho público, lo que no está escrito, está prohibido, mientras que en derecho privado lo que no está escrito, está permitido. “Resulta que la senaduría vitalicia de conformidad con la Constitución es una orden terminante, la palabra ‘serán’, quiere decir que serán senadores vitalicios hasta su muerte, y no admiten renuncia, cosa que yo no tenía en cuenta porque es derecho público, porque soy civilista”, dijo a ABC Cardinal. 

El periodista de ABC Color González Delvalle comentó que no se llegó a discutir en la Constituyente del 92 si un Presidente de la República podía ser senador activo. Sin embargo, “el que fundamentó muy bien fue el colorado Bernardino Cano Radil, donde quedó claramente establecido que lo que se pretendía era que los presidentes elegidos democráticamente, al terminar su mandato, pasen a ser senadores vitalicios”, para que puedan seguir contribuyendo con su experiencia. 

Agregó que el título de senaduría vitalicia es un privilegio que finalmente se puede ejercer o no, pero que tampoco es renunciable, coincidiendo de esa manera con Ynsfrán. Manifestó que el presidente que no quiera ser senador vitalicio, no puede luego candidatarse al cargo de senador activo.

One Response to “Vitalicios hasta la muerte”

  1. Sean o no colorados, lo que importa es su contribución a la interpretación de la CN como miembros de la Constituyente. ¿Qué buscaban con eso de que los expresidentes solo podían ser senadores vitalicios? ¿Buscaban prohibir que sean senadores electos con voz y voto o simplemente premiarles con un cargo honorífico? Esa es la cuestión!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: