LOS MISTERIOS DE LA FE CRISTIANA


Escribe Osvaldo Bergonzi

Estamos viviendo como todos los años una semana santa más. El domingo pasado se festejó la entrada de Jesús de Nazaret a Jerusalén. Una multitud lo aguardaba agitando palmas. Para la mayoría se trataba del Rey de Israel que venía para liberar a su pueblo del yugo romano.

Pero ni bien habló a la multitud expresó que el reinaría en otro mundo, un lugar destinado a los puros. ESTO QUIZÁ EXPLIQUE EL CAMBIO DE ACTITUD DEL PUEBLO JUDÍO Y VOTARAN PORLA SALVACIÓN DE  UN ASESINO COMO BARRABAS.

Por otra parte, su inmensa popularidad causaba tremendos celos en la autoridades religiosas como administrativas de Jerusalén.Y comenzaron a poner en duda sus dichos.

Aprovecharon una noche en que se llevaba a cabo la ultima cena y con la complicidad de uno de sus discípulos, JUDAS  quien lo identificó dándole un beso en la mejilla, lo apresaron.

A su llegada el numeroso público le suplicaba milagros sea por ceguera u otros males. entre ellos se encontraba un Centurión Romano quien tenía postrado de muerte a un leal servidor. Cuando Jesús giró el cuerpo para dirigirse a la casa del Centurión, éste le respondió: “ SEÑOR, YO NO SOY DIGNO QUE ENTRES EN MI CASA MAS UNA PALABRA TUYA BASTARÁ PARA SANANRLO”

Jesús al escuchar esta manifestación tan clara de seguridad expresó: asombrado “ EN VERDAD QUE YO NUNCA HE ESCUCHADO TANTA FE en persona alguna.”

En todas las misas hacia el final durante la eucaristía rezamos los creyentes las palabras del Centurión, un desconocido soldado romano que perdura en el tiempo y que creyó a pie juntillas a JESUS, NUESTRO SEÑOR.

El camino a EMAUS constituye otro gran misterio. Dos apóstoles se dirigen a ese pueblo cuando de pronto aparece junto a ellos un caminante entre los tantos que así se trasladaban de un lugar a otro.

Uno de los apóstoles le dice: ¿Acaso no sabes lo que sucedió en Jerusalén? – Qué sucedió responde el peregrino? – Lo mataron al Mesías, hijo de Dios. La conversación prosiguió y el peregrino dominaba todos los temas que abordaban.

En eso llega la noche y uno de los apóstoles informa que a unas cuadras se halla la casa de su hermana precaviendo que no convenía andar de noche por tales lugares. Acto seguido les propone quedarse y continuar la marcha al otro día. Los dos hombres aceptan.

La hermana los recibe y se prepara para cocinarles una buena comida en tanto los tres se lavaban la manos y se aseaban. Llegado el momento de la cena el peregrino levanta el pan y lo parte. en ese preciso instante aparece el rostro de Jesús de Nazaret y desaparece.

Los dos apóstoles y tanto la hermana quedan asombrados dado que ella vió ingresar a tres y ahora se encontraba con los dos apóstoles. Uno de lellos se dirige al otro diciendo “ACASO NO SENTÍAS COMO VIBRABAN NUESTROS CORAZONES CUANDO ÉL NOS INFORMABA DE LA PALABRA”.

Este pasaje también suele ser recordado durante la comunión lo cual prueba el misterio de nuestra fe. Por qué razón el Centurión creyó sin DUDAR UN INSTANTE, y por qué los apóstoles no lo reconocieron al Señor sino cuando éste partió el pan. Sean estas breves consideraciones para recordar esta semana SANTA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: