Apuntes de la visita de Laje y Márquez


  • Carolina Cuenca León

Nota: Carolina Cuenca aborda un tema muy conflictivo en la actualidad. Particularmente nos referimos a la Ideología de Género, voz hasta hoy no definida. Así como está redactada nuestra constitución nacional  constituye un imposible insertar este concepto que pone en peligro la unión del hombre y la mujer. No obstante, los comentarios de Carolina son muy interesantes resaltando la gran cantidad de público presente en la disertación. Por eso es importante que jóvenes intelectuales paraguayos que se precian de tales deben asistir a estos acontecimientos para estar mejor preparados. Es evidente que hay un atropello internacional en cuanto a la identidad del hombre y la mujer. El fenómeno se reactivó luego de la caída del muro de Berlín como bien destaca la comentarista. Pero podemos quedarnos tranquilos dado que  los convencionales constituyentes cometieron muchos errores, menos en cuanto al Título de la Familia con lo cual establecieron una muralla infranqueable y dudamos que alguien pretenda cambiarla.

Por Carolina Cuenca

El miércoles brindaron conferencias en Paraguay los analistas políticos y escritores Agustín Laje y Nicolás Márquez, autores del ya conocido El libro negro de la nueva izquierda: Ideología de género o subversión cultural, donde explican las relaciones que guarda el feminismo de género o nueva ola del feminismo con el marxismo cultural y la promoción del aborto y de la cultura lgbti.

Yo vengo estudiando el tema desde el año 2010 cuando se publicó el Marco Rector de la Sexualidad en el Ministerio de Educación de aquel entonces y he dado mi opinión al respecto en varias ocasiones. También me interesó la explicación de estos señores.

Sobre la conferencia en el Seminario católico de la calle Kubitschek, donde –en la calurosa siesta del miércoles– se congregaron unas 600 personas para escuchar exponer al politólogo Laje y al abogado Márquez acerca de su análisis sobre la ideología de género, la manipulación del lenguaje y otros temas afines, me llamó la atención el gran interés de un público tan numeroso y diverso en este tema. Por la mañana, los argentinos habían estado también con el presidente y candidatos colorados relacionando el tema con el republicanismo, sistema político a cuyos principios se adhieren.

A mí me parece que ambos encuentros son de lo más interesante que se estuvo dando en materia de debate sociopolítico, tan apagado, reductivo o decadente en los últimos meses de “campañas” electorales.

También considero los numerosos comentarios en las redes, agresivos o no, de gente que leyó o no leyó su obra, que los escuchó o no, como otra cara de la misma expresión de necesidad que vi reflejada en la concurrencia en el Seminario, de debatir más las cuestiones de fondo en las propuestas políticas. Creo que los candidatos deben reconsiderar y revalorizar la inteligencia de sus votantes, sobre todo de los jóvenes, que están hartos de los repertorios repetitivos y aburridos. Hace falta que se interesen también en la opinión de los votantes (muchas veces no publicadas en los grandes medios). Y, a su vez, creo que los votantes debemos salirnos de la pereza o comodidad de seguir las opiniones publicadas para formar nuestra propia opinión acerca de los principios e ideas que sostienen los candidatos y sus colaboradores.

Claro que sabemos que también el deseo de poder y el dinero marcan la agenda de nuestros políticos, y que muchos pisotean sin piedad los principios de sus propios partidos y ni qué decir del pueblo todo, pero siempre valdrá la pena instalar un debate claro sobre las ideas y las ideologías, aunque seamos una mayoría silenciosa la que nos mostremos interesados en su análisis hoy.

No puedo resumir en este espacio todas las anotaciones que hice de las ponencias de los visitantes (existen sitios de internet y redes sociales que los difunden, además del libro mencionado), pero sí algunos tips que evidentemente salen del esquema del pensamiento dominante. Por ejemplo, los disertantes despertaron la curiosidad de la audiencia sobre lo que ocurrió con los pensadores y agentes marxistas luego de la caída del Muro de Berlín y el fin de la Guerra fría en 1989 y de cómo se fueron uniendo en un discurso común militantes de la revolución cultural cuyo sujeto se ha diversificado. Hablaron de temas y conceptos muy actuales y que van cobrando nuevos significados tales como “igualdad”, “identidades”, “inclusión”, “diversidad”, “paridad”, “género”, “hegemonía”…

Estas ideas poco discutidas están en la base de muchos proyectos de ley, de ítems transversales a los documentos que avalan el financiamiento exterior de obras públicas, de políticas que afectan a la vida, la familia, las libertades esenciales y las instituciones democráticas. Por eso, vale la pena resaltar lo positivo de esta visita, irrite o no, a los partidarios de lo políticamente correcto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: