La Visita de la Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional


Rogelio A. Careaga, Ph.D. de la Universidad de Stanford

El país espera el próximo mes la visita de la directora gerente del FMI, Sra. Christine Legarde. Parece, sin embargo, según se lee en un artículo de ABC de unos días atrás, que ya antes de su llegada, la misma ha suscitado temores en algunos círculos locales.

El temor, sospecho, se debe a que la Sra. Legarde querrá conversar sobre la creciente deuda externa del país, y el peligro que representa para el crecimiento sostenido y la estabilidad macroeconómica del país. Pues, es evidente qué si se sigue acumulando deuda al actual ritmo, más temprano que tarde será necesario un ajuste. Es decir que el gobierno entrante tendrá que realizar cortes de gastos sociales, suspensión de todo subsidio y posiblemente aumentar impuestos.

No obstante, en un artículo de ABC del 26 del corriente mes, un vice ministro de Hacienda opina que el temor a la creciente deuda es infundado. Su argumento se basa en que la Ley de Responsabilidad Fiscal limita el nivel de déficit en que puede incurrir el gobierno, pero principalmente en que el porcentaje de deuda con relación al PIB de nuestro país es menor al de los otros países de la región.

No es válido, sin embargo, comparar el nivel de deuda externa del Paraguay con el de otros países con economías y exportaciones mucho más diversificadas. Nuestro país depende principalmente de la exportación de dos productos, soja y carne, para obtener divisas. Claro, también, en forma secundaria, cuenta con los ingresos provenientes de los royalties de Itaipú y de las remesas de paraguayos que residen en el exterior, pero estos no se destinan al ahorro sino al consumo. Por tanto, cualquier caída en los precios o en la producción de la soja o cualquier impedimento a la exportación de carne como, por ejemplo, la actual inhabilitación de cuatro frigoríficos nacionales para enviar carne a Chile, principal mercado para dicho producto, puede disminuir el ingreso de divisas y dificultar el servicio de la deuda externa.

Asimismo, por el lado de las importaciones, el aumento del precio del petróleo, nuestro mayor producto de importación, requerirá mayor cantidad de dólares, disminuyendo así la cantidad disponible para el servicio de la deuda. La solución al problema de la disminución de divisas, por algún tiempo, va a ser la que ya se está usando, emitir nuevos bonos para el pago de deudas anteriores, probablemente a intereses cada vez más altos. Pero este método tiene su límite, y éste lo fijarán los acreedores, quienes insistirán en que el país llegue a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, previamente a cualquier negociación para la concesión de nuevos créditos o extensión del plazo de vencimiento de pagos, conocidos como rollover. El Fondo, como ya sabemos, obligará al gobierno a cortar gastos sociales, congelar salarios de empleados públicos, eliminar subsidios, y a adoptar otras medidas dirigidas a aumentar el ahorro. Cuando esto ocurra, los políticos le echarán la culpa de las privaciones que tendrá que sufrir el pueblo, a las medidas impuestas por el FMI, como si esta institución tuviese algo que ver con las decisiones de nuestros varios gobiernos de endeudarse cada vez más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: