Opositores nuevamente amenazan con no dejar jurar a Cartes

noviembre 5, 2017

  Miguel A. Saguier. Foto: Archivo. Nota: Este anciano de opereta no se cansa de decir disparates. Se aprovecha de la falta de preparación de muchos de sus pares y por ahí penetran sus estupideces. Se emperra en matar políticamente a quienes ostentaron la banda presidencial. Para él Duarte Frutos y Horacio Cartes son cadáveres sin derecho alguno para el futuro. Pero he aquí que nuestra constitución nacional prescribe una norma universal, el derecho de elegir y ser elegido. Esta norma no puede ser derogada por ningún articulito traído de los pelos puesto que cercenaría a la norma universal vigente en nuestra CN. Este personaje debería guardar prisión por haber hecho – por voluntad unilateral – correr la lista de senadores para proclamar Senador a un tal Céspedes basado en una ley derogada (Ley Nº 8 electoral) en desmedro de Duarte Frutos que si fue proclamado en las internas coloradas. Sabe muy bien pero no quiere entender que la condición de senador vitalicio puede ser renunciada y no sucede nada en nuestro ordenamiento. Es falso que, la senaduría vitalicia, por estar consignada en la CN se convierte en norma de derecho público principal. Si los es, pero como norma secundaria. Si se acepta su rebuscado criterio, el de Saguier, se deroga la norma principal, el derecho de elegir y ser elegido. La senaduría vitalicia, con este modo de analizar el derecho, se convertiría en norma principal y derogaría el derecho de elegir y ser elegido convirtiéndolo a éste en una mera disposición accesoria que debe seguir lo que prescribe la principal. Y aquí aflora la malevolencia y la aviesa intención del opinante. Fracasada su vida política dado que aparece cada vez más lejos en la lista de senadores y su ambición presidencial nunca prendió, pretende matar él a los que llegaron al sillón de Solano López. Como esposo fracasó al llevar a su amante en un viaje oficial. Su matrimonio fue disuelto. Su madre bailó con Duarte Vera en época de Stroessner, en el Club Centenario, con un vestido color loro y ambos fueron expulsados. Por ese motivo el entonces jefe de policía afectado, mandó a prisión por una noche a varios miembros de la directiva de dicho club. Por algo los Saguier nunca se asociaron al Centenario, a pesar que su padre, Hermes Saguier, fue uno de sus fundadores. Lamentamos entrar en estos detalles indecentes o poco edificantes. Pero el empecinado personaje nos obliga con sus sandeces, y es necesario, conocer la historia y el paño. Nuestro argumento es de acero y desafiamos a todos los sabios del derecho que contradigan nuestro análisis puramente jurídico.

Lee el resto de esta entrada »
Anuncios