OJO CON LA DEUDA EXTERNA


Por Rogelio A. Careaga, Ph.D. por la Universidad de Stanford.

En vista de que el Proyecto de Presupuesto General del Estado para el año próximo incluye la emisión de bonos externos, cuyo monto fue recortado por el Senado, parece oportuno hacer algunas reflexiones.

La deuda externa ha venido aumentando en forma vertiginosa. Conviene, por ello, señalar algunos riesgos que surgen de seguir emitiendo bonos externos. Se debe tener en cuenta que en el mercado financiero internacional las tasas de interés están subiendo rápidamente. En efecto, la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, anunció en su conferencia del miércoles 14, del corriente mes, un aumento de la tasa de referencia de 0.25%. Asimismo, anunció que es muy probable que dicha tasa aumente, en forma paulatina, tres veces más durante el año 2017. Por tanto, lo que el Paraguay deberá pagar en concepto de interés irá subiendo según lo que decida la Reserva Federal.

El aumento de la tasa de interés, a su vez, impacta negativamente, en forma indirecta, sobre el monto del servicio de la deuda externa. Por lo general, cuando sube la tasa de interés, también sube el valor del dólar en el mercado cambiario internacional. Y eso hace que el tipo de cambio en nuestro país también suba. Por ende, para cumplir con el servicio de la creciente deuda, el Ministerio de Hacienda va a necesitar mayor ingreso, lo cual implica que tendrá que aumentar impuestos y, probablemente, también disminuir el gasto público.

El argumento para seguir emitiendo bonos externos es que sin esos créditos no habrá fondos para realizar los proyectos de infraestructura que con urgencia necesita el país. Pero parece que solo una parte del crédito se destinará a proyectos de infraestructura, y el resto se utilizará para el pago de intereses y amortización de deudas anteriores.

En pocas palabras, recurrir a nuevas emisiones de bonos externos para cumplir con los pagos que requieren los compromisos anteriores, como se propone Hacienda, va a ser cada vez más costoso para el país. Ya pueden imaginarse sobre quién recaerá la carga del recorte del gasto público y del aumento de impuestos.

En la medida de lo posible, sería menos peligroso emitir bonos internos en moneda nacional, y no correr el riesgo de tener que pagar intereses más elevados y exponer al país a variaciones del tipo de cambio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: