PERSECUCIONES, SANCIONES Y EXPULSIONES EN EL PARTIDO COLORADO


Escribe Federico Narváez Arza

El Dr. Bader Rachid Lichi, uno de los Líderes políticos más cultos y más lúcidos del Partido Colorado y quizá de la República, ha expresado, a través de varias entrevistas radiales, una serie de citas de notables pensadores y un análisis profundo del tema que desarrollaremos a continuación.

Dijo Bader: “La Política sin Historia carece de raíces, y la Historia sin Política carece de frutos” como ha escrito el célebre político y diplomático Británico Sir Ivone Kirkpatrick (1897-1964) que sirvió como el Alto Comisionado Británico en Alemania después de la Segunda Guerra Mundial , y como Subsecretario Permanente de Estado de Asuntos Exteriores (el funcionario de más alto rango en el Ministerio de Asuntos Exteriores ). Y esta verdad incontrovertible nos obliga a estudiar, escudriñándola, la historia de la política de nuestro gran Partido Colorado tratando de aprender las lecciones que ella nos enseña. Porque, como lo apuntó muy bien aquel recordado Profesor de Harvard y gran Filósofo del Pragmatismo Norteamericano, George Santayana: “Quienes ignoran la historia se ven condenados a repetirla” (Dominaciones y Potestades. Reflexiones sobre la Libertad, la Sociedad y el Gobierno; p. 237; Editorial Hobbs-Sudamericana; Bs. Aires, 1965), no quisiéramos que se repita ahora que se habló nuevamente de pedir sanciones y expulsiones, en la pasada Convención Partidaria, de quienes no acaten supuestos “mandatos” emanados de ella, pareciéndose a una comedia de enredos, a diferencia de las terribles expulsiones y persecuciones que tuvieron lugar durante el “Gran Cisma” partidario de 19281938 y a la de la pugna entre “Guiones” y “Democráticos” entre 1947 y 1949, lo que nos lleva a recordar una famosa frase de Carlos Marx, que en “El 18 de Brumario de Luis Bonaparte” decía: “La historia pasa dos veces, la primera como tragedia y la segunda como farsa, comedia”. Pero que en nuestro caso, si causa un daño irreparable al Partido dividiéndolo y lo precipita a la derrota en el 2018, derivará otra vez en tragedia.

Al parecer, el resultado inmediato, a corto plazo, que el Oficialismo espera, es inhabilitar a los principales Líderes de la “Disidencia”, que sean recalcitrantes, para poder presentarse como Candidatos del Partido a Cargos Públicos, descabezando así la Oposición al Gobierno y a la “Reelección”. Por eso queremos historiar aquellos desdichados eventos, amén de otros conexos y parecidos, para extraer lecciones, si pudiéramos, en esta etapa crítica de la vida Partidaria y nacional, basándonos en lo expresado por Bader Rachid Lichi.

Durante la primera etapa de Gobiernos Republicanos no hubo expulsiones, aunque algunos lo merecían, como José Segundo Decoud quien a comienzos de la década de 1890, prohijado por su cuñado, el Presidente Juan Gualberto González, intenta lanzar su Candidatura a Presidente de la República, que estalla con fuerza en 1893, y era una ruptura frontal con la “Vieja Guardia”, heredera y mantenedora de los principios que informan históricamente, la línea del Nacionalismo Republicano. Con el enfrentamiento consiguiente, los valores ideológicos se imponen a los políticos. Como obedeciendo a una ley física, los Legionarios se cohesionaron y estrecharon filas en una lucha contra los antiguos y gloriosos soldados del Mariscal-Presidente. Tampoco se expulsó a los “Egusquicistas”, acaudillados por Guillermo de los Ríos (sucesor del ya fallecido Egusquiza) que traicionaron al Gobierno Colorado del Cnel. Escurra colaborando abiertamente con la subversión Liberal-Radical contribuyendo a la caída del Republicanismo, y que en 1906 trataron por todos los medios de separar de la conducción Colorada nada menos que el General Bernardino Caballero, ¡hablando hasta de su expulsión!

La primera expulsión documentada que tenemos es la del Dr. Antonio Sosa, sancionado por la Comisión Directiva de 1912 por haber aceptado Cargo Público del Gobierno Radical, que fue aprobada por aclamación por los Delegados en la Convención del 25 de Noviembre de 1914, pero que luego fue reivindicado con todos los honores, siendo electo como Miembro de la Comisión Central del Partido en la Convención de Junio de 1923, figurando después en el Sector Eleccionista. En la Convención Extraordinaria de Enero de 1925, fue expulsado Don Arsenio López Decoud por haber aceptado, en contra de la prohibición Partidaria, el Cargo de “Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario ante los Gobiernos de Chile, Perú y Bolivia” por el Gobierno Liberal-Radical. Pero estas expulsiones, como vimos y veremos, no sirvieron para nada.

No se registraron más expulsiones hasta el pavoroso cisma de 1927-1938 entre “Eleccionistas y Abstencionistas” respecto a aceptar o no la tímida y débil e imperfecta “apertura” del Gobierno Liberal-Radical de entonces para participar de las Elecciones Nacionales, las primeras desde 1904. No historiaremos las peripecias del cisma en razón de la brevedad y la índole de este estudio sino solamente las expulsiones y otras sanciones para saber si condujeron a algo positivo para el Partido. A través de un famoso Manifiesto los “Abstencionistas”, encabezados por los Dres. Pedro P. Peña y Juan León Mallorquín, revelaron que no sólo tenían una posición fuerte, radical, respecto al papel que debía representar el Partido Nacional Republicano para hacer frente al Gobierno de Eligio Ayala, sino que, además, integraban la corriente “Progresista” del Coloradismo al plantear y luchar por el voto de la mujer y de los paraguayos que vivían en el extranjero. Pero el Directorio Partidario en funciones respondió con una Resolución por la cual se “nombra una Comisión Especial que instruya un proceso a fin de esclarecer y reprimir los hechos de subversión” dentro del Partido. Previamente, la Directiva había solicitado “a los Doctores (Pedro P.) Peña, (Juan León) Mallorquín y otros firmantes del Manifiesto en que se propaga la subversión contra las Autoridades Partidarias, la deposición de esa actitud y pedirles encaucen la propaganda por medios democráticos”. Esto fue seguido por una intimación al Caudillo de Ypacaraí, Don Percio Bécker para que diese una explicación por haber firmado el Manifiesto, a lo que éste respondió, telegrama mediante, que “los Republicanos de esta localidad sostendrán firmemente honrados ideales de su gran jefe Pedro Peña”.

Así las cosas, luego de varios meses de un duelo de Manifiestos y réplicas de ambas partes, las advertencias y amenazas se convirtieron en sanciones siendo las primeras a raíz de las Elecciones Municipales en que la Comisión Parroquial de La Catedral decidió no acatar lo dispuesto por la Circular que contenía instrucciones para elegir a los Candidatos a la Junta Municipal. La Autoridad Política, sin dudar, resuelve “expulsar del seno del Partido Nacional Republicano a los malos correligionarios”. La Resolución de la Comisión Central por la cual “se expulsa del Partido a los señores José A. Pecci, Presidente, y Fortunato Díaz, Secretario, fue adoptada el 20 de Septiembre de 1927 y publicada por el Diario Patria el 2 del mismo mes por “desacato y rebeldía”. El cisma Republicano que en la Convención de 1906 Enrique Solano López pronosticaba como inminente, veinte años después tenía la certificación de “hecho consumado”. Así, pues, con letras de tamaño inusual, Patria informa el 7 de Octubre, acerca de la Resolución tomada por la Comisión Central en su sesión de la noche anterior, que duró cuatro horas, por la cual son expulsados del Partido Colorado Juan León Mallorquín y “otros”. Entre los “otros” se encontraban J. Eulogio Estigarribia, Mayor Barolomé López, Ángel Florentín Peña, Modesto Salinas Rodas, Cayetano Raimondi, Emilio Chilavert, José E. Rojas, Amadeo Ramírez, Juan Ramón González, Leopoldo Arrúa y Ramón Méndez Paiva. El 8 de Octubre Patria coloca nuevamente en página Editorial “la expulsión del segundo Jefe de la abstención, doctor Juan León Mallorquín”. Pero la Comisión Central no se atrevió a expulsar al Líder de los Abstencionistas, cuya ilustre personalidad no tenía, en ese momento, contrapeso en el frente Eleccionista: el Doctor Pedro P. Peña, quien empezó su carrera política al lado del propio General Bernardino Caballero. Unos días después, el Diario Patria hace referencia a una circular del 8 de Octubre en la que se comunica a las diferentes Comisiones Departamentales acerca de las Resoluciones tomadas por la Comisión Central en sus sesiones del 20 de Septiembre y del 1 y 6 de Octubre: “fueron expulsados –reseña– del seno de nuestra Asociación Política a los siguientes correligionarios”, dando la nómina que ya consignamos, a la que se agregaron los nombres de Laureano Colmán, Claudio Bueno, y Manuel Molinas Frutos; siendo muchos otros “suspendidos por el término de un año”. Cayetano Raimondi, primer firmante del Manifiesto de los Obreros Colorados a favor de la abstención, expresa –en una Nota al Presidente del Directorio del Partido– entre otras consideraciones: Me doy por notificado y agradezco el honor que se me dispensa al expulsarme de la agrupación presidida por Vd., porque desde el momento en que en una entidad cualquiera se repudia y condena la libertad de idea, de pensamiento y de crítica, y el sagrado derecho de la defensa previa en juicio, yo estoy demás en ella”. Días después, por Resolución adoptada el 14 de Octubre, la Comisión Central expulsa de las filas de la Asociación Nacional Republicana a los señores: Antonio Fermín Sánchez, Rafael Riviezzi, Silvio Iñurrigarro, y José Tomás Cantero; y por primera vez, desde que comenzaron las expulsiones, la Directiva Republicana realiza consideraciones con fundamentos y alcances doctrinarios, diferenciando el derecho a la crítica del abierto desacato a las decisiones de la Cúpula Partidaria, aunque sin ahondar en las causas que motivaron tales actitudes de parte de los Abstencionistas. Más tarde, y en plena preparación de la campaña electoral para las Elecciones Municipales, el 18 de Noviembre la Comisión Central resolvió expulsar del Partido a los señores Ernesto Filizzola y Dionisio Saucedo, vecinos de Caazapá, y Soriano González, de Carapeguá, por dedicarse a obstaculizar y a realizar toda clase de trabajos tendientes a imposibilitar la realización de los propósitos que informan la organización política de la Asociación”. Posteriormente, argumentando repetidos actos de rebeldía contra la Autoridad de la Comisión Central del Partido desde el mes de Febrero del corriente año, sembrando la anarquía y la discordia entre los correligionarios de Villeta, sustrayendo de las urnas a un considerable número de los mismos y realizando propaganda adversa a la política de este Directorio, con manifiesto e intolerable desconocimiento del respeto que le deben”, por Resolución del 23 de Noviembre de 1927 se suman a la lista de los expulsados Daniel Delgado Rodas, Florentino Arrúa Rodas, Sotero Salinas Rodas y Juan de Rosa González. Se añade que en ocasión de realizarse en la Ciudad de su residencia la Asamblea Partidaria con el objeto de renovar la Comisión Departamental, esas mismas personas, en connivencia con los señores Juan León Mallorquín, Cayetano Raimondi, Eulogio Estigarribia, Emilio Chilavert y demás expulsados del Partido, por aquel motivo organizaron y patrocinaron una reunión clandestina con pretensiones de darle la autoridad de la verdadera Asamblea que, en esas mismas horas y con la Presidencia de la Delegación del Directorio, se realizaba normalmente en la casa del señor Andrés Pereira, local designado a ese efecto con días de anticipación…”. Hasta aquí nuestro relato para no cansar a nuestros amables lectores, sólo cabe acotar que la Convención Extraordinaria de 1928, desarrollada del 8 al 10 de Enero, sólo sirvió para reafirmar que el cisma dentro del Partido Nacional Republicano era un hecho irreversible, porque como resultado de la reunión realizada en la casa del Dr. Pedro P. Peña, se conformó la Comisión Central del Partido Nacional Republicano Abstencionista; en cuya oportunidad se resolvió, además, fundar un Periódico con el nombre de La Opinión.  Este cisma ya declarado e institucionalizado duró hasta 1936 y la unidad Partidaria fue refrendada oficialmente en la Convención de 1938.

Luego de la subida al Poder del Partido Colorado, muy pronto se produjo una terrible y brutal escisión entre dos Movimientos muy fuertes: la fracción del “Guión Rojo” liderada por J. Natalicio González, dura, extremista que no admitía concesiones libertarias a la oposición derrotada en la guerra civil recién acabada ni tampoco “blandura” de la disciplina dentro del Partido; y la fracción de los “Democráticos” encabezada por el “patriarca” Federico Chaves que buscaba la normalización institucional democrática lo más pronto posible. Natalicio llamaba a los Democráticos “los Liberales del Partido” mientras que los Democráticos acusaban a los Guiones de  ser una corriente “nazi-fascista” brutal y dictatorial. Hubo todo tipo de atropellos, empastelamientos de imprentas y atraco de la Convención para elegir al Candidato a Presidente de la República, triunfando efímeramente el “Guionismo” con la elección de Natalicio González a la Primera Magistratura.

Los Líderes Democráticos, encabezados por el doctor Federico Chaves, fueron radiados y expulsados del Partido en sesión extraordinaria en la cual también fueron eyectados, entre otros, Osvaldo Chaves, Mario Mallorquín, Roberto L. Petit, Sabino Augusto Montanaro, Pedro Hugo Peña y Washington Ashwell, muchos de ellos importantes protagonistas del Paraguay de la segunda mitad del siglo veinte. Felipe Molas López, otro de los “complotados”, se valió de sus conexiones para evitar ser inculpado y siguió participando de la política local sin consecuencias por sus acciones.

A pesar de resistir el levantamiento, el nuevo año no mejoró la situación del Gobierno de Natalicio González. Políticos Liberales como Arturo F. Bordón habían propalado en la prensa argentina la versión de un inminente golpe contra González ya el 23 de enero de 1949. El conspirador más conspicuo de la fase de inestabilidad que siguió entre el final de la Guerra Civil de 1947 y el ascenso de Stroessner en 1954, el doctor Felipe Molas López, consiguió articular una alianza entre los Democráticos y el entonces Ministro de Defensa, el General Raimundo Rolón, para remover del cargo a Juan Natalicio González. El Presidente se fugó en el auto del Embajador brasileño Julio Augusto Barboza-Carneiro quien lo asiló en la Embajada donde, según Francisco Doratioto, firmó su renuncia al Cargo de Presidente. Esto ocurrió el 29 de enero de 1949. El factor militar decisivo de la revuelta fue el coronel Adalberto Canata quien cumplió su promesa de conspiración, a diferencia de su anterior intento de remover a los Guiones del Poder.

Al conocerse la caída de González, un simpatizante del bloque de los Democráticos del Partido Colorado fue entrevistado para la United Press. El testigo de la caída de González, anónimo en el reportaje, resumió lo que mucha gente sentía: “ha terminado la era del terror”. Para apuntar seguidamente que ahora los paraguayos refugiados en los países hermanos podrían regresar a su país natal tras varios años de destierro. Precisamente la causa principal defendida por los complotados para remover a González fue que su salida era el precio a pagar para poner fin a la división Partidaria entre Guiones y Democráticos y comenzar una gradual normalización de la república.

El nuevo Gobierno duraría todavía menos. Los representantes del Congreso habían nominado al General Raimundo Rolón como Presidente el 31 de enero de 1949. Esto habría estado bien para el doctor Felipe Molas López de no ser porque los militares terminaron proponiendo la continuidad en el cargo del General Rolón y su nominación para Presidente en el próximo período. Fue durante el Gobierno de Rolón que Felipe Molas López tomó la Presidencia de la Junta de Gobierno reemplazando al guionista Manuel Talavera con lo que le puso fin a la época de los Guiones en el Partido Colorado.

Esto no obstante de poco sirvió para que Molas López le jurara fidelidad a Rolón. Disconforme con el posible nombramiento de Rolón para el próximo período Presidencial, esta vez Molas López demostró la capacidad necesaria para comprometer en la revuelta también al general Emilio Díaz de Vivar, entonces jefe militar de Campo Grande; el Líder Democrático Epifanio Méndez Fleytas y el todavía exiliado coronel Alfredo Stroessner. El nuevo golpe se produjo el 26 de febrero de 1949, poco antes de que se cumpliera el primer mes del nuevo Gobierno.

El Gobierno de Felipe Molas López se vio obligado a llegar a un arreglo sobre el tema de los exiliados políticos. Además del deseo de la propia sociedad paraguaya de hacer las paces con lo ocurrido durante la Guerra Civil, el Gobierno argentino comenzó a presionar por llegar a un acuerdo que permitiese el retorno de los muchos paraguayos que se encontraban viviendo en el vecino país. Algo similar había ocurrido previamente con los paraguayos que vivían en el Estado brasileño de Mato Grosso cuando las autoridades políticas Estatales trataron de crear una colonia agrícola paraguaya en la ciudad de Dourados ante los reclamos de ciudadanos brasileños que pedían la salida de sus vecinos paraguayos.

El Presidente Felipe Molas López fue removido del cargo el 10 de Septiembre de 1949 cuando intentaba hacer un autogolpe, disolución del Congreso mediante, para sacarse de encima a los Democráticos del Partido Colorado y gobernar con su propio grupo de Poder. Molas López había construido su carrera política con alianzas precarias y lealtades efímeras. Tras mantenerse cercano a los Guiones se movilizó sigilosamente hacia el sector de los Democráticos. Cuando sintió que el Poder real estaba en los políticos Democráticos y en sus aliados de las Fuerzas Armadas, Molas López quiso golpear primero para permanecer en el Poder. Al acercarse a los Guiones despertó la desconfianza de sus aliados Democráticos. Liderados por Federico Chaves, se lo sacaron de encima en la primera oportunidad.

Defenestrado por una rápida acción defensiva encabezada por el coronel Alfredo Stroessner, el general Emilio Díaz de Vivar y Epifanio Méndez Fleytas, poco pudo hacer Molas López para combatir los problemas generados por la espiral anárquica en la que se desenvolvía el país.

Así, los Guiones ejercieron su preeminencia en la política paraguaya prácticamente hasta el comienzo de 1949. Recién ahí, cuando perdieron su poder de fuego, subieron los Democráticos liderados por Federico Chaves que eran el ala moderada del Partido Colorado; pero no obstante, los principales Líderes Guiones también fueron expulsados del Partido empezando por Natalicio y sus mas conspicuos seguidores, entre ellos el Dr. Edgar L. Ynsfrán, Víctor Morínigo, y Juan Manuel Frutos (h), entre otros. Los Militares tomaron el Poder de las armas, y con el control de fuego pusieron un Candidato más maleable a sus intereses. Entre 1949 y 1954 la puja se redujo a dos sectores relativamente moderados, ambos originalmente pertenecientes a los Democráticos. La disputa en este caso fue entre el sector oligárquico terrateniente de abolengo Colorado liderado por Federico Chaves, y el bloque populista representado por Epifanio Méndez Fleytas. En un extremo estaba el bloque Democrático tradicional que buscaba explotar el oportunismo de las relaciones internacionales manteniendo el modelo liberalizante-conservador pero con un cierto maquillaje de preocupación por los problemas del campo. Del otro lado estaba Epifanio Méndez Fleytas que en su aventura de transformación radical se apoyaba en el Presidente argentino Juan Domingo Perón, si bien su propuesta fue más retórica que práctica. De todas maneras, en los papeles las dos propuestas carecían de sensatez política. Ubicándose, al menos al nivel discursivo, equidistante entre estos dos extremos surgió la propuesta militar encabezada por Alfredo Stroessner.

Su propuesta de cambio mezclaba de forma oportunista la estabilidad de la tradición Conservadora de la sociedad paraguaya con la expectativa de modernización que sacudía a la región todavía sin efecto en el Paraguay de 1954. A eso viene la referencia necesaria con relación al homenaje que se hizo al Presidente electo en la ciudad de Paraguarí en julio de 1954. La mezcla de campesinos, jinetes, aviones, historia y nacionalismo conformó la receta propuesta por Alfredo Stroessner para convertirse en el Presidente de la modernización conservadora.

Visto con la ventaja del paso del tiempo, se descubre con cierta espontaneidad la aceptación de la opción Stroessner a mediados de 1954. Como se ilustró en la última parte, hubo un cierto catastrofismo apocalíptico en su ascenso al Poder que fue interpretado como algo inevitable a través de las generaciones posteriores creadas al influjo del Gobierno stronista. Así a principios de 1954 se veía que la economía pasaba por un momento pésimo. El latifundio improductivo, el agotamiento de la producción minifundiaria que hizo necesario importar alimentos básicos, la caída de las explotaciones agropecuarias y forestales de exportación que agotó al fisco terminó cerrando un largo ciclo de crecimiento negativo que poco podía hacer para satisfacer los requerimientos del crecimiento demográfico del país.

La situación política tampoco era prometedora. Ocho Presidentes en menos de siete años hacían del récord de los Colorados en el Poder poco o nada diferente del anarquismo Liberal al que tanto criticaron. Una guerra civil que había sido tan costosa como todas las guerras civiles del período Liberal, una condición de guerra civil que se extendió por lo menos hasta 1949 y la secuencia de cuartelazos y Golpes de Estado dejaron a las Fuerzas Armadas en su peor momento desde antes de la Guerra del Chaco. La promesa de paz y orden, como le gustaba plantear al Gobierno de Stroessner, seducía por igual a políticos y militares que buscaban un retorno a la estabilidad. Con Stroessner también tuvo lugar el famoso “Reencuentro Partidario” de 1955, por el cual se limaron las asperezas, se levantaron todas las expulsiones y hubo una aparente unidad partidaria que no habría de durar mucho. La marginación y exilio de Epifanio Méndez Fleytas y su grupo, más la huelga general obrera marcaron el comienzo de una nueva ruptura.

No obstante el desenlace negativo de la huelga general de Agosto/Septiembre de 1958 y la intervención de la Central Sindical, las presiones por la democratización se incrementaron desde comienzos de 1959. la dinámica actividad de los opositores en el Río de la Plata influyó fuertemente en algunas corrientes internas del Partido Colorado, dentro del país, quienes el 12 de marzo de 1959 elevaron una nota al Gobierno, solicitando la más amplia apertura política.

La nota llamada “de los 17” por el número de firmantes, era de responsabilidad de Miembros de la Junta de Gobierno del Partido Colorado y de algunos Parlamentarios. El debate quedó abierto, pues los integrantes de la “línea dura” imputaban a los “Chavistas” la iniciativa y les sacaban trapos sucios, como ser el hecho de haber gobernado durante 5 años, entre 1949 y 1954, y no haber democratizado.

Pero pese a que se consideraba “precipitada” la propuesta, la misma fue aprobada. Quedaba evidenciado, de hecho, que la unidad promovida en el marco del “Reencuentro” de Octubre de 1955 no era sólida. Además de estar excluido el “Epifanismo”, otras corrientes se sumaron a los cuestionamientos con creciente radicalidad. Así, solamente para citar a algunos prominentes dirigentes, la iniciativa aperturista tuvo el respaldo de José Zacarías Arza y Osvaldo Chaves.

La osada propuesta dividió aguas al interior del Partido Colorado, alineándose la mayoría de los “Chavistas” y los principales referentes “Guiones” con el oficialismo, a los que se enfrentaron, además del grupo “de los 17”, los “zacariistas”, los “epifanistas” y los “verticalistas”, sector liderado por Waldino Ramón Lovera, en el que militaban, entre otros, Enrique Riera y Miguel Ángel González Casablanca quienes más tarde serían también expulsados del Partido Colorado.

No obstante, se decidió la apertura y se levantó el Estado de Sitio, inaugurando las sesiones de la Cámara de Representantes Stroessner, el 1° de abril de 1959, con un discurso en que se anunció claramente la libertad política “sin condescendencias ni debilidades”.

Si bien el discurso de Stroessner agradó a algunos, como a J. Natalicio González, en México, lo cierto es que fue considerado “duro” por el grupo “de los 17”, que esperaba que el levantamiento del Estado de Sitio se acompañe con medidas como la destitución del Ministro del Interior, Edgar L. Ynsfrán, y de Ramón Duarte Vera, Jefe de Policía.

La tensión fue en aumento y el componente explosivo de la crisis aportó una inesperada medida gubernamental de aumento de pasajes, que lanzó a miles de jóvenes a la calle para protestar.

El sector liderado por Waldino Ramón Lovera: los “verticales”, y el Comité Central de la Juventud Colorada, influyeron en la “Declaración N° 2” de la Cámara de Representantes, que exhortaba al Poder Ejecutivo a revisar la medida del aumento de pasajes.

A la declaración de la Cámara de Representantes se sumó la convocatoria de la Juventud Colorada a un acto de repudio. El mitin se realizó en la Plaza Italia, fue masivo y las fuerzas policiales reprimieron con saña.

Las movilizaciones se sucedieron unas tras otras, acompañadas de fuertes represiones. Los Dirigentes juveniles pedían abiertamente la destitución de Ynsfrán y de Duarte Vera, señalados como los principales responsables de las represiones.

La respuesta de Alfredo Stroessner resultó contundente. El 29 de mayo de 1959 dictó el Decreto N° 4.846 por el que se estableció de nuevo el “Estado de Sitio”, y ordenó la detención de varios Dirigentes Colorados, señalados como los principales responsables de las movilizaciones. Ese mismo día, por Decreto N° 4.845, el Presidente disolvió la Cámara de Representantes.

El 2 de junio el Ministro del Interior, Edgar L. Ynsfrán presentó un informe sobre el “movimiento desestabilizador”, que tuvo el respaldo del Partido Colorado, y el 3, al día siguiente, Tomás Romero Pereira se pronunció contra “correligionarios que persistían en no incorporarse con franqueza en la corriente de la unidad”.

Días después, el Comité Central de la Juventud Colorada instaló un “cabildo abierto” frente a la Facultad de Derecho y la represión adoptó perfiles salvajes inéditos. Sin ambigüedades, la Juventud Colorada enfatizaba que se había instalado plenamente una Dictadura en el país, señalando como principales responsables a cuatro personas: Alfredo Stroessner, Tomás Romero Pereira, Edgar L. Ynsfrán y Ramón Duarte Vera.

Entre Agosto de 1958, en que se diera la huelga general, y Junio de 1959, en que se controlara por completo el movimiento aperturista Colorado, entonces, el Stronismo dio un salto en el sentido de su consolidación como régimen excluyente y cerrado; violento y represivo.

Los principales protagonistas de los sucesos fueron Colorados, en ambas jornadas. Se procedió a la prisión y el destierro de centenares; se clausuró la Cámara de Representantes; en fin, se domesticó por completo al Partido, dejando definitivamente fuera del proceso a quienes aspirasen y estimulasen cualquier propuesta de desarrollo democrático independiente del Ejecutivo.

Otra escisión importante fue la protagonizada, a principios de la década del ’80, por “Militantes” y “Tradicionalistas” que por ser muy conocida obviaremos describirla pero que no produjo expulsiones porque antes de que ocurriera, como estaba previsto, advino el Golpe Militar que desalojó del Poder al Gral. Stroessner y acabó con la corriente “Militante”.

Las últimas expulsiones del Partido Colorado –también sin consecuencias pues pronto los involucrados se reintegraron a la vida partidaria– fueron las de Ángel Roberto Seifart, Miguel Ángel Gonzáles Casabianca y Juan Bautista Ibáñez, a raíz de los sucesos del “Marzo Paraguayo” con la caída del Gobierno de Raúl Cubas y la corriente “Oviedista”, algo muy conocido también por lo reciente.

En suma, de todo lo descripto podemos extraer la lección histórica de que las “Expulsiones” dentro del Partido Colorado, nunca sirvieron para nada positivo y solamente provocaron, daño, desorden y rencillas que entorpecieron tremendamente la marcha de nuestro Partido hacia su destino histórico. Es por eso que las Lecciones de la Historia”, como nos enseñan los grandes historiadores universales: Will Durant y Arnold Toynbee no debemos soslayarlas y menos olvidarlas para no caer en el desván de los carruajes desquiciados de la vida.

    BIBLIOGRAFÍA

1)Aníbal Saucedo Rodas: “La Línea Histórica del Partido Nacional Republicano”; Asunción, 2009.

2)Ibídem: “El Gran Cisma de 1927”; Asunción, 2011.

3)Leandro Prieto Yegros: “Enciclopedia Republicana”; Asunción, 1983.

4)Ibídem: Colorados al Poder”; Asunción, 1993.

5)Carlos Gómez Florentín: “1954: El Contexto Histórico”, Cap. II, Los Guiones Rojos en el Palacio; Asunción, 2014.

6)Roberto Paredes: “Stroessner y el Stronismo”; Asunción, 2011.

7)Archivo Nacional.

8)Archivo de la Junta de Gobierno del Partido Colorado.

 FE DE ERRATAS

Habiéndose producido algunos errores y omisiones en el lista de expulsados tanto por los Guiones como después por los Democráticos, aquí hacemos la salvedad correspondiente:

Los Líderes Democráticos, encabezados por el doctor Federico Chaves, fueron radiados y expulsados del Partido en sesión extraordinaria del 18 de Noviembre de 1947 en la cual también fueron eyectados, entre otros, Osvaldo Chaves, J. Bernardino Gorostiaga, J. Eulogio Estigarribia, Mario Mallorquín, Roberto L. Petit, Sabino Augusto Montanaro, y Washington Ashwell.

 

Los principales Líderes Guiones también fueron expulsados del Partido por la Convención Nacional del 17 de Abril de 1950,  empezando por Natalicio y sus más conspicuos seguidores, entre ellos el Dr. Edgar L. Ynsfrán, Víctor Morínigo, Mario Ferrario, Manuel Gadea, Leandro Prieto y Odón Frutos.

 

 

Anuncios

5 respuestas a PERSECUCIONES, SANCIONES Y EXPULSIONES EN EL PARTIDO COLORADO

  1. Realmente magnífico. Muchísimas gracias maestro.

  2. Excelente resumen doctor Narváez. Napoleón Bonaparte ya decía en su oportunidad quien desconoce la historia está condenado a repetirla.También agregaría, que segundas partes nunca fueron buenas. Fraternalmente, Juan

  3. QUERIDO FEDERICO,

    GENIAL TU LUZ.
    SÓLO CONCÉNTRATE EN ESTO, YA QUE NO HAY TIEMPO, PORQUE COMO NUNCA, HACE FALTA UN FARO,
    PARA ESTA TORMENTOSA NOCHE EN QUE NOS MOVEMOS.

  4. Comentario enviado por el Senador Juan Carlos Galaverna al autor de este Artículo y que me honra mucho:

    “Realmente magnífico. Muchísimas gracias maestro.”

    Enviado desde mi iPad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: