Colombia todavía puede lograr la paz


Escribe: Anselmo Ayala Álvarez. PHD por la Universidad de Gottingen, Alemania

Aunque tengo mis dudas de que el Director-Propietario del EL COLORADO lo publique, envío este Artículo que quiere ser un testimonio de un Colorado HUMANISTA y PACIFISTA frente al escrito del Dr. Osvaldo Bergonzi al respecto que habla de “Una lección a un mundo idiotizado” y, alborozado, dice textualmente que con este resultado la paz se cierra para los colombianos”(sic), es decir: “la paz se cierra y se reabre la guerra”.

Por estrecho margen se impuso el NO a los acuerdos de paz entre el Gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC EP. El resultado del Plebiscito tiene varias lecturas simultáneas, que abordaremos a continuación:

1) Las víctimas votaron por el SI. En aquellos lugares donde más fuerte se ha sentido el conflicto armado que vive Colombia hace más de cinco décadas, el SI tuvo una destacada performance electoral. En Bojayá, Chocó, se impuso por 96% a 4%. En Caloto, Cauca, 73% a 27%. En San Vicente del Caguán, Caquetá, por 63% a 37%. En Miraflores, Guavire, 85% a 15%. Y así podríamos seguir enumerando. Los grandes centros urbanos, como Medellín y Bucaramanga, optaron por encabezar la votación del NO, que igualmente tuvo un resultado adverso en la capital Bogotá.

2) Uribe y Pastrana ganaron con una campaña de prejuicios y tergiversaciones. Una y otra vez venimos afirmando que la asimetría comunicacional a favor de los sectores Neoliberales es bien evidente en nuestras sociedades. Y en estos momentos se siente con más fuerza. El guerrerista Uribe ideó algunos eslóganes que, a fuerza de repetición, calaron hondo en un sector medio-urbano de la población colombiana: “No le entreguemos el país a las FARC” y “Colombia no puede convertirse en Venezuela”. Inocularon miedo con el día después de la votación, amparados en un conglomerado mediático que permitió una divulgación transversal de esos preconceptos. El ex-Mandatario Uribe no pudo ganar la guerra y ahora está empeñado en no dejar hacer la paz.

3) La abstención favoreció al NO. Las reglas de la democracia liberal no lograron resolver un conflicto político que dura más de seis décadas. Solo un 18% de la población habilitada para votar decidió el destino de esta disputa: 6.430.911 personas votaron NO de un total de 34.899.945. La mayoría de la población no fue a votar: el 63% del pueblo colombiano no acudió a las urnas. Algo que no es de extrañar en la reciente historia política del país. En el año 2014, en la cita Presidencial pasada, la abstención fue del 60%; en el año 2010, del 56%; en los años 2002 y 2006 cuando fue electo y reelecto Álvaro Uribe, el dato fue muy parecido: casi 60%. En la pasada convocatoria a la Asamblea Constituyente de 1991, la abstención llegó hasta el 78%. Con datos en la mano, la baja participación electoral es una constante en Colombia. A más de la mitad de la población no le interesa ir a votar. En Colombia, la exclusión histórica ha sido de tal magnitud que excluyó a las mayorías de la vida política. Dejaron de creer en las urnas como juego para resolver los problemas. Las encuestas de las últimas semanas, a diferencia de las aparecidas meses atrás, hablaban de un voto mayoritario a favor del SI. Es de presuponer, entonces, que un sector que manifestaba su apoyo al acuerdo no fue a votar pensando que el resultado ya estaba encaminado, consolidado. Cierto triunfalismo prematuro, visto y considerando los extensos apoyos internacionales al acuerdo de paz, que daba sentado que era evidente que el SI se impondría. Los sectores Conservadores-Neoliberales, en cambio, movilizaron todas sus estructuras a la hora de la votación, especialmente en los grandes centros urbanos. Ahí estuvo la diferencia: la Derecha capitalizó la abstención, que en términos estadísticos no fue diferente a la media en elecciones Presidenciales.

4) Pese al NO, madurez política en las declaraciones tanto de Santos como de las FARC EP. Si Uribe esperaba que, tras los resultados adversos, alguno de los principales promotores del SI comience una escalada discursiva, se equivocó. “Al pueblo colombiano que sueña con la paz, que cuente con nosotros”, sintetizaron las FARC en un comunicado leído por Timochenko desde La Habana. Juan Manuel Santos, amén de convocar a todos los sectores políticos del país al palacio de Nariño, envió a Cuba a sus jefes negociadores y sentenció que “no nos vamos a rendir. Vamos a seguir buscando la paz. Y la vamos a conseguir con más fortaleza”. Ambos ratificaron que el cese bilateral al fuego sigue vigente.

5) ¿Asamblea Nacional Constituyente? El rechazo al acuerdo abre paso a otra vía que nunca fue descartada por las FARC EP: la Asamblea Nacional Constituyente. La defensora de DD.HH. y exSenadora colombiana, Piedad Córdoba Ruiz, la pidió al conocer los resultados. A Santos le vendría a tono con su idea de convocar a un gran diálogo nacional tras la elección. ¿Qué dirá el “Uribismo” al respecto? ¿Aceptará la idea de una Constituyente en caso de que también se integre allí la discusión sobre la Justicia, eje exigido por ese sector?                          .
El NO en Colombia deja diversas inquietudes, pero también algunas certezas. La madurez política de los actores implicados en el acuerdo de paz es una luz en medio de la oscuridad, que incluso hace que el propio Uribe no pueda salir exultante ante el veredicto de las urnas. Los próximos días (y semanas) serán claves para ver cómo se encarrila la búsqueda de poner fin al conflicto armado más largo que aún tiene nuestro continente. Colombia todavía puede lograr la paz.

Anuncios

3 Responses to Colombia todavía puede lograr la paz

  1. Respetado y apreciado Dr. Bergonzi: Le agradezco extraordinariamente que haya publicado mi Artículo donde en cierta forma lo criticaba a Ud., lo que revela que es un verdadero caballero y demócrata cabal, acorde con su rico historial de luchador por la libertad. Seguiré colaborando con el prestigioso periódico EL COLORADO, con mis Artículos, tal vez divergiendo en algunas cuestiones, pero pienso que ello enriquecerá el debate ideológico y dará más interés a la lectura de su prestigioso periódico. Sinceramente suyo, le saludo con admiración y estima.

  2. osvaldobergonzi dice:

    Anselmo: Ojala que para fin de año llegan a los ajustes que permitan la paz definitiva en Colombia sin desmedro de ninguna de las partes. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: