CONTRAER DEUDA EXTERNA ES CEDER SOBERANÍA.


Rogelio A. Careaga, Ph.D. en economía por la Universidad de Stanford.

El monto de la deuda pública como porcentaje del PIB, que las autoridades dicen es relativamente bajo comparado con la de nuestros vecinos, no es la medida más relevante para determinar la capacidad de endeudamiento de un país. Si la deuda es en dólares o en euros o en cualquier otra moneda que no sea la nuestra, la medida más relevante es la capacidad de nuestro país de ingresar divisas a través de sus exportaciones.

El ingreso debe ser superior a lo que se gasta en importaciones, de lo contrario las alternativas son el ajuste de cinturón o nueva deuda para pagar las que vencen. Pero la capacidad de contraer nuevas deudas para el pago de las anteriores, tiene su límite, como lo descubrieron varios países vecinos, y cuyo ejemplo más resaltante es la experiencia de la Argentina en la década de 1990.

La economía del Paraguay no es diversificada, el ingreso de divisas depende de la exportación de soja, carne y otros granos. Los precios de esto productos, denominados “commodities”, varían significativamente en el mercado internacional, y sobre los mismos el Paraguay no tiene ningún control. Una importante caída reduce sustancialmente el ingreso de divisas. Si, a su vez, el volumen de la producción disminuye debido a condiciones climáticas adversas y coincide con una caída de precios en el mercado internacional, el impacto sobre la entrada de divisas es doblemente negativo.

Es cierto que otra fuente de ingreso es la exportación de energía eléctrica, principalmente al Brasil. Pero hay que recordar que, a la vez que exportamos una forma de energía, importamos otra, el petróleo y sus derivados. La importación de estos productos representa una de las mayores salidas de divisas. Actualmente, los precios de esos productos

están a niveles históricamente bajos, pero no existe garantía alguna de que seguirán a esos niveles.

También es importante resaltar que, aunque actualmente las tasas de interés para préstamos a países emergentes están bajísimas, es poco probable que se mantengan bajas cuando llegue el momento de renegociar la deuda. Además, para la renegociación los acreedores exigen tasas de intereses más altas y condiciones más restrictivas

Así pues, es poco prudente endeudar al país en el exterior, más allá de lo absolutamente necesario, sin tener en cuenta que las condiciones internas y externas que ahora son favorables, con seguridad van a cambiar en el corto o mediano plazo.

Es preciso tener siempre presente que el endeudamiento excesivo equivale a ceder soberanía. Los acreedores a través del Club de París, del Fondo Monetario Internacional y de otras instituciones multilaterales imponen condiciones a los países que no pueden pagar su deuda. Los presionan para que vendan sus empresas estatales a inversionistas de otros países y para que disminuyan los gastos sociales.

Lamentablemente, tanto quienes están y estuvieron al frente del Ministerio de Hacienda, como también los congresistas de turno, de los varios partidos, le han tomado el gusto a endeudar al país y a seguir con el despilfarro.

El pueblo debe exigir explicaciones a sus representantes sobre porqué y para qué se pretende endeudar al país. Asimismo, debe exigir un control estricto sobre el destino de los fondos y que la Controlaría General del Estado haga su trabajo a tiempo y sin retraso y publique, sin demora, el resultado de las auditorías. De no existir transparencia, cabal justificación para contraer deuda externa, y estricto control sobre el uso del dinero, el pueblo debe poner freno a esta nueva y cómoda costumbre de las autoridades. Pues, será el ciudadano común quién habrá de pagar las consecuencias de todo endeudamiento improductivo.

Anuncios

Una respuesta a CONTRAER DEUDA EXTERNA ES CEDER SOBERANÍA.

  1. Odon Frutos dice:

    Señor Director
    Dr. Careaga

    La presentaciòn sigue la linea de excelencia a la que nos tiene acostumbrados el Dr Careaga.

    Otro motivo de concernimiento debiera ser el monto del dèficit fiscal anticipado para el 2017, de aproximadamente U$S 450 MILLONES.

    Esta suma equivale al, en numeros redondos., 75% de lo asignado a Salud y otro tanto a Educaciòn.

    El mamotreto de presupuesto 2017, pergeñado por quienes ignorando olimpicamente lo establecido por la Ley de Responsabilidad Fiscal asignan un porcentaje cuasi criminal a gastos fijos en una cabriola definitivamente clientelista, presentan declaraciones rimbombantes tendientes a fortalecer la imagen de una prosperidad que para quienes saben sumar y restar es claramente ilusoria.

    La Deuda Publica equivaldrà en el 2017, si se ubican los titulos publicos anunciados, a aproximadamente el 34% de un PIB que depende, en gran medida de dos factores no sujetos a control por parte del gobierno: Las condiciones climàticas que determinan el rendimiento obtenido en las unidades de produccion agricola-ganaderas y los precios internacionales para éstos.

    No siempre el desmanejo de la res publica afecta a los contemporaneos de los despilfarradores. Lo usual es que afecten las condiciones de vida de las generaciones futuras.

    Atentamlente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: