SOCRATES BEBIÓ LA CICUTA (VENENO) ORDENADA POR UN JUEZ A PESAR DE SABERSE INOCENTE


Socrates Louvre.jpg

                SOCRATES

Escribe Osvaldo Bergonzi

A muchos orondos atenienses les disgustaba la nueva postura que tomó Sócrates frente al Estado ateniense y la religión establecida, principalmente en contra de las creencias metafísicas de Sócrates, que planteaban una existencia etérea sin el consentimiento de ningún dios como figura explícita. Fue acusado en el 399 a. C. de despreciar a los dioses y corromper la moral de la juventud, alejándola de los principios de la democracia.

Esto sucedía a principios de 399 AC. La democracia fue considerada por él y su discípulo Platón y más tarde por Aristóteles, un gigante de la filosofía,  una forma impura de gobierno sujeta a decisiones de claques. A tal extremo llegó esta crítica que en menos de 200 años desapareció de Grecia.

El debate duró más de 2.000 años hasta que un estadista inglés, Winston Churchill, respondió a la pregunta si él consideraba a la democracia como impura, respondió: – Es el menor de todos  los males, es decir, la consideró un mal pero el menor de todos.

En este caso el acto de Sócrates de beber el veneno a pesar del rechazo de sus discípulos y de él por saberse inocente obedece a la realidad de un estado organizado políticamente y con imperio para juzgar y hacer cumplir las leyes por más injustas que éstas fueren.

Lo hechos señalados fueron algunas de las reflexiones del famoso filósofo en el sentido que si los ciudadanos no cumplen con las decisiones de los magistrados, el hombre regresa al Estado de Naturaleza. En consecuencia, recupera su libertad plena con derecho de matar a sus vecinos así como estos a él.

Por eso nace el Estado como una necesidad de acatamiento a una autoridad que proteja  vidas y  bienes. Esa autoridad puede tener sus fallas. Pero igual  debe acatársela pues de lo contrario sobrevendrá una anarquía de todos contra todos.

Pergeñamos estos pensamientos debido a los bochornosos hechos recientemente sucedidos en Ciudad del este en que un sujeto con título de abogado se insubordinó ante una autoridad judicial y hasta defecó en el despacho de un juez. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: