BREVIARIO COLORADO (1)


Por Osvaldo bergonzi

El panorama político partidario no tiene pronóstico en la actualidad. La lucha por el poder en la ANR viene desde el mismo momento en que el general Bernardino Caballero abandonó el escenario luego del asesinato de su sobrino, doctor Facundo Ynsfran en 1902, y un año antes, el fallecimiento de su brazo derecho y compañero en las duras desde 1864 hasta 1870 y siguientes años, el coronel Juan Crisóstomo Centurión. A partir de ahí comienza la decadencia en materia de liderazgo. A pesar que a principio de 1912 había sobrados motivos para recuperar el poder.

Pero el sorpresivo ataque cardiaco al viejo roble de 100 batallas puso fin a la última intentona. La presidencia efímera de Pedro Pablo Peña (1912) no pasó a mayores dado que nadie podía ocupar el lugar de un líder bendecido por el destino como lo fue el bien llamado Centauro de Ybycuí.

Luego vino una larga llanura con sus quiebres y requiebres. El colorado, en adelante,  pasó a llamarse matón, forajido, paniaguado, ignorante, entre un sinnúmero de remoquetes peyorativos. La nueva aristocracia venida de Buenos Aires imponía sus modos y costumbres. Comienza la época de los señoritos de smoking y Jaquet del Petit Boulevard de  la calle Palma entre Alberdi y 14 de Mayo.

Sin embargo, en filas coloradas militaban notables ciudadanos que hicieron honor a nuestra historia como Antolin Irala, Igncio A. Pane, Fulgencio R. Moreno, por citar solo a algunos. En tanto Ricardo Brugada se convierte en el abogado de los pobres. Los residentes de la Chacarita no lo olvidaron nunca e impulsaron su nombre para el nombre de su barrio. Manuel Domínguez y Arsenio López Decoud quedaron en el camino.

Pero brillaron con luz propia en términos culturales aunque ya no más partidarios a pesar del perdón de Bernardino Caballero por la traición de 1904 en que el vicepresidente Manuel Domínguez se pasa a la revolución liberal.

A partir de su caída, El Partido Colorado, con sus primeras espadas ya nombradas, se enfrasca en una lucha sin cuartel contra el comunismo ateo que aun no había copado a la Rusia de los Zares aunque a punto estaba. Se constituyen los colorados en un bastión anti comunista, en tanto los liberales inician una era de golpes, asonadas, batallas campales y revoluciones sangrientas en un país despoblado de hombres. ¡Vaya paradoja! En las fotografías de los traspasos presidenciales entre gallos y medianoche se puede observar a los presidentes y sus ministros vestidos de Frac en tanto a su alrededor se observa a gente descalza, desaseada y mal vestida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: