EN DEFENSA DEL PARTIDO


Escribe Federico Narváez Arza

El Director de “EL COLORADO”,  Dr. Osvaldo Bergonzi, ha sido criticado por algunos lectores por “no cumplir con lo anunciado de acompañar al Gobierno actual solamente hasta el final del 2015”. El mismo se ha defendido argumentando que  si se ataca al Gobierno hasta el extremo, probablemente éste no podrá conseguir que el Partido Colorado gane las elecciones del 2018 siendo arrastrado a una nueva llanura por la caída del Gobierno. Tal vez el Dr. Bergonzi tenga en gran parte razón. La cuestión estriba en “calafatear” el barco gubernamental con un apoyo crítico constructivo antes que hundirlo en el “mar de los sargazos” que  es la dimensión donde van las cosas perdidas.

El Gobierno del Presidente Cartes está bajo el fuego graneado de muchas críticas, tanto dentro del mismo Partido Colorado y, ni qué decir, de la Oposición. Pero queremos aclarar que, respecto a las críticas de los Colorados –si bien algunas justificadas– hay que andar con mucho tiento y no llevarlas al extremo de “hundir el barco” del Gobierno pues eso llevaría indefectiblemente al Partido Colorado nuevamente a la llanura de donde nos costó tanto sacrificio salir. La prudencia, madre de la sabiduría, nos aconseja la moderación y templanza sin las cuales no se ha visto nunca perfecta cosa alguna en la experiencia histórica. Se debe evitar la virulencia de la “oposición interna” que de seguir “in crescendo” produciría la –tantas veces comprobada– división y derrota.

       Todos los Colorados en particular estamos expectantes por ver si nuestros representantes muestran la entereza y determinación, a la hora de defender los postulados de la doctrina y la ideología del Partido, que tuvieron los Próceres Partidarios en crearla con energía, honradez, patriotismo y sacrificio personal. Y el Gobierno, electo por el Pueblo Colorado con más de 1.200.000 votos, elevándose desde la postración de la llanura, debe demostrar ahora su espíritu nacionalista y patriota; como lo expresara uno de nuestros próceres partidarios, Telémaco Silvera, en la Convención del 25 de Noviembre de 1918:

…la fuerza de nuestro Partido descansa en el vigor de su tradición eminentemente popular… y, por encima de todo, en el poder incontrastable del espíritu nacionalista, de ese mágico poder que, como un ósculo de amor de nuestros mayores, ha hecho de nuestro credo el culto mismo de la patria. En el Nacionalismo, sobre todo, es donde se encierra cuanto hay de más sagrado en el crisol de nuestra evolución. Pero en el Nacionalismo de raza, no en el Nacionalismo de salón; del pueblo todo, sin desmembramientos, del Pueblo que fue y del que es, del que conquistó y defendió los fueros de la Patria y del que hoy recoge y se escuda en esos fueros…

La responsabilidad histórica no es solo del Gobierno, sino de todo el pueblo Colorado y su Partido… El gran Partido Nacional Republicano que es todavía, a pesar de algunos desaciertos, un “haber colosal” de nuestra Patria y “una promesa inestimable para el futuro”. Tal es la dialéctica del proceso histórico, que el Coloradismo, aún en sus horas más difíciles, ha producido los Jefes de mayor visión y valor y ha dado la espalda a aquellos Dirigentes torpes y serviles. Pero los Dirigentes pasan… y el Partido queda. Por eso, los Colorados debemos seguir trabajando por la renovación partidaria y debemos jugarlo todo al impulso orgánico, profundo e irreprimible de las masas republicanas de liberarse del “mini-colonialismo” a que nos tienen sometidos nuestra poderosa Oligarquía.

        Esta tarea fundamental de nuestra época no ha cambiado, por la simple razón de que no se ha resuelto… y los Colorados no tenemos el menor derecho –a no ser que la desilusión y la fatiga sean consideradas “derechos”– a extraer la conclusión de que el Coloradismo ha desaprovechado sus posibilidades históricas y debe renunciar a todas sus aspiraciones y resignarse… Treinta o cuarenta años en la balanza de la Historia, cuando se trata de los cambios más profundos en los sistemas económicos y políticos que afectan la soberanía, la justicia social y el bienestar, pesan menos que una hora en la vida de un hombre: Y ¿de qué sirve el individuo que, a causa de los reveses sufridos en una hora o un día, renuncia a un propósito que se ha fijado sobre la base de toda la experiencia de su vida?

       Por eso, “poner una cruz” sobre el Partido Colorado y su Gobierno a causa de alguna “recaída episódica” en una orientación errada y perder así toda perspectiva histórica, sería imperdonable. Porque, por el momento, solamente el Coloradismo tiene dentro de sí la estructura socioeconómica para una Democracia Social renacida y el espíritu Nacionalista que requiere la hora; y ESTO DEBE DEFENDERSE. ¿Y qué defendemos nosotros?: la Soberanía de la Patria y el Poder del Partido. Nosotros somos un Partido de Gobierno; no somos el Partido de la oposición irreconciliable… Cumplimos nuestra tarea patriótica exclusivamente a través del diálogo con el Gobierno y la educación y dirección de nuestro Pueblo, explicándoles a ambos lo que deben defender y lo que deben rechazar. ¡Aunque nos quedemos solos, porque a fin de cuentas, PARA CAER CON DIGNIDAD NO HACE FALTA COMPAÑÍA!.-

Anuncios

One Response to EN DEFENSA DEL PARTIDO

  1. Odon Frutos dice:

    Federico nos tiene acostumbrados a analisis de primer rango sobre la realidad nacional.

    Me permito exponer una inquietud referida al quietismo que aparenta haberse hecho dueño de nuestra querida ANR

    No tenemos evidencias en el Partido se estèn implementando tareas de modernizacion de los esquemas organizacionales, en particular lo que se refiere al recurso de la cibernètica.

    Estamos en el 2.016. Es una perogrullada dirigida a quienes viven en el imaginario fellinezco de la vieja polìtica. El partido debe exponer una web interactiva en la que se da cuenta del accionar partidario en general, transparentando las gestiones. Nuestros jòvenes necesitan de esto. Para ellos, lo que no està en el ciberespacio, no existe. Asi de simple.

    Tampoco tenemos indicios de que en las Seccionales se implementen programas de contenciòn de los cientos de miles de jóvenes de familias coloradas que ni son invitados a afiliarse ni a congregarse para recibir capacitaciòn civico-partidaria.

    En un paìs en el que entre el 60 y el 70% de la poblacion tiene menos de 30 años, son los integrantes de esa franja etaria quienes deciden los resultados en las elecciones.

    Prédica en el desierto? Es posible.

    Estamos a tiempo para encarar seriamente planes de capacitacion de nuestros jovenes correligionarios?
    La respuesta es afirmativa.

    Solo resta la decisiòn política de los referentes partidarios para dirigirnos hacia dicho objetivo.

    Atentamente,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: