Petta, el exfiscal que metió gendarmes para cuidar comercio argentino


El 17 de noviembre de 2003, el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados decide destituir a Eduardo Petta como fiscal de Encarnación, por mal desempeño en funciones.   El 17 de noviembre de 2003, el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados decide destituir a Eduardo Petta como fiscal de Encarnación, por mal desempeño en funciones. Ver más fotos

Jorge Torres Romero (@jtorresromero)

A propósito de los antecedentes de la conducta “intachable” del senador encuentrista Eduardo Petta, vale recordar por qué y en qué condiciones se dio su destitución como fiscal en Encarnación en noviembre de 2003.

En su tiempo de fiscal, la prensa argentina destacaba que Petta operaba con los gendarmes argentinos en forma coordinada para evitar el ingreso de contrabando al vecino país. ¿Habrá algún fiscal argentino que meta en su territorio a la Policía paraguaya a fin de frenar el contrabando de aceite o tomate hacia nuestro país? ¿Por qué el hoy senador no trabajó cuando fue fiscal en defender la industria nacional y atajar el contrabando que venía a Paraguay de la Argentina? ¿Por qué solo atacaba a la industria nacional? ¿Qué lo motivaba a enfocarse solo en proteger el comercio argentino? ¿Llegó a tener vínculos, el exfiscal con la multinacional del vecino país?

El 10 de setiembre de 2002, el señor Héctor Ramón Barreto había presentado una acusación contra el entonces fiscal Eduardo Petta San Martín por las causales de mal desempeño de sus funciones.

La denuncia se dio a raíz de la presencia de efectivos de la Gendarmería Argentina, acompañado de un “can” y de un perito solicitados por Petta en una investigación llevada a cabo en el aeroparque municipal de Quiteria de la ciudad de Encarnación, el 10 de agosto de 2002, en horas de la mañana, con relación a un supuesto hecho punible cometido en territorio paraguayo y sujeto a las leyes paraguayas.

Medios de prensa del vecino país relataron incluso que Petta y los gendarmes argentinos venían trabajando desde hacía tiempo e incluso destacaban la labor del fiscal paraguayo quien impedía el ingreso de cigarrillos a la Argentina en forma de contrabando. “En la mañana del día del operativo Eduardo Petta San Martín junto con sus dos colaboradores le cruzaron un vehículo a la avioneta para evitar que despegue. El piloto, Ubaldo Kenedy Pereyra, fue desarmado y detenido. El fiscal solicitó la colaboración de un equipo de gendarmes del Escuadrón 50 con los que viene trabajando en forma coordinada desde hace varios meses. Incluso el funcionario paraguayo utilizó un helicóptero de Gendarmería para sobrevolar las islas del río Paraná en la zona del lago de Yacyretá y así detectar los campamentos de los contrabandistas. Petta habría recurrido a la fuerza argentina debido a la desconfianza que tiene en la Policía Nacional y la Marina, sospechadas de recibir sobornos de los contrabandistas”, relataba la crónica del portal Misionesonline.

El argumento del entonces fiscal fue que solicitó ayuda porque no confiaba en los efectivos paraguayos. “Soy consciente de que a lo mejor solicite en ese momento que me dieran una mano porque nuestras instituciones no contaban con recursos ni cuentan con recursos para que nuestras investigaciones como fiscales sean realmente efectivas…”, había justificado Petta.

En la denuncia se argumentó que manifestación señalada implicaba varias irregularidades o conductas indignas en el ejercicio de la función de un agente fiscal, ya que ignoró toda la estructura normativa creada a ese efecto, al punto de enervar la esperanza ciudadana con relación a la lucha contra el flagelo de la delincuencia al delegar en manos extranjeras y con ello, abrogar de facto expresas disposiciones del orden jurídico constitucional y legal.

Agregaron que el supuesto hecho de que los peritos oficiales del Paraguay no sean en absoluto confiables, era una conclusión personal y arbitraria del fiscal Petta, quien no tiene competencia para adoptar esa decisión por sí y ante sí.

“Se hizo tabla raza al artículo 175 de la Constitución Nacional que prescribe la función de la Policía Nacional. También demostró un desconocimiento el artículo 15 del Código Procesal Penal que prescribe: los hechos punibles serán perseguibles de oficio por el Ministerio Público según lo establecido en el Código y en las leyes. En efecto, en ese sentido corresponde dirigir una investigación evitando o impidiendo produzcan consecuencias, con el auxilio directo de la Policía Nacional o de la policial judicial”, señalaba el escrito.

El Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados destituyó a Petta como fiscal de Encarnación por mal desempeño en sus funciones el 17 de noviembre de 2003. Lo responsabilizaron de permitir la violación de la soberanía de nuestro país. Según los miembros del Jurado, se estableció claramente que Petta violó la soberanía nacional al permitir el ingreso de gendarmes argentinos que estaban armados, durante un procedimiento referido más arriba.

Anuncios

One Response to Petta, el exfiscal que metió gendarmes para cuidar comercio argentino

  1. Jorge Torres Romero es empleado de Cartes en UNICANAL y otros de sus medios de difusión. Es lógico que lo defienda. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: