EL EURASISMO NACIONALISTA Y TRADICIONALISTA ORÍGENES E HISTORIA DEL EURASISMO


Escribe Federico Narváez Arza

Como en la entrega anterior sobre Halford Mackinder y su connotación Geopolítica mundial hemos mencionado la ideología del Eurasismo y su afinidad con ciertas proposiciones del Nacionalismo Republicano del Coloradismo Paraguayo, ahora queremos ilustrar a nuestros amables lectores sobre lo que es realmente dicha Ideología.

El Eurasismo es una manera ideológica y política-social en el contexto de la primera oleada de la emigración rusa; unida por el concepto de la cultura rusa como fenómeno no europeo -entre las diversas culturas del mundo- presenta una original combinación de lo Occidental y Oriental; por lo tanto, pertenece a Oriente y Occidente, y al mismo tiempo no se puede reducir una o la otra.

Fundadores del Eurasismo:

N.S. Trubetskoy (1890-1938) – filólogo y lingüista

P.N. Savitsky (1895-1965) – geógrafo, economista

G.V. Florovskij (1893-1979) – historiador de la cultura, teólogo y patriota

G.V. Vernadsky (1877-1973) – historiador y geopolítico

N.N. Alekseev – jurista y politólogo

V. N. Ilin – historiador de la cultura, erudito y teólogo

El principal valor del Eurasismo es que constaba de ideas nacidas en las profundidades de la historia y la tradición del Estado ruso. El Eurasismo miró a la cultura rusa no como un mero componente de la Civilización Europea, sino como una Civilización Original, que resume la experiencia no sólo de Occidente, sino también, por igual, de Oriente.

El pueblo ruso, desde este punto de vista, no debe colocarse ni entre los pueblos de Europa, ni entre los de Asia; pertenece a una comunidad étnica totalmente original euroasiática. La originalidad de la cultura rusa y de la condición de Estado (mostrando al mismo tiempo, Europa y Asia) también define la trayectoria histórica específica de Rusia, su programa Nacional-Estatal, que no coincide con la tradición de Europa Occidental.

Fundamentos.

Concepción de la civilización:

Según el Eurasismo la Civilización Romano-Germánica ha desarrollado su propio sistema de principios y valores, que se extendía a la fila del sistema universal. Esta Romano-Germánica se ha impuesto a los otros pueblos y culturas, con la fuerza y la astucia. La colonización espiritual y material del resto de la humanidad de Occidente es un fenómeno negativo. Cada Nación y cada Cultura tiene su propio derecho inherente a evolucionar de acuerdo a su propia lógica. Rusia es una civilización original. Se llama no sólo para hacer frente a Occidente, salvaguardando plenamente su propio camino, sino también estar a la vanguardia de otros países y pueblos de la tierra en defensa de su libertad como una civilización.

La crítica de la civilización Romano-Germánica:

La Civilización Occidental ha construido su sistema sobre la base de la secularización del Cristianismo Occidental (Catolicismo y Protestantismo), puesto su foco en el individualismo, el egoísmo, la competencia, el materialismo, el progreso técnico, los valores de consumo, la explotación comunicada. La Civilización Romano-Germánica funda su derecho a la totalidad no en la grandeza espiritual, sino en la fuerza de la materia bruta. Incluso la espiritualidad y la fuerza de los otros pueblos se evalúan sólo sobre la base de su propia representación de la regla del racionalismo y el progreso técnico.

El factor de espacio:

No hay patrones universales de desarrollo, la pluralidad de los paisajes de la Tierra produce una pluralidad de culturas, cada una de las cuales tiene sus ciclos, sus políticas internas, su lógica. El espacio geográfico tiene una enorme (a veces decisiva) influencia sobre la cultura y la historia nacional. Todos los pueblos, en un entorno geográfico particular, desarrollan su propio ritual nacional, ético, legal, lingüístico, económico y político. El “lugar” en el que se produce el “desarrollo” de un pueblo o de un Estado predetermina significativamente la trayectoria y el significado de ese “desarrollo” hasta el punto que se convierten en inseparables. Es imposible separar la historia de las condiciones espaciales y el análisis de la civilización debe proceder no sólo a lo largo del eje de tiempo (“antes”, “después de”, “desarrollo” o “desarrollo de una Nación”, etc.) pero también a lo largo del eje espacial (“Este”, “al Oeste”, “estepa”, “montañas”, etc.).

Ningún Estado o Región tiene el derecho de reclamar ser el punto de referencia para todos los demás. Cada pueblo tiene su propio patrón de desarrollo, sus propios “tiempos”, su “racionalidad” y deben ser entendidos y evaluados de acuerdo a criterios específicos intrínsecos.

El clima de la pequeñez de sus espacios, la influencia de sus paisajes, generó la especificidad de la Civilización Europea, en la que las influencias predominantes del bosque (el Norte de Europa) y la costa (Mediterráneo) fueron determinantes. Diferentes paisajes generan diferentes tipos de civilización: las estepas ilimitadas de imperios nómadas (de los Escitas a Islas Turcas); el desierto de la civilización Árabe (islámica); las tierras del loess de China; las islas montañosas de los Japoneses; la combinación de estepa y el bosque Ruso euroasiático. La impronta del paisaje vive en toda la historia de cada una de estas civilizaciones, y no se puede separar ni eliminar.

Estado y Nación:

Los Eslavófilos rusos a principios del siglo XIX (Khomyakov, Aksakov, Kirevskij) insistieron en la originalidad y la singularidad de la Civilización Rusa (eslava, ortodoxa). Debe ser protegida, conservada y fortalecida contra Occidente por un lado, y el Modernismo Liberal (que también procede del Oeste) en el otro. El Eslavófilo afirmó el valor de la tradición, la grandeza de la antigüedad, el amor del pasado de Rusia, y advirtió contra los peligros de la marcha inevitable de la extranjería a Rusia de muchos aspectos del modelo Occidental.

Los Eurasiáticos heredaron de esta Escuela posiciones filosóficas de los últimos Eslavófilos y desarrollaron posteriormente su Teoría en el sentido de una evaluación positiva de la influencia de Oriente.

El Imperio Moscovita representa el más alto desarrollo de la condición de Estado de Rusia. La idea nacional adquiere un nuevo status: Después de la negativa de Moscú a reconocer al florentino Unia (detención y el destierro del Isidoro metropolitano) y la descomposición rápida, la Rus ‘Tsargrad’ lleva el distintivo de los Ortodoxos.

Plataforma Política:

La riqueza y la prosperidad, la fuerza y la eficacia del estado de la economía, el poder militar y el desarrollo de la producción deben ser los instrumentos para el logro de altos ideales. El sentido del Estado y de la Nación sólo se confiere por la existencia de una “idea”. Ese Régimen Político, que requiere el establecimiento de una “idea” como valor supremo, fue llamado por los eurasiáticos “ideocracia” (de “idea” griego y el poder “kratos”). Rusia siempre se imagina como ‘Santa Rus’, como el Poder [derzhava] el cumplimiento de su propia misión histórica peculiar. La concepción del mundo eurasista también debe ser la idea nacional de Rusia por venir, su “idea”.

La elección Eurasista:

La Rusia-Eurasia, como expresión de una estepa-imperio y bosques de dimensiones continentales, requiere su propio modelo de liderazgo. Se trata, ante todo, de una ética de la responsabilidad colectiva, el desinterés, la ayuda mutua, del ascetismo, de la voluntad, la tenacidad. Sólo esas cualidades pueden permitirle conservar el control sobre las vastas y escasamente pobladas tierras de la estepa eurasiática-bosque. La clase dominante de Eurasia se forma sobre la base del colectivismo, el ascetismo, la virtud guerrera y estricta jerarquía.

La Democracia Occidental se formó en las condiciones particulares de la antigua y –a través de muchos siglos– insular Inglaterra. Esto refleja las características específicas de la Democracia “desarrollo local” de Europa. Esta “Democracia” no es un criterio universal. Para Rusia-Eurasia imitar las reglas de la “Democracia Liberal” Europea carece de sentido, imposible y peligroso. La participación de la gente de Rusia en la Dirección Política debe ser definida con un término diferente: “demotia”, del griego “demos” = “municipio” (grupo humano identificado por su unidad política). Esta participación no rechaza la Jerarquía y no debe ser formalizada en las estructuras del Partido Parlamentario. “Demotia” presupone un sistema de Consejo de la Tierra, el Distrito y los Gobiernos Nacionales (en el caso de los pueblos de tamaño pequeño). “Demotia” se desarrolla sobre la base del “ser social”, el agricultor “mundo”. Ejemplo de “demotia” es el carácter electivo de la Jerarquía Eclesiástica por los feligreses en ‘Moscovita Rus’.

El trabajo de L.N. Gumiliov como el desarrollo del pensamiento Eurasista:

Lev Nikolayevich Gumiliov (1912-1992), hijo del poeta ruso N.Gumilev y la poetisa A. Akhmatova era etnógrafo, historiador, filósofo. Gumiliov tuvo gran influencia en el libro de la eurasista calmuca E. Khara-Vadan “Genghis Khan como un Líder” y las obras de P.S Savitskij. En sus propias obras, Gumiliov desarrolló las Tesis Fundamentales Eurasistas. Hacia el final de su vida se definió como “el último de los Eurasiáticos.”

Momentos clave de la Teoría de Gumiliov:

• La Teoría de passionaridad [‘passionarnost’], como un desarrollo eurasista;

• La esencia es que –a su juicio– cada etnia, como una formación natural, está sujeta a la influencia de ciertas fuentes de energía “pulso” o “impulso” del cosmos y haciendo el efecto passionaridad”, que consiste en una actividad y una intensidad de la vida extrema. A este “impulso” lo denomina en ruso passionarnost, término que deriva de la palatra Latina passio. En este caso, la etnia se somete a una “mutación genética”, que conduce al nacimiento de los “passionarios”: las personas de un temperamento y talento particular, y los convierten en los creadores de nuevas etnias, culturas y Estados; al respecto escribió: Propiamente dicha, la passionaridad se expresa en cualidades como ambición, orgullo, soberbia, avidez, envidia etc., que con igual facilidad engendran tanto hazañas como crímenes, bien y mal, pero que no dejan lugar a la indiferencia. Lo que tiene importancia para nuestro problema, es precisamente la capacidad y la aspiración al cambio”. Gumiliov creó el neologismo ruso passionarnost, que en lo sucesivo fue representado en español por una forma que pretende reflejar el mismo espíritu conceptual: passionaridad (y las formas derivadas correspondientes, como passionario).

• Llamar la atención de la ciencia en la proto-historia de los “Imperios nómadas” de Oriente y el descubrimiento de la herencia étnica y cultural colosal, de los pueblos indígenas de Asia antigua, totalmente sumergidas en las grandes culturas de la antigüedad, pero que cayó en el olvido (hunos, turcos, mongoles, etc.)

• El desarrollo de una actitud turkophile (turcófila) en la Teoría de la “complementariedad étnica.”

Ethnos es generalmente un conjunto de individuos, las personas “colectivas”, gente, nación, tribu, clan, basado en un destino histórico común de la familia. Entendemos como Etnogénesis el proceso de gestación y construcción de la propia identidad enfatizando las diferencias étnicas.

“Nuestros antepasados los Grandes Rusos” – Gumiliov escribió – en el siglos XV, XVI y XVII se mezclaban fácilmente y con bastante rapidez con los tártaros del Volga, el Don, y dell’Obi con los Buryats, quienes asimilaron la cultura rusa. Las mismas masas grandes rusas se mezclaron fácilmente con los Yakuts, absorbiendo la identidad y que deviene poco a poco en contacto amistoso con Kazajos y Kalmukos. A través de los enlaces matrimoniales coexistieron pacíficamente con los Mongoles en Asia Central, así como los mismos mongoles y los turcos entre los siglos XIV y XVI fueron fusionados con los rusos en el centro de Rusia. “Por lo tanto, la historia de la ‘moscovita Rus’ no puede considerarse fuera del contexto de los contactos étnicos rusos y tártaros y la historia del continente euroasiático.

La aparición del Neo-Eurasismo: contexto histórico y social.

Crisis del paradigma Soviético:

A mediados de los años 80 la Sociedad Soviética comenzó a perder su conexión y capacidad de reflejar de manera adecuada la autorreflexión. Los modelos soviéticos muestran sus grietas. La compañía había perdido su orientación. Todo el mundo siente la necesidad de cambio, pero este sentimiento estaba confundido, no sabía en qué dirección el cambio vendría. En ese período, se formó una cuenca “fuerzas del progreso” poco convincentes y “fuerzas de la reacción”; “reformistas” y “conservadores del pasado”; “partidarios de la reforma” y “enemigos de la reforma.”

El enamoramiento con los Modelos Occidentales:

En esta situación, el término “Reforma” en sí mismo se convirtió en un sinónimo de “Democracia Liberal”: desde el hecho objetivo de la crisis del Sistema Soviético señaló a la deducción apresurada de la superioridad del Modelo Occidental y la necesidad de copiarlo. A nivel teórico no era totalmente claro, ya que el “mapa ideológico” presenta unas mucho más variadas opciones de la dualidad primitiva: el Socialismo, Acuerdo con el Capitalismo en Varsovia, la OTAN. Sin embargo, esta lógica muy primitiva prevaleció: los “Partidarios de la Reforma” se convirtieron en apologistas incondicionales de Occidente, cuya lógica y estructura se debía asimilar; mientras que los “Enemigos de la Reforma” han demostrado querer preservar inerte, por lo tardío, la Unión Soviética, cuya lógica y estructura habían escapado a sí mismos. En esta situación de desequilibrio, en el lado de los “Reformadores” era potente la pro-occidental-energía, la novedad, las expectativas de cambio, el impulso creativo, perspectivas, mientras que los “Reaccionarios” no tenían nada, solo inercia, el estancamiento, la apelación a la costumbre y lo conocido. Sólo en este psicológico y estético cuadro la política liberal-democrática prevaleció en la Rusia de los años 90, aunque a nadie se le permitió hacer una elección clara y consciente.

El colapso de la unidad del Estado:

El resultado de las “Reformas” fue el colapso de la unidad del Estado Soviético y el comienzo del colapso de Rusia como heredera de la URSS. La destrucción del Sistema Soviético y la “racionalidad Soviética” no va acompañada de la creación de un nuevo sistema y una nueva racionalidad, de conformidad con las condiciones nacionales e históricas. Poco a poco prevaleció una actitud peculiar con respecto a Rusia y la historia de la Nación: el pasado, el presente y el futuro de Rusia comenzaron a leerse desde el punto de vista de Occidente, valorada como algo ajeno, trascendente, ajeno (“este país” era una expresión típica de los “reformadores”). Esta no era la visión del Oeste por parte de Rusia, pero era la vista de Rusia. No es de extrañar que, en tal situación se haya alegado la adopción de patrones Occidentales, incluso en la teoría de los “Reformadores” no para crear y fortalecer la estructura del Gobierno de unidad nacional, sino para destruir los restos. La destrucción del Estado no fue el resultado del azar de las “Reformas”, sino, de hecho, uno de los objetivos estratégicos de esos “Reformadores”.

El nacimiento de un sentimiento anti-Occidental (anti-Liberal) en la era Post-Soviética:

Durante el desarrollo de las “reformas” y su “profundización” la insuficiencia de la sencilla reacción se hizo evidente a todos. Durante este periodo (1989-1990) se inició la formación de la “Oposición Nacional-Patriótica”, en la que la confluencia de una parte de los “conservadores soviéticos” (disponibles en un mínimo de reflexión), los grupos de “reformadores” decepcionados de las “reformas” o “tomar conciencia de su anti-estado ” y los grupos de representantes del Movimiento patriótico, que ya se había formado durante la perestroika y trató de dar forma al sentimiento del ” Poder del Estado” [derzhava] en un Estado “no comunista” (Ortodoxos monárquicos, nacionalistas, etc.). Muy tarde y a pesar de la ausencia total de la ayuda externa de material estratégico, intelectual y etcéteras,, comenzó a ser formado vagamente el modelo conceptual del Patriotismo post-soviético.

NeoEurasismo:

El Neo-eurasismo surgió en este contexto como fenómeno ideológico y político, convirtiéndose poco a poco en una de las direcciones principales de lo patriótico en la Rusia postsoviética.

Etapas del desarrollo del Neo-eurasista:

Primera etapa (1985-1990):

• Seminarios y clases de A.Dugin en diferentes grupos del movimiento conservador patriótico naciente. La crítica del paradigma soviético como carente de lo cualitativo espiritual y nacional.

• En 1989, las primeras publicaciones en la revista “Sovetskaya Literatura” [Literatura Soviética]. Ediciones de libros de Duguin en Italia (“Rusia Continente”, 1989) y en España (“Misterio de Rusia Eurasia”, 1990).

• En 1990, la edición de la “Crisis del Mundo Moderno” por los comentarios de René Guénon con Dugin y de Duguin de “Paths of” [Puti Absoljuta], con la exposición de los Fundamentos de la Filosofía Conservadora.

• En este período el Eurasismo se muestra “conservador de derecha”, al lado del tradicionalismo histórico, con ortodoxos-monárquicos, “étnico-pochvenniki” [vinculado al concepto de la “tierra”], muy crítico con las ideologías de la “izquierda”.

Segunda fase (1991-1993):

• Inicia una revisión de la lucha contra el Comunismo, sólo la primera fase del Neo-eurasismo. La reevaluación de la época soviética en el espíritu de “nacional-bolchevismo” y “eurasiáticos izquierda”.

• Visita a Moscú por los representantes de la “Nueva Derecha Europea” (Alain de Benoist, Robert Steuckers, Carlo Terracciano, Marco Battarra, Claudio Mutti y otros).

• El Eurasismo se convierte en Oposición Patriótica popular y entre los intelectuales.

• Sobre la base de la afinidad terminológica, A.Sakharov ya habla de Eurasia, pero sólo en un estilo estrictamente geográfico, no político y geopolítico (y nunca utiliza “Eurasismo” como tal, ya que era convencido “Atlantista”); aparece una franja de intento “democrático” para crear un proyecto de “Eurasismo Democrático” (G.Popov, S.Stankevic, L.Ponomarev).

• Por su propio eurasismo también hablan O.Lobov, O.Soskovets, S.Baburin.

• En 1992/93 aparece el primer número de “Elementos. Revista Eurasista”.

• La enseñanza de los fundamentos y la geopolítica del Eurasismo en escuelas secundarias y universidades. Numerosas traducciones, artículos, seminarios.

Fase 3 (1994-1998): el desarrollo teórico de la Neo-eurasista:

• Publicación de las obras fundamentales de Duguin “Los Misterios de Eurasia” [Misterii Evrazii] (1996), “Conspirologia” [Konspirologija] (1994), “Fundamentos de la Geopolítica” [Osnovy Geopolitiki] (1996), “La Revolución Conservadora” [Konservativnaja revoljutsija] (1994), “Templarios del Proletariado” [Tampliery Proletariata] (1997). La publicación de las obras de Trubetskoy, Vernadsky, Alekseev y Savitsky de los temas “Agraf” (1995-1998).

• Creación de sitio “Arctogaia” (1996) – http://www.arctogaia.com.

• Aparición de referencias directas e indirectas, en los documentos de política de all’eurasismo KPFR (Partido Comunista], el LDPR [Partido Democrático Liberal] y NDR [Nueva Rusia Democrática] (lo que queda, derecha y centro). Incremento en el número de publicaciones sobre temas eurasiáticos. Edición de muchos eurasistas.

• Eurasismo crítico por los Nacionalistas rusos, los Fundamentalistas religiosos y los Comunistas ortodoxos y liberales.

• Manifestaciones de un “académico” eurasismo débil (prof. A.S. Panarin, V.Y. Paschenko, F.Girenok y otros) -con elementos del paradigma de la Ilustración, negada por los eurasistas- que está evolucionando hacia un mayor radicalismo anti-occidental, anti-liberal y anti-globalista.

• Inauguración de una Universidad dedicada a L. Gumiliov en Astan [Kazajistán].

Cuarta fase (1998-2001):

• Identificación gradual del Neo-Eurasismo con los eventos paralelos, fiesta cultural y política, volviéndose hacia uno mismo -(“Arctogaia”, “Nueva Universidad”, “Raid” [Vtorzhenie]- fuera de los movimientos de oposición de la extrema izquierda y la derecha.

• Configuración básica geopolítica metodología.

• Apología de staroobrjadchestvo [Creencia Antigua].

• Moverse a posiciones políticas centristas: al apoyar a Primakov como Primer Ministro A. Duguin se convirtió en Asesor del altavoz de la Duma G.N. Seleznev.

• Publicación del eurasista folleto “Nuestro camino” [‘Nash puso’] (1998).

• Publicación de “Eurasist Raid” [Evraziikoe Vtorzhenie] como un suplemento a “Zavtra”. El aumento de la distancia de la Oposición y más cercano a las posiciones del Gobierno.

• La investigación teórica, la elaboración, la publicación de “Lo de Rusia” [‘Russkaya Esch’] (2001), las publicaciones de “Nezavisimaya Gazeta”, “Moskovsky Novosti”, una serie de programas sobre “Finis Mundi” en Radio 101, una serie de emisiones en cuestiones de geopolítica y neo-eurasismo en la Radio “Svobodnaja Rossiya” (1998-2000).

Quinta fase (2001-2002):

• Fundación de las posiciones del Movimiento Social Político EURASIA de toda Rusia de “centro radical”; declaración de apoyo total al Presidente de la Federación de Rusia V. Putin (21 de abril de 2001).

• Adhesión al Director del Centro de Eurasia, Dirección Espiritual de los Musulmanes de Rusia, el Jeque-ul-Islam Talgat Tadjuddin.

• Edición de la revista “Evraziizkoe obozrenie” [eurasista].

• Demostración de Neo-eurasismo hebreo (A.Eskin, A.Shmulevic, V.Bukarskij).

• Creación de la sede del “Movimiento EURASIA” – http://www.eurasia.com.ru

• Conferencia sobre la “¿Amenaza islámica o amenaza para el Islam?”. Intervención de H.A. Noukhaev, teórico de Chechenia sobre “Eurasismo Islámico” (“¿Vedeno o Washington?”, Moscú, 2001).

• Salida de libros de E. Khara-Davan y Ja. Bromberg (2002).

• El proceso de transformación del Movimiento de Eurasia en el Partido (2002).

Posiciones básicas filosóficas del Neo-Eurasismo:

El Neo-Eurasismo teórico consiste en el renacimiento de los principios clásicos de este movimiento en una etapa cualitativamente nueva en la historia y en la transformación de estos principios en las bases de una agenda política e ideológica y una visión del mundo. El patrimonio de los eurasiáticos clásicos fue aceptado como una visión fundamental del mundo de la lucha ideológica (política) en el período post-soviético, como la plataforma espiritual política de “patriotismo integral”.

Los Neo-Eurasiáticos han subsumido las posiciones básicas de la filosofía clásica, las han elegido como plataforma, los puntos de partida, las bases teóricas y las bases para el futuro desarrollo y uso práctico. En el campo teórico, los neo-eurasiáticos han desarrollado conscientemente los principios de la filosofía clásica, teniendo en cuenta las ideas extensas filosóficas, culturales y políticas del siglo XX. Cada una de las posiciones básicas de eurasiáticos clásicos (ver la sección titulada “Fundamentos de la clásica”) ha recibido su desarrollo conceptual.

Concepción de la civilización:

La crítica de la Sociedad Burguesa Occidental desde una posición de “izquierda” (social) se superpone a la crítica de esa misma sociedad de “derecha” (la civilización). La idea Eurasista: el “rechazo de Occidente” se ve reforzada por el vasto arsenal de la “crítica de Occidente” por representantes del propio Occidente, en desacuerdo con la lógica de su desarrollo (por lo menos en los últimos siglos). Esta idea de la fusión de las concepciones dispares (y a menudo políticamente contradictorias) de la negación del carácter “normativo” por los Eurasiáticos de la Civilización Occidental no ha venido de una vez, pero poco a poco, a partir de finales de los 80 y mediados de los 90.

En la “crítica de la Civilización RomanoGermánica”:

Se le dio una gran importancia, teniendo como base el análisis de prioridades del mundo Anglosajón, los EE.UU. En el espíritu de la Revolución Conservadora Alemana y la “Nueva Derecha” en Europa, el “Mundo Occidental” se diferenció en Atlántico componente (EE.UU.+ReinoUnido) y el componente Continental Europeo (correctamente, el romano-germánico). Europa Continental es entendida aquí como un fenómeno neutro, sin perjuicio de la integración -bajo ciertas condiciones- en el proyecto Eurasista.

El factor de espacio:

El Neo-Eurasismo es movido por la idea de una revisión total de la historia de la filosofía según la ubicación espacial. En esto ellos (los Eurasistas) encuentran su punto de unión de los más diversos modelos de visión cíclica de la historia: desde Danilevskij a Spengler, Toynbee a Gumiliov.

Este principio encuentra su expresión más embarazosa en la Filosofía Tradicionalista, que niega las ideas de evolución y progreso, y esta negación es sobre la base de cálculos detallados metafísicos. De ahí la Teoría tradicional de “ciclos cósmicos” de “múltiples estados del ser”, la “geografía sagrada”, y así sucesivamente. Los principios básicos de la teoría de los ciclos se describen en detalle en la obra de René Guénon (y sus seguidores G.Georgel, T.Burckhardt, M.Eliade, A.Corbin). Ha sido rehabilitado plenamente el concepto de “Sociedad Tradicional”, que no conoce ni la historia ni se dio cuenta de acuerdo a los ritos y los mitos de “eterno retorno”. La historia de Rusia es vista no sólo como uno de los muchos acontecimientos locales, sino como la vanguardia del sistema “espacial” (Este) a diferencia de la “temporal” (Oeste).

Estado y Nación.

La dialéctica de la historia nacional:

• Se llevó a la formulación de la “dogmática” en última instancia, incluyendo el paradigma historiosófico de Nacional-Bolchevismo (N.Ustryalov) y su interpretación (M.Agurskij). El modelo es el siguiente:

• El período de Kiev como el anuncio de la próxima misión nacional (siglo IX-XIII).

• La invasión Mongol-Tártara como un escudo contra las tendencias niveladoras de Europa; el empuje geopolítico y administrativo de la Horda se transfiere a los Rusos, la división de los rusos entre los tipos occidentales y orientales de diferenciación cultural, la formación de los grandes rusos sobre la base de “Russian Este” bajo el control de la Horda (siglo XIII-XV).

• Imperio Moscovita como el pináculo de la misión nacional-religiosa de la ‘Rus’(Tercera Roma) (final del XV-XVII).

• Yugo Romano-Germánico (Romanov), el colapso de la unidad nacional, la división entre las élites prooccidentales y masa nacional (finales del siglo XVII y principios del siglo XX).

• Período Soviético, la venganza del período nacional de masas del “mesianismo Soviético”, el restablecimiento de los parámetros básicos de la línea Moscovita (siglo XX).

• Fase de problemas, que debe dar lugar a un nuevo empuje Eurasista (a principios del siglo XXI).

Plataforma Política:

El Neo-Eurasismo, en la metodología de la escuela de Wilfredo Pareto, se mueve dentro de la lógica de la rehabilitación de la “jerarquía orgánica”, toma algunas razones de Nietzsche que desarrolla la doctrina de la “ontología del Poder”, la concepción ortodoxa del Poder como “kat-echon”(Ideas Para la Contrarrevolución Permanente: “¡Amigos, si avanzo seguidme; si retrocedo matadme; si muero vengadme!”). La idea de la “élite” completa la construcción de los Tradicionalistas Europeos, la investigación de los autores en el sistema de castas en las sociedades antiguas y su ontología y la sociología (R.Guénon, J.Evola, J.Dumézil, L.Dumont). La teoría de la “passionaridad” de Gumiliov subyace en la concepción de la “nueva élite eurasista.”

La Tesis del “demotia”:

Es la continuación de las teorías políticas de la “democracia orgánica” de J.J. Rousseau en C.Schmitt, J.Freund, A.de Benoist y A.Mueller van der Bruck. Definición Eurasista del concepto de “democracia” (“demotia”) como “la participación de la gente en su propio destino”.

La Tesis de la ‘”ideocracia”:

Da fundamento a la llamada a las ideas de la “Revolución Conservadora” y la “Tercera Vía”, a la luz de la experiencia de ideocracias soviéticas, israelíes, islámicas, analiza las razones de su fracaso histórico. La reflexión crítica sobre el contenido cualitativo del siglo XX se procesa en lo que resulta una crítica de la época soviética (predominio de los conceptos y teorías de la concepción laica de la categoría, de peso desproporcionado cuantitativo).

El desarrollo de las ideas de los eurasiáticos clásicos se combina en los siguientes elementos:

• La Filosofía del Tradicionalismo (Guénon, Evola, Burckhardt, Corbin), la idea de la decadencia radical del “mundo moderno”, profunda enseñanza de la Tradición. El concepto general del “mundo moderno” (categoría negativa) como la antítesis del “mundo de la Tradición” (categoría positiva) da a la crítica de la Civilización Occidental un carácter metafísico fundamental, que define lo escatológico, procesos fundamentales críticos, fatales -intelectual, tecnológico, político y económico- que se originan en el Oeste. Los puntos de vista de los Conservadores Rusos, desde los Clásicos a los Eslavófilos eurasiáticos, se complementan con una base teórica fundamental. (Ver A.Dugin, “La Patria absoluta” [Absoljutnaja Rodina], Moscú 1999. “El Fin del Mundo” [Konets Sveta], Moscú 1997. “Julius Evola et le conservatisme montaña”, Roma, 1997).

• La encuesta sobre la estructura de lo sagrado (M.Eliade, KGJung, C.Levi-Strauss), la representación de la conciencia arcaica como el complejo manifestacionista paradigmático que se encuentra en las raíces de la cultura. La reducción del pensamiento humano de múltiples facetas y la cultura, a las antiguas capas psíquicas, donde se concentran los fragmentos de rituales arcaicos de iniciación, los mitos, complejos sacro- originarios. La interpretación del contenido de la cultura racional a través del sistema de las antiguas creencias pre-racionales (Duguin: “La evolución de las bases paradigmáticas de la ciencia” [Evoljutsija paradigmal’nyh osnovanij nauki], Moscú, 2002).

• La búsqueda de los paradigmas simbólicos de la matriz espacio-tiempo, que es la base de los rituales, lenguas y símbolos (H.Wirth, paleo-epigráfico). El intento de la fundación de monumentos lingüísticos (Svityc-Ilic), epigráfica (runology), mitológicos, folklore, rituales y diferente a reconstruir un mapa original de la “concepción sagrada del mundo”, común a todos los antiguos pueblos de Eurasia, la ‘existencia de raíces comunes (ver A.Dugin “Teoría Hiperbórea” [Giperborejskaja Teorija], Moscú 1993).

El presupuesto para el desarrollo de las ideas Geopolíticas en el Oeste (Mackinder, Haushofer, Lohhausen, Spykman, Brzeszinski, Thiriart y otros). Desde la época de la Ciencia Geopolítica de Mackinder tiene una evolución significativa. El papel de las constantes en la historia geopolítica del siglo XX se hizo evidente en que la Geopolítica crea una disciplina autónoma. En el contexto de la Geopolítica, el concepto de “Eurasismo” y “Eurasia” ha adquirido un significado nuevo, más amplio. Desde un cierto punto en adelante, Eurasismo, en un sentido geopolítico, ha comenzado a mostrar la configuración de una estrategia continental (existente o potencial), creada en torno a Rusia o su base ampliada, y el antagonismo (activo o pasivo) con iniciativas de polo opuesto geopolítico estratégico: “Atlantismo”, el Jefe de los cuales en la mitad del siglo XX se ha establecido en los EE.UU. en lugar de Inglaterra. La filosofía y la idea política de clásicos rusos del Eurasismo en esta situación han sido consideradas como la expresión más coherente y poderosa (finalización) del Eurasismo en su importancia estratégica y geopolítica. Gracias al desarrollo de las investigaciones geopolíticas (Duguin: “Fundamentos de la Geopolítica” [Osnovye Geopolitiki], Moscú, 1997], el Neo-Eurasismo se convierte en una metodología desarrollada, especialmente notable en el significado de la Tierra: “Par Mar” [“Tierra y Mar”] según Carl Schmitt, la proyección de un par de una pluralidad de fenómenos como de la historia de la Religión a la Economía.

La búsqueda de una alternativa a la Globalización Mundial como todo lo que resume lo ultramoderno que el Eurasismo (y Neo-Eurasismo) ve con un signo negativo. El Eurasismo en el sentido más amplio se convierte en la plataforma conceptual o globalismo alternativo. El “Eurasismo” reúne todas las tendencias contemporáneas que niegan globalismo a cualquier objetivo (y mucho menos positivo); ofrece la antiglobalización: generalización doctrinal de un nuevo personaje.

• La asimilación de la crítica social de la “Nueva Izquierda”, en una “interpretación de la Derecha Conservadora” (legado del replanteamiento de M.Foucault, G.Deleuze, A.Artaud, G.Débord). La asimilación de los opositores de pensamiento crítico de las posiciones burguesas occidentales del anarquismo, el neo-marxismo, etc. Este polo conceptual representa una nueva etapa de las tendencias de desarrollo de la “izquierda” (Nacional-Bolchevique), existe también entre los primeros Eurasiáticos (Suvchinskij, Karsavin, Efron), y también un método de comprensión mutua con el ala “izquierda” de la “anti-globalización”.

Economía de la “Tercera Vía”: autarquía de los grandes espacios”. La aplicación de Modelos Económicos heterodoxos a la realidad postsoviética de Rusia. La aplicación de la teoría de las “uniones aduaneras” de F. List. Descontando las teorías de S. Gesell. J. Schumpeter, F. Leroux, una nueva lectura Eurasista de John Maynard Keynes.

  FUENTES: Revista “Evraziiskoe Obozrenie” (Revisión de Eurasia), nº 5, 2002; traducido del ruso por M. Conserva. Libro de Aleksandr DuginOsnovy Geopolitiki” (Fundamentos de la Geopolítica). Artículo de Natella Speranskaya: “La Cuarta Teoría Política y la Otra Europa”. Leonid Savin: “Necesidad de la Cuarta Ideología”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: