HALFORD MACKINDER, EL PIVOTE DEL MUNDO Y EL NACIONALISMO REPUBLICANO


Escribe Federico Narváez Arza

El Filósofo y Geopolítico ruso Aleksandr Dugin nació en 1962 y es considerado un “tradicionalista”. Se lo mira como uno de los ideólogos del Movimiento Euroasiático. En su obra magna sobre la Geopolítica: Osnovy Geopolitiki (“Los Fundamentos de la Geopolítica”) toma el concepto del Geógrafo y Político inglés Halford John Mackinder: “de la oposición geopolítica entre las Potencias Terrestres y las Marítimas” (La Geopolítica es la rama de la Política que trata de cómo el medio geográfico influye en los acontecimientos políticos e históricos). Dugin sostiene que estas Potencias son culturalmente antagónicas y que representan el choque entre tierra y mar, lo que para él corresponde a la división entre Oriente y Occidente. Las sociedades basadas en la tierra (Telurocráticas) -teoriza Dugin- están atraídas por sistemas de valores absolutos y tradiciones, mientras que las sociedades marítimas (Talasocráticas) son liberales”.

Talasocracia o dominio de los mares (en griego θάλασσα = thalassa: «mar», y κρατος = kratos: «poder») es un concepto  geoestratégico que denota al  Estado  cuyos dominios son principalmente marítimos, y Talasocracias son Imperios marítimos en los que su fuerza depende del control del mar. Surgen a partir de países que por su naturaleza geográfica tienen necesariamente vocación marítima; es decir, países que son islas y penínsulas. Ejemplos de Talasocracias fueron el Imperio Español, el Portugués, el Británico y el Japonés durante la 2ª Guerra Mundial, y lo es en la actualidad EE.UU.

El término Telurocracia (del latín tardío telluricus , y éste de tellus: ‘tierra’, en última instancia del protoindoeuropeo tel: ‘suelo’, ‘piso’, y κρατος = kratos: “poder”) llamada también en inglés como land power, designa a un concepto geopolítico y geoestratégico que denota al Estado cuyos dominios son principalmente terrestres, y Telurocracias son Imperios continentales en los que su fuerza depende del control del territorio. Surgen de países que por su naturaleza geográfica tienen necesariamente vocación terrestre; es decir, países con mucho territorio continental. Ejemplos de Telurocracias fueron la Francia de Napoleón, la Alemania Nacionalsocialista, la URSS y China.

Características: La vocación marítima de las Talasocracias les da un carácter más orientado al comercio y la economía, más universalista, y nos atreveríamos a decir que más libertario, mientras que las Telurocracias tienen un carácter más político, más territorial, menos universalista y menos libertario.

La Teoría del Heartland, también llamada “Teoría de la Región Cardial”, “Teoría del Corazón Continental”, “Área Pivote” o “Isla Mundial”, fue desarrollada originalmente por el geopolítico inglés Sir Halford John Mackinder y posteriormente por Sir James Fairgrieve, y la cual postula que el dominio de un área concreta del mundo permitiría dominar a éste. Esa área pivote o región cardial es representada por Asia Central y Europa Oriental, y está rodeada de una franja intermedia donde se encuentran los ámbitos terrestre y marítimo. La teoría establece que en esa zona el poder terrestre tendría una mayor ventaja frente al dominio marítimo por su inaccesibilidad por mar, el aprovechamiento de los rápidos medios de comunicación terrestres y por la explotación de los recursos del área. Se afirma que la Nación que lograra conquistarla se transformaría en una Potencia Mundial. En más detalle y según Mackinder, la superficie de la Tierra se puede dividir en:

* La Isla-Mundial, que comprende los continentes de Europa, Asia, y África, siendo el más grande, más poblado, y más rico de la tierra, de todas las combinaciones posibles.

* Creciente interior o marginal, en el que se incluyen las Islas Británicas y las islas de Japón.

* Tierras del Creciente exterior o insular, donde forman parte los continentes de América del Norte, América del Sur, y Australia.

El Heartland o Área Pivote se encuentra en el centro de la Isla-Mundial que se extiende desde el río Volga hasta el Yangtze y desde el  Himalaya hasta el Océano Ártico. El Heartland de Mackinder fue la zona gobernada por el Imperio Ruso y después por la Unión Soviética, menos el área alrededor de Vladivostok. En el año 1919 Mackinder resumió esta teoría con esta frase: “Quien gobierne en Europa del Este dominará el Heartland; quien gobierne el Heartland dominará la Isla-Mundial; quien gobierne la Isla-Mundial controlará el mundo”. Cualquier Poder que controlase la Isla-Mundial controlaría más del 50% de los recursos del mundo; el tamaño del Heartland y su posición central, le convierte en la clave para controlar la Isla Mundial, según pensaba Mackinder. Esta teoría se desarrolló al amparo de la fascinación que tenía Mackinder por el crecimiento del Poder Ruso. .
“Quien controla Eurasia, controla el mundo”: Rusia y China acaban con el sueño geopolítico de EE.UU. El punto clave de la estrategia Occidental parece haber fracasado al enfrentarse con la integración asiática impulsada por Rusia y China. “Quien controle Europa del Este, dominará el pivote del mundo (Eurasia). Quien controle el pivote del mundo, dominará el mundo”, resume el punto clave de la estrategia Occidental, pronunciada por el geopolítico británico Halford John Mackinder a principios del siglo pasado.

Halford John Mackinder (18611947) fue un Geopolítico y Geógrafo inglés. Mackinder tenía una fuerte curiosidad acerca de los fenómenos naturales, y una predilección especial sobre la historia, la exploración, las relaciones internacionales y una verdadera pasión por la cartografía. En 1904, con mucha visión del futuro, termina su Ensayo más provocativo The Geografical Pivot of History (El Pivote Geográfico de la Historia)  conocido como Teoría del Heartland, en el que usa la historia para ilustrar la importancia estratégica de la geografía. Escribe: En 400 años los contornos del mundo han sido abarcados y cartografiados con aproximada fidelidad […] el mundo es, por primera vez un sistema políticamente cerrado. Las Naciones del mundo no pueden ignorar sin temeridad las incidencias que ocurren en cualquier punto del globo”. Poco después de la Primera Guerra Mundial escribe Democratic Ideals And Reality (Ideales Democráticos y Realidad) el trabajo más importante sobre Política Internacional jamás escrito por un geógrafo, que es una expansión del Ensayo de 1904. «La guerra ha reafirmado mi propio punto de vista» afirma Mackinder, para quien existe un gran continente: «la Isla Mundo» dividida en 6 regiones Europa Costera (Oeste y Centro Europa), Asia Costera (India, China, Sudeste Asiático, Corea y Este de Siberia), Arabia (Península Arábica), el Sáhara (Norte de África) el Sud-Centro del Mundo (Sudáfrica) y el más importante: el Centro del Mundo o «Heartland» (Eurasia) lo que denominó el Pivote del Mundo en su ensayo de 1904. «Quien controle Europa del Este dominará el Pivote del Mundo quien controle el Pivote del Mundo dominará la Isla Mundo quien domine la Isla Mundo dominará el mundo». Esa Área Pivote o Región Cardial es representada por Asia Central, Medio Oriente y Europa Oriental, y está rodeada de una franja intermedia donde se encuentran los ámbitos terrestre y marítimo. La teoría establece que en esa zona el Poder terrestre tendría una mayor ventaja frente al Dominio marítimo por su inaccesibilidad por mar, el aprovechamiento de los rápidos medios de comunicación terrestres y por la explotación de los recursos del área. Se afirma que la Nación que lograra conquistarla se transformaría en una Potencia Mundial. Esto explica porqué EE.UU. y Occidente tratan de penetrar en Europa Oriental a través del dominio de Ucrania.

La idea de dominar elPivote del Mundo (‘heartland’, en inglés), posteriormente fue rebautizada por el periodista estadounidense Nicholas John Spykman, considerado como uno de los padres de la geopolítica norteamericana.  La estrategia actualizada por Spykman tuvo gran importancia en la política exterior de la posguerra en Washington. Esta idea fue expresada en la Doctrina Truman, que luego resultó en la expansión de los bloques económicos, políticos y militares de EE.UU. alrededor de la Unión Soviética.

Los Gobiernos del Imperio ruso, la Unión Soviética y la Federación Rusa jamás tuvieron dudas de que regiones importantes como los Urales o Siberia son  tierras inseparables que pertenecen a la Nación rusa, pero la Ciencia Geopolítica Occidental las consideraba como unas áreas geográficas que podrían ser disputadas.

No obstante, ni las Guerras Napoleónicas (en Rusia se denominan como la Guerra Patria), ni el Frente Oriental de la Segunda Guerra Mundial (Gran Guerra Patria, en Rusia) ni tampoco la caída de la URSS resultaron en la privación a la Nación rusa de sus tierras en el corazón del continente Euroasiático.

La Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) como nuevo centro de Poder en Eurasia

Tras el colapso de la URSS, la parte oriental de Eurasia se encontraba débil y desestabilizada al perder un centro político tan fuerte como Moscú, que dirigía el bloque oriental a lo largo de toda la época de posguerra. Nuevos países de Asia Central se convirtieron en un punto frágil en el mapa geopolítico. Rusia y China se vieron en una situación de vecindad bastante amenazante con Estados jóvenes como Kirguizistán, Tayikistán, Uzbekistán, Turkmenistán. Se trata de territorios, en su mayoría, poblados por Musulmanes y situados cerca de Afganistán, un país sumergido en el caos.

Esta nueva realidad geopolítica dejó claro tanto a Rusia como a China que amenazas como el radicalismo islámico, difusión del terrorismo y separatismo llegaron a sus fronteras y, por lo tanto, la futura integración de las fuerzas políticas y económicas entre las dos Naciones se pintó como una necesidad.

En 1996-1997 Rusia, China, Kazajistán, Kirguistán y Tayikistán formaron el grupo de los Cinco de Shanghái, firmando acuerdos sobre la confianza mutua y reducción de las fuerzas militares desplegadas en las fronteras entre los países. Esta iniciativa política lanzada por Moscú y Pekín dio lugar a la primera piedra angular en el sistema de seguridad surgido en la región. En 2001 los Cinco de Shanghái aceptaron a Uzbekistán como nuevo miembro y la organización decidió cambiar de nombre. En Junio de 2002 fue firmada la Declaración de los Estados miembros de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS). El 1 de Enero de 2004 la OCS empezó a funcionar a pleno rendimiento. En 2014 Irán, la India y Pakistán expresaron su deseo de unirse a la OCS.

“Un nuevo significado, un nuevo peso”

Durante la reciente cumbre de la OCS, los Jefes de Estado presentes en la organización han firmado memorandos sobre la incorporación de la India y Pakistán a la organización, un paso que, según los participantes del evento, llevará a la OCS a un nuevo nivel. “Nos hemos acercado a la incorporación de dos grandes países, la India y Pakistán; quedan puras formalidades”, declaró el Presidente ruso Vladímir Putin y agregó: “Con su adhesión, la Organización, por supuesto, adquiere un nuevo significado, un nuevo peso. Esto es casi la mitad de la población mundial“.

Un día después de la cumbre de la OCS en Uzbekistán, el Presidente Putin llegó a China para reunirse con su homólogo chino Xi Jinping. Los Líderes de Moscú y Pekín firmaron múltiples acuerdos bilaterales importantes para el desarrollo de la economía, política y seguridad: tanto a nivel regional como global.

Quien controla Eurasia, controla el mundo”, reiteró el portal Ruso ‘Vzglyad’, volviéndose a referir a la Estrategia Geopolítica Occidental y, además, agregó: “Los países de la OCS se acercan rápidamente a la situación que les permita, por sí mimos, controlar la seguridad en el corazón de Eurasia”. No hay duda de que la lucha por el control del “Pivote Geográfico de la Historia”, tal cual lo augurara MacKinder, ha comenzado y, aparte de Ucrania, su llave es Siria, donde se está librando la “madre de todas las batallas”.

En principio, Eurasia y nuestro espacio, el corazón de Rusia, es el área de una Revolución antiburguesa, antiamericana El nuevo Movimiento Euroasiático será construido sobre el principio fundamental del Nacionalismo Multipolar y la oposición al enemigo común: el ‘Atlanticismo’, el control estratégico de EE.UU. y la negativa a los valores Liberales”, dice Aleksandr Dugin en su Libro.

Quizá uno de los artículos que con mayor lucidez retrata esa ideología lo escribió Charles Clover en Foreign Affairs”, en 1999. Según Clover hay dos versiones del Euroasianismo: La versión más moderada sostiene que “Rusia es excepcional y no debe Occidentalizarse para progresar. Pero en su línea más dura, añade Clover, “el Euroasianismo avizora al territorio de Eurasia como la plataforma para un Movimiento Global antioccidental, cuyo último objetivo es la expulsión del “Atlanticismo” y el Liberalismo de Eurasia”. Según Clover, este Movimiento tiene entre sus adeptos a miembros de la ultraizquierda y de la ultraderecha. El Euroasianismo ha triunfado al reconciliar al Comunismo, la Ortodoxia Religiosa y al Fundamentalismo Nacionalista dice.

Dugin plantea la necesidad de llegar a una alianza anti-Occidental con el Islamismo, lo cual lo diferencia de los Nacionalistas rusos. Esta es una lucha cultural, filosófica, ontológica y escatológica, porque en la situación actual el Eurasismo identifica la esencia de la Edad Oscura, o el Gran Paradigma. Pero también cree que se debe pasar de una postura puramente teórica a la práctica, a un nivel Geopolítico; y en este nivel Geopolítico, Rusia conserva los recursos potenciales, y la inclinación para hacer frente a este reto, porque la historia de Rusia ha estado durante mucho tiempo intuitivamente orientada contra el mismo horizonte. Rusia es una gran Potencia donde hay una aguda conciencia de lo que está pasando en el mundo, en términos históricos, y una profunda conciencia de su propia misión escatológica. Por lo tanto, es natural que Rusia deba jugar un papel central en esta coalición anti-statu quo”(ibídem). Rusia defendió su identidad contra el Catolicismo, el Protestantismo y el Occidente moderno durante el tiempo de los Zares; a continuación, contra el Capitalismo Liberal durante la Época Soviética. Ahora hay una tercera oleada de esta lucha: la lucha contra la posmodernidad, el ultra-liberalismo y la globalización. Pero esta vez, Rusia ya no es capaz de confiar en sus propios recursos. No se puede luchar únicamente bajo la bandera del Cristianismo Ortodoxo. Ni reintroducir o confiar en la Doctrina Marxista como una opción viable, ya que el Marxismo es en sí mismo una raíz principal de las ideas destructivas que constituyen la posmodernidad. Rusia es ahora uno de los muchos participantes en esta lucha global, y no puede enfrentar esta lucha sola. Se tiene que unir a todas las fuerzas que se oponen a las normas Occidentales y a su sistema económico. Así que hay que hacer alianzas con todos los Movimientos Sociales y Políticos de Izquierda que cuestionan el statu quo del Capitalismo Liberal. Nosotros también debemos aliarnos con todas las fuerzas identitarias que en cualquier cultura rechazan la Globalización por razones culturales”(sic). Desde esta perspectiva, los movimientos Islámicos, los movimientos Hindúes o los movimientos Nacionalistas de todo el mundo también deben ser considerados como aliados. Hindúes, Budistas, Cristianos, y Paganos Identitarios de Europa, América o América Latina, u otros tipos de culturas, todos deben formar un frente común. La idea es unir a todos ellos, contra el enemigo singular y el mal singular, con una multiplicidad de conceptos de lo que es bueno.

CODA: Exceptuando el fuerte anti-Occidentalismo y la condena total a los EE.UU., notamos que la Ideología del Eurasismo Nacionalista Multipolar, tiene bastante concomitancia con la ideología del NACIONALISMO REPUBLICANO que propugna el Coloradismo Paraguayo, como ser: su origen en el Conservadurismo Ideológico, el Nacionalismo a ultranza, el Republicanismo, la defensa irrestricta de la Tradición, los valores Religiosos, el rechazo del dominio del mundo por una sola Potencia (Paraguay fue víctima del Imperialismo Inglés y sus lacayos Liberales Sudamericanos en 1870), la reivindicación y elevación de los valores del “Ser Nacional”, la sociedad Policlasista, el rechazo al Marxismo y al Nazi/Fascismo, y la histórica condena total al LIBERALISMO, con un apego a la “Tercera Vía” de un “Estado Regulador” que escapa a la tesis Neo-Liberal “Mercadocéntrica, como a la tesis de la extrema Izquierda “Estadocéntrica”; y otros más, como el amor entrañable al terruño, tal como lo expresara tan certeramente uno de los Filósofos más importantes de todos los tiempos: Martín Heidegger en sus Conferencias de 1925 “El actual combate por una visión del mundo histórica”, en las cuales Heidegger afirmó que para interrogarse sobre “el carácter del ser” es necesario un “suelo” (Boden) y que se requiere apropiarse de un pasado, allí donde sea posible encontrar las raíces auténticas de nuestra existencia”. Continúa con  Ser y Tiempo donde rechazó cualquier esclarecimiento de la existencia apoyado en culturas extranjeras, pues conduce a la pérdida del suelo y consideró que la existencia auténtica sólo se realiza como destino común de un pueblo. En el curso del invierno de 1934-1935, sobre la Germania de Hölderlin, Heidegger exclamó subrayando el texto editado: “La Patria es ‘el ser’ mismo” (Das Vaterland ist ‘das Seyn’ selbst). Y en la célebre Entrevista de 1966 a “Der Spiegel” declaró:

Sé, por la experiencia e historia humanas, que todo lo esencial y grande sólo ha podido surgir cuando el hombre tenía una Patria y estaba arraigado en una Tradición”.-

Anuncios

One Response to HALFORD MACKINDER, EL PIVOTE DEL MUNDO Y EL NACIONALISMO REPUBLICANO

  1. hola Freddy

    Como siempre bien fundamentado y en abundancia como recomienda SCHOPENHAUER, quisiera comentar muchos de los puntos tocados, y hubiese esperado una conclusion junto a tu opinion.
    Sin embargo pienso que esa tendencia esta avanzando no quiero todavia pensar aUSA como un imperio en caida libre. Faltó el analisis economico y tecnologico, aunque la contribucion de china va por ese lado a usa le es imperioso sumar o contener a china al menos por ahora como fue para salir del comunismo maoista y modernizarse.
    Solo me queda decir que Obama premio nobel de la paz dejará una USA debilitada. y no sé el futuro que le espera con Hillary o Trump ambos candidatos gozan de popularidad minima pero los Republicanos son como los colorados organizados y disciplinados al menos mas que los Demócratas. Trump no escucha a nadie es egocentrico y creo que nunca escucho hablar de geopolitica o estrategia.

    Aplausos al parrafo donde describes como somos los colorados por su veracidad, sintesis y calidad didactica

    abrazos fraternos

    cacho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: