Doña Melchora da a luz un niño: Hoy se cumple un aniversario más de su nacimiento


Más al sur, en el pueblo de Ybycuí, Doña Melchora Melgarejo y Genes de Caballero está dando a luz un niño. Ese día 20 de mayo, su padre festeja alborozado la llegada de su único varón a quien bautiza con el nombre de Bernardino. Sus hermanas María de la Cruz, María Luisa y Basilia lo precedieron y le siguieron Asunción y Juana Isabel. En total 6 mujeres para mimar a un varón. (Del libro Bernardino Caballero, El Autentico.)

Este constituye el ambiente en que viene al mundo un niño campesino destinado a lograr grandes cosas. El padre y su mujer pertenecen a antiguas familias de la época colonial. Descendiente del capitán Juan Caballero de Añazco, que fuera gobernador de Asunción e incluso de Pedro de Valdivia, prócer de Chile. (Henry Pitou. “El General Caballero”) Entre sus abuelos se encuentran capitanes y gobernadores de linajudos blasones. (Oleary, “El Centauro de Ibycuí”.) Pero hay un detalle curioso. Tanto el recién nacido como sus hermanas poseen el característico tipo sajón. Sin embargo en la investigación genealógica no aparecen los tales apellidos que sirvan de sustento para probar ese origen. No obstante, sus facciones, color del pelo y los ojos azules lo delatan sin lugar a ninguna duda. Pudo haber sucedido que la línea la trajeran directamente de Europa y sean de origen visigodo o vizcaíno como sostienen algunos pero con apellidos españoles que los hay hasta hoy en España. Puede también que la carga genética se haya transmitido por vía natural dado que no se encuentran en los archivos los ascendientes antes de 1750. Y tal cosa lo prueba el hecho que ninguno de sus biógrafos traspuso en forma ascendente más allá de la tercera generación. En el Paraguay era común que las mujeres rechazaran anotar a sus hijos con apellidos raros de difícil pronunciación. Tanto una unión permanente como una furtiva daba como resultado la aparición de un niño o una niña con apariencia sajona. A extranjeros residentes o publicistas del siglo XlX, como el norteamericano Charles Washburn, les llama la atención esta característica en no pocos paraguayos.

Nos detenemos en esta digresión porque 34 años más tarde, nuestro niño recién nacido de Ybycuí se irá a Inglaterra y allá será confundido en un restaurante nada menos que con Bertie, así llamado cariñosamente por sus súbditos el heredero de la corona, Principe Alberto de Gales, hijo de Alberto de Sajonia y de la Reina Victoria. Aunque no existen pruebas concluyentes que tal cosa sucedió, el notable parecido parece apoyar lo relatado. Pero no lo será solamente con Bertie Windsor sino con quien más tarde llegará a ser Presidente de Alemania, el Mariscal Paul Hindemburg.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: