Un año y seis meses sin Pablo Medina


  Hoy se cumple un año y seis meses de aquel 16 de octubre de 2014, cuando asesinaron cobardemente al periodista de ABC Pablo Medina y Antonia Almada. En este tiempo han sido capturados la mayoría de los responsables. Nota: Lo que hasta hoy se desconoce es cuanto ganaba este sacrificado trabajador de la prensa escrita. Por ejemplo, de cuantos guardias pagados por su medio contaba. Hoy día, con los salarios de los periodistas, ya nadie aceptará hacer el trabajo de un soñador como Pablo Medina. Le rendimos un merecido homenaje a un gran luchador a favor del un pueblo que calla y se jacta de tener perfil bajo ante el crimen organizado.

Fue a las 14:32 del 16 de octubre de 2014. Sicarios al servicio del exintendente de Ypejhú, Vilmar “Neneco” Acosta Marques, asesinaban al corresponsal de ABC Color en Curuguaty, Pablo Medina, y a la joven Antonia Almada. Ambos se desplazaban en la camioneta del periodista cuando cayeron en una emboscada en un camino rural del distrito de Villa Ygatimí, departamento de Canindeyú, a unos 50 kilómetros de la ciudad de Curuguaty.

En este periodo de tiempo, se produjo la captura de la mayoría de los sindicados como principales sospechosos del doble homicidio:

Arnaldo Javier Cabrera, chofer de “Neneco” Acosta y quien habría actuado como cómplice, por lo que ya fue condenado a cinco años de prisión.

Vilmar “Neneco” Acosta, exintendente de Ypejhú, quien el 4 de marzo de 2015 cae preso en el municipio de Caarapó, estado de Mato Grosso del Sur, Brasil, en un procedimiento conjunto entre policías paraguayos y brasileños. Lo trasladaron a la sede la Policía Federal de Naviraí y luego extraditado el 17 de noviembre.

Flavio Acosta Riveros, uno de los supuestos autores materiales del crimen, fue capturado el pasado 9 de enero de 2016 en la localidad de Pato Branco, estado de Paraná, Brasil, a 580 kilómetros de Ypejhú. Ahora se aguarda por su extradición.

Sigue prófugo el que sería el segundo autor material, Wilson Acosta Marques, hermano del exjefe comunal «Neneco». Sobre él pesa una orden de captura internacional y se procedió a la difusión roja a través de Interpol.

El fatídico día

Eran cerca de las 07:00 del jueves 16 de octubre de 2014. Como habituaba, Pablo Medina se hizo sentir en el grupo de WhatsApp de los corresponsales de ABC Color. Si no se trataban de cuestiones laborales, el periodista encargado de la zona baja de Canindeyú siempre aparecía con alguna ocurrencia, aunque esta vez avisaba a la redacción de Asunción de las coberturas que tenía planeadas para la jornada.

“Buen día, jefa. Voy a la Colonia Ko’e Pora de Villa Ygatimi, Ara Verá y Crescencio Gónzalez del distrito de Ypehú, del departamento de Canindeyú”, decía el mensaje. El texto mencionaba que habría una intervención de la Federación Nacional Campesina (FNC) por fumigaciones y que avisaría cuando regresara por “la tardecita”. Pero el aviso nunca llegó.

Mientras regresaba de la cobertura, Pablo fue sorprendido por dos hombres vestidos con ropa camuflada a los que confundió con militares con los que venía trabajando en algunas investigaciones desde hacía semanas. Apenas detuvo su camioneta, uno de ellos confirmó su identidad y acto seguido abrieron fuego contra él y su acompañante, Antonia Almada. 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: