Excanciller refuta al nuevo director de Yacyretá y objeta plan del Preacuerdo


                El embajador Dr. Luis María Ramírez Boettner, excanciller nacional (1993-1996), remitió un artículo en el que deja sentada su posición respecto al Preacuerdo del año 2006, planteado como solución a la deuda de Yacyretá y defendido por el nuevo director, Ing. Ángel María Recalde. Nota: El embajador Luis María Ramírez Boettner es contundente y concluyente en su nota remitida al diario ABC Color. Llama la atención que el gobierno no los haga participar a quienes Ramírez cita. Adelantamos que el pueblo paraguayo no tolerará una entrega en Yacyreta. En ocasión del nombramiento del nuevo director, este medio expresó que le sonaron tibias las primeras declaraciones de Recalde. Esta nota de un gigante de la diplomacia paraguaya confirma nuestros primeros recelos. Le advertimos a Recalde que Yacyretá es una causa nacional de manera que tendrá que leer estas atinadas recomendaciones del ex caciller Ramírez Boettner si no desea salir mal parado pues queda descontado que el congreso lo repudiará..

“El 24 de enero, en ABC Color aparecen unas declaraciones del Ing. Ángel María Recalde y en esa entrevista vuelve a alabar la posible solución del problema de Yacyretá, especialmente financiero, a través del llamado ‘Preacuerdo’.

Esta declaración me extrañó enormemente pues creía que, por la capacidad y experiencia que tiene el Ing. Recalde, ya había desistido de dar ese apoyo a ese acuerdo. Recuerdo que cuando hizo la presentación del Preacuerdo en el Auditorio del Banco Central del Paraguay, al término de su exposición pedí la palabra para objetar esa solución, principalmente por dos motivos: 1. la novación que se hacía de la deuda no era la desaparición de la misma y 2. el larguísimo plazo de 42 años para el pago de la deuda a través de energía, dejando de cumplir lo estipulado en el tratado referente a las obligaciones con el Paraguay, y dejando vigente la nefasta Nota Reversal del 92, origen de todos los males de Yacyretá.

En esa ocasión, al mencionar la solución a través de una Ingeniería Financiera, el Ing. Ángel María Recalde expresó que existen otras propuestas tal vez más convenientes, pero que el presidente Nicanor Duarte Frutos no aceptará como pago la compra de títulos de la Deuda Externa Argentina en una ingeniería financiera que a mi criterio es una postura que indica un desconocimiento sobre el tema, ya que se habla de la Deuda Externa Argentina, por lo tanto, es el gobierno de esa república a quien compete exclusivamente aceptar o no propuestas de entes financieros internacionales.

De la misma manera, se ignora que anteriormente tanto el director argentino de la EBY como el paraguayo se han expedido por escrito que la Ingeniería Financiera era la solución global a los problemas de la entidad, sin comprometer a los estados y sin aval alguno, respaldado solo por el propio mérito del proyecto.

Creía también que había dejado de apoyar el Preacuerdo después de una muy larga y amistosa conversación que mantuvimos con el Ing. Recalde en un vuelo de Buenos Aires a Asunción. Después de esa entrevista quedé convencido de que el Ing. Recalde había desistido por completo del Preacuerdo y que había que buscar otra solución.

Por otro lado, en su declaración en Radio ABC Cardinal, mencionó que él consiguió que la EBY descartaría intereses y ajustes al aporte para terminar las obras, que me parece magnífico, porque no corresponde en aportes cargar intereses y ajustes, y como antecedente quiero mencionar el Protocolo del 23 de noviembre de 1995 de Participación del Sector Privado en las obras y servicios a cargo de la Entidad Binacional Yacyretá. En dicho Protocolo en el Artículo 1, puntos 1 y 2, estaba la solución de la Deuda del Gobierno Argentino a Yacyretá y se decía:

Artículo 1

El Tratado de Yacyretá celebrado entre la República del Paraguay y la República Argentina con fecha tres de diciembre de mil novecientos setenta y tres y sus Anexos, Notas Reversales, Protocolos, Acuerdos y Normas Complementarias y Modificatorias en todo cuanto no sea modificado en el presente Protocolo, el cual suspende durante el plazo de su vigencia la aplicación del Tratado en todo lo que se oponga al mismo.

Artículo 2

Las Altas Partes Contratantes instruyen a la Entidad Binacional Yacyretá para que:

1. Encargue a una empresa que se rija por el derecho privado, a ser contratada mediante el procedimiento de licitación pública internacional, la operación y el mantenimiento del Complejo Yacyretá, conforme a lo establecido en el Anexo I del Presente Protocolo.

2. Venda toda la energía posible de ser producida a una empresa que se rija por el derecho privado a ser contratada mediante el procedimiento de licitación pública internacional, conforme a lo establecido en el Anexo I del Presente Protocolo.

Si ya existe un antecedente, altamente beneficioso para ambos países como el Protocolo firmado el 19 de junio de 1995, este debe ser la base de las negociaciones paraguayas. Pues en el artículo tercero de ese Protocolo se lee que el vecino país liberará a la Binacional de sus deudas con el Tesoro Argentino y asumirá exclusiva y plenamente todas las deudas que la Entidad mantiene con bancos, organismos multilaterales de crédito, agencias de exportación, proveedores y contratistas. En resumen, Argentina condonaba la totalidad de la deuda.

Esa propuesta era con la participación del sector privado en las obras y servicios, con el aporte financiero de la banca internacional.

Ese logro que hoy también se podría seguir se haría cambiando solo lo que en el Protocolo del 95 era el Sector Privado por el Sector Oficial argentino actual, que anteriormente tuvo una preeminencia por más de dos décadas (Tesoro Argentino), rigió la vida de la Entidad con los resultados conocidos. Como se ve, la Argentina no solamente sacaba intereses y ajustes sino que se hacía cargo de la deuda de 7.000 millones de dólares comprendiendo todas las compras y préstamos de cualquier índole, conforme al inventario incluido en este Protocolo.

Este Protocolo de Participación Privada fue aprobado por el Senado Argentino y el Senado de Paraguay y la Cámara de Diputados de Paraguay, confundiendo una tercerización de 30 años con una venta definitiva de la hidroeléctrica, rechazó habiendo perdido el Paraguay la oportunidad más brillante de resolver los problemas de Yacyretá.

Posteriormente, durante el gobierno del presidente Lugo, los dos negociadores nombrados por la Argentina y el Paraguay, el ministro De Vido por Argentina y Miguel Ángel López Perito, se desperdició una oportunidad más de solucionar los problemas de la EBY.

No por culpa de Argentina sino del Paraguay.

Ante estas declaraciones no puedo quedar callado y, a pesar de mis 97 años, quiero dejar bien en claro mi posición y la del presidente Juan Carlos Wasmosy en esta materia.

Finalmente, quiero mencionar la creación, a instancias del canciller José Félix Fernández Estigarribia, de un grupo interinstitucional Yacyretá, con la participación de los Partidos Políticos. El Partido Colorado estuvo representado por el Dr. José Antonio Moreno Ruffinelli, Dr. Luis Enrique Chase Plate y el que suscribe. Y por el Partido Liberal presidía el senador Miguel Abdón Saguier. Por el Encuentro Nacional, el Dr. Mario Paz Castaing.

Este grupo sacó conclusiones muy importantes, suscriptas por todos los participantes del grupo, declarando primero que se debe solucionar el problema de la deuda de la EBY antes que cualquier incremento de producción de energía”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: