LUMINARIAS REPUBLICANAS (IV) “CARLÍN” ROMERO-PEREIRA ARZA PRÍNCIPE DEL PARTIDO COLORADO


Escribe Federico Narváez Arza

Este título de honor le fue adjudicado por el entonces Presidente de la República, Gral. Andrés Rodríguez, para significarle a sus subordinados –que querían tomar medidas contra él– que Carlín era “intocable” a pesar de la férrea oposición que le hacía en defensa de los principios e intereses del Partido que consideraba conculcados, y también aludiendo a su linaje extraordinario en el Coloradismo:“una emoción nacional”, como Romero-Pereira lo había calificado .

El ex-Senador Nacional, Ing. Carlos Romero-Pereira, “Carlín”, es ya una figura histórica de la política paraguaya y en especial del Partido Colorado. Su larga y fecunda trayectoria como militante y Líder partidario son proverbiales y hacen que sea ya una “luminaria” en el horizonte Colorado y nacional. Ahora, ya de vuelta de importantes Cargos en el Gobierno de la Rca., parece a punto de encontrarse en el colmo de su destino como gran Intelectual, Ideólogo y Conductor del Partido Colorado. Nada parece capaz de detenerlo; o, mejor dicho, sólo la “Nada” podría detenerlo; ya sea por el fracaso en su accionar o algún error político irreparable (recordemos lo que dijera aquel “político entre políticos” Talleyrand, Ministro de Relaciones Exteriores de Napoleón y, a la caída de éste, lo mismo en el Gobierno del restaurado Rey Borbón: “en política, hay solo una cosa peor que cometer un crimen, y es cometer un error”). Pero no creemos que Romero-Pereira pueda caer en esa “Nada”; porque su capacidad de trabajo y dinamismo en la praxis y teoría política no tiene parangón y, además, su calidad intelectual –que se da en muy pocos Dirigentes Políticos Colorados de éstos momentos– hacen que tenga también la capacidad de ver el momento y la parte a la luz de lo perdurable y el todo, con la amplitud y la precisión de un filósofo político y el rigor incisivo de un Estadista práctico.

Nadie en las últimas décadas ha puesto al servicio del Estado y del Partido una mente tan completa y cultivada como la de Carlos Romero-Pereira, una imaginación tan vívida, y un interés tan intenso y universal por todos los asuntos humanos, tanto del pasado como del presente. Un famoso historiador (el inglés Macaulay), en el más sentido y quizás el más hermoso de sus pasajes, lamentaba que Cicerón gastase en la controversia política el tiempo, la salud y el pensamiento que podría haber dedicado con provecho a la literatura. Pero la humanidad debe recibir agradecida todo aquello que Cicerón quiso darle, y puede sostenerse con razón que él encontró el material que mejor se adaptaba a sus talentos, en el Senado antes que encerrado en una biblioteca. Si Cicerón no hubiera bebido profundamente en las ambiciones, las pasiones –y, en su caso, los pesares y los errores de la vida pública romana– sus “Cartas a Ático” y a Brutus y Quinto, no se hallarían entre las más estremecedoras y patéticas de las obras escritas que existen; y si Romero-Pereira se hubiera mantenido apartado del Liderazgo Político y del Congreso, podría haber hecho cosas maravillosas en las esferas de la historia, la filosofía y la literatura política, pero no hubiera creado nada de tan alto valor como sus discursos, disquisiciones y actuaciones sobre conciliaciones y enfrentamientos en la historia política paraguaya o la expresión de sus pensamientos sobre los presentes descontentos y la esperanza suscitada.

Respecto a la actuación de Carlín durante la era de Stroessner, ello fue como “hombre de Partido” sin mancharse con alabanzas sumisas ni turbios manejos económicos ni políticos, cooperando activamente en ciertos aspectos de interés nacional con el Gobierno del Presidente Stroessner tal como lo hiciera el Príncipe Metternich con Napoleón, según lo glosa muy bien Henry Kissinger: Cooperar sin perder la propia alma, ayudar sin sacrificar la propia identidad, trabajar por la liberación socapa de esclavitud y bajo un silencio obligado, ¿cabe más dura prueba de fortaleza moral? (“A World Restored”; p. 19). Pero también debemos destacar que cuando el Régimen Stronista se desvió hacia un despotismo “anti-partido” Carlos Romero-Pereira reaccionó con hidalguía y coraje, combatiendo en todos los frentes, cayendo preso en varias ocasiones, y con valor intelectual. Así en su discurso en Coronel Oviedo, su Carta a la H. Junta de Gobierno (1985), Ética Política (1985), y su libro Una Propuesta Ética (1987), documentos que ya son parte de la historia, denunció claramente que el resorte principal del Stronismo era la defensa del privilegio, que era lo único ya –sobre todo en la última década– que daba cierta unidad a todos los aspectos de la política de Stroessner en su creciente degradación del Partido Colorado. Y también analizó la composición de los Grupos Administrativos, del Aparato del Partido, de los Altos Empleados Públicos, del Equipo Gobernante, que sumaban un estrato masivamente poderoso, extraordinariamente reaccionario a causa de los privilegios de que disfrutaba y empeñado en mantener a cualquier precio el “statu quo”. Pero el equilibrio social, policlasista, del Partido Colorado –añadía “Carlín” en los documentos citados– era inestable. A la larga debía prevalecer uno de los dos elementos, el democrático o el autoritario personalista. El aumento contínuo de la desigualdad en Poder y Riqueza era una señal de peligro. Los grupos de Burócratas-Administradores metidos a “Dirigentes Políticos” no se contentarían indefinidamente con sus privilegios de consumidores; tarde o temprano tratarían de constituirse en una nueva clase política detentadora del Poder total mediante la “expropiación” del Partido Colorado y su conversión en el “Partido Stronista”. Y esto se cumplió ya en su primera parte en la Convención Partidaria de 1984 para culminar en el atraco de 1987. Pero Stroessner, al estimular la voracidad de su Burocracia, estaba socavando inconscientemente no solo su propio Régimen, sino todas las conquistas del Coloradismo. Tan inminente le parecía este peligro a “Carlín” que no vaciló en afirmar, ya antes de 1984, que se estaban creando las premisas políticas del “vitaliciado autoritario hereditario” y consideró sin ambages a la Burocracia Militante-Stronista como el agente potencial y directo de la defenestración del Partido Colorado y su reemplazo por el Partido Personal Stronista.

Su historia de lucha principista demuestra que no es a los políticos a quienes corresponde la elección de una carrera con la que ciertos hombres, más que ningún otro, adornan y embellecen la profesión de la Política: tal es el caso de Carlos Romero-Pereira.

Después del “Golpe Libertador” de 1989, en aras de la unidad partidaria disolvió su “Movimiento Ético y Doctrinario”, adscribiéndose al “Tradicionalismo Autónomo”, liderado por el Dr. Luis María Argaña, convertido luego en el “Movimiento de Reconciliación Colorada”, donde se distinguió por su valor personal, su irreductible actitud contestataria al “desviacionismo ideológico” Rodriguista, y su oratoria espectacular. Haciendo un símil con los tres protagonistas principales de la Revolución rusa, nosotros consideramos que Carlín era el “Trotsky” del Movimiento: el orador sublime y convincente, fogoso, arrebatado, impetuoso, dispuesto a todo en defensa de sus ideales; mientras que Argaña era el “Lenin”: el Jefe indiscutido, ideólogo, estratega y conductor de las masas; y el tercero en discordia, Diógenes Martínez, era el “Stalin”: individuo taimado, traicionero, desleal con sus compañeros de lucha (eso mismo dijo Lenin de Stalin), dominado por un afán de Poder enfermizo que lo llevarían a la traición y a la derrota, sin el éxito maquiavélico de Stalin.

Durante este actual periodo de su vida, Romero-Pereira tiene un seguro instinto para seleccionar los temas que le permitan ejercitar toda la fuerza de su magnífica capacidad. No tiene tiempo que perder, pues el problema de la renovación del Partido Colorado, del Estado y la sociedad paraguaya, ha hecho pasar a un segundo plano a todos los demás problemas, y se trata de una cuestión por la que “Carlín”, con sus vastos conocimientos y su comprensión que todo lo abarca, se siente sin duda atraído con seguridad, y para cuyo tratamiento es muy competente con esos grandes principios de gran sentido común que son los artículos fundamentales de su credo. “Carlín” ha repetido –con palabras que todos podían comprender y con una fuerza y una claridad que ningún político podría mejorar– que el “espíritu del pueblo” debía ser el principal objeto de estudio de un Estadista, y que en el mundo de la política la verdadera sabiduría es la magnanimidad.

El Parlamento, lo admitía sin resquemores, tiene derecho a imponer su mayoría, pero ése es un derecho que, en vista de los sentimientos imperantes en el país, ningún Senador o Diputado que estuviera en su sano juicio soñaría con ejercer arbitrariamente (ya lo vimos en el caso de Víctor Bogado). El hecho de que todo pueda conciliarse en la especulación legal y constitucional es algo que carece de importancia. Se lo concilia en el orden político, y la política no debe adecuarse a los meros deseos humanos, sino a la naturaleza humana, de la cual el deseo es sólo una parte, y en modo alguno la mayor”. Ése era el punto de vista que Carlín Romero-Pereira transmitía con vehemencia a los Líderes de su propio Partido, quienes hasta la caída a la llanura tardaban en reconocer toda la gravedad de la crisis partidaria y nacional, pues él (Carlín) es uno de esos hombres que no teme seguir hasta allí donde su conciencia le guía, y ya ha sido un Dirigente del Partido –Legislador, Ministro y Vice-Presidente interino de la Rca.– por bastante tiempo como para haber aprendido que, en política, es bueno todo lo que bien termina.

Y ahora, el Partido lo llama nuevamente para conducirlo en esta dramática etapa de crisis generalizada que lo amenaza con llevarlo definitivamente a la llanura. Y Carlín no puede rehusarse ni retirarse a cuarteles de invierno, sino dar todo de sí, como lo hicieran sus ilustres ancestros: su Padre, Don Tomás Romero Pereira y sus Tíos Cayo y Emilio Romero Pereira. Por eso es bueno terminar esta semblanza de “Carlín” recordando la prosapia, la estirpe genuinamente Republicana de la cual procede, transcribiendo la historia heroica de sus antecesores según lo relata otro gran héroe cívico y patriarca Colorado: el Dr. Juan Manuel Frutos. Helo a continuación para que se sepa de dónde proviene Carlín Romero-Pereira.

Del libro: J. MANUEL FRUTOS LUCHADOR Y DOCTRINARIO. Editorial Medusa. Asunción, 1997.

Se ha visto en la revolución última (1912), en el ataque que los Radicales llevaron a la Capital, una defensa tenaz y heroica de parte de los Republicanos, dignos de mejor suerte. No teníamos sino unos mil trescientos hombres, la mayoría armados a remington, cuatro cañones y ni una sola ametralladora.

El Jefe Político de la Capital, Dr. Cayo Romero Pereira, tenía la defensa de los puntos de desembarco: Puerto Sajonia, Tacumbú etc., con una pequeña tropa. Los Radicales tenían cerca de cinco mil hombres, más de veinte cañones y catorce ametralladoras.

En la revolución citada, los Republicanos no tuvieron libertad de acción para prestar su concurso al triunfo del orden legal. Fuimos designados los doctores Olmedo, Silvera, Romero Pereira y otros para reunir contingentes. Al Doctor Romero Pereira se le puso también dificultad de conseguir un tren para conducir los contingentes. Entonces hizo el viaje a pie desde Itauguá a Asunción. El Doctor Romero Pereira y su hermano el Capitán Tomás Romero Pereira y otros correligionarios habían organizado en la Capital grupos de voluntarios en defensa del restablecimiento del orden. No estuvimos en el Poder sino 21 días. Peleamos en Tacuaral el 10 de Marzo, en Luque el 14, 19, 20, y el 21 en la Capital. (Páginas 139 a 144).

Discurso durante el sepelio del Dr. Cayo Romero Pereira, asesinado en Octubre de 1912 en Corrientes donde estaba exiliado luchando en la resistencia por un sicario Liberal enviado desde Asunción.

Ciudadanos de la inteligencia y temple del Dr. Romero Pereira no nacen todos los años. Su vida fugitiva, centelleo de astros, encierra toda una historia cruel y triste. Víctima de las atrocidades de los Liberales fue arrojado a la bodega del “Libertad” con una barra de grillos de 24 kilos que le produjo una llaga en los tobillos.

Huérfano de padre y madre, perdió a su querido hermano Emilio en 1909 (cuando los sucesos de la Revolución de Laureles) en el levantamiento de unos cuantos republicanos que como un signo de protesta desafiaron las fuerzas de una ignominiosa tiranía y de la barbarie triunfante. Mientras el Dr. Romero Pereira encabezaba a los correligionarios del Norte para lo cual tuvo que hacer un viaje de 75 leguas a pie, Emilio Romero Pereira se ahogaba en las traidoras aguas del Alto Paraná. Reinaba una fuerte tempestad. Las olas del Paraná rugían, parecía desafiar que se le desafiara. Se levantaba una furiosa avalancha. Mismo, en el buque, nadie estaba seguro de la vida. Y por una cruel fatalidad un bote amarrado al buque revolucionario del que era Comandante el bravo Emilio, se desató. Venía cargado de elementos bélicos. Emilio ordenó a los marineros que se echaran al agua Nadie obedeció la orden. Aquel puñado de valientes, voluntarios todos, permanecieron atónitos. El buque bailaba. La tempestad arreciaba. La muerte era segura. Emilio, viendo que su orden no era cumplida, desafió el furor del Paraná, del Paraná traidor, del Paraná lleno de escollos. El nadador audaz que en repetidas ocasiones había cruzado el mismo río, se hundió el cráneo chocando con una piedra. Al día siguiente se vio a un joven en una fea canoa, jadeante, desesperado, llorando amargamente, sin hacer caso del alcance de los enemigos, buscar algo que el río arrojaba a la costa. De todos los labios se escuchaba esta exclamación: “¡Es Tomasito! ¡Pobre Tomasito!” Pasajera la derrota de los vencidos comparada al dolor de aquel hermano, el Capitán Tomás Romero Pereira. Durante la última Guerra Civil el Dr. Romero Pereira perdió a la compañera de su vida. Pocos meses antes había tenido la desgracia de perder un hijo. (Páginas 421-423).

De la “Biografía Política” del Dr. Juan Manuel Frutos.

Para la Revolución de Laureles fue llamado (el Dr. Frutos quien se encontraba en Asunción) por los amigos de Buenos Aires; renunció al Cargo de Agente Fiscal en lo Civil a los pocos meses de ocuparlo, para responder a dicho llamado En Buenos Aires estaban el General Caballero y el Ex-Presidente de la Rca. Coronel Juan A. Escurra, quien debía actuar como Jefe en el Norte, donde ya se encontraban los doctores Cayo Romero Pereira, Eduardo López Moreira, Virgilio Silveira y otros, viaje que hicieron por tierra, desde Buenos Aires a Puerto Murtinho Por la gran sequía y bajante del río, el Vapor “Miranda”, que calaba mucho, retrasó su marcha; esta dificultad hizo que el Dr. Frutos no pudiera llegar a tiempo a Murtinho, donde se habían levantado en armas los Doctores Cayo Romero Pereira y López Moreira. Sea dicho de paso en homenaje de los amigos ya muertos, que en el Este se levantaron Don Enrique Solano López, Marcos Quaranta, Emilio Romero Pereira y su hermano Tomás, y otros. Fue en esa contienda que el bravo Emilio Romero Pereira, viendo que se desprendía una canoa de dinamita del vaporcito que lo conducía, ordenó que se la recuperara, y como nadie se animaba echarse al río, lo hizo él. Se presume que se estrelló contra una piedra del traicionero río Paraná, no volviendo a aparecer a flor de agua; víctima de su temeridad, el consumado nadador que cruzaba el Paraná en cualquier circunstancia, fue traicionado por el tortuoso río cubierto de escollos. Un muerto ilustre y un ejemplo de amor al Coloradismo. Una Seccional lleva su nombre, porque no hay que olvidar a los que han ofrendado su vida por el Partido.

Durante los entreveros y golpes cuarteleros en que los Liberales se destrozaban en Rosario y Ca-í Puente y otros puntos, el Dr. Frutos organizó una Montonera en Las Cordilleras, con cuya fuerza bajó a la Capital para apoyar al Dr. Romero Pereira, cuando el 17 de Enero de 1912, Mario Uscher, Marcos Codas Caballero y el Comandante Aponte dieron un Golpe de Estado, derrocando al Presidente Rojas, quien huyó a Corrientes. El bravo entre los bravos, el Dr. Cayo Romero Pereira, al frente de tropas reagrupadas y de algunos correligionarios, estableció la primera resistencia, extendiendo su línea de tiradores sobre la Calle Brasil… triunfando la Contrarrevolución, el Presidente Rojas fue traído nuevamente de Corrientes para hacerse cargo de la Presidencia, que había abandonado, prueba de lealtad contraproducente del Coloradismo. La alianza Colorado-Rojista no podía subsistir. El Partido Liberal se levantó en Revolución.

Los Colorados, hostilizados en todas partes por los Liberales de todas las tendencias, resolvieron derrocar al Presidente Rojas. El Dr. Romero Pereira, Jefe de Policía, acompañado del Dr. Frutos, del Dr. Olmedo y del Dr. Gregorio Morales y de su hermano Tomás Romero Pereira, se adueñaron del Poder. El Congreso nombró al Dr. Pedro P. Peña (Colorado) Presidente de la República. Pero este Gobierno solo pudo sostenerse 21 días ante la ofensiva de los Liberales Radicales muy superiores en armas y efectivos. Tres días duró el combate de la defensa de Asunción en contra de los Liberales, pero la lucha no podía tener otro epílogo. Las tropas Coloradas carecían de armas y municiones, no contaban con una sola ametralladora. La tropa Colorada, derrotada, se embarcó rumbo a Corrientes en un barco; iban en dicho barco los Doctores Cayo Romero Pereira, Eduardo López Moreira, Capitán Tomás Romero Pereira herido en el combate de Luque, y muchísimos otros. El Gobernador de Corrientes, Dr. Vidal, Jefe del Partido Autonomista Colorado, cuyos afiliados usan como distintivo el pañuelo rojo, dispensó toda clase de atenciones a los derrotados. En Corrientes el Dr. Frutos formó parte del “Comité Revolucionario”, integrado por los señores Dr. Romero Pereira, Dr. López Moreira, Dr. Eusebio Taboada, Sr. Enrique Solano López, Sr. Francisco Bareiro y Sr. Pascual Velilla para continuar la resistencia en la lucha. (Páginas 16, 17, 18, 22, 23).

Éste es el linaje del que procede Carlín Romero-Pereira Arza y explica suficientemente su valor y arrojo personal como su lealtad inquebrantable e innegociable a los principios e ideología del Partido Colorado.

“¿Alguien quiere olvidar que tú eres el primero? Déjalo que recorra y encontrará tu rostro. ¿Alguien quiere enterrarte precipitadamente? Está bien, pero tiene la obligación del vuelo”. (Pablo Neruda).

¡FELICES FIESTAS, AMABLES Y PACIENTES LECTORES! NOS VOLVEREMOS A ENCONTRAR EN EL MES DE ENERO. GRACIAS POR VUESTRA ATENCIÓN.-

9 Responses to LUMINARIAS REPUBLICANAS (IV) “CARLÍN” ROMERO-PEREIRA ARZA PRÍNCIPE DEL PARTIDO COLORADO

  1. Alfredo Valiente, Miembro de la C.D. de la Seccional 40.. dice:

    Sr. Director: Magnífico y acertado escrito el que Ud. publica. Como dirigente de base siempre he admirado y respetado al ing. Carlín Romero Pereira como un gran líder partidario. Espero fervientemente que vuelva a la lucha para dirigir al Partido en estos momentos tan difíciles. Gracias por acordarse de él; nosotros los auténticos colorados no lo olvidamos. Felices fiestas para Ud yflia.

  2. Ex-Senador Dr. Victor Sánchez Villagra dice:

    Estimado Osvaldo Bergonzi: Yo he sido colega en el Senado de Carlín Romero Pereira y lo que se dice en el escrito es la pura verdad. Ha sido un Senador serio, muy culto, valiente, honesto y veraz. Sería honroso volver a contar con él en la brega política. Atentamente te deseo felices fiestas.

  3. Edith Britos, desde Buenos Aires. dice:

    Sr. Director, Dr. Bergonzi: En 1992 yo vivía todavía en Asunción y participé de las luchas del Mov. de Reconciliación Colorada, donde tuve ocasión de admirar la oratoria extraordinaria y la egregia personalidad de Carlín Romero Pereira. Con sus discursos nos hacía temblar hasta el esqueleto. Me alegro que lo recuerden de esta forma. Ojalá vuelva a la dirigencia partidaria. Aquí se publicó en “Le Monde Diplomatique”, Edición en español de Bs. Aires, una reseña de ese artículo, por lo visto enviado con mucha antelación. Mucha suerte para Carlín si vuelve al combate. Le devuelvo a Ud. su abrazo con creces pues me siento muy honrada.

  4. Dr. Ignacio Mendoza, ex-Diputado por tres periodos. dice:

    Federico: Yo coincidí con Carlín en el Congreso cuando él era Senador y yo Diputado. Te felicito por haber escrito la verdad sobre él. Es un hombre extraordinario y político de muchos quilates como ya ahora no los hay. Felicidades

  5. .Conrado Jacquet dice:

    Carlos Romero Pereira es indudablemente una figura histórica en el P. Colorado y hubiese sido Presidente de la Rca. pues luego de la deserción de Diógenes Martínez quedó como el Nº 1 luego de Argaña en el Liderazgo del M.R.C., que abandonó porque no toleró algunos insultos de Argaña, anteponiendo la dignidad a la ambición política pues no es de los que se arrastran para trepar. Y el país y el Partido hubiesen sido otra cosa en lugar del desquicio que fue con ese inútil y beodo de González Macchi . Como antiguo militante colorado espero que retome su lugar en la conducción en estas horas sombrías de nuestro partido, pues no es todavía “viejo” para eso. Recordemos que su ilustre padre Don Tomás continuó sirviendo a su patria y al partido hasta su muerte, mas allá de los 90 años. Le auguro próspero año nuevo Sr. Director,

  6. Anselmo Ayala Alvarez dice:

    Sr. Director: Muy justo el artículo sobre romero Pereira. Es reconfortante saber la herencia moral que recibió de sus ancestros, verdaderos héroes del Partido Nacional Republicano. Carlín debe emularlos hasta el final volviendo a ocupar su lugar en la conducción partidaria. Hombres como él son más que nunca necesarios para reencausar la nave republicana que está zozobrando en estos momentos tan terribles. Saludos cordiales a Ud. y felices fiestas.

  7. Nilda Romero Santacruz dice:

    Sr. Director: Yo he sido activa militante del Movimiento de Reconciliación Colorada allá por 1992 en la lucha frontal contra el poder militar y de la plutocracia; y puedo atestiguar la calidad humana y de dirigente de Carlín. Era nuestro ídolo: cuando llegaba al local era recibido con estruendosos aplausos de todos los presentes todos los días. Tiene que volver a la lucha. Le saludo a Ud. y a Carlín con este mensaje navideño. Felicitaciones por el artículo publicado.

    • osvaldobergonzi dice:

      Nilda: La siempre guapa de los bañados, desde 1992, en compañía del doctor, Luis María Argaña, e infaltable en las concentraciones en el inolvidable PC de la Avenida España. Aprovecho esta ocasión para desearles a los opinantes de este portal una feliz Navidad y un próspero año nuevo, extensivo a los lectores de “EL COLOÓ.

  8. Walter Fretes. Un luchador colorado de verdad. dice:

    Sr. Director: excelente el artículo recordatorio de Carlos Romero Pereira. Él, junto con Bader Rachid Lichi y Ud. Osvaldo Bergonzi deben unir esfuerzos para recuperar la conducción partidaria de los malandrines y arribistas que la tienen secuestrada para sus apetitos personales sin importarle la suerte del partido. Ojalá se decidan a dar la batalla para la recuperación moral, ideológica y política del Coloradismo, pues de lo contrario vamos a ir a la cuneta en el 2018. Felices fiestas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: