Para avanzar: Destruir privilegios


Enrique Vargas Peña

El presidente Horacio Cartes cumplió ayer dos años de gestión y los análisis que desde hace una semana vienen apareciendo en los medios sobre el aniversario no son, en general, muy positivos. Son más bien pesimistas.

Horacio recibe la crítica más dura en el tema de seguridad, pues los terroristas que operan en el Norte del país han mantenido la iniciativa que tenían desde que empezaron a matar y a destruir, hace ya muchos años.

En esta materia creo que el Presidente peca por timidez ante los mandos militares y policiales cuya incompetencia es manifiesta: Confía aún en estructuras que no han sido capaces de generar resultado alguno y que le mienten al país al pretender que confundamos bajas inferidas al terrorismo con alcance de objetivos.

El objetivo es arrebatar la iniciativa al terrorismo y eso está muy lejos.

Hay un reconocimiento mayoritario sobre que la administración Cartes tiene mucho menos problemas de corrupción que las anteriores y que es también más transparente, lo que no significa que no haya problemas de corrupción ni zonas oscuras.

También se reconoce que al Presidente le toca “bailar con la más fea” en términos de la situación económica regional e internacional, que es la peor de los últimos ocho años, por lo que no ha podido contar con el “viento de popa” generado por altos precios de commodities y el crecimiento de Brasil, que impulsaron decididamente a nuestra economía durante las administraciones de Fernando Lugo y Federico Franco.

Los motores externos de nuestra economía, Brasil y China, están en problemas, Brasil en caída libre y China en empantanamiento. Y nuestra economía, debido a la estructuración de nuestro Estado, depende demasiado de esos motores externos.

Estos tres grandes campos de la acción gubernamental, seguridad, transparencia y desarrollo, están atados por un factor común, interno, paraguayo, nuestro, que los explica en gran parte y sobre el que Horacio debe radicalizar la acción si quiere modificar el actual ambiente pesimista.

Ese factor común es el sistema de privilegios que la clase política ha construido para la burocracia pública, en la que incluyo a militares y policías.

Los paraguayos dependemos de motores externos para el crecimiento económico porque la clase política usa al Estado para financiar la clientela que le permite ocupar espacios de poder.

Ella, la clase política, violó sistemáticamente la Ley 1.626 vigente desde el año 2000 para instalar en nuestro Estado a más de ciento cincuenta mil clientes a quienes nos obliga a mantener para su exclusivo beneficio.

Estos clientes que cobran salarios públicos sin haber demostrado sus méritos en concursos públicos y competitivos son, demostradamente, los individuos más ineptos, más torpes y más corruptos de la sociedad paraguaya: Han fracasado en sus vidas por eso se dedican a ser clientes políticos.

Esto incluye, reitero, a militares, policías y jueces, a los que la clase política ha promovido no por ser los mejores, sino por ser los más abyectos, los más obedientes, serviles y moralmente descompuestos.

No solamente los instaló en el Estado, sino que los protegió mediante el auxilio de dichos jueces que también fueron designados por ella, la clase política, con el propósito deliberado de precautelar sus intereses, los de la clase política, otorgando medidas por las que los violadores de la Ley 1.626 pudieron mantener los beneficios y espacios logrados violando la ley.

La clientela de la clase política en el Estado no puede ser despedida, no puede ser examinada, no puede ser molestada debido al auxilio de esos jueces que fueron designados por la clase política para beneficio de la clase política.

Los privilegios han llegado al colmo de convertirse en hereditarios: Cuando un cliente de la clase política muere, sus ingresos pagados con las contribuciones de todos los paraguayos que en realidad trabajan, pasan a sus deudos mediante contratos colectivos firmados por funcionarios que son parte de esa misma casta de privilegiados.

Los clientes de la clase política en el Estado se llevan noventa de cada cien guaraníes contribuidos por el resto de los paraguayos, dejando sin recursos a las escuelas, a los hospitales, a las rutas, a la distribución de energía, a la penetración de Internet.

El resultado es que nuestro Estado carece de flexibilidad financiera para afrontar ciclos externos de la economía y que dependemos de factores externos para crecer y que carece de capacidad operativa para alcanzar sus objetivos como se demuestra en la lucha contra el terrorismo.

El presidente Cartes me podría contestar que “esos son los bueyes con que debe arar” pero yo le reclamo que tiene mandatos populares claros, el del 21 de abril de 2013 y el del 26 de julio de 2015 para radicalizar la destrucción de los privilegios que la clase política construyó para sus clientes.

A mí me sorprenden los opositores y periodistas que exigen logros “con estos bueyes” como si se pudiera avanzar con una burocracia incompetente y corrupta y como si algún gobierno anterior hubiera avanzado con esta burocracia incompetente y corrupta sin el “viento de popa” generado por factores externos como Brasil y China.

Creo que estos dos años le han demostrado a Horacio que la gente lo va a criticar a él y no a la clientela de la clase política a la hora de evaluar resultados y creo que la lección que lógicamente se deriva de eso es que si quiere que los próximos tres años de su administración sean mejor apreciados por la opinión pública debe atacar y destruir los privilegios que construyó la clase política para sus clientes.

Los más de ciento cincuenta mil contratos de clientes de la clase política en el Estado realizados en violación de la Ley 1.626 son nulos. El Presidente debe declararlos nulos aunque los mantenga provisionalmente vigentes ad referéndum de pruebas de suficiencia realizadas a sus titulares; los que no las satisfagan, deben quedar desvinculados sin indemnización.

Los jueces que promuevan la violación de la 1.626 deben ser procesados en forma sistemática, para exponer a la opinión pública a los políticos que protegen a magistrados tan corruptos.

En efecto, ruego al Presidente que entienda que para avanzar, hay que destruir esos privilegios.

2 Responses to Para avanzar: Destruir privilegios

  1. Anselmo Ayala Alvarez dice:

    Sr. Director: Otra vez el fiel y obsecuente empleado de Cartes, E. Vargas Peña trata de defenderlo, achacando la incompetencia del Presidente exclusivamente a la «clase política», y miente al decir que el actual gobierno es el más transparente, ignorando los escándalos que se suceden día a día. Como siempre muy mediocre y pobre el escrito de este mero periodista que está muy lejos de ser un analista. Saludos respetuosos a Ud.

  2. Odon Frutos dice:

    Señor Director
    Apreciado Enrique:
    Semanas atrás y desde mi condición de lego me tomè la libertad de incorporar comentarios sobre el estado de salud de nuestra economìa., en calidad de complemento a una excelente presentaciòn sobre la situacion polìtica actual que se incorporara a este medio, bajo firma del apreciado correligionario F. Narvaez Arza.

    Deseo iniciar esta presentación manifestando que siento una particular aversión a la muy porteña costumbre de disfrazar hasta las calamidades mayores con eufemismos que, tras ser repetidos hasta al hartazgo por comunicadores que posan de “fashion” en la prensa escrita, radio y tv., quedan instalados en el vocabulario popular.

    Recordemos que allà las subas astronómicas de precios de productos y servicios no son tales, sino que estos son “ajustados” o, Cavallo dixit, “indexados” y que las 250 mil hectáreas inundadas hacen que la situación sea, para los inundados en ciudades y áreas rurales, nada mas que “complicada”. Aunque esta “complicación” haya costado la vida de un centenar de personas.

    Tambien y siempre allà, al Sur., la situación en general en dos provincias en las que , por un lado un joven que militaba en la oposición fuera asesinado con un balazo en la espalda y en otro caso durante disturbios en ocasión de comicios, hayan fallecido dos gendarmes, hayan sido heridos otros pocos, se hayan incendiado decenas de urnas ubicadas en escuelas que no operarán antes de , por lo menos, dos semanas., también dicha situación, repito, no pasa de ser para los perifoneros… “complicada”

    Uno de estos trucos baratos de la comunicación se materializa con el abuso del sustantivo “inseguridad”. Imagino que quienes lo cacarean se refieren, sin saberlo, a la inseguridad emocional definida por el psicoanalista Juan de Althaus como “una sensación de malestar, nerviosismo o temeridad asociado a multitud de contextos, que puede ser desencadenada por la percepción de que uno mismo es vulnerable, o una sensación de vulnerabilidad e inestabilidad que amenaza la propia autoimagen o el yo”

    La seguridad no es la causa. La raíz que debemos buscar según Cesar. Es la resultante del imperio de dos calamidades: La delincuencia y la criminalidad. Cuando una entrevistada por un notero de tv afirma en yopará que en el barrio hay mucha inseguridad, hace un by-pass a la realidad para tornarla mas tolerable.

    La ciudadanía es rehén de la delincuencia y la criminalidad, venga de donde y de quien venga.

    Estas calamidades adquieren dimension territorial en nuestro Norte de estado ausente que no es territorio “inseguro”: Es terra nullius., y mantendrá dicho status por tiempo indetermindado porque el transporte, alojamiento y aprovisionamiento de las FTC constituyen un excelente negocio para quienes proveen estos servicios y porque el agujero negro de los pagos por “informes confidenciales” sobre los que, por su naturaleza, no se rinde cuentas, fagocita cifras astronómicas.

    Independientemente de estar respaldadas por la coordinación de actividades que ejercen referentes políticos vinculados al narcotráfico, las gavillas criminales de una y otra denominación proseguirán con las actividades que le son propias, en estricto cumplimiento los manuales de La Habana y del Frente Farabundo Martì: Invasion de propiedades (aun de aquellas en plena producción), quema de cultivos y maquinarias, secuestros extorsivos, asaltos y asesinatos a sangre fría no solo en perjuicio de propiedades y vidas de referentes de la “oligarquía terrateniente”, sino de humildes trabajadores rurales cuyos derechos claman reivindicar.

    Estas gavillas cumplen, a cabalidad, su función de brindar protección al cultivo, procesamiento, almacenaje, transporte y comercialización de nuestra cannabis sativa, considerada para nuestra desgracia como la de mejor calidad en Suramerica.

    Como diría un reportero-movilero-conductor de noticiero fashion: La situación “està complicada”

    Retornando a los números y tomando en cuenta que la salud de nuestra economía depende de dos factores incontrolables, el clima (que podrìa favorecer o nò a la agricultura y ganaderìa nacionales, pilares de la economìa) y los mercados externos., ésta puede y debiera ser calificada y asumida como una en franco declive y como tal, confinada a terapia cuando menos intermedia, con inicio de toma de medidas en forma inmediata.

    Si aceptásemos una de las definiciones clásicas, aquella que define al arte de gobernar como el de conciliar intereses sectoriales, son los integrantes de los círculos de toma de decisiones de los tres poderes quienes debieran asumir que tienen ante si solo un camino. Aquel en el que se transita para salvaguardar los intereses de la ciudadanía en general y no los de un partido político o de un grupejo de yatebuses presupuestivoros.
    (Me adhiero a la hipótesis de que los partidos políticos presos de oquedad ideologico-doctrinaria se han transformado en maquinarias de ganar elecciones mediante la aplicación de los postulados de Madison Ave en materia de marketing)

    Me pongo el sayo de reiterativo….y aquì van unos números:
    El PIB anticipado para 2015 es de 30 Mil Millones de Dolares USA.(MD) Mi humilde opinión es que creceremos a poco mas del 3% y lo digo con la esperanza de estar equivocado, hacia abajo.

    A fines de 2015 y como resultado del vito que se hiciera con bonos, LRM y otros «te debo» «te pinto»., la deuda publica ascenderà a 6 Mil MD. Es decir, el país està endeudado por un monto equivalente al 20% del PIB.

    Según informes sueltos y no confirmados (en un gobierno encriptado todo en materia de economía està suelto y no confirmado) se dispone de mas de 600 Millones de Dolares USA por los que estamos pagando intereses (en uno de los casos, el de los bonos por 1.000 MD, un criminal 6.1% anual, tasa aplicada a países en default) sin que el ejecutivo y el legislativo se pongan de acuerdo sobre como, cuando, donde y en que invertirlos. Es un atropello a la razón, como recitara un vate urbano.

    Una Constitucion con C mayúscula, y las leyes regulatorias correspondientes debieran prohibir la toma de deuda publica sin que los proyectos a los cuales irìan destinados los fondos “captados” hayan sido aprobados por LOS TRES PODERES., para su puesta en marcha en forma inmediata. En ultimo caso se podría recurrir al sistema al «commitment fee» Pero eso es harina de otro costal.

    Paso de lo de la Deuda Publica y el PIB para consignar que los funcionarios públicos de entes en los que se prestan, supuestamente, servicios de interés general totalizan unos 300.000. Englobo en esta categoría a aquellos de reparticiones municipales, municipales, departamentales, nacionales, de entes autárquicos y binacionales y de aquellos que prestan servicios en ONGs que reciben subsidios del Estado.

    Cinco de cada cien ciudadanos se enlista en las planillas de los organismos citados.

    El gobierno encriptado no exhibe, en relación esta casta privilegiada que replica los medios, métodos y porta los privilegios de nobles en una monarquía de zarzuela, murales de internet que detallen quienes son, cuales son los cargos que ocupan y las obligaciones que estos cargos conllevan, cuales son los montos por retribución y beneficios adicionales (en algunos casos, siderales) y … violándose abiertamente la Ley de Derecho de Acceso Ciudadano a la Informacion Publica, el listado de bienes que debieran ser objeto de declaración al acceder a cargos.

    No se realizan auditorìas financieras y de gestión al termino de los mandatos ni se rinde cuenta de lo recibido por los conceptos que sean

    Muy pocos, de los mas de 250 municipios, rindieron cuenta de la aplicación de mas de 350 Millones de Dolares que recibieran del Fonacide en los últimos años y hubieran de haber sido aplicados al mejoramiento de los servicios de salud, educación e infraestructura. Hablar de la sanción de leyes que tornan imprescriptibles los delitos de corrupción, que establecen el Juicio de Residencia (ya los romanos la aplicaban , dos milenios atrás…) y que obliga a la formalización de auditorias financieras y de gestión al termino de los mandatos de quien hay ocupado un cargo publico, sería hablar en arameo.

    Esta “complicación” referida al funcionariado “publico” incluye el triste hecho de que, en abierta violación a la Ley de Responsabilidad Fiscal que ellos mismos sancionaran, los congresuales impusieron addendums que terminaron por autorizar la asignación de mas del 90% de los ingresos públicos al rubro de gastos fijos. Fijos y siderales.

    Esto resulta en la diabólica reversión de la tendencia de la que hiciéramos gala hasta 2012, aquella del muy saludable superávit Fiscal.

    El Deficit Fiscal acumulado de los años 2013 y 2014 asciende a mas de 600 MD y recientemente, con toda la boca, portando una sonrisa de satisfacción, el secretario de Hacienda anunciò que el PGGN 2016 incorpora un Deficit Fiscal de mas de 400 Millones de Dolares. Lo dijo en conferencia de prensa. Orondo.

    Dejo a los economistas con rango de PHD de Harvard y Stanford que nos deleitaran en el pasado con sus presentaciones, el pedido de que retornen a esta tribuna para aportar ideas sobre como desfacer este entuerto ya que, y reitero., al no contar con un parque industrial bien afirmado e incluyente, y en dos palabras, dependiendo de factores incontrolables como el clima y los mercados externos, con un Deficit Fiscal descomunal, un estado elefantiásico, superpoblado, costoso e ineficiente y una deuda que asciende al 20% del PIB, el horizonte no se muestra esperanzador.

    Caro amigo Enrique., vaya para tì la sugerencia de que desde tu posición de comunicador de prestigio, excluyas de tu vocabulario la palabreja “inseguridad” en los casos que se debieran usar los sustantivos “delito” y “crimen”. Quizà seas emulado por colegas (y por quienes creen que lo son) y demos un primer paso hacia la exclusión de una gran fracción de la ciudadanía de su condición de rehén de estas calamidades. Ese primer paso es el de reconocer que esas calamidades están ahì y que es imperativo llamarlas por su nombre.

    Atentamente,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: