Chile: Aliado estratégico para aliviar odiosas dependencias


La visita de la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, a nuestro país debe constituir un momento capital para consolidar la alianza política, económica, comercial y cultural del Paraguay con la nación trasandina. De cara al futuro, la relación bilateral con los chilenos tiene una gravitación principal para promover el desarrollo de nuestro país. En este marco, la consolidación de ese vínculo debe representar un eje fundamental de la política exterior de la República. Así como en su momento la salida a los puertos del Atlántico tuvo una destacada importancia en el comercio exterior, el acceso al Pacífico es actualmente la clave para aliviar nuestra forzada dependencia de Argentina y Brasil. Nota: Estos dos países, al parecer, suponen que aun no finalizó la guerra de la triple infamia y continúan trabando a Paraguay. Particularmente Argentina que tiene la desfachatez de no abonar sus deudas con Paraguay por la cesión de territorio y energía en la represa de Yacyretá. Y por otra parte, nos hostiga con impedimentos durante el transporte de nuestras cargas por el río Paraná y De La Plata. La cancillería paraguaya y la embajada en B.A. miran, escuchan y callan. Y estas conductas entreguistas de no reclamar lo que en justicia nos pertenece no se presumen gratuitas.

En diplomacia nada se produce por generación espontánea, azar del destino o mera coincidencia. Todo tiene un objeto bien delimitado. En este sentido, las visitas presidenciales siempre constituyen un momento propicio para consolidar los vínculos con países amigos a los cuales nos unen amistades históricas e intereses concretos. En este sentido, la presencia de la presidenta de la República de Chile, Michelle Bachelet, tiene una particular relevancia.

Dado nuestro enclaustramiento geográfico, existe una situación de dependencia de cara a nuestros principales vecinos: Argentina y Brasil, que no siempre se han mostrado considerados a la hora de cooperar para suavizar el determinismo histórico que nos impone nuestra realidad de país sin litoral marítimo. En ciertos momentos, esa limitación ha tenido un impacto mayor o menor en nuestro desarrollo económico y social.

Una forma de salvar esa situación adversa, es fortaleciendo los vínculos estratégicos con la República de Chile, de forma tal a asegurar el acceso del comercio exterior paraguayo a los puertos del océano Pacífico, desde los cuales pueden ampliarse las miras de intercambio con las importantes naciones del sudeste asiático.

En este sentido, son muy alentadoras las expresiones formuladas por el señor canciller de Chile, Heraldo Muñoz, quien, antes de embarcarse hacia nuestra capital, sostuvo que uno de los objetivos fundamentales de la visita de su mandataria al Paraguay es el proyecto de corredor bioceánico para conectar los puertos atlánticos con los pacíficos, a través de Paraguay .

De acuerdo con manifestaciones recogidas por la agencia EFE, Chile se ha comprometido a apoyar el diseño y la pavimentación de los 500 kilómetros de carretera que falta por construir en Paraguay para asegurar dicha obra. Esta determinación política debe ser acabadamente ponderada y celebrada por nuestro país. Chile, además de ser uno de los principales mercados para la carne paraguaya, es un país serio con el cual deben incrementarse no solamente el intercambio comercial, sino también los lazos culturales, a través del envío de jóvenes estudiantes paraguayos a la nación trasandina para realizar estudios de posgrado.

En este momento, el Paraguay adquiere también una relevancia política especial para Chile, ya que esa nación se encuentra litigando con Bolivia una cuestión de crucial importancia para la soberanía de ambos países. En esa demanda tramitada ante el Tribunal Internacional de Justicia, el Paraguay debe mantener absoluta neutralidad. Sin embargo, para Santiago es importante demostrarle a la región y al mundo que su política hacia los estados sin litoral marítimo de la subregión no es obstruccionista, sino de apertura y facilitación. En Asunción, la presidenta Bachelet tendrá la brillante ocasión de evidenciar su espíritu de justicia y de cooperación hacia los países que no cuentan con una salida directa a los puertos de ultramar.

One Response to Chile: Aliado estratégico para aliviar odiosas dependencias

  1. Eduardo Farina dice:

    No puede ser de transcendencia y utilidad un vínculo estrecho con el Chile Neoliberal, el país de sociedad más desigual de la OCDE y, junto con Brasil, de Sudamérica. No lo alabe tanto Sr. Director, ni espere demasiado de la «Alianza del Pacífico» tan publicitada por los Medios Neoliberales. Nosotros seguimos fatalmente ligados geopolíticamente con Brasil (con el cual se canaliza más del 70% de nuestro movimiento económico, y con Argentina, mal que nos pese, con quien hay que negociar pero desde una «posición de fuerza».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: