RECORDATORIO AL ARQUITECTO DE LA UNIDAD PARTIDARIA


image

Dr. Humberto Zaracho

Un día como hoy, 14 de agosto de 1982, siendo las 22,50 hs. fallecía uno de los robles del Coloradismo Eterno: el Benemérito Veterano de la Guerra del Chaco Mayor Cab. (R) Arq. Tomás Romero Pereira. Sus restos fueron velados inicialmente en la residencia del ilustre extinto y, posteriormente, en el Salón Independencia del Palacio de Gobierno. Don Tomás, como familiarmente lo conocíamos, nació el 4 de octubre de 1886 en la ciudad de Encarnación. Sus padres fueron don Emilio Romero y doña Rosa Isabel Pereira y entre sus hermanos estaban Emilio y Cayo, dos mártires del coloradismo. Sus estudios primarios y secundarios los realizó en su ciudad natal, pero los culminó en forma destacada en el Colegio Nacional de la capital del país. En 1903 ganó una beca por concurso para estudiar en el Liceo Militar «Gral. San Martín», recibiendo su despacho de Subteniente de Caballería en 1906. Otros compañeros en la institución castrense argentina fueron Bonifacio Caballero (hijo del general Bernardino Caballero) Olimpio Escobar, César Fretes Ayala (padre del fallecido general Carlos Jorge Fretes Dávalos). De regreso a la patria ingresó al Ejército Nacional. Fue de inmediato trasladado a la localidad norteña de Bahía, luego a Fortín Galpón en la frontera con Bolivia, más tarde al Regimiento de Caballero con asiento en Paraguarí, el gobierno le nombró Secretario de la Comisión Mixta Paraguayo- Argentina de estudios del río Pilcomayo. Pero se vio compelido a solicitar su retiro del Ejército debido a la hostilidad que era objeto de parte del régimen liberal de Albino Jara y Manuel Gondra. En 1908, a raíz de una brutal represión contra los colorados, fue exiliado a Buenos Aires En esta ciudad, concurrió en octubre de 1909 a la casa del fundador del Partido Colorado general Bernardino Caballero, también exiliado, Una vez con él le solicitó ser afiliado del histórico Partido, pedido aceptado por el Centauro de Ybycuí, y su afiliación consta desde entonces en el «LIBRO ROJO» partidario. En 1909 participó junto con sus dos hermanos Emilio y Cayo en la patriada contra el régimen liberal, que fue derrotada en Laureles. Cuando el presidente Liberato Rojas -que sucedió al mesiánico coronel Albino Jara- apoyado por el Partido Colorado fue depuesto por los liberales radicales, volvió a usar el uniforme militar para participar en las luchas políticas que llevaron a la breve presidencia del colorado Dr. Pedro P. Peña. Esto fue en 1912. Lamentablemente no puso sostenerse en el gobierno al ser derrotado en marzo de ese año en la defensa de la capital, resultando herido el entonces capitán Romero Pereira. De vuelta al exilio en la capital argentina ingresó en la Facultad de Arquitectura recibiéndose de Arquitecto en 1914. Fue el primer paraguayo en ostentar dicho título universitario. De vuelta al Paraguay ejerció su profesión y fue el constructor de numerosas residencias señoriales de la época. También ejecutó varias obras para la Municipalidad cuando el Ing. Bruno Guggiari se hallaba al frente del municipio capitalino. Hizo el loteamiento urbano del hoy populoso Barrio Obrero; transformó el cementerio llamado “Mangrullo-Cué” en el parque Carlos Antonio López de Sajonia; la nueva Costanera, la modernización del cementerio de La Recoleta y del Panteón Nacional de Los Héroes. Al producirse la masacre estudiantil del 23 de octubre de 1931 el Partido Colorado se declaró en estado de rebelión resolviendo retirar su representación en el Parlamento y ordenar a sus afiliados a que renunciaran a sus cargos públicos. Una Convención partidaria reunida en su ausencia lo eligió Presidente del Partido. Adoptó una postura de crítica a la conducción política del régimen liberal, en especial por la indefensión del Chaco. En 1932 ante el ataque boliviano al fortín Pitiantura el gobierno del Dr. Eusebio Ayala dictó el Decreto de Movilización General para la defensa del Chaco. De inmediato el Arq. Tomás Romero Pereira firmó la histórica declaración del 23 de julio exhortando a todos los colorados a levantar el estado de rebeldía y a presentarse a los cuarteles para la defensa de la heredad nacional en peligro. A modo de ejemplo el mismo solicitó su incorporación al Ejército en Campaña a la edad de 46 años, a una Unidad del Teatro de Operaciones. Para el efecto, acompañando al uruguayo Dr. Luis Alberto de Herrera, gran amigo del Paraguay, llegó al fortín Boquerón el 1º de octubre y se presentó al entonces comandante del Ejército en Operaciones TCnel José Félix Estigarribia, quien lo designó como Jefe de Operaciones de la 1ª División de Infantería. Llegó a ocupar otros cargos como Jefe del 2º Departamento del Estado Mayor General, y al culminar la campaña militar era Jefe de Operaciones del Estado Mayor General del II Cuerpo de Ejército. El armisticio de junio de 1935 lo sorprendió en Huirapitindy, territorio recuperado de Bolivia, recibiendo la misión de construir los famosos Hitos que fueron plantados en la línea de separación de ambos ejércitos. Pero no sólo en la guerra defendió a su patria. En la paz fue un nacionalista a carta cabal, y en enero de 1950 le fue llamado por el presidente Federico Chávez para ocupar la cartera de Obras Públicas y Comunicaciones y en junio de 1952 la del Interior. Como presidente del Partido Colorado tuvo activa participación en las negociaciones para solucionar la crisis de mayo de 1954 que tuvo final con la renuncia del presidente Chávez. La Junta de Gobierno lo designó Presidente Provisional de la República, cargo que lo ejerció hasta el 15 de agosto entregando la banda presidencial al electo general Alfredo Stroessner. Durante el mandato de éste le tocó desempeñarse como Ministro del Interior y luego el Ministerio sin Cartera. Como presidente de la ANR fue uno de los artífices de la histórica reunión del 27 de octubre de 1957 que logró la reunificación de la gran familia republicana. Y ese mismo día procedió a inaugurar, junto con el presidente Stroessner, la nueva Casa de los Colorados y del Diario “Patria”. En los años 1961 y 1962 ocupó nuevamente la cartera de Obras Públicas y Comunicaciones. En mayo de 1967 fue electo por sus pares Convencionales de los cuatro partidos políticos, presidente de la Convención Nacional Constituyente que promulgó la Constitución de ese año, primera carta política que fue producto de la redacción de los representantes de las cuatro corrientes políticas legales de la época. El 15 de agosto de 1968 fue designado de nuevo como Ministro sin Cartera, que lo ocupó hasta su fallecimiento. Por su dedicación a la defensa de los intereses nacionales y partidarios la Convención partidaria le acordó la máxima distinción: la Medalla de Oro “Bernardino Caballero”. En las exequias del ilustre Patriarca, en el Cementerio de la Recoleta, éste recibió los honores militares correspondiente a su rango de ex Presidente de la República, acudiendó una impresionante multitud. Pronunciaron las oraciones fúnebres el presidente de la ANR Dr. Juan Ramón Chávez como presidente de la ANR, el Ministro del Interior Dr. Sabino Montanaro, el Senador Nacional Dr. Ezequiel González Alsina, el Diputado Nacional Dr. Luis María Argaña, el Comandante del Instituto Militares de Enseñanzas general Gerardo Johanssen, y Esteban Romero en representación del campesinado. Es la hora en que las autoridades nacionales dispongan el traslado de sus restos mortales en el Panteón Nacional de los Héroes, tal como le corresponde por sus méritos extraordinarios acumulados al servicio de la República, tanto en la guerra como en la paz.

One Response to RECORDATORIO AL ARQUITECTO DE LA UNIDAD PARTIDARIA

  1. Y hoy por tener un partido alquilado y vendido, con grandes atorrantes que fungen de jefes partidarios, esta como presindente DEL GLORIOSO PARTIDO FUNDADO POR EL GENERAL CABALLERO, a Pedro el Llaverito Alitranza o perdón Alliana, un pobretón como dijo su Jefe el hibrido y mbatara de Bolacios Carter, gran nacotraficante, porque trafica con el tabaco que produce cáncer y con ello le compra a los vendidos dirigentes del Partido, una VERGUENZA Y UNA LASTIMA QUE SIENTO COMO COLORADO, Y COMO YO, MILES DE COLORADOS ESTAMOS PODRIDOS DE ESTOS ANTICOLORADOS Y MBATARACES. Dios bendiga al Paraguay, y maldiga a estos demonios que se van a pudrir en sus sepulturas por haber comprado un partido, para sus lucros personales. EL PARTIDO NO TIENE LA CULPA, PORQUE ES UN PERSONA JURÍDICA, PERO LAS PERSONAS FÍSICAS Y VENDIDAS AL ORO DE CARTER, SI TIENEN LAS CULPA Y SERÁN JUZGADAS POR VENDIDAS Y ANTIPATRIOTAS.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: