EL ATRACO A LA POLICIA


Por el Dr. Humberto Zaracho

En la mañana del viernes 7 de marzo de 1947, a las 10,20 hs aproximadamente, un grupo de unos treinta a cuarenta hombres fuertemente armados, capitaneados por el CCorb (R) René Speratti protagonizaron un criminal atraco al Departamento Central de Policía. Para ello, el lugar de reunión de la camarilla era el Bar “Ideal”, ubicado en la calle Alberdi casi Palma, de donde se dirigieron a la Oficina de Guardia del Departamento Central de Policía. Llegaron al portón del cuartel policial en dos camiones, y al grito de “Viva el coronel Franco” comenzaron a disparar sus fusiles ametralladoras y pistolas automáticas contra quienes se hallaban en la Oficina de Guardia, siendo heridos de gravedad varios agentes del orden público que se encontraban desarmados, como también varios hombres, mujeres y niños que se hallaban gestionando sus documentos personales en vísperas del inicio de clases. El grupo de atracadores lo integraban el mayor Palmieri, los tenientes Balbuena y Nery Rolón, los estudiantes Juan G. Granada, Carlos Heisecke Montero, Orlando Ottaviano, Aristídes Parodi y Ricardo Franco Lancetta, además del Inspector de policía Alfredo Benítez. Las personas nombradas pertenecían al Movimiento político conocido como Concentración Revolucionaria Febrerista liderado por el Cnel (R) Rafael Franco.

El ataque prosiguió contra las demás dependencias produciéndose un brutal enfrentamiento con los agentes del orden público. Un grupo de atacantes se dirigió al despacho del Jefe de Policía con el propósito de asesinarlo, y uno de ellos, Norlan Norrone, disparó varias ráfagas de ametralladora desde la ventana ubicada sobre la calle Chile que hirió de gravedad al Jefe de Policía Mayor Rogelio R. Benítez, a la altura del codo del brazo izquierdo. Este fue auxiliado de inmediato por su ayudante el teniente Tiburcio Bogado (h) y la empleada Otilia Ferreira quienes le practicaron los primeros auxilios. Trasladado de urgencia al Hospital Militar llegó caminando a la sala de cirugía donde cayó desvanecido por el esfuerzo realizado. De inmediato lo atendió el doctor Pedro de Felice, quien no tuvo otra alternativa que amputarle el brazo afectado por la herida.

Otro grupo de maleantes se dirigió a la oficina del Jefe de Orden Público capitán (R) Antonio Oddone Sarubi, pero éste oficial logró escapar llegando hasta el cuartel del Batallón de Seguridad de donde volvió con refuerzos para enfrentarse a los facciosos.

Simultáneamente un tercer grupo se dirigió al sector del edificio ocupado por el Director de Investigaciones señor Ricardo Brugada Doldán. El funcionario policial logró escapar por el portón que daba a la calle Buenos Aires (hoy Paraguayo Independiente). En la plaza Constitución reunió a algunos conscriptos, y retornó a la sede policial para combatir a los atacantes.

Un cuarto grupo al mando del mayor Palmieri y del teniente Balbuena intentó apoderarse de la Escuela Militar. La rápida reacción de su Comandante el TCnel. Carlos Montanaro desbarató la intentona que culminó con la rendición y captura de los malhechores.

Un quinto grupo se aproximó hasta el Palacio de Gobierno con el objeto de apresar al presidente Higinio Morínigo. Empero, al oír los subversivos los disparos producidos en la Policía y la Escuela Militar, fueron dominados por el pánico dándose a la fuga. Estos ignoraban que el general Morínigo ya no estaba en el Palacio pues, al escuchar los primeros disparos el Ministro del Interior Víctor Morínigo se dirigió a la sede gubernativa y, una vez allí, junto con el Presidente se dirigieron a la Prefectura General de Puertos desde donde Morínigo dispuso inmediatamente el dispositivo de defensa.

Al final, tras cruentos enfrentamientos que duraron casi una hora, los atracadores fueron reducidos por las fuerzas militares y los policías. Se efectuaron operativos de rastrillaje en el área céntrica y se pudo apresar a más complotados, entre ellos los mayores (R) Juan Martincich, Elide Báez y Alejo Guanes, el capitán Solano Mendoza y el ex canciller Germán Soler. La aventura criminal dejó como saldo siete víctimas fatales y varios heridos.

El plan de operaciones (PO) de los subversivos fue elaborado por el mayor (R) Elide Báez, que incluía:

· El atraco a la Policía, la que una vez tomada le sería entregada al Mayor Martincich, como nuevo Jefe de Policía

· El ataque a la Escuela Militar y el apresamiento del TCnel Montanaro con el apoyo de Oficiales de la institución

· El apresamiento del Presidente Higinio Morínigo y de los Ministros colorados

· La sublevación de los efectivos de la Marina, y

· La extensión de la rebelión contra el gobierno en las demás Unidades militares

Al ser desbaratado el operativo de los sediciosos el gobierno adoptó de inmediato las medidas de urgencia para mantener el orden constitucional. A dicho efecto, ese mismo día designó como Jefe Interino de Policía al coronel (R) Raimundo Rolón en reemplazo del herido mayor Benítez. Y como Jefe de Plaza al Cnel. Emilio Díaz de Vivar, sin perjuicio de su cargo de Jefe de Estado Mayor General. El nuevo Jefe de Policía dictó el Edicto Nº 3, que ordenaba la suspensión de todos los espectáculos públicos en la capital y sus inmediaciones; la prohibición de circular vehículos particulares y de alquiler y el tránsito de peatones después de las 20,00 horas; los agentes del Orden Público y demás autoridades facultadas para su cumplimiento “podrán hacer fuego contra las personas que, intimadas a detenerse por primera vez y advertidos con un disparo al aire por segunda vez, no se detuviere para su debido reconocimiento”.

El periódico La Razón, dirigido por don José D. Miranda, publicó el 8 de marzo bajo el título de “Bandas de febreristas y comunistas realizaron un atraco vandálico al Departamento Central de Policía” lo siguiente: “…El atraco de ayer es la culminación de cinco meses de campaña política demagógica, de desenfreno verbal, de amenaza abierta, de la exaltación del crimen y de la incitación al asesinato. La responsabilidad va más arriba de los autores materiales, alcanza hasta quienes desde posiciones rectoras de la opinión pública dieron su anuencia a ese sistema político exótico en connivencia indudable con el comunismo apátrida, cuyos procedimientos han puesto en ejecución en el país. Era desde luego un secreto a voces que los maleantes comunistas y febreristas, coaligados con sectores anárquicos del liberalismo, poseían verdaderos arsenales privados con armas traídas del extranjero y otras hurtadas de los cuerpos militares del país…”.

Pero aun no se había cerrado el círculo. Al día siguiente 8 de marzo, cuando la ciudadanía no se había repuesto aun del impacto provocado por el alevoso atraco, los medios radiales lanzaron la información que en la I Región Militar, con asiento en Concepción, un grupo de Oficiales de la D.I.2 comandados por el Mayor César Aguirre y el Capitán Bartolomé Araujo se rebelaron contra el gobierno legítimamente constituido. Enterados por los medios radiales del atraco al Departamento Central de Policía, ambos sediciosos consideraron llegado el momento de rebelarse. Al mando de los oficiales y suboficiales complotados el Cap. Araujo tomó la guardia del R.I.1 “2 de mayo” apresando a su Comandante el Tte. Cnel. Carlos Domaniczky, y luego al propio Comandante de la III Región Militar Cnel. Miguel Ángel Yegros. De inmediato el mayor César Aguirre se hizo cargo del movimiento rebelde. Cabe citar que unos días antes ambos ofrecieron al Cnel. (R) Alfredo Ramos el Comando Revolucionario, pero éste se negó a aceptar alegando que era afiliado al Partido Liberal. Días después se sumaron al movimiento sedicioso las unidades del Territorio Militar del Chaco. Aunque se sabía desde unos seis meses antes que oficiales de dicha Gran Unidad se hallaban conspirando no se había adoptado ninguna medida de prevención.

Tremenda sorpresa provocó en el gobierno el alzamiento de las tropas de Concepción, y más aun que la Gran Unidad se haya sublevado bajo el mando del mayor César Aguirre, un oficial considerado de máxima lealtad al presidente Morínigo. En el mes de octubre de 1945 el presidente Morínigo visitó Concepción, y el B.Z. Nº2 comandado por el mencionado jefe militar pronunció el discurso de bienvenida exteriorizando palabras de alabanzas al primer mandatario: “….Privilegio especial es el que me otorga el destino de presentar la bienvenida al primer jefe del ejército que visita un campamento de zapadores, y al hacerlo no podré desposeerme del sentimiento magno y de soldado pleno de simpatía y admiración al estar frente al jefe que simboliza y condensa todas las nobles aspiraciones y anhelos de superación del Paraguay de hoy…Hoy, señor presidente, el Batallón de Zapadores y el pueblo de Belén están de pie para reverenciar a su primer mandatario y digno comitiva…” Paradójicamente, un año y medio después el lisonjero militar, en una actitud hipócrita, asumió el rol de sedicioso contra el “admirado” gobernante.

Ahora bien, cabe formularse la pregunta ¿cuáles fueron las causas que movieron a los complotados para atracar con violencia criminal la sede de la policía? La respuesta es obvia. Los conspiradores tenían como objetivo final el derrocamiento del presidente Morínigo y, por ende, del Partido Colorado que apoyaba su gestión de gobierno para después, oportunamente, instaurar un régimen militar supuestamente institucionalista como paso previo para llevar nuevamente a la presidencia de la república al Cnel. Rafael Franco. Pero para buscar una respuesta más precisa retrocedamos en el tiempo.

El día 6 de junio de 1946 se produjo una cruenta crisis militar que derivó en el relevo de varios Jefes, entre ellos, los coroneles Victoriano Benítez Vera, Pablo Stagni, Bernardo Aranda y Heriberto Florentín. Estos eran considerados de tendencia favorable a la corriente totalitaria del nacionalsocialismo alemán. Este suceso hizo que el presidente Morínigo incluyera en su gabinete a varias figuras del coloradismo, como Natalicio González, Alfonso Dos Santos y Víctor A. Pane, y e hizo que el Partido Colorado tuviera mayor injerencia en el gobierno, Morínigo, presionado por la ANR y la opinión política derogó la Ley de Prensa, y más tarde el Decreto de la tregua política dictadas bajo el gobierno liberal del dictador José Félix Estigarribia. No obstante persistió la interdicción contra el Partido Liberal y el Comunista. Pronto se iniciaron negociaciones entre Morínigo, el Partido Colorado y la CRF que culminaron el día 26 de julio con la conformación de un gabinete de coalición con representantes de ambos partidos. Luego del juramento de los ministros el Secretario de la Presidencia de la República, Cnel. Jorge Thompson Molinas dio lectura a un comunicado que decía: “…El gobierno y las FFAA se han decidido a asegurar el libre desenvolvimiento de las luchas cívicas mediante los órganos políticos y los medios legales apropiados…de modo a que pueda llegarse en el más breve plazo posible, y con la máxima justicia, a la reorganización de los organismos democráticos y, consecuentemente, a la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente…” A su vez, en otro comunicado a los correligionarios fechado el 31 de julio la Junta de Gobierno expresaba que “resolvió por aclamación prestar su más ferviente cooperación en su gestión patriótica en el gabinete ministerial a los señores miembros de la HJG don Federico Chávez, Dr. Guillermo Enciso Velloso y J. Natalicio González…”

Así se iniciaba con gran expectativa la llamada “primavera democrática”. El nuevo gabinete dispuso adelantar la convocatoria a elecciones para la Convención Nacional Constituyente el día 3 de agosto y la inauguración para el 15 de ese mes. Los cuatro partidos de la época iniciaron la campaña proselitista con miras a la Convención Nacional Constituyente. Muy pronto se avizoró en el horizonte político la inmensa mayoría del nacionalismo colorado, cuyos afiliados y partidarios colmaban las plazas y lugares públicos en sus concentraciones o meetings. Y en este proceso se produjeron hechos hasta sorprendentes como cuando el día 10 de agosto, en plena fiesta realizada por el Partido Liberal en el local del Casino de Asunción, se hizo presente una delegación del flamante Centro Blas Garay encabezada por el Dr. Evaristo Méndez Paiva e integrada por varios dirigentes. Los jóvenes republicanos Estos llevaron la adhesión del Partido con el objetivo de confraternizar en aras de la vigencia plena de los postulados democráticos. Esta singular presencia concitó el estupor de los liberales. Otro gesto similar ocurrió cuando en la gran concentración liberal organizada en la Plazoleta del Puerto para saludar el arribo del Dr. José P. Guggiari nuevamente el Partido Nacional Republicano destacó una numerosa delegación para llevar al Directorio Liberal los saludos de bienvenida. Pero los nacionalistas se vieron constreñidos a abandonar el lugar en vista del discurso ofensivo y provocador de algunos dirigentes y, en especial del Dr. José P. Guggiari, quien amenazó con tomar represalias por las persecuciones, según dijo, sufridas por su Partido por la dictadura moriniguista. Esta postura contrataba con la hidalguía y sentimiento democrático exhibida por el coloradismo que, sin embargo, no tuvo la reciprocidad de los metilenos.

Desde el inicio mismo de la actividad electoral se observó la presencia de una inmensa mayoría colorada que provocó temor y alarma tanto en los febreristas, liberales y comunistas. Estos llegaron a pensar lo difícil, sino imposible, de acceder al poder político por la vía democrática. El ambiente se tornó cada vez más turbulento, por la belicosidad empleada por los líbero-franco-comunistas.

Ya no solamente se dirigían diatribas y ataques periodísticos contra el presidente Morínigo y el Partido Colorado. En su edición del 17 de agosto el diario “El Paraguayo” publica un manifiesto de la CRF, que señalaba: “Los delicados momentos que atraviesa la nación en busca de la restauración legal e institucional reclaman la mayor cordura y sensatez de los dirigentes políticos…La República debe deplorar con nosotros que tan buenas disposiciones no hubiesen sido compartidas ni retribuidas por los dirigentes del Partido Liberal, interesados al parecer más en crear un estado de violencia que en la restauración del imperio de la ley y el derecho…” Y el 28 de agosto el Cnel Rafael Franco, en su carácter de presidente de la CRF dirigió al general Amancio Pampliega, Ministro del Interior, una nota donde consideraba oportuno “la conveniencia de que las instituciones militares asuman, sin dejar transcurrir más tiempo, íntegramente la función que le corresponde en la actual solución política…” Con esta indicación el ambiente político se tornó más preocupante.

Algunos centros de estudiantes universitarios dominados por la oposición se unieron a la campaña de desestabilización, como también unos cuantos periodistas conocidos como anticolorados. Entre los mismos estaba Augusto Roa Bastos, principal articulista del diario “El País”. Todos ellos no escatimaban epítetos infamantes contra el general Morínigo, los jefes militares procolorados y las figuras destacadas del coloradismo.

Pero la situación estaba bordeando la anarquía. A fines de setiembre fue desarticulada una conspiración tramada por oficiales de la D.C.1 vinculados al febrerismo, dirigidos por el TCnel. Alfredo Galeano. Tenía por objetivo la destitución del Comandante el procolorado TCnel. Enrique Jiménez. El gobierno procedió de inmediato apresando a los complotados capitanes Pablo Rojas Silvera, Federico Camilo Figueredo y Rubén Ortiz Pickenstein, los cuales fueron relevados de sus cargos por los capitanes Adalberto Canata, José Tomás Núñez y Rafael Achinelli. A raíz de la intentona golpista presentó renuncia el profebrerista Ministro del Interior general Juan Rovira, siendo designado en su reemplazo en carácter de Encargado del Despacho al general Amancio Pampliega, sin perjuicio de sus funciones de Ministro de Defensa Nacional.

En su edición del 21 de setiembre el diario “La Tribuna” publicó la Resolución adoptada por la HJG de “condenar enérgicamente el intento fallido del golpe militar fracasado el día de ayer, y felicitar a las FFAA de la Nación que han sabido rechazar los intentos subversivos”. En la reunión llevada a cabo el 24 de setiembre por el Consejo de Ministros se resolvió cancelar la interdicción que pesaba sobre el Partido Liberal. Y además se dispuso suspender por un mes las actividades públicas del Partido Comunista. Por otra parte, el órgano del gobierno volvió a reunirse el 26 del mismo mes. El diario “La Tribuna” informó que en la ocasión se determinó que la Convención Nacional Constituyente inauguraría sus sesiones el 25 de diciembre de 1947. De este modo se estaba cumpliendo con las promesas del gobierno apoyado por el coloradismo de empeñarse en la normalización institucional del país.

Cada vez era más palpable el temor de los opositores de confrontar sus fuerzas en una contienda electoral. Esto surge nítidamente del MEMORANDUM del 8 de diciembre de 1946 que, en nombre de las FFAA, el Comandante en Jefe general Vicente Machuca presentó al gobierno y a los partidos políticos. Machuca era un Oficial que no ocultaba su inclinación al franquismo y su gestión al frente de la institución militar tenía como norte devolverlo a la presidencia de la república. El documento era una abierta intromisión en la vida política del país, donde “aconsejaba” (?) a “los partidos políticos representados en el gobierno reglar sus relaciones recíprocas” en base a diez puntos. El último punto le imponía al Presidente de la República a “mantenerse en una posición de equidistancia frente a los dos partidos que colaboran con el gobierno. Si estas directivas no fueran cumplidas en todas sus partes, las FFAA se verán en la imposibilidad de seguir manteniendo las garantías otorgadas a la estabilidad de este gobierno de coalición impuesto provisoriamente con fines puramente democráticos”.

Ante esta velada amenaza el presidente Morínigo se dio cuenta que se hallaba ante una conspiración que buscaba asestar un duro golpe contra la transición democrática. También comprendió que la amenaza provenía de la oficialidad vinculada a los partidos Liberal y la CRF, en connivencia con la dirigencia de ambas corrientes y el Partido Comunista Paraguayo.

El TCnel Antonio E. González, militar destacado, escritor y político colorado reseñó el panorama de aquel momento. “Los hechos son conocidos: el franquismo planteó la ruptura del pacto con el coloradismo y el reemplazo del presidente Morínigo y del gabinete dual por un gobierno provisorio y un gabinete militar. La trampa estaba en el gabinete militar, que estaría formado por elementos liberales y franquistas. Para la ejecución de la maniobra el franquismo creyó contar con el Ejército y, a la verdad, que así ocurría. La formación del gabinete militar significaba, ineluctablemente, la caída del coloradismo por un golpe de fuerza hábilmente oculto tras una aparente solución transitoria y la entrega del poder al liberalismo, fuera éste el franquismo o el partido liberal. El coloradismo, obligado a luchar, se adelantó a la maniobra: el general Morínigo, lanzado por los hechos a defenderse, desbarató la maniobra, hizo detener a los conspiradores, y el franquismo se vio en la calle”.

En efecto, la CRF decidieron retirarse del gabinete de coalición y los ministros febreristas renunciaron a sus cargos. Buscando solución a la crisis. Morínigo convocó a una reunión de Comandantes de Grandes Unidades, para el sábado 11 de enero fecha de su onomástico, para analizar el memorándum del coronel Franco y decidir la continuidad o no de la coalición. La cita fue en Mburuvichá Roga, en horas de la noche. El general Amancio Pampliega, Ministro de Defensa Nacional e interino del Interior, presente en la cita nos relata que “nos dirigimos a la residencia presidencial, entre otros, los siguientes altos jefes, general Vicente Machuca, Comandante en Jefe de las FFA, general Francisco Andino, Comandante del Territorio Militar del Chaco, general José Atilio Migone, Comandante de la Aeronáutica, Cap Nav Sindulfo Gill, Comandante de la Marina de Guerra, TCnel Emilio Díaz de Vivar, Jefe del Estado Mayor General, coronel Julio R. Cartes, Director de la Escuela Militar, mayor Alfredo Stroessner, Comandante de la Artillería, mayor Enrique García de Zúñiga, Comandante de la DC1, coronel Juan Ibarrola, Comandante de la DI2 de Concepción, general Manuel Contreras, Director General de Intendencia, general Manuel Rodríguez, Director de la Sanidad Militar. Aparte de los nombrados asistió un número respetable de Jefes y Oficiales de menor graduación, sin voz ni voto”.

En sus memorias publicada por el periodista y diplomático Augusto Ocampos Caballero, el general Morínigo señaló: “…Expresé a quienes querían solo militares en el poder, que con el solo apoyo del Ejército no podremos llevar adelante ninguna empresa gubernamental exitosa. Insistí, a la vez que señalé que si estaba en los planes realizar la Asamblea Nacional Constituyente deberíamos de contar con el respaldo de un partido político. Este planteamiento contó con el apoyo inmediato de Emilio Díaz de Vivar, Enrique Jiménez y Alfredo Stroessner…El 12 de enero del 47, en medio de la convocatoria que tuvo lugar en su residencia, se resolvió dejar de lado el gobierno de coalición, en vista de la tremenda crisis que se había desatado por la disputa de las carteras ministeriales”.

En la mañana del 13 de enero la capital de la República amaneció con un panorama político-militar muy distinto. A las 11 horas, el presidente Morínigo procedió a reorganizar su gabinete con la designación y juramento en el Palacio de López de los nuevos Ministros colorados designados esa mañana: don Víctor Morínigo en la cartera del Interior y Justicia, Federico Chávez en Relaciones Exteriores y Culto, Dr. Víctor Boettner en Educación, Dr. Guillermo Enciso Velloso en Agricultura e interino de Industria y Comercio, coronel Mutshuito Villasboa en Obras Públicas y Comunicaciones, general Dr. César Gagliardone en Salud Públia e interino de Trabajo y Previsión Social, el CNav Ramón Martino en Defensa Nacional y J. Natalicio González en la cartera de Hacienda. El Dr. Luis María Argaña, pergeñó el pensamiento de la hora con la histórica frase: “Así el lunes 13 de enero de 1947, día augural para la democracia y para los destinos nacionales, se reata el hilo de la historia cortado abruptamente en 1904…” Después de más de 40 años de soportar una angustiosa llanura plagada de persecuciones el Partido Nacional Republicano reasumió el poder político en el Paraguay.

El general Vicente Machuca –líder de la insurgencia- fue arrestado en su domicilio particular y relevado del cargo de Comandante en Jefe de las FFAA asumiendo dicha función, conforme a la Carta Magna de entonces, el propio general Morínigo. Igual suerte corrieron los oficiales franquistas que acompañaron a Machuca en la aventura golpista. Se aceptaron las renuncias de los Ministros franquistas Arnaldo Valdovinos, Miguel Angel Soler y José Soljancic. También fue aceptada la renuncia del Ministro de Defensa Nacional e interino del Interior general Amancio Pampliega a quien se le dio las gracias por los servicios prestados.

Pero aun así los opositores del coloradismo no se resignaron a llegar al poder por la vía de la violencia. Apenas transcurrieron catorce días para que los militares franquistas intentaran un golpe cuartelero en la Artillería del Ejército, con sede en Paraguarí, para revertir el nuevo rumbo democrático. Pero esta intentona golpista fue desarticulada prontamente por el TCnel Alfredo Stroessner, Comandante de la Gran Unidad. Todos los involucrados fueron derivados a la jurisdicción penal militar para su juzgamiento.

Y un poco más de un mes militares que se autocalificaron como institucionalistas, pero verdaderamente partidarios de los partidos Febrerista y liberal, gestaban el atraco de la policía y al día siguiente la sublevación de la guarnición de Concepción. De esta manera se inició la cruenta Guerra Civil que asoló a la república durante seis largos meses.

Concluyendo: no hay dudas de que los opositores tenían la percepción de su derrota electoral en los próximos comicios. Por este motivo los franquistas se trazaron como objetivo alcanzar el poder por la fuerza de las armas y no del sufragio. Le secundaba el Partido Liberal, consciente éste que ya no disponía de la misma capacidad de los 42 años que le tocó mandar, cuando recurría a la falsificación de los votos mediante el fraude y la amenaza. El Partido Colorado tuvo el mérito de brindar su colaboración con el gobierno del general Morínigo para la institucionalización del país y de enfrentarse con sus pynandíes, junto con las fuerzas leales, en contra los revoltosos coaligados en el “malón franco-líbero-comunista”.

Observación: Este es el texto de la conferencia dictada por el Dr. Andrés Humberto Zaracho en el Instituto de Acción Republicana (INARE) el día jueves 5 de marzo de 2015

18 Responses to EL ATRACO A LA POLICIA

  1. Walter Fretes dice:

    Ya otra vez este ex-pyragüé Humberto Zaracho escribiendo sobre lo mismo. Ya escribió sobre ésto el año pasado y también el antepasado. Parece que solo sabe sobre algo tan conocido como el “13 de Enero”, el “23 de Octubre” y la “Revolución del 47”. ¡No ha aprendido nada, no ha olvidado nada! ¿Es posible que la pasta de su cerebro no le dé para algo distinto, más original y profundo donde demuestre agudeza e inteligencia? Y todavía tiene el descaro de seguir autodenominándose “Dr.”. Hay que eliminar de un periódico ya tan prestigioso como EL COLORADO a este degenerado MASÓN, mentiroso e intrigante con odio vesánico hacia el “Oviedismo” trasnochado que ya pasó a la historia. Con un atento saludo para el Sr. Director, intelectual y colorado de verdad de la resistencia.

    • osvaldobergonzi dice:

      Edith: Me consta que el doctor Humberto Zaracho no fue pyrague y que incluso visitaba en Buenos Aires al coronel Enrique Jiménez debido a que fue compañero de Enrique (h) y Carlos. Cuando fui abogado defensor del coronel pude enterarme de como lo apreciaban ellos a Humberto. Y le estoy hablando del enemigo numero uno de Stroessner. Espero que esta explicación le satisfaga. Con mis cordiales saludos

  2. osvaldobergonzi dice:

    Walter: Me confundí de nombre al responder, mis disculpas.. Es cierto que fui un colorado de la resistencia e incluso rechacé pagos de Verdad y Justicia. Quizá por eso mis correligionarios de 60 movimientos internos me condecoraron al nombrarme miembro del tribunal electoral partidario. Comprendo tu dolor pues siempore sostuve que no se debe generalizar. El propio Zaracho lo dijo en uno de sus artículos. Yo obté por doblar las paginas que me atormetaban y me reconcilié con la totalidad de mis correligionarios lo cual me dio una gran satisfacción. Saludos muy afectuosos.,

  3. Walter Fretes dice:

    Sr. Director: No dudo de lo que Ud. dice, que el Coronel Jiménez y sus hijos lo apreciaban a Zaracho; pero no olvide que la cualidad principal del “pyragüé” es precisamente la de ser untuoso, “entrador”, simpático, para así no despertar sospechas y acercarse a quienes quiere controlar. Pero lo haya sido o no, como lo denunció un ex compañero de Facultad, el Dr. Sánchez Villagra, no negará Usted que sí fue empleado militar de la tiranía stronista (con rango de oficial asimilado) y que hizo carrera y progresó, bien acomodado, al amparo de la Dictadura, mientras Ud., yo y mi familia éramos radiados, perseguidos y padecíamos el “exilio interior” en nuestra propia patria. Y hasta ahora suele defender al Stronismo. ¿Cómo puede Ud. brindarle su amistad y confianza a un individuo con estos antecedentes? Además es un repugnante MASÓN, asociación secreta para delinquir que usted ha condenado duramente al referirse al caso de Euclides Acevedo. Le agradezco su respuesta y le saludo con todo respeto a un ex-combatiente de la tiranía.

  4. osvaldobergonzi dice:

    Walter:No defiendo al Estronismo sino comprendo que los correligionarios que lo apoyaron no tuvieron la capacidad para sostenerse por propia cuenta, en cambio usted, si pudo y eso es constituye un tiembre de honor de muy pocos. Es lo que sucede siempre en similares circunstancias, algunos buscan el calor del poder por sentirse incapaces de desempeñarse en la vida sin ayuda. Respeto su opinión y lo saludo afecuaosamente. Pero le pido que mude de opinión respecto a Humberto.

  5. Humberto Zaracho dice:

    Estimado Osvaldo: No es mi costumbre responder diatribas de personas que no tienen el don de gente ni el nivel intelectual que se requiere para mantener debates de carácter histórico y político. Pero dado que el tal “Walter Fretes” -que no sabemos si es una persona real y, en este caso,, cuales son sus pergaminos- ahora embiste contra los masones a quienes califica de “repugnantes”, me veo constreñido por mi condición de pertenecer a esta centenaria institución filosófica de nuestro país a cumplir con mi obligación de educar a los ignaros transmitiéndoles conocimientos que le hagan percibir la realidad en su dimensión real. Con tal propósito, al tal Walter Fretes (?) le invito a que se “empape de nuestra historia política” y recurra al PORTAL GUARANI para aprender a conocer la figura del General Bernardino Caballero, escrita por el joven escritor nacional Erasmo González. Si llegara a abrir dicho PORTAL se encontrará con muchas sorpresas con respecto a las personalidades políticas que fueron miembros de la Masonería Paraguaya. Y otro dato, como este tal Water Fretes da la impresión de ser un fanático religioso y antimasón, le comento que la construcción del Seminario Conciliar fue iniciada durante el gobierno de Cándido Bareiro (masón y caudillo del Partido Nacional que fue el origen del Partido Colorado) y por el mencionado general Bernardino Caballero (fundador de nuestra centenaria Asociación Nacional Republicana, de la Logia Aurora del Paraguay Nº 1 y del Supremo Consejo del Grado 33º para la República del Paraguay).A este “repugnante” masón (al decir del tal Walter Fretes) se lo conoce como el Primer Reconstructor” por su brillante gestión como gobernante. Y si el tal Walter Fretes (?) es un afiliado al Partido Liberal se va a “enterar” que varios fundadores de dicha nucleación fueron también masones, como Antonio Taboada, el Dr. Cecilio Báez y otros más. Para ayudarle a sacudirse de su ignorancia le facilito al ignaro Walter Fretes el acceso al PORTAL GUARANI adjuntando el link del sitio webb. También me permití copiar algunos párrafos de la obra del citado intelectual Erasmo González. Con mis saludos nacionalista y republicano de siempre.
    Dr. HUMBERTO ZARACHO

    http://www.portalguarani.com/1963_erasmo_gonzalez/6547_bernardino_caballero_erasmo_gonzalez_.html

    “VI. CABALLERO Y LA MASONERÍA
    Durante el siglo XIX, esta sociedad secreta tuvo importante crecimiento, formando parte de ella muchos próceres de la independencia americana. En el Paraguay, la masonería se originó libremente. Según Alfredo Boccia, en 1869 cuando las fuerzas aliadas ocuparon Asunción durante la guerra contra la Triple Alianza. Personajes destacados de la política paraguaya pertenecieron a logias masónicas: presidentes, vicepresidentes, parlamentarios y empresarios. El general Caballero fue uno de los fundadores del SUPREMO CONSEJO DEL GRADO 33° DE LA REPÚBLICA DEL PARAGUAY, el 1 de junio de 1871. Tiempo después, él mismo fue uno de los responsables de la LOGIA AURORA N° 1 DEL PARAGUAY el 6 de junio de 1887, siendo su primer presidente. No se duda que el general Caballero se incursionó a la masonería estando prisionero en Brasil, donde casi todas las personas de poder y del ejército eran masones. Inclusive se supone que en esa incursión, el general llegó a conocer y comprender las ideas republicanas del patriota italiano Giuseppe Garibaldi, quien luchó con el líder de la efímera República de Río Grande do Sul, Bento Goncálves da Silva, ambos masones.
    El vizconde de Río Branco, doctor José María Paranhos, se encargó de que el prisionero paraguayo sea tratado no como jefe, sino como masón y que recibiera un sueldo como miembro de la logia. Fue el propio Paranhos quien dio a conocer a Caballero las ideas de Garibaldi y de Goncálves da Silva. Se dice que para la revolución de 1873, el caudillo paraguayo llegó a solicitar al que entonces fue su aliado político, y también masón, Juan Bautista Gill, adquirir gorros colorados para caracterizar a los revolucionarios que enfrentarían en 1874 a los aca morotî del general Ferreira. Adoptó para su organización política el color rojo de origen garibaldino como distintivo; de allí el origen del nombre y del color del partido. Se cree que el motivo popular de la “Polca Colorado” pertenece a las notas del italiano Guerressi.
    Caballero llegó al Grado 33° de la masonería paraguaya perteneciendo a las logias Aurora del Paraguay N° 1, y a la Sol Naciente N° 2. El general, no fue el primer presidente masón del Paraguay, Cirilo Antonio Rivarola, Juan Bautista Gill y Cándido Bareiro fueron los anteriores. El único que no perteneció a una logia, en la línea predecesora a Caballero, fue Jovellanos. Muchos masones han figurado en la fundación de los partidos políticos.
    Un hecho que no deja de llamar la atención fue la suerte que tuvieron muchos políticos masones del Paraguay en aquella época, pues fueron asesinados por ordenes de hombres que pertenecieron a logias masónicas. Este es el caso de Cirilo Antonio Rivarola, cuyo asesinato que involucró a los masones Bareiro y Caballero. Igualmente la confraternidad entre los masones distó de una relación de hermandad, pues analizando las disputas entre Juan Bautista Gill, Benigno Ferreira, Adolfo Saguier, además de los mencionados Rivarola, Bareiro y Caballero por el poder, se demuestra claramente que los principios enunciados por la masonería fueron solo en el ámbito interno de la logia, o simplemente olvidados en su obsesión por el poder.Considerando que varios políticos que acapararon la vida nacional de la época pertenecieron a alguna logia masónica hubiese sido normal esa rivalidad por los intereses en juego. Los nombres inscritos en la fundación de los partidos políticos son una prueba de ello.En la fundación del Centro Democrático -Partido Liberal- figuraron los nombres de los masones: Idelfonso Benegas, Simeón Irigoitia, Salvador Rivarola, Cecilio Báez, José María Fretes, Daniel Candia, Fabio Queirolo, Antonio Taboada, José Zacarías Caminos, Víctor Soler, José Mateo Cuellar y Manuel Amarilla.Por su parte, el Partido Colorado tuvo en su fundación además de Caballero, a numerosos masones como: José de la Cruz Giménez, Juan G. González, Lorenzo Ortellado, Otoniel Peña, además del propio José Segundo Decoud. A pesar de la condición de masón de Caballero y sus allegados, durante su presidencia la relación con el clero no fue quebrantada. Al contrario, el general comprendió la importancia del catolicismo en la población, razón que motivó su preocupación hacia la iglesia según lo atestiguan sus mensajes. En su balance al Congreso Nacional en 1882, el general valoró la gestión de los sacerdotes para cubrir las necesidades del culto en la medida de sus posibilidades, resaltando que la iglesia:
    “Marcha pues hacia una organización definitiva con aquella fe inquebrantable en su porvenir glorioso, inspirando a sus hijos la perseverancia y la abnegación que realizan las grandes y duraderas obras. No está muy lejano el día en que la Iglesia reconquistará su antiguo esplendor y prosperidad”.Los apologistas del general dan cuenta de que en los últimos momentos de vida tres sacerdotes le administraron los sacramentos de la santa religión cristiana “en la cual se formó y se educó el valiente general, permaneciendo siempre fiel a su credo durante su larga y gloriosa vida”.

  6. Walter Fretes dice:

    Sr. Director: La MASONERÍA fue una institución progresista y contaba con egregias personalidades en la época de la Revolución de Independencia Norteamericana, de la Revolución Francesa y del General Bernardino Caballero, pero luego se degradó y en su decadencia se convirtió en una ASOCIACION SECRETA PARA DELINQUIR que es actualmente especialmente en nuestro país, como Ud. atinadamente la calificó cuando se ocupó de Euclides Acevedo. Investigue nomás los expedientes judiciales del pleito que sostienen entre ellos mismos y donde salen a luz todos los “trapos sucios” de esta banda de ladrones y arribistas, a la que por supuesto pertenece “honrosamente” el ex-pyragüé Y “Doctor” de Universidad Kañy de Garaje, el incapaz HUMBERTO ZARACHO que todavía tiene la caradurez de responder. Con atentos saludos.

  7. Wenefrida Narvaja dice:

    Dr. Bergonzi: Hace Ud. mal en defender a capa y espada a este ex-pyragüé, cínico y mentiroso de HUMBERTO ZARACHO. Es verdad lo que dice el correligionario Walter Fretes: Ud. se refiere a la época de la Dictadura en que el Coronel Jiménez y sus hijos eran amigos de Zaracho. Justamente, eso es lo que hace el pyragüé con sus víctimas, hacerse amigo para poder informar sobre sus actividades. ¿Acaso no está claro lo que hizo Zaracho con Jiménez? También es cierto lo que dice el Sr. Fretes con respecto a la MASONERÍA PARAGUAYA: si se están voceando entre ellos con los peores insultos y sacándose los trapitos sucios al sol. Lea Ud. lo que se dicen Nené Domínguez e Ignacio Mendoza con Euclides Acevedo, Juancho Villamayor, Calé Galaverna y otras “alhajas” que son los “hermanos” de HUMBERTO ZARACHO. Y ni qué decir de los escándalos de la MAFIA MASÓNICA en el Poder Judicial y otros entes del Estado que se publican en todos los medios. Reflexione por favor y no le defienda más a este nefasto personaje que es Zaracho. Con saludos respetuosos de colorados de verdad no stronistas.

    • osvaldobergonzi dice:

      Wenefrida: Fuimos comapañeros de colegio y siempre se comportó muy bien. Es más, lo distinguía otro compañero, Angel Sefart. Con todo mi respeto a su persona, si tiene algun caso concreto contra él para que yo le corra traslado a Humberto al efecto que se defienda, le agradecería. Con mi muy cordial saludo.

  8. Humberto Zaracho dice:

    Estimado Osvaldo: No en balde el ingenio de los españoles señala a modo de moraleja “DISCUTE CON ASNOS QUE RECIBIRAS PATADAS”. Esto me está ocurriendo debido a que he refutado las infamias e intrigas políticas del tal Walter Fretes y Wenefrida Narvaja, como en su momento a otros adláteres del fallecido aprendiz de dictador Lino Oviedo. A propósito, hasta el momento estos dos personajes no han demostrado ser las personas que dicen llamarse. Por lo tanto, me queda el derecho a pensar que emplean nombres supuestos. De ser así, este es el recurso de cobardes y mediocres. Incapaces de refutar mis escritos de contenido intelectual eligieron el camino del atajo. Pero, a tenor de su forma de expresarse no creo que tengan preparación suficiente para formular una opinión científica sobre los errores de mis artículos. Yo sé que a los oviedistas, como también a los bolches y algunos liberales nos les agradan cuando escribo sobre la historia política que les afecta negativamente. Y quizás estos dos supuestos personajes a quien le das suficiente “piola” en responder sus agravios sean de alguna de estas corrientes políticas. Es decir, cualquier cosa menos NACIONALISTAS. Solamente así se explicaría sus infamias e intrigas contra mi persona que delata un odio irracional. Pero no han conseguido sus oscuros objetivos de menoscabar mi personalidad. Es conveniente que también cambien el adjetivo de Universidad Kañy para referirse a las instituciones académicas universitarias donde realicé los cursos de postgrado. La Universidad Politécnica y Artística (UPAC), la Universidad Metropolitana de Asunción (UMA), la Universidad Americana, así como el Instituto de Altos Estudios Estratégicos (IAEE) donde soy profesor hasta ahora, distan mucho de ser lo que califican estos mediocres. Muy por el contrario, son instituciones de nivel terciario de renombre a nivel nacional e internacional. Además, insisten en emplear el calificativo de “pyragué” que me adjudicó el “político de la nada” Víctor Sánchez Villagra (el hombre de las mil caras o, perdón, el hombre de los mil partidos), y que estos seguidores del fallecido golpista frustrado no se cansan en repetirlo. Sánchez Villagra ya se “quedó quieto” tal como en otras ocasiones puse al descubierto su supuesta tendencia democrática en el programa radial “Polémica al atardecer”. Este polémico ex compañero de aulas, que fue presidente del Partido Revolucionario Febrerista y lo abandonó para ser candidato a Vicepresidente de la República por el Partido familiar del fallecido “bonsái”, jamás me perdonó por ponerle al descubierto, de ahí sus intrigas políticas en un intento grosero y burdo de menoscabar mi persona. Y volviendo a estos dos supuestos personajes, Fretes y Narvaja, hasta el momento no han exhibido ninguna acreditación académica como para hablar de “igual a igual”. Es más, ahora no tienen otra alternativa en reconocer el origen benemérito de la Centenaria Masonería Paraguaya, como también en reconocer a los masones que fueron prohombres y que dieron destellos de luz a nuestra patria. Empero, arremeten contra figuras de nuestro ambiente político a quienes atribuyen ser masones. Si tan seguro están que Galaverna, Villamayoir son masones por lo menos deberían de identificar a cual de las cinco entidades que dicen ser masónicas pertenecen los mismos. Y si tienen constancia que dichas personas son las “alhajas” de una “mafia masónica”, pues entonces deben que asuman su obligación de denunciar sus delitos ante la Fiscalía de Delitos Penales. De lo contrario no son otra cosa sino encubridores o cómplices de tales “alhajas de la mafia masónica”. No en balde el Dr. Teodosio González se refería a esta clase de personas como los “cobardes morales de la sociedad paraguaya”. Y, lamentablemente, en nuestro país aun existen muchos cobardes que lanzan piedras desde la obscuridad o esconden la mano. Fretes y Narvaja (a quienes nadie conoce) son unos de ellos. Cobardes e incapaces de denunciar a los delincuentes no tienen tan siquiera el derecho de hablar ni opinar “pontificando”. Espero que en la próxima ocasión estos advenedizos den sus datos personales y domicilio de residencia para saber si no son personas supuestas, que durante la época del oviedismo pululaban en los ámbitos mediáticos. Con mis saludos nacionalistas de siempre.

  9. Walter Fretes. UN COLORADO DE LA RESISTENCIA DE VERDAD. dice:

    Sr. Director: Como buen “PYRAGÜÉ” (el zorro pierde el pelo pero no las mañas) el imbécil e incapaz (como lo desnudó el INGENIERO Y MAGISTER EDUARDO FARIÑA, su ex-compañero del Post-Grado de Ciencias Políticas que tuvo que abandonar por incapaz) Humberto Zaracho quiere saber nuestros “datos personales y domicilio de residencia para saber si no son personas supuestas” (sic) para hacernos alguna intriga,trampa o atentado de las fuerzas oscuras de la REPUGNANTE MASONERÍA. y le informo, ya que es tan ignorante e imbécil que no sabe siquiera de lo que pasa a su alrededor, que GALAVERNA, VILLAMAYOR y ACEVEDO declararon por su propia boca por Radio ÑANDUTÍ ser masones; ¡y vaya la moral que tienen! En cuanto al Dr. Sánchez Villagra, este pyragüé y acomodado burócrata militar Stronista, debería limpiarse la boca para pronunciar su nombre de un HÉROE DE LA DEMOCRACIA en su lucha contra la Dictadura a la que sirvió “Zarachito”, PRESO Y TORTURADO SIN ABJURAR DE SUS IDEALES NI TRAICIONAR A SUS AMIGOS, como Humberto Zaracho lo hizo en la Facultad de Derecho. Y ya que hablamos de dicha Facultad ¿PORQUÉ NO OBTUVO EL DOCTORADO EN DERECHO Y CIENCIAS SOCIALES como Sánchez Villagra? Ése sí que es un Doctorado de verdad no los míseros “Certificados” que obtuvo Zaracho de mesas presididas por HORACIO GALEANO PERRONE a quien el Dr. Bergonzi calificó de “EXPERTO” DIPLOMADO POR LA PRENSA. La verdad que me asombra la despachatez y caradurez de éste energúmeno que debería callarse y mantenerse en la oscuridad de la que nunca debió salir, tratando de inflarse como el sapo de Esopo que quiso ser buey porque va a reventar como él. Atentamente Sr, Director y lamento que Ud. haya tenido un compañero de colegio de tan bajos quilates.

  10. Walter Fretes. UN COLORADO DE LA RESISTENCIA DE VERDAD. dice:

    Otro sí digo: El PYRAGÜÉ HUMBERTO ZARACHO dice descaradamente y sin ninguna vergüenza “Incapaces de refutar mis escritos de contenido intelectual eligieron el camino del atajo. Pero, a tenor de su forma de expresarse no creo que tengan preparación suficiente para formular una opinión científica sobre los errores de mis artículos”(sic); ¡Vaya! “Tová ko oî ayurare”. Si yo le dije que sólo escribe siempre (este año, el pasado y antepasado) sobre temas archiconocidos : “el 23 de Octubre”, “la Revolución del 47” y “el 13 de Enero”, si ocuparse de un tema original y de reflexión profunda e inteligente. Y cuando publicó su “investigsción” sotre la TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN le demostré que era una burda copia del DICCIONARIO CONSULTOR POLÍTICO de Julio Cñesar de la Vega, Editorial LIBREX, Buenos Aires, Tomo Azul, página 354. Y para éste infradotado ex pyragüé del Stronismo, todos los que lo criticamos a él y a su repuganante MASONERÍA, somos “Bolches, Oviedistas o Liberales”. Y quiere saber nuestro domicilio y lugar de trabajo y otras señas para poder hacernos algún daño por medio de la siniestra secta masónica, que ha llegado hasta el asesinato, y fuera denunciada en Kaakupé durante las homilías marianas por nuestros respetables Obispos. A este esperpento sub-humano hay que “chutarlo” de un periódico tan prestigioso como EL COLORADO. Gracias por su atención, con mis respetos para Ud.

    • humberto zaracho dice:

      Estimado Osvaldo:Yo entendí que este supuesto Walter Fretes ya no tendría lugar en tu página digital a menos que cambie su klenguaje grosero, ofensivo contra mi dignidad y chabacano. Pero, nuevamentge lke diste cab ida a pesar de que ni a vos te consta que el tal Walter Fretes exista. Entonces, estimado amigo, tu condescendencia con esta escoria me obliga a abstenerme de volver a escribir artículos de interés general en tu página digital. Lamento tener que llegar a esta situación. La culpa no es mía, sino mas bien en gran medida también sos responsa ble por permitir en tu página a estos individuos que no respetan dignidades ajenas. Ahora ya arremetió contra figuras políticas como Galaverna (que es más amigo tuyo que mío), Juan Ernesto Velazquez, y hasta contra Euclides Acevedo. Y conste que nadie lo conoce ni a él ni a la tal Wenefrida Narvaja. A no ser que sean conocidos tuyos. Consecuentemente, estimado amigo, me reservo pormotivos de profilaxis intelctual violver a escribir en las páginas de El Colorado. Con mi estima de siempre.HUMBERTO ZARACHO

      Date: Wed, 18 Mar 2015 12:58:33 +0000
      To: humzaracho@hotmail.com

  11. Wenefrida Narvaja dice:

    Tengo muchísimo miedo, Señor Director, de este HUMBERTO ZARACHO, pyragüé y masón que ahora quiere saber mis señas particulares, mi domicilio y lugar de trabajo, seguro para hacerme algún daño grave por medio de su siniestra MASONERÍA que tiene el brazo largo y mucho poder. Por eso le pido a Usted que interceda y lo amenace a Humberto Zaracho diciéndole que cualquier agresión que yo sufra, ya sea físicamente o de persecución o inclusive despido de mi trabajo va a ser de responsabilidad suya. Nunca pensé que una simple opinión en un periódico tan decente como EL COLORADO me podría traer tan graves consecuencias y amenazas. Ya no volveré a opinar sobre él ni sus mediocres y aburridos escritos porque le tengo MIEDO.
    Le escribo muy agradecida por su intervención.

  12. Eduardo Farina. Ingeniero Civil y Magister en Ciencias Políticas. dice:

    Estimado Sr. Director: ¡Albricias! Estoy batiendo palmas de alegría por el anuncio del impresentable HUMBERTO ZARACHO de que ya no volverá a hacernos sufrir con sus dislates en articulejos de EL COLORADO. Pero debo hacerle notar su mentalidad totalitaria y dictatorial heredada de su amo ALFREDO STROESSNER a quien Zaracho sirvió tan vilmente: el de no aceptar críticas de ninguna laya. ¿qué insultos pueden significar el haber criticado sus artículos? Si el correligionario Walter Fretes lo único que le dijo es que siempre escribe sobre lo mismo cada año y sobre temas muy conocidos pidiéndole que escriba sobre temas más originales, profundos e inteligentes; y además le probó que su “investigación” sobre la TEOLOGÍA DE LA LIBERACIÓN era una copia de un “Diccionario Político” citándole el autor, la Editorial y la página. Y que es MASÓN él y sus compinches, no lo puede negar; y lo que hoy es la Masonería en el Paraguay tampoco. Pero por lo menos a mí no puede decir que no me conoce ni que no existo puesto que fuimos compañeros en el Post Grado de Ciencias Políticas, que abandonó por los aplazos sucesivos que tuvo, aunque se haga “gua-ú” que no me recuerda. El ya mintió descaradamente cuando dijo que el curso no había terminado y yo le dí nombres de los que egresamos del Nódulo 1992-1993, personas muy conocidas y públicas a las que puedo agregar el del Dr. MANUEL AGUIRRE, Juez que se postuló para la CORTE SUPREMA. Ya ven Ud. y sus lectores los puntos que calza Zaracho. Pero me regocija el que no sabremos más de él. Siga Ud. con su conducta democrática que le valiera tanta persecución dando cabida a todas las expresiones y críticas en su tan prestigioso periódico digital EL COLORADO que ya tiene bien ganada fama y no se apee de su tolerancia de gran demócrata. Le saludo muy respetuosamente.

  13. Humberto Zaracho dice:

    http://uni.edu.py/con-buena-participacion-de-profesionales-de-la-region-inicio-diplomado-en-ciencias-politicas/

    Estimado señor Director: Dado que en el diario de su dirección alberga a un grupo de anticolorados oviedistas, algunos de ellos escudados en nombres supuestos, con el objetivo de buscar descalificar a los colorados “marca a la derecha”, con el empleo de todo tipo de embustes, intrigas y agravios lesivos a la dignidad de los republicanos, a los que lamentablemente Ud se se ha tornado en cómplice moral, respondo con el lenguaje agresivo, grosero y chabacano, sino con documentos que ilustran nuestro acervo cultural e intelectual. Le invito a cotejar nuestra formación académica con la de los escribientes que Ud. alberga en esta página. No es necesario tener mucha sapiencia para saber en qué grupo se encuentran los mediocres adulones a los que Ud. le ha brindado todo tipo de consideración. Lamento por Ud., a quien conolzco de muchos años atrás, que su página se haya convertido en un “pasquín informático” al servicio de los obsecuentes que han arrendado al otrora gran Partido Nacional Republicano al servicio de los neoliberales capitalistas y empresarios que se han apoderado de nuestro querido Paraguay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: