LUIS GNEITING DICE QUE NO DESEA SER FLORERO Y EXIGE COSAS NO PREVISTAS EN LA C.N.


  •        Luis Gneiting, gobernador de Itapua

Escribe Osvaldo Bergonzi, autor del proyecto de ley que crea el gobierno departamental al efecto de explicar los alcances constitucionales de dicha institución nacida a los apurones en una tarde estival entre convencionales colorados y liberales de tierra adentro conforme lo registra José Plano de Egea, jefe de informática de la convención constituyente de 1992. (Ver archivo del congreso.)

La promulgación de la constitución de 1992 por los propios convencionales constituyentes ya enfrentaba o ignoraba al entonces presidente constitucional, general Andrés Rodríguez. Además de esto, mediante disposiciones transitorias, impedían que ninguno de sus parientes biológicos o políticos pudieran sucederle lo cual explica nuestra mentalidad.

Tal realidad social del pueblo paraguayo la abordaremos con mayor profundidad al estudiar los proféticos anuncios del ex presidente Higinio Morínigo, 1940 – 1948 hechos en su domicilio de Acassuso, Buenos Aires, al notable historiador paraguayo ya fallecido, Alfredo Seiferheld.  Y lamentablemente, para nuestra desgracia,  comprobaremos que mucha razón tuvo Morínigo en sus apreciaciones al verificarlo ahora. Continuamos siendo lo mismo que fuimos   en un cercano ayer como lejano.

Pero vayamos al tema del gobierno departamental. El entonces presidente de la cámara de diputados, doctor José Antonio Moreno Rufinelli (1992)  me convoca a su despacho para pedirme que reglamente el gobierno departamental. – Pero la convención constituyente declaró al Estado Paraguayo Unitario y tan solo dos artículos destinó  para el gobierno departamental que resulta una especie de simple “coordinador” del ejecutivo sin facultades de ninguna clase y cuyo único nexo es el vicepresidente de la república, le expresé. – Tienes razón. Pero debemos cumplir lo prescripto en nuestra flamante  carta magna de manera que no nos queda otro camino, me respondió.

Acepté el trabajo no muy de buena gana. Así articulé el proyecto estirando como un  chicle hasta donde podía conforme a la letra de la nueva constitución nacional. Al mentado gobierno departamental los convencionales olvidaron otorgarle autonomía como la tienen los municipios.  Allí tropecé con el primer obstáculo. No podía sacarme el corsé de la voz “coordinar”. Así que me reuní con dirigentes del interior de los partidos tradicionales a quienes no les gustó para nada el proyecto presentado por mi y acompañado por otros colegas. – Señores, lo mío es un proyecto sujeto a modificaciones en su estudio en particular, y así me desligué de compromisos imposibles de cumplir.

Más tarde, le agregaron funciones que chocaban con los municipios. Sucedió en Guairá y en Cordillera, entre otros,  lo cual se judicializó pues los municipios son los que tienen facultades en sus respectivos territorio bien definidos. Y por otra parte existe la Policía Caminera que controla todas las rutas luego de sortear los ejidos. Como se ve el asunto es muy complejo. En forma casi permanente usurpaban funciones de los municipios.

En el caso que nos ocupa, el actual proyecto de ley del presupuesto pretende otorgarles autonomía a las gobernaciones y a la Universidad Nacional para disponer del dinero del presupuesto a su gusto y paladar a través de Luis Gneiting, su vocero. La universidad ya la tiene pero respecto a lo académico, de los currículos,  las asignaturas, profesores, etc.

Deseo aclarar que los países con superficies pequeñas como el nuestro, son unitarios, pues, de lo contrario, el presupuesto no alcanzaría para hacer llegar recursos donde más se necesita. Se dieron cuenta los convencionales de lo atropellada que resultó la iniciativa y pidieron una reconsideración para eliminar los dos artículos contradictorios con el espíritu y letra de la CN pero no lograron los dos tercios. (Ver convención constituyente de 1992.) En esa época todos los organismos internacionales sugerían potenciar a los municipios pues a través de ellos los países que lo adoptaron obtuvieron gran resultado. Un caso emblemático constituye la republica oriental del Uruguay.

Pero como los paraguayos siempre queremos nadar contra la corriente,  tan estrafalaria legislación,  solo consiguió que el presupuesto se vea desangrado y los municipios quedaran casi como antes.  En tanto las gobernaciones se redujeron a entregar leche y algunos alimentos a las escuelas con alto índice de corrupción como lo demuestran los varios litigios con la dirección de contrataciones del plan Umbral tanto los departamentos como los municipios. Por eso exclama, Gneiting – No queremos ser más floreros.

Pero lamentablemente seguirán siendo floreros dado que los representantes del campo así lo determinaron al destinar dos únicos artículos al gobierno departamental  que contradice a la definición constitucional de Estado Unitario. No se arrimaron los mecanismos jurídicos para disputarle el poder de administración de la cosa pública al poder ejecutivo. Y en el derecho público lo que no está expresamente establecido está prohibido. Al contrario del principio del derecho privado en que “lo que no está prohibido está jurídicamente permitido”.

En consecuencia, lo resuelto por la cámara baja posiblemente no corra en la alta y si ocurriere será tildada la pretensión de inconstitucional. Para nosotros resulta algo nulo de nulidad insanable dada la carencia de una norma superior que lo sustente como para discutir su constitucionalidad o inconstitucionalidad. Pero comprendemos el dolor de Gneiting y sus colegas que buscan la “soñada descentralización” más anidada en sus sueños que en la realidad jurídica de Hans Kelsen. Además,  la carencia de dictámenes de abogados de cada gobernación nos  indica que lo actuado sorprendió por la viva fuerza de los circunstanciales votos y no como resultado de un estudio serio.

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: