EL 11 DE SEPTIEMBRE DE 1887 NACE UN PARTIDO QUE HARÁ ÉPOCA EN EL PARAGUAY


Escribe Osvaldo Bergonzi

Los lectores bien saben los sucedido en la referida fecha de manera que no los cansaremos con cosas repetitivas  todos los 11 de septiembre de cada año. Deseamos informarles de algunas novedades inéditas que tienen mucha polenta al extremo de poner en peligro a nuestro partido al año siguiente de su fundación.

Como bien saben el 11 de septiembre de 1887, José Segundo Decoud, fue la figura descollante después del general de división don Bernardino Caballero, de los pocos, entre otros, de la diagonal de sangre. “En nombre del General Caballero y el mío propio !Salud!, finaliza la carta leída por el personaje al presentar los estatutos.  Sin embargo, el 25 de agosto de ese mismo año se decidió nuestra fundación a la par que se designó una comisión para la redacción de nuestros estatutos al efecto  de someter el instrumento a la consideración de los convencionales en el acto formal el 11 de septiembre a realizarse en el Teatro Olimpo, hoy desaparecido

Entre los designados para la redacción se hallaba un universitario recibido en Oxford, Inglaterra (1858 – 1863), el coronel Juan Crisóstomo Centurión  quien, aparte de hablar 4 idiomas, había cursado y finalizado la licenciatura en literatura y se hallaba por finalizar la carrera de derecho. El otro (José Segundo Decoud) era un bachiller recibido en el colegio San José del Uruguay de la provincia de Entre Ríos, Argentina, que tuvo por condiscípulos a Benigno Ferreira presidente paraguayo 1906 – 1908 y al llamado  ZORRO, presidente argentino, Julio Argentino Roca 1880 – 1886 y 1898 – 1904, artífice principal  éste último con Ferreira de la caída de la ANR al final de su mandato con el Pacto del Pilcomayo.

Con justa razón Centurión se molestó. El bachiller recibió de premio la vicepresidencia primera de la ANR y el ministerio de relaciones exteriores en el gabinete del general Patricio Escobar. En tanto el verdadero redactor con título universitario en Inglaterra se quedó dentro de la comisión directiva. Con el presidente Cándido Bareiro, años atrás. casi se batió a duelo y solo Caballero pudo limar asperezas que venían arrastradas desde París. Fue fiscal general del Estado durante el gobierno de su amigo Caballero (1880 – 1884) y más tarde senador por la ANR. Pero algo arrebatado como era a la par de hombre muy culto y capaz, quedó medio amoscado.

Y en el año 1888 se presenta a la casa de su amigo, el presidente de la ANR. – Misión cumplida, mi querido amigo,  regreso a Santiago de Cuba (provincia española) de donde vine en 1877,  y que solo lo hice por tu llamado. Mañana me embarco con el paquete de la carrera y vine a despedirme de alguien que como yo “Venció Penurias y Fatigas”, por la patria. Seguidamente le pasa la mano al dueño de casa y se marcha. La ironía había sido lanzada. Es sabido que Decoud formó parte de la legión paraguaya aunque se retiró al conocer el tratado secreto. Aun así existía un abismo entre él y Centurión quien como Caballero hizo toda la guerra.

Bernardino Caballero queda perplejo y por un momento no atina a nada, siente como una herida en el pecho. Tanto procuró para que su amigo no se fuera que durante el mandato de Bareiro le conseguía clientes extranjeros. A los jefes de Cerro Cora, la tríplice del poder colorado, Caballero, escobar y Centurión se les está por amputar un brazo o una pierna. De algún modo había que impedir la partida del amoscado. Caballero, otro zorro, sabía que con él su amigo Juanchí no iba a dar su brazo a torcer.

Por eso, lo busca al otro de la tríplice, al presidente de la república y le comunica la novedad. Ambos deciden ofrecerle la cancillería y la vicepresidencia primera de la ANR. Lo hace solo Escobar como su viejo amigo y camarada. Basta con revisar el acta de la ANR de 1888 para verificar cuanto afirmamos a la par del gabinete de Escobar con Centurión como canciller (1888 – 1890.) La nota réplica a las reclamaciones bolivianas en Puerto Pacheco (1888) es una joya jurídica y literaria en que el coronel Juan Crisóstomo  Centurión demuestra sus dotes de hombre de Estado además de culto y erudito, de una prosa galana.  Decoud, lamentamos decir, fue una creación liberal con muy buenos afeites de un erudito del referido partido llamado Pesoa y no muy fanático de su sexo.

Pero como para que todo no quedara como una feroz venganza pues no convenía andar mal con la familia Decoud, con peligrosas ramificaciones en Buenos Aires, el presidente Patricio Escobar decide mantenerlo en el gabinete a, José Segundo, como ministro de educación y culto mientras Caballero se marcha para Villa Rica, como buen zorro, donde le nacerá un hijo (1880, Marcos Caballero Codas, el único que no se hace colorado, padre de Carlo Caballero Gatti, fundador del Partido Febrerista y abuelo de de Guillermo Caballero Vargas,  fundador del encuentro nacional. El futuro liberal, Taboada, era como un hermano con Caballero. Por eso éste visita con frecuencia la referida ciudad. (Del libro inédito Bernardino Caballero el Auténtico, Libro Segundo, hasta la fecha terminado.)

5 Responses to EL 11 DE SEPTIEMBRE DE 1887 NACE UN PARTIDO QUE HARÁ ÉPOCA EN EL PARAGUAY

  1. Antonio Ferreira dice:

    Apreciado Director:

    Me permito disentir, el colorado carece de un tremendo defecto que es casi natural a nuestra indio sincracia.

    Restar merito a personas a quienes le debemos un absoluto respeto y reverencia por el aporte que han hecho al Coloradismo.

    Cándido Bareiro su sola proclama de la elección de los Clubes Unidos, delata con certeza al fundador del Partido Colorado y naturalmente el Líder, Bernardino Caballero. No existió otra formula.

    Epifanio Méndez Fleitas consolido la economía paraguaya al lograr exportar al argentina en dolares; sino jamas el partido se hubiese mantenido en el poder; tal es así que apenas estábamos en el.

    Saturnino Ferreira le miente a Stroessner, para traerlo a Epifanio de San Pedro el 4 de mayo de 1.954. Para la salida política al golpe- Don Tomas y varios se negaban a traer un militar al poder y consta que ya lo llamaron al Embajador Paraguayo de España para asumir. Esto consolidó al partido en el poder, durante la era Stroessner.
    A la pregunta a mi Padre de que se le ocurrió ayudarlo a Stroessner me respondió a mi me fue mal, al pueblo le fue bien; bien pagado mi hijo: Me dijo señalándome este proceso de transición, de que el país iría de mal en peor.

    Esta desatada la controversia mi querido Director y tengo un resto de documentación para dilucidar nuestras falencias o omisiones. Nadie es culpable de lo que enseñaron.

  2. osvaldobergonzi dice:

    Antonio Querido: Cándido Bareiro recibió la orden del Mariscal (1867) de regresar al Paraguay y lo designa en su sustitución al Capitán Gregorio Benítez debido a que el personaje no solo no dió pie a las propuestas de los corzarios sureños sino que se quedó con las cuotas de los acorazados. Por eso el mariscal ordenó en dos oportunidades su asalto: – Yo los compré, esclamó.. En su carta de 1867 tomo 10 de Efrain Cardozo podrás leer que le dice a Benítes: ” Digale a Delvalle (Juan Bautista) que ocupe su lugar y lo ayude salvo que él prefiera regrasar”. – Prefiero regresar, le dice a Benítes el diplomado en diplomacia, Juan Bautista Delvalle, ante la sorpresa del nuevo encagado de negocios. – Pero si el Mariscal no te ordena que regreses al Paraguay, le replica Benítes. – Pero yo deseo pelear hasta morir por mi patria, le contesta Delvalle. En cambio Bareiro, no solo no cumple la orden de regresar, sino que viene y se entrevista con el emperador Pedro II a quien le cuenta los planes de su presidente (traición) y sigue viaje a Buenos Aires (Ver Cardozo, tomo 11) Es posible que los traidores colorados a que se refiere tu padre hayan urdido la historia que Bareiro fue un gran tipo. En realidad poseia una gran fortuna. Por eso manejaba la política. Pero por algo murió echando espuma por la boca. Caballero por entonces nada podía hacer ante tal poder económico. A metros de su casa (de Bareiro) lo hizo matar al ex presidente Cirilo A. Rivarola. Gracias a Dios Caballero ocupó el lugar de este traidor y sanguinario a quien algunos ingenuos como algunos que dicen que un paraguayo le mató al Mariscal, dicen que fue el verdadero fundador de la ANR. Saludos cariñosos.

  3. Antonio Ferreira dice:

    Apreciado Director, los datos de archivo de este trabajo a lo mejor sirven para inicio de un investigaciòn seria. Y no quedarnos con una sola versiòn.

    Fuerte abrazo

    Sábado|2|AGOSTO|2008
    Por Ricardo Medina-Investigador
    medina33@hotmail.com
    ***
    Uno de los capítulos menos conocidos de la Guerra de la Triple Alianza es aquel que describe la actividad de los diplomáticos paraguayos en los grandes centros imperiales europeos durante el desarrollo de la conflagración. Una de las personalidades más importantes de la diplomacia paraguaya de entonces fue Cándido Bareiro, Embajador-Encargado de Negocios ante los Gobiernos de Gran Bretaña y Francia en los mismos inicios del conflicto hasta 1868, época en que retornó a la patria vía Argentina, envolviéndose luego muy profundamente en el juego político de la posguerra encabezando el grupo de los “Lopistas”.
    La posición del Gobierno inglés
    Bareiro, quien fue Presidente de la República hasta su temprana muerte en 1880, fue un hombre de vasta formación, influido por figuras como Juan Bautista Alberdi, y representaba claramente la orientación liberal progresista del entorno político de Solano López. Su figura, sin embargo, fue atacada desde varios ángulos por contrincantes políticos y algunos historiadores, quienes sin ninguna base documental seria lo acusaron de contribuir a la derrota paraguaya. Dormidos en los vastos anaqueles de los Archivos Nacionales Británicos, en su Sección FO (Foreign Office), se encuentran, sin embargo, documentos que demuestran la encomiable y patriótica labor diplomática de Don Cándido en esa etapa tan crucial de la historia nacional. El valor de dichas cartas, intercambiadas con dos ministros de Relaciones Exteriores británicos, Lord Russell y Lord Clarendon, tienen, sin embargo, una significación aun mayor que limpiar el nombre de Don Cándido, pues demuestran, a través del texto, la verdadera posición del Gobierno inglés desde los mismos inicios de la guerra.
    En efecto, de las largas cartas manuscritas del diplomático paraguayo, todas traducidas al inglés, se aprecia la existencia de una preocupación capital, y ésta se refería a la continua violación de la “neutralidad” asumida por el Gobierno británico. La colección más ilustrativa, en ese sentido, es la reunida en el bibliorato Paraguay – Domestic – M. Bareiro and Various – January to December 1865. Entre dichas comunicaciones, las más reveladoras son aquellas que se refieren al envío de armas y pertrechos a las tropas aliadas desde el puerto de Amberes, en Bélgica, y la participación de buques británicos en el transporte de tropas aliadas por el río Paraná, hechos que se produjeron entre mayo y junio de 1865, volviéndose luego una rutina, junto con la aportación de créditos financieros y servicios técnicos que ayudaron a reforzar grandemente las fuerzas aliadas, hasta el punto que se puede hablar, sin duda alguna, de una “Cuádruple Alianza”.
    Refutación a historiadores
    Las misivas en cuestión ayudan, con otros documentos, a refutar categóricamente las afirmaciones de algunos autores como Thomas Whigham y Francisco Doratioto, quienes repiten el esquema inaugurado por Nick Tate sobre la supuesta falta de beligerancia y hasta indiferencia inglesa en cuanto a la conflagración.
    Veamos, a modo de ejemplo, la carta de Cándido Bareiro escrita en París, el 31 de mayo de 1865, dirigida al Conde Russell, Principal Secretario de Estado de Gran Bretaña, en la que se expresa suma preocupación por el hecho de que un buque denominado Cesar, de bandera belga, partió del puerto de Amberes con un cargamento de armas y pertrechos con destino al Brasil. El diplomático paraguayo recuerda al Ministro británico una carta anterior sobre el mismo tema “que tuve el honor de someter a V.E”… y considerando la falta de acción de ese Gobierno, habla de “disminuir los estímulos y auxilios indirectos que pueden enardecer la guerra”. La misiva de Bareiro es acompañada de una lista completa de Cargo, incluidos fabricación y origen. Todo este trafico, que fue aumentando en el proceso del conflicto, era realizado con la total autorización del Gobierno inglés, pese a las varias comunicaciones de la diplomacia paraguaya.
    En otra carta del mismo año, con fecha noviembre 18, dirigida esta vez al Conde Clarendon, sucesor de Russell como Ministro de Estado, luego de una extensa consideración de la situación en el frente de batalla y de los esfuerzos del Gobierno paraguayo para hacer respetar la vida y los intereses de los súbditos británicos en el teatro de operaciones, expone Bareiro otras varias pruebas de la falta de ecuanimidad británica. Uno de estos hechos es el reportado por el vocero Ge Estándar and River Plate News, del 8 de junio de 1865, en el cual se expone la utilización de buques con bandera británica para el transporte de tropas y armas aliadas, ante la total complacencia de las autoridades británicas. En este caso Bareiro habla de la necesidad de “no falsear su posición de neutrales”, … y por lo contrario inducir a los bloqueadores del Paraguay a respetar los derechos de los beligerantes. Vuelve el diplomático paraguayo a explicar la posición del país, en el sentido de su objetivo de crear relaciones directas con los países europeos, deseo que sus enemigos se empeñan en impedirlo. Naturalmente, ni ésta ni otra serie de comunicaciones fueron oídas por el Gobierno británico de entonces y, en vez de la benévola acogida esperada por Bareiro, lo que se mantuvo en todo el proceso de la conflagración fue un silencio cómplice, que ocultaba el constante reforzamiento bélico y financiero de las tropas aliadas por parte de la potencia europea.

    • osvaldobergonzi dice:

      Antonio: Ya se halla terminado en mi libro segundo BERNARDINO CABALLERO EL AUTÉNTICO con datos inéditos respecto de su caída. Saludos.

      • osvaldobergonzi dice:

        El señor Ricardo Medina ya nos señala la pista que te adelanté, cuando expresa que, Bareiro vuelve “vía Buenos Aires”. Pero calla respecto a su paso por el Brasil. Romulo Yegros, hijo póstumo de Fulgencio yegros, en su diario de viajes (1853 – 1854 ) señala que los vapores debían tocar todos los puertos por razón de la leña (Ver diario de viajes. Romulo Yegros.) Pero la ruta para el istmo de Panamá (provincia de colombia) requería tocar los puertos del Mar del Caribe y las Antillas¿Quién le autorizó a viajar por la “vía Buenos Aires” a Bareiro? Efrain Cardozo en su tomo XI señala que Bareiro desobedeció las ordenes de su gobierno. Debía hacerlo vía Istmo de Panamá y no “vía Buenos Aires” Lo dice un investigador liberal, no nosotros. De manera que no existe otra versión a confrontar. El propio Bareiro llega cuando nuestro Mariscal se hallaba peleando (ENERO DE 1869) y aun no se producía nuestra última gran victoria de DIARTE o SAPUCAIMÍ (junio de 1869) ideada por el General Bernanrdino Caballero mientras Cándido Bareiro ayudaba en los puertos a los aliados (Ver memorias del capitan de fragata Romualdo Nuñez, uno de sus ayudados,desertor en la ruta del holocausto poco despues de hundir la flota paraguaya en Vapor cue, Caraguatay).
        Sin duda, Cándido Bareiro, cumplió un buen papel de 1858 hasta 1867, fecha eta última en que fue pillado en sus fechorías y por eso se negó a regresar para rendir cuentas de su gestión en PASO PUCÚ sede del gobierno del Paraguay como le ordenaba el Mariscal. Y para llegar a este último lugar solo era posible el viaje por la vía del Istmo de Panamá, Iquique, La paz, Santa Cruz, Corumbá, Asunción, Humaitá, Paso Pucú, la ruta que hizo un patriota poco conocido a quien le dedique una novela EL TESORO DEL MARISCAL. Me refiero al coronel Juan Bautista Delvalle, venido a morir en su patria sin que el Mariscal se lo pida como bien lo señala en sus memorias diplomáticas el capitán Gregorio benítez, último representante paraguayo en París. Saludos muy cordiales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: