EL DINERO DE LOS PRESIDENTES, ALGO QUE HOY DÍA CONSTITUYE MONEDA DE CAMBIO (2)


Escribe Osvaldo Bergonzi

Salvador Jovellanos (1871 – 1874): Hermano de Carmen Jovellanos de Soler, cuyo sobrino, Adolfo Soler Jovellanos, es rescatado con su ayuda de las llamas de la ocupada Asunción en 1869. El entonces niño rescatado, es el mismo que vendrá 25 años más tarde con el general  Benigno Ferreira y se convertirá en canciller en 1907 y firmará el cuarto tratado, Soler – Pinilla con Bolivia. Jovellanos participó del robo de los dos empréstito de Londres y, luego de la asunción de Juan Bautista Gill, por prudencia, nunca más volverá al Paraguay. Pero algo debió repartir como siempre sucede con los golpes de Estado en el Paraguay.

Juan Bautista Gill (1874 – 1877): El general Bernardino Caballero, tras el fracaso de un primer intento,  dirige la segunda revolución de 1874 que pone fin a la hegemonía legionaria. Solo queda la cabeza, Salvador Jovellanos, convertido en un pelele.  Pero Caballero aun no dispone de dinero dado que Gill fue quien financió la costosa campaña, de modo que debe conformarse con un ministerio. Gill fue responsable como presidente del congreso del primer empréstito de Londres en que se llevaron las libras esterlinas los integrantes del gobierno con la con su anuencia desde el congreso. Caballero debe ausentarse con Higinio Uriarte a Londres supuestamente para negociar el desastre de los bonos de Londres. Ambos fueron retenidos sin hacer nada en la capital inglesa en 1874. Pero más tarde se supo que a Caballero  se lo retuvo para no interferir la nominación de Gill para el período (1874 – 1878). Uriarte acompaña a Caballero por la dudas como mandadero, para evitar su fuga y proponer su candidatura presidencial. Por la dudas Gill lo elige a su primo, Higinio Uriarte, como vicepresidente. Pero Gill tiene un pecado. no repartió la plata de los bonos de Londres con sus antiguos compañeros como Rivarola, Goiburú y los hermanos Godoy, entre otros. Además forzó la aceptación de la renuncia de Rivarola con piola presentada en 1871, cosa no prevista en el trato “apua”. Por esta razón los mencionados personajes se conjuran y lo asesinan a Gill una mañana de abril de 1877 en la esquina de la actual calle, presidente Manuel Franco esquina Independencia Nacional, justo frente a la residencia de la viuda del general Vicente Barrios, hermana del Mariscal, durante mucho tiempo sede del Ateneo Paraguayo y hoy convertida en un estacionamiento. Es bueno igualmente señalar que Gill no fue ni mucho menos trigo limpio, pues la hizo venir a Elisa Linch con engaños en 1875, y hasta hoy no se sabe con que fines. Hospedó, ella, por un día, en la casa que hasta hoy se halla en pie justo frente a la iglesia de San Roque, perteneciente por entonces a Ramona Díaz,  hermana del general José Eduvigis Díaz. Pero la irlandesa escapó bajo la protección de un capitán inglés y su buque de guerra. Al hermano del presidente, general Emilio Gill, no solo lo asesinaron sino que le cortaron la oreja como trofeo para entregarsela a un hijo de los conjurados muerto por Gill. . La  viuda del presidente asesinado, rica por los bienes de su familia (Bedoya), suma y  hereda los cuantiosos bienes de su esposo. Fue el primer magnicidio en el Paraguay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: