PORQUÉ FUE DERROCADA LA IZQUIERDA EN PARAGUAY


Por Federico Narváez

El 22 de Junio de 2012 con la destitución, vía Juicio Político, del Presidente de la República Fernando Lugo, cayó del Poder la Izquierda Paraguaya abandonada por sus aliados del Partido Liberal Radical Auténtico

–que le daba sustento político y Parlamentario– con una votación casi unánime del Senado paraguayo. Queremos puntualizar algunas cosas al respecto.

Todo empezó con el inicio de la “Guerra Campesina”, a la que se sumó el paso de las protestas pacíficas a las violentas de asociaciones de campesinos sin tierras, como los llamados “carperos” –por instalarse bajo precarias carpas en los terrenos invadidos o frente a ellos– que parecían contar con la lenidad o simpatía del ex-Presidente y su entorno (políticos de fuste, Gobernadores y Parlamentarios) por la atención que se les prestaba y ser recibidos a menudo en el Palacio de López. La ciudadanía dudaba si era realmente simpatía, por la empatía ideológica, o simplemente inutilidad de las autoridades –como ahora– especialmente en el Ministerio del Interior, donde el ex Presidente Lugo, luego de remover al ineficiente Rafael Filizzola, había llevado a esa Cartera a aquella solterona “Socialista”, Carlos Filizzola, para que hiciera lo que Lugo sabía que no podía hacer: calmar a las masas y a los Dirigentes campesinos mediante el ofrecimiento de lo que ya se les había ofrecido antes, o “atenerse a duras consecuencias”; pero que un rojillo “Fabiano rabanito”(*) como Carlos Filizzola –sin experiencia en un cargo de tan alta como complicada envergadura– vería como una invención nueva, generosa y ventajosa de la Izquierda. La farsa de este enfrentamiento singular entre este rojillo Fabiano y codiciosos dirigentes “carperos” no pasó inadvertida a la comunidad nacional. Su fracaso total e inevitable fue una bofetada en pleno rostro de “Carlitos”, que volvió a su despacho con el rabo entre las piernas y su “pureza” de intenciones. Al haber recibido una oportunidad de demostrar que un Socialista Fabiano moderno podía conseguir lo que jamás había logrado la “Derecha” desfasada, a saber: la tolerancia entre los campesinos y la colaboración política entre campesinos y autoridades, él también se había visto desbordado por la responsabilidad del mando, una responsabilidad que significaba, pura y simplemente, que las cosas funcionaran.

Y no pudo, por supuesto, hacer que funcionaran porque los políticos dirigentes campesinos querían el brazo si se les ofrecía la mano. Sin haberlo entendido, regresó a su despacho con aquella sonrisa como una placa de metal sobre un féretro, y la convicción de que si alguien se había mostrado reacio a cooperar, no quedaba claro quién había sido. Hasta que sobrevino el brutal como sangriento choque entre policías y carperos en la estancia “Mborumbí” con un saldo de 17 muertos (6 policías y 11 campesinos) y decenas de heridos, lo que provocó la destitución de Filizzola. En cuanto se hubo ido, la campaña “¡Fuera Lugo de la Presidencia!” cobró ímpetu; cosa que hasta resultó divertida, porque hizo ver como si Carlos Filizzola la hubiera inventado, y pasado mediados de Junio, todos los Partidos Políticos representados en el Parlamento, adoptaron la resolución del “Juicio Político”. El país contuvo el aliento y a continuación, con una mayoría sin parangón en la memoria viva, el Congreso se alzó y, pese a las presiones y amenazas internacionales y los ofrecimientos del Ejecutivo, votó la destitución del Presidente.

Lo que sorprende en los izquierdistas paraguayos es su oquedad intelectual: en cuatro años de Poder no han producido un solo libro, ni siquiera un folleto, ni ha aparecido algún intelectual o ideólogo que explique y sitúe su posición ideológica. Pero de los discursos y acciones de sus Dirigentes se desprende un sectarismo, dogmatismo e ingenuidad, que Lenin calificó en su momento de “infantilismo” o “enfermedad infantil”; veamos algo al respecto: el sectarismo, que se presenta como muy revolucionario e “izquierdista”, debilita más bien a su partido. El “izquierdismo” se basa en un criterio dogmático hacia determinadas tesis y fórmulas teóricas, en las que se quiere encontrar solución a toda clase de problemas de la vida política. En vez de estudiar la vida tal cual es, los dogmáticos izquierdistas parten de un esquema, y si los hechos no se acomodan a él, prescinden de los hechos. El dogmatismo izquierdista significa el divorcio de la realidad, y su Partido (en nuestro caso sus Partidos), si no lo combate, se convierte en una secta apartada de la vida.

Los deseos de aferrarse al día de ayer, a una política y a unas formas orgánicas que no responden a las nuevas condiciones, significan de hecho como Lenin dijo, una política de inacción revolucionaria…”(1). Por su parte el sectarismo se manifestó en Rusia en la resistencia a utilizar las posibilidades legales que, a pesar de su derrota, había arrancado la primera revolución rusa, de 1905, al zarismo. Los miembros del Partido que se consideraban “más revolucionarios” que el mismo Partido, pedían la abstención en la Duma del Estado y en el trabajo dentro de los Sindicatos y Cajas de Seguros. Al difícil trabajo entre las masas preferían la orgullosa espera de una nueva crisis revolucionaria.

Lenin calificó entonces esto de “Izquierdismo, enfermedad infantil del Comunismo”. Lo principal en él es el divorcio que se establece con las masas, el desprecio de las posibilidades existentes para el trabajo revolucionario, la tendencia a rehuir los problemas candentes que la vida presenta. El cargo de “infantilismo” y “puerilidad” iba a ser tópico corriente de Lenin al atacar a quienes sostenían esa posición. Lo utilizó otra vez en el título de un artículo publicado en Pravda, en mayo de 1918, y dirigido contra Bukharin y los “comunistas de izquierda”; en 1920 intensificó su monopolio del criterio maduro y adulto cuando tituló la crítica que hacía de los comunistas europeos de táctica inflexible, El comunismo “de izquierda”: un trastorno infantil. También Stalin había acusado de izquierdista, en 1928, a la oposición “por desear una industrialización demasiado rápida”.

Pero veamos, para terminar con este tópico, lo que decía Lenin en su Artículo “Acerca del infantilismo ‘izquierdista’ y del espíritu Pequeñoburgués”, publicado los días 8, 9, 10, y 11 de Mayo de 1918 en los núms. 88, 89, 90 y 91 de “Pravda”: “Pasamos a las desventuras de nuestros comunistas de Izquierda en el terreno de la política interior. Es difícil leer sin una sonrisa frases como las siguientes en las tesis sobre el momento actual: ‘…El aprovechamiento armónico de los medios de producción que han quedado es concebible sólo con la socialización más decidida… no capitular ante la burguesía y los intelectuales pequeñoburgueses secuaces suyos, sino rematar a la burguesía y acabar definitivamente con el sabotaje…”

¡Simpáticos comunistas de izquierda! ¡Cuánta decisión tienen y qué poca reflexión! ¿Qué significa la socialización más decidida? Se puede ser decidido o indeciso en el problema de la nacionalización, de la confiscación. Pero la clave está en que la mayor “decisión” del mundo es insuficiente para pasar de la nacionalización y la confiscación a la socialización. La desgracia de nuestros izquierdistas consiste, precisamente, en que con ese ingenuo e infantil juego de palabras, la socialización más decidida, revelan su más plena incomprensión de la clave del problema, de la clave del momento “actual”.

“La desventura de los ‘izquierdistas’ está en que no han observado la propia esencia del “momento actual”, del paso de las confiscaciones (durante cuya realización la cualidad principal del político es la decisión) a la socialización (para cuya realización se requiere del revolucionario otra cualidad)”. “En primer lugar, los ‘comunistas de izquierda’ no han comprendido cuál es precisamente la transición del capitalismo al socialismo En segundo lugar, revelan su espíritu pequeñoburgués precisamente en que no ven el elemento pequeñoburgués como enemigo principal del socialismo Eso es un hecho de la realidad absolutamente inapelable, en cuya incomprensión está la raíz del error económico de los comunistas de izquierda’. El especulador, el merodeador del comercio, el saboteador del monopolio: ése es nuestro principal enemigo interior Así

son nuestros ‘comunistas de izquierda’, quienes de palabra, son enemigos implacables de la pequeña burguesía; pero de hecho, no hacen más que ayudarla, no hacen más que servirla”… De otra parte, sería un error evidente dar rienda suelta a los chillones y palabreros, que se dejan arrastrar por el “brillante” revolucionarismo, pero que son incapaces de efectuar una labor revolucionaria firme, reflexiva y sopesada, que tenga en cuenta también las dificilísimas transiciones”.

Pero nuestros izquierdistas paraguayos no leen, ni escriben (¿no piensan?) como si desconocieran lo que los clásicos del marxismo repetían una y otra vez: la importancia de aunar la teoría a la praxis la que a su vez genera teoría y ésta una nueva praxis. Nunca habrán hojeado el escrito de Mao Zedong “Sobre la Práctica”, ni conocerán de nombre siquiera el libro filosófico fundamental de Lenin contra el Machismo(2): Materialismo y Empirocriticismo; Notas críticas relativas a una filosofía reaccionaria. Y por eso, por la falta de formación intelectual, cometieron errores tras errores que al fin les costaron el poder. No tuvieron (en especial su Líder: el incapaz Lugo) la “muñeca política” suficiente para evitar malquistarse con su poderoso aliado: el PLRA y con los “factores de presión” además de la opinión pública general.

Lo que se puede colegir de lo que dicen y hacen los izquierdistas paraguayos es que se inclinan –y admiran– al “chavismo” venezolano, y al Régimen Cubano, de “Colectivismo Burocrático” éste último y que se derrumbó en La Unión Soviética, mientras que Venezuela no debiera caminar hacia lo mismo, sino hacia el sistema de la Rusia de Pútin o del Socialismo Nórdico con ese magnífico y eficaz igualitarismo Sueco.

El Socialismo del siglo XXI: Aunque varios intelectuales venezolanos han tratado de explicarlo –como los ideólogos Haiman Al-Troudi y Heinz Dieterich Steffan– sin embargo no han formulado una ideología coherente de lo pregonado por el Presidente Hugo Chávez, sobre todo en cuanto a “Ideología Política” se refiere y según la definió Zbigniew Brzezinski, aquél célebre profesor de Harvard y Asesor del Consejo de Seguridad Nacional de la Administración Carter, que pergeñó los lineamientos de la “Comisión Trilateral” y fue un ideólogo adelantado de la Revolución Científico-Tecnológica, para quien la Ideología Política “denota una doctrina del poder político en la cual, en forma simultánea, se definen los objetivos, se describen los métodos adecuados para alcanzarlos y se moviliza el apoyo que estos requieren” y agrega que está formada por tres componentes: supuestos filosóficos, conceptos doctrinarios y un programa de acción que dimana de la doctrina y está basado en los supuestos filosóficos(3). Y la ideología se expresa en la “teoría” entendiéndose como “buena teoría” –según la politóloga Margot Light– “aquella que puede ser adaptada o expandida a fin de que se reflejen en ella las nuevas circunstancias, de modo que permita explicar el pasado, sirva de modelo para el presente, y tenga cierto valor de predicción para el futuro”(4).

Haiman Al-Troudi afirma que “el enemigo son las Empresas y el Capital” (al que denomina “capital no productivo”), y asegura que “en la transición al Socialismo no se podrá evitar la presencia de la empresa privada”, pero su objetivo pareciera ser la estatalización total del país. Se declara abiertamente favorable a la autarquía, asegurando que habrá que ir “reduciendo las importaciones y subsidiar tanto como se pueda la producción agrícola e industrial nacional”. Por otra parte pretende montar Cooperativas fuertemente ideologizadas y cambiar la estructura territorial de Venezuela creando Comunas y Federaciones de Ciudades. “Las Democracias Liberales y Capitalistas son el enemigo” enfatiza. Por su parte, para Heinz Dieterich Steffan el “Socialismo del Siglo XXI” (según su Libro homónimo), supone que “es necesario un reforzamiento radical del Poder Estatal democráticamente controlado por la sociedad para avanzar el desarrollo”, y se sustenta en cuatro bases: “el desarrollismo democrático regional, la economía de equivalencias, la democracia participativa protagónica y las organizaciones de Base”. Habla del “Nuevo Proyecto Histórico” cuyos pilares son: el “Bloque Regional del Poder” (BRP) que correspondería a la integración económica y política de los “Estados Progresistas” de la región, y el “Bloque Regional de Poder Popular” (BRPP) que sería la coordinación continental de los “Movimientos Sociales” que apoyen la implementación del Socialismo del Siglo XXI. Propone un modelo económico que no esté basado en los precios del mercado, “fundamento de la Economía de Mercado y del Capitalismo”, a los que considera fuentes de las asimetrías sociales y de la sobre-explotación de recursos naturales. Aquí debemos hacer la salvedad de que probablemente estemos “tocando de oído” sobre los logros prácticos del Régimen Venezolano pues nos llegan muy pocas informaciones de primera mano sobre esto; debiendo la Embajada Venezolana ofrecernos más material al respecto, pues la Izquierda Paraguaya no lo hace.

Según el criterio predominante en Paraguay –que ni el “Frente Guazú” ni “Avanza País” han intentado siquiera desvirtuar– el “Socialismo del Siglo XXI” o, simplemente, “Chavismo”, es una mezcolanza de Marxismo, (pero quiere declararse “cristiano”), Nacionalismo y mesianismo Bolivariano. Si bien ha dado pasos importantes hacia Reformas para el cambio a un Estado de bienestar, nacionalizando empresas estratégicas y revisando acuerdos leoninos, así como creando “Comunas de Poder Popular” para dar voz e influencia a los sectores más bajos de la sociedad, y reducido el nivel de pobreza desde el 53% (en 1999) al 19% (en 2012) sin embargo, la Clase Política y los Intelectuales Paraguayos en su mayoría creen que paralelamente avanza hacia un caudillaje autoritario del Ejecutivo, que está jaqueando los bolsones de democracia y libertad que aún quedan, buscando eternizarse en el Poder, siendo ya en la práctica, una “Democracia Tutelar” (que ya hemos definido: Ver Nota Nº 3 de este mismo Artículo), aunque esto puede deberse a lo “jaqueada” y atacada sin cesar por el Imperio y la Derecha que está la Revolución Bolivariana. También se piensa que el Gobierno Venezolano está demostrando un Nacionalismo “chauvinista” de expansión de su doctrina e inmiscusión en los asuntos internos de otras naciones que lo vuelven hasta cierto punto “imperialista” (que justamente ese gobierno condena), y se agrega un componente de “mesianismo bolivariano” basado en el libertador Simón Bolívar. Al respecto, debemos tener en cuenta, que Bolívar, el Prócer, tampoco era un “santo inmaculado”; era un hombre duro, autoritario, prepotente y mesiánico, esto último se nota en su juramento hecho en Roma el 15 de Agosto de 1805 de liberar América del poder español, y lo demás en sus cartas y proclamas como por ejemplo, la comunicación al Comandante de La Guaira el 8 de Febrero de 1814, donde textualmente dice: “…ordeno a US. que inmediatamente se pasen por las armas todos los españoles presos en esas bóvedas y en el hospital, sin excepción alguna(5), lo que significó la muerte de miles de personas; a ello se agrega el fusilamiento de un héroe de la independencia, el General Manuel Carlos Piar en 1817, luego de enviarle una carta amistosa el 19 de Junio de 1817, publicada en la “Gaceta de Caracas” Nº 184, el 22 de Abril de 1818 en la que, entre otras cosas decía respecto al Gral. Arismendi:”He cometido, es verdad, una injusticia atroz en dejarle con vida: es un malvado y ha debido morir porque no siendo mi carácter ni débil ni pusilánime, ningún temor tengo para castigar los delitos(6). Pero también intervino indirectamente en el Paraguay, con una carta amenazante desde Lima, Perú, al Dr. Francia, en 1823, pidiendo la salida del Dr. Amado Bompland, aunque en sus dificultades con el Dr. Francia se limitará a quejarse de que no existe la soberanía del pueblo paraguayo Por ello Bolívar intervino para derrocar a Iturbide (en México), y dejó gobernar, con tristeza pero libremente, al Dr. Francia…”(7).

De ahí venía la inspiración de Hugo Chávez Frías, pero no deben olvidar los epígonos del fallecido Presidente de la Venezuela Bolivariana y sus simpatizantes, cómo terminó Bolívar –quien quería liberar y unir a toda Sudamérica aunque bajo su mando– solo, abandonado, sin partidarios, clamando que “había arado en el mar”.

En cuanto a la situación política de la Izquierda Paraguaya, hasta hace casi dos años confusa, se fue clarificando desde la “defenestración” de Lugo (Defenestración: del francés dès fenêtres=desde las ventanas”. Alusión a la insurrección de Praga en 1618, cuando los Protestantes arrojaron desde las ventanas del Castillo Hradschim a los Gobernadores Imperiales, y que dio comienzo a la “Guerra de los Treinta Años”. En nuestro léxico paraguayo equivaldría a “echar a patadas”). Demos un vistazo a esa situación.

La Izquierda “Luguista” está bastante desmoralizada y fragmentada en 20 “partiditos” que se agruparon en dos Movimientos electorales –el “Frente Guazú” y “Avanza País”– para las elecciones del 21 de Abril del 2013, y ya no encontró otro “Lugo” capaz de engatusar a la gente ni otro aliado poderoso como el PLRA. No fue cifra importante en dichas Elecciones Generales, y si no activa su desarrollo ideológico y el trabajo de base a profundidad con las masas más la propaganda mediática, no lo será a corto ni mediano plazo, aunque Mario Ferreiro se autoafirmó de “CentroIzquierda” lo que le da a “Avanza País” mayor campo de acción y más amplias perspectivas; además la presencia de Adolfo Ferreiro será un factor de equilibrio y moderación del extremismo izquierdista. Por su parte el “Luguismo” del Frente Guazú hace autobombo señalándose como “tercera fuerza” por haber logrado cinco escaños en el Senado, pero eso es un autoengaño porque los electores no votaron al “Frente Guazú” sino a Fernando Lugo, todavía aureolado con el relumbrón por su victoria en 2008 y haber sido Presidente de la Rca., y los otros cuatro entraron detrás suyo por la “lista sábana”; de tal manera que donde no estuvo Lugo esta extrema izquierda sólo obtuvo un raquítico 3% para Presidente y un Diputado Nacional y otro para el Parlasur (Ricardo Canese quien fue votado por su propia popularidad), y eso no es ninguna “fuerza”. Además el “relumbrón” de Lugo se irá apagando durante este quinquenio hasta desaparecer para el 2018, ya que el Presidente Cartes al firmar el “Acuerdo por Paraguay” con el Partido Liberal, Avanza País, UNACE y Encuentro Nacional, evitó otorgar posiciones de poder e influencia –que le hubiera permitido crecer y afirmarse– a la extrema izquierda del “Frente Guazú”. Por eso, éste (el Frente Guazú) debería trabajar para procurarse una sólida base ideológica, e institucionalizarse y organizarse evitando depender exclusivamente de la figura de Lugo –que ha demostrado total incapacidad como Gobernante y falta de dedicación a su “Causa”, prefiriendo los placeres, de todo tipo, que proporciona el Poder y dejando el manejo del Gobierno a sus aláteres sin capacidad de Estadistas– para no caer en el funesto culto a la personalidad”. En realidad, si quieren a toda costa un “Liderazgo Personal” creemos que el Secretario General: Ricardo Canese es el más indicado por su gran prestigio político, profesional y social. Pero si el Gobierno Cartes se embarca en una decidida política “Neoliberal” que provoque una explosión popular como el “Caracazo” del 27 de Febrero de 1989 contra Carlos Andrés Pérez , que le abrió las puertas del Poder a Hugo Chávez, o la de Bolivia contra Gonzalo Sánchez de Losada que entronizó a Evo Morales, el “Frente Guazú” –si está bien organizado y se alía con el Liberalismo Social Progresista de Centro-Izquierda encabezado por Luis Alberto Wagner y aún con amplios sectores descontentos del Partido Colorado que la actual actitud de Cartes, de persistir, podría provocar, y recompone sus relaciones con “Avanza País”– puede tener su gran oportunidad toda vez que tenga en cuenta la directiva que Lenin envió al Comité Central Bolchevique en vísperas de la insurrección de Octubre: “No juguéis nunca al levantamiento, pero una vez comenzado, sabed sin lugar a dudas que tenéis que llegar hasta las últimas consecuencias”.

N O T A S.

(*) “Fabiano rabanito”: “Socialismo Fabiano” es el nombre dado a un Partido Socialista Inglés (uno de cuyos Dirigentes era George Bernard Shaw), cuya política era evitar toda actividad revolucionaria y choque con el Gobierno, “cabalgándole al costado” para obtener mejoras paulatinas. Su apelativo proviene del General romano Fabio, llamado “el contemporizador” por evitar librar una batalla decisiva contra el cartaginés Aníbal en la 2ª Guerra Púnica.

“Rabanito” es la expresión despectiva que los Comunistas y los Socialistas Revolucionarios daban a los Fabianos ingleses, y en España a los Socialdemócratas del PSOE, por parecerse al rábano: rojo por fuera y blanco por dentro. (N. del A.).-

(1) V. I. Lenin: “Obras Completas”; p. 96; Tomo XVI; Edit. Cartago;

Bs.Aires, 1960.-

(2) Machismo: Ideas filosóficas del físico y matemático austríaco Ernst Mach sobre “la experiencia crítica” que presuponía una psicología basada en el fenomenalismo físico, o sea, en “la economía del pensamiento” (teoría de que el pensamiento y la ciencia se fundamentan en la conservación del esfuerzo y en la satisfacción de las necesidades), y en la idea de que la experiencia y la verdad se basan en la conciencia y en la sensación”. Lenin puso sobre el tapete la cuestión de la existencia de la verdad objetiva independiente de la humanidad”; el camino hacia la verdad objetiva, absoluta, estaba en la teoría marxista, en tanto que todos los demás caminos no llevaban sino a una serie de “sofismas y mentiras”. Lenin: op. cit. p. 100 a 117.-

(3) Z. Brzezinski: “The Soviet Bloc: Unity and Conflict”; p. 489; Harvard

University Press; Cambridge, MA, 1967.-

(4) Margot Light: “The Theory of International Relations”; p. 318;

St. Martin’s Press; New York, 1988.-

(5) “Itinerario Documental de Simón Bolívar”; p. 85; Ediciones de la

Presidencia; Rca. de Venezuela; Caracas, 1970.-

(6)Vicente Lecuna: “Simón Bolívar. Obras Completas. Compilación”;

Vol. I; p. 244; Editorial Lex, La Habana, 1950.-

(7) Francisco Cuevas Cancino: “Bolívar. El Ideal Panamericano del

Libertador”; pp. 208 y 214, Fondo de Cultura Económica;

México D.F., 1951.-

2 Responses to PORQUÉ FUE DERROCADA LA IZQUIERDA EN PARAGUAY

  1. Odon Frutos dice:

    Excelente artículo.

    Lugo obtuvo en el 2008 (fue votado, no electo., por aquello de las listas sábana) por algo mas del 40% de los sufragantes porque esa proporción de la población lo consideró un mal menor, y no estuvo equivocada ya que la alternativa era la de ser gobernada por el presidente saliente, por interpósita persona.

    Tal votación fue, parafraseando al émulo de Alejo Carpentier, García Márquez., la “Cronica de una Muerte Anunciada”.

    Si considerásemos válida la hipótesis de Carlo Cipolla quien afirmara…”una persona es estúpida si causa daño a otras personas o grupo de personas sin obtener ella ganancia personal alguna o, incluso peor, provocándose un daño a sí misma en el proceso”, el ex obispo es la demostracion viviente de dicha hipótesis.

    Desde el momento en que gritara demagógicamente su juramente y fuera ovacionado por la turba, hasta que viera como se derrumbaba su castillo de naipes mugrosos, actuó estúpidamente.

    Volviendo al excelente artículo:
    Considero que los conceptos incluidos conllevan una inmerecida asepsia y otorgan a los integrantes de un frente que lejos está de ser grande y que se autodenomina progresista, nacional y popular, virtudes cuando menos bastardeadas y cuanto mas, inexistentes.

    Adicionalmente, en el artículo se presenta una hipótesis sobre lo recomendable para el accionar futuro de la izquierda, dando por sentado que sus referentes son capaces de comprender, si los leyeran, los postulados de Lenin, Mao, Al-Troudi , Steffan y Brzesinski.

    Pretender de los referentes de la autodenominada izquierda algo mas que su enfermiza tendencia a la aplicación de medios y métodos groseros con miras a satisfacer inconfesables apetitos, de diversa calaña, es pedirle peras al olmo.

    Están en otra cosa.

    No podrían pensar como estadistas ni aunque se lo propusieran. No son otra cosa que los alacranes de Iriarte, rehenes de su naturaleza.

    Ignoran o desprecian el Principio de Mach, que cita el artículo, físico y filósofo que fuera parlamentario austríaco durante mas de una década a mediados del siglo XIX.

    Dicho principio reza: “la masa inercial no es característica instrinseca de un móvil sino una medida de su acoplamiento con el resto del universo”
    En retrospectiva y coincidiendo con el autor de Fausto, quien sentenciara que nada mas hay de temer que la ignorancia en movimiento, si aplicamos este principio a la política nativa, veremos que el ex obispo y sus corifeos, mesiánicos, se consideraban poseedores de la “característica intrínseca” que cita Mach, capaces de provocar hechos sin el “acoplamiento con el resto del universo” en este caso, político.

    De ahí que desde tal postura y durante dos años en el país, mas uno que gastó viajando a todo lujo a costa del erario, el ex obispo peyorizó a propios y extraños, destituyendo a secretarios de estado con mensajes de texto e ignorando al apático vicepresidente y al partido al que alegadamente pertenece, tejiendo y desfaciendo aliancitas con cuanto político oportunista y genuflexo hiciera la apología de su accionar y participara o condonara el sistemático latrocinio que caracterizó al quinquenio precedente.

    En beneficio de tal gavilla, es inevitable reconocer que los referentes nativos del izquierdismo marxistoide son coherentes y disciplinados y cuentan con la adhesión de un sector de la prensa que otorga espacios de volumen proporcionales a lo disparatado, retorcido y engañoso de sus declaraciones.

    Actúan según lo estipulado en el Plan B que diseñaran en Enero de 2013 a sabiendas de su derrota en el Abril de la hecatombe. El fin no manifestado de dicho plan es el de ralentizar y hasta impedir la puesta en marcha de proyectos nacionales de mediano y largo plazo cuyo objetivo es el de mejorar el standard de vida una fracción importante de la población.

    En la otra vereda vemos, atribulados, transitar a quienes declaran ser colorados, en permanente puja con sus pares por imponer su propia versión de lo recomendable y oportuno en el manejo de la cosa pública y en mas ocasiones que las que nos gustaría observar, los vemos y oímos en programas de radio y tv recurriendo a epítetos para descalificar a correligionarios.

    Los pronósticos de los arúspices del apoteosis o de la hecatombe serán considerados premonitorios solo después que el tiempo confirme tal condición.

    Mientras, y desde la ANR., bien se haría en evitar ventilar trapos sucios fuera de casa.

    Atentamente,

  2. osvaldobergonzi dice:

    FEDERICO: PARA QUE ODÓN FRUTOS VIERTA ELOGIOSO COMENTARIO RESPECTO A TU COLUMNA QUIERE DECIR MUCHO EN NUESTRO PORTAL. EL ES EL MEJOR COMENTARISTA DE “EL COLORADO, Y PARA MÁS, DE GRAN PROSAPIA COLORADA, NADA MENOS QUE SOBRINO DE NATALICIO GONZALEZ Y CUYO PADRE HONRARA A LA ANR. SALUDOS Y FELICITACIONES POR TU ARTÍCULO.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: