LA EXISTENCIA COMO LA INEXISTENCIA DE DIOS NO SE PUEDEN PROBAR POR MEDIO DE LA RAZÓN PURA


Por Osvaldo Bergonzi

De manera que aquellos llamados ateos tampoco pueden probar su tesis de que la creación fue fruto del azar. Sin entrar a tocar en profundidad este tema tan espinoso, aprovecho la ocasión de esta cuaresma para comentar algo que reforzó mi fe.

Corre el año 1983. Mi esposa conoce a una de las integrantes de la Hermandad de María quienes tenían como propósito servir con obras sociales en Colonia Independencia. Por dicha razón debí aceptar hacer los trámites que hoy ya no se exigen, conseguir personería por decreto del poder ejecutivo.

Apadrinó a las hermanitas el arzobispo de Asunción, monseñor Ismael Rolón quien las recibió con mucho cariño en el arzobispado. Yo las acompañaba. El arzobispo envió a través mío una saludo para un hermano de mi madre con quien tenía una relación de mucha amistad desde la época de un antecesor suyo y amigo común, monseñor, Sinforiano Bogarín.

– No pudieron elegir peor, a monseñor como padrino y a mi como abogado pues ambos no somos santos de la devoción del presidente, les aclaré. – No se preocupe usted que Dios obrará, me contestaron. Transcurrieron dos años y el expediente con el proyecto de decreto dormía en el escritorio del ministro. – Vayan ustedes mismas y quizá se apiade ese señor tan ceñudo. – Pero usted debe acompañarnos, me replicaron. Así.. tuve que ceder y  fuimos. Al invocar sus nombres al instante estábamos frente al ministro. Quedé sorprendido. Pero  me agachaba y escondía detrás de las hermanitas.

Ellas comenzaron a cantar a capela: “Padre, bendícelo, padre bendícelo, padre del cielo…..bendícelo”. Era una música celestial. El ministro quedó con la boca abierta e inmediatamente le llama a su secretario quien extrae el expediente de un lugar destinado a dormir el sueño eterno  y lo coloca frente a él. – Aquí está mi firma, hermanitas, y mañana le llevare al presidente de la república, les dijo. Las hermanitas volvieron a cantar la misma canción y le agradecieron. En tanto yo escapaba por donde entró el secretario y las encontré ya en la calle.

A partir de esa época mi esposa y yo las visitábamos en Colonia Independencia y ellas por su parte pasan uno o dos días en mi casa. Cuando el Coronel Guaragna fue jefe de producción en el  canal 13 hacía pasar los domingos los videos de la Hermana Basilea+, superiora y fundadora de la congregación a quien conocimos en 1988 en Colonia Independencia. El y su esposa también frecuentaron el convento los cuales pueden dar su testimonio.

Pues bien, hace unos meses atrás, llegó un video que le entregaron a mi esposa con especial cuidado de hacérmelo ver. Nos colocamos ante el televisor y comenzó la película. De pronto, el relator expresa que el  VOYAGER, un satélite enviado hace años desde la tierra, se halla a punto de salir del sistema solar, es decir, de la estrella que gobierna la circunvalación de varios planetas bajo su atracción, entre ellos, el planeta  TIERRA.

Verificado que en no más de un año se perdería contacto, le ordenan sacar la última fotografía del sistema solar antes de perderse el referido artefacto en la VIA LACTEA, nuestra galaxia, donde se encuentran millones de sistemas como el SOL, nuestra estrella madre que nos cobija y nos da calor para no convertirnos en un tempano sin vida.

Dicha orden tardo más de dos meses en llegar al VOYAGER. Este a su vez cumplió accionando la señal radioeléctrica que viajó millones de kilómetros a la velocidad de la luz.  Había sacado y enviado la fotografía, la última. La misma llegó a la tierra más de dos meses después. !Pero que había sucedido! Por alguna circunstancia  o extraño fenómeno, un fino un haz de luz, se filtro justo en el lugar donde debería estar  LA TIERRA, caso contrario, no la hubiéramos visto como a Júpiter o a Saturno, dos de los planetas llamados grandes.

Con mi esposa e hija nos asombramos al ver la fotografía. Allí estábamos nosotros. La pelotita del tamaño de una cabeza de alfiler de color paliducho se hallaba solitaria ante tanta inmensidad. Y pensé en ese momento en la pregunta de  William Shakespeare, la misma que se hacía a sí mismo repetidamente según sus secretarios, el presidente, Abraham Lincoln:

¿DE QUÉ SE VANAGLORIAN TANTO LOS HOMBRES?

2 Responses to LA EXISTENCIA COMO LA INEXISTENCIA DE DIOS NO SE PUEDEN PROBAR POR MEDIO DE LA RAZÓN PURA

  1. Alejandro Coronel Bazzano dice:

    Durante la etapa primitiva de la evolución espiritual del género humano, la fantasía de los hombres creó dioses a su propia imagen. Albert Einstein

    Los hombres crean dioses a su propia imagen, no sólo en cuanto a su forma, sino también a su modo de vida. Aristóteles

    Si sólo hay un Creador que hizo al tigre y al cordero, al guepardo y a la gacela, ¿a qué está jugando? ¿Es un sádico que disfruta siendo espectador de deportes sangrientos? Richard Dawkins

    Todos somos ateos respecto a la mayoría de dioses en los que la humanidad ha creído alguna vez. Algunos de nosotros simplemente vamos un dios más allá. Richard Dawkins

    Cada hecho es un enemigo de la iglesia. Cada hecho es un hereje. Cada demostración es un infiel. Cada cosa que alguna vez haya sucedido realmente es un testigo en contra de lo sobrenatural.
    Robert G. Ingersoll

    No puedo creer en un Dios que quiera ser alabado todo el tiempo.
    Friederich Nietzsche

    Este mundo sería el mejor de todos los mundos posibles si no hubiera ninguna religión.
    John Adams, segundo presidente de los EE.UU

    No puedo imaginarme a un dios que premia y castiga a los objetos de su creación, cuyos propósitos han sido modelados bajo el suyo propio; un dios que no es más que el reflejo de la debilidad humana. Tampoco creo que el individuo sobreviva a la muerte de su cuerpo: esos no son más que pensamientos de miedo o egoísmo de lo mas ridículo. Albert Einstein

  2. juan dice:

    Director muy buen tema y me sumo al mismo.

    Siempre me llamó la atención el desarrollo del Génesis en su Capítulo 3.

    Que resumo en que: Al ser humano, al abrir se le el entendimiento pereció.

    Somos los únicos que nos estamos en armonía con la naturaleza, al contrario la agredimos y encima nos creemos dioses.

    Así que, lo único que nos resta es dominar nuestro entendimiento y creo que podemos concordar en este punto ambos bandos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: