CUBA NO ENTIENDE QUE SE ENFRENTA CON EL MATÓN DEL BARRIO COMO NOSOTROS EN 1864


Por Osvaldo Bergonzi

El Paraguay debería ser el ejemplo para Cuba. Sabio es aquél que aprende en cabeza ajena y no en la propia. Nuestro Mariscal Francisco Solano López no tuvo la información por carecer de ministros residentes en el Río de la Plata y se enfrentó a un imperio poderoso como el Brasil.  Argentina, sin siquiera marina de guerra, entendió el mensaje. No podía enfrentarse al mantón del barrio y estrecho filas con él así como lo hizo el Uruguay.

En nuestro caso, estaba programada la desaparición del Paraguay como lo fuera Polonia en Europa durante bastante tiempo. Por eso el ministro ingles en Montevideo (1866)  le advierte al Canciller uruguayo, Castro, que el Reino Unido no admitirá una polinización en América. (Ver los Herederos de la Espada de este autor)

Más bien USA, en la actualidad,  desea que Cuba permanezca como se halla, con coches y ómnibus circulando de las décadas de los años 30, 40, 50 y 60. ASÍ EL MUNDO SE ENTERARÁ COMO EN EUROPA EN SU MOMENTO DURANTE LA CAIDA DEL MURO DE BERLÍN QUE EL COMUNISMO CONSTITUYE  EL MÁS ROTUNDO FRACASO EN EL MUNDO RESPECTO DE LA ECONOMÍA MUNDIAL Y CHINA SE ERIGE COMO LA PRIMA DONA CON 5 MILLONES DE MULTIMILLONARIOS QUE FESTEJAN EL CASORIO DE SUS HIJAS CON FIESTAS FARAÓNICAS EN LA PROPIA CHINA CONTINENTAL.

Los Castro solo pueden engañar a cerebros de mosquito como Nicolás Maduro o Cristina  Fernández, aunque ésta es muy ladina en el tema del enriquecimiento indebido. Pero ya pudieron notar que Rafael Correa y  Evo Morales  se tomaron las de Villadiego y Mujica pidió ingresar al pacto del pacífico. De manera que la fruta caerá por la fuerza de la gravedad cuando el irremediable paso del tiempo, fenómeno de la senectud, acabe con dos idiotas aunque muy vivos al mismo tiempo  para engañar a un digno pueblo como Cuba  por más de 50 años.

2 Responses to CUBA NO ENTIENDE QUE SE ENFRENTA CON EL MATÓN DEL BARRIO COMO NOSOTROS EN 1864

  1. Gerardo dice:

    Osvaldo:
    Si algún sentido tiene el derecho a resistir las tiranías, con toda seguridad puede sostenerse que este derecho le asiste a los ciudadanos cuyas dirigencias a través de la historia van agotando los medios pacíficos para evitar la muerte de personas inocentes. Esto es claro en Venezuela, donde el populismo chavista fue sincero con sus postulados al mostrarse dispuesto a reprimir a sangre y fuego las demandas democrática de estudiantes y trabajadores. La tragedia venezolana muestra palmariamente como se niega y arrebata al pueblo elementos democráticos esenciales como la libertad y el derecho a intervenir en asuntos sociales fundamentales cuando un sistema político es manejado por un gobierno pretendidamente revolucionario. Este antecedente es una constante a través de la historia donde la izquierda nunca pudo contener una crisis generada por propias políticas sin recurrir a la represión armada y, por lo general, acabo tiñéndolo todo de sangre tanto igual que las dictaduras de derechas.

    Con todo, en algún momento, Maduro deberá rendir cuentas ante la Corte Penal Internacional, pero podría habérselas ingeniado para no terminar ante el mundo como lo que es, un fascista al timón de un régimen fraudulento y asesino de personas desarmadas que pretenden ejercer el natural derecho a peticionar y movilizarse desde el disenso. Aunque esto no fue así y el chavismo eligió la vía de la represión armada, con lo que puede decirse que ha comprado un ticket sin retorno a la violencia y la agitación social.

    Lo concreto es que tanto la derecha totalitaria como la izquierda mesiánica latinoamericana han pasado doscientos años aserrando prolijamente la rama del árbol donde sus pueblos se sentaban. Al final, era esperable que tanto esfuerzo de ambas ideologías fuera recompensado. Hoy, con contadas excepciones, la mayoría de países latinoamericanos se encuentran en el suelo y lamentablemente no cayeron sobre un lecho de rosas, sino sobre un pozo de cadenas y alambres de púas.

    En las ciencias duras, si se conoce el punto de ebullición del agua y se dispone de instrumentos de medición, se puede predecir con exactitud cuándo va a producirse el cambio. En política esto es algo más difícil: se desconocen los puntos de ebullición y resulta imposible conseguir termómetros confiables. Aunque el principio básico puede presentar similitudes cuando los gobiernos avanzan sobre las instituciones republicanas sumando poder arbitrariamente, quebrantando la división de poderes y recortando la libertad del individuo durante un tiempo suficiente en el que tanto abuso, en determinado momento inexorablemente resulta en un cambio cualitativo en cualquier sociedad. Así, el populismo de izquierda actual está condenado al fracaso lo mismo que las dictaduras de derechas del pasado. Pero hasta que ello ocurra cunde el engaño y se finge vivir en democracia, haciendo que las sociedades no puedan seguir siendo democráticas para acabar en un pozo colmado de alambres de púas y cadenas.

    Las falsas deidades como “la igualdad” y “la justica social”, ante las cuales varias generaciones de políticos y responsables de medios de prensa se consideraron en la obligación de postrarse, hoy pierden vertiginosamente credibilidad ante la prosperidad económica de dirigentes fraudulentos. Lo mismo ante la corrupción y las falsas consignas de gobiernos como los Venezuela, Ecuador, Argentina y Bolivia, por no mencionar a Nicaragua o Cuba.
    La compresión de movimientos sociales es nula en la mayoría de los gobiernos sudamericanos, incluido el argentino que siempre ha apoyado el lado equivocado desde su vanidad e intolerancia, características sobresalientes del impúdico pseudo-progresismo que no acepta el pensamiento crítico.

    El gobierno de Cristina Fernández de Kirchner demostró no haber aprendido nada en el ámbito de la política internacional cuando se mostro laxo e ingenuo en la firma de un acuerdo violatorio de su propia soberanía judicial con el régimen iraní por la causa AMIA, y creyendo que jugaba en grandes ligas de la diplomacia mundial no se sonrojó en negociar la vida de 85 ciudadanos argentinos asesinados en el peor ataque terrorista padecido en su suelo. Aunque hay que reconocerle que gobierna sin un canciller a la cabeza del Ministerio de Relaciones Exteriores, lo cual no es nada sencillo en este mundo globalizado. Y esto ha quedado claro horas atrás cuando Argentina prestó tácitamente su apoyo a Putin en el escandaloso escenario de Crimea; a Bachar Al-Assad en sus crímenes de lesa humanidad contra el pueblo sirio, y ahora, al régimen fascista venezolano.
    Todo lo que el kirchnerismo ha demostrado, en nombre de un código de valores muy cuestionable, ha sido desechar los parámetros que hacen a una sociedad libre desde la eterna contradicción de su ideología, si es que alguna vez ha tenido una. Sus posiciones actuales derivaron en una corriente incomprensible de apoyo a regímenes criminales en detrimento de los pueblos que padecen y sufren a los tiranos. Con ello, dio por tierra para siempre con cualquier posición que haya esgrimido en el pasado en materia de derechos humanos.

    Este engañoso horizonte al que América Latina puso proa a toda máquina dirigida por una tripulación de marginales que después de haber malgastado el combustible, comenzó a alimentar las calderas con la madera del propio buque y de sus botes salvavidas, parece no tener retorno. Al tiempo, se dice que todos los problemas creados por el populismo igualitario serán solucionados aumentando el número de esos mismos problemas. Pero lo que se ve es que estos gobiernos han logrado que las industrias y empresas estatales crezcan en su ineficiencia y que la inversión privada sea asfixiada por el constante aumento de impuestos que se destinan a ineficaces subsidios -por no hablar del fraude de los precios controlados y los índices inflacionarios donde el gobierno conspira en forma directa contra la propia salud democrática de su sociedad civil.

    En suma, la búsqueda de un consenso espurio es alarmante en América Latina. Lo notable y a la vez característico de sus regímenes es que los gobiernos de estas fingidas sociedades democráticas se abocan a imponer una escala de valores propia obligando a una sociedad civil que cavila mansamente a aceptarlos en detrimento de sus propios e históricos valores. Estos trastornos conceptuales han impactado negativamente en Argentina, donde se aprecia gran confusión y la gente tiende a referirse vagamente a la democracia como si fuera algo más que un método para decidir quién ejercerá la autoridad. Así, se ha llegado a decir que la democracia es un fin en sí misma, que representa todo un sistema de vida e incluso un tipo especial de civilización, cuando en realidad no es ninguna de estas cosas con las que todavía el kirchnerismo engaña a la masa de incautos. La democracia no es más que un mecanismo que se encuentra sujeto a un gran número de modificaciones en situaciones diversas y un método para elegir y descartar gobiernos que, como se observa en Argentina, sería el peor sistema del mundo si no fuera porque existen todos los demás.
    Atentamente

  2. Odon Frutos dice:

    Señor Director

    Las crisis de Venezuela y Argentina difieren en antecedentes, carcateristicas y desarrollo. Aquel es un paìs saqueado durante décadas por personeros de los grandes pools del petróleo. Su empresa bandera, Pdvesa, posee miles de estaciones de servicios en USA y circula una versión fundada en informes dignos de fiar que vende su petróleo, en bruto y a refinarse en USA, a un precio equivalente al 70% de aquel fijado por la OPEP. Muy buen negocio para el paìs que es sistemáticamente defenestrado por los gobiernos “bolivarianos”, pour la galerìe.
    La citada empresa està en quiebra técnica, acumula una deuda equivalente a tres o mas años de producción y al presente es una subsidiaria mas de Petrobras gracias a un convenio de “asistencia técnica yfinanciera” firmado en el 2013. (De ahì la imposicion bandeirante de que Venezuela ingrese al Mercosur a co mo de lugar)
    Polìticamente depende de Cuba, que ha emplazado 60. 000 militares en territorio venezolano y su comandancia es tan efectiva que los generales . venezolanos requieren de la venia de cualquier teniente cubano para iniciar operaciones. Al presente estas “operaciones” caen exclusivamente en el ámbito de la represión violenta de manifestaciones ciudadanas con la resultante de mas de 40 fallecidos, cientos de heridos y miles de encarcelados y torturados

    Las calamidades en nuestro vecino del Sur se inician con el desmantelamiento gradual pero sistemàtico de lo que en su tiempo fuera el mas eficiente sistema ferroviario del continente. Finalizada la Segunda Guerra Mundial y con la intención de implantar el transporte rodoviario de lo producido en “el granero del mundo” para vender equipo agrícola y camiones (también automóviles) fabricados en el único paìs capaz de producirlos al termino de la conflagración citada, los centros de poder condenaron al abandono a las pequeñas ciudades del interior, cabeceras de vastas áreas rurales cuyos productos llegaban a los centros de consumo a precios acequibles gracias al bajo costo del flete ferrocarrilero.

    Recordemos que para esa época aparte de tener el monopolio de la fabricación de equipos industriales y agricolas, camiones y automóviles, los pools petroleros proveìan coumbustible y no tuvieron inconveniente en poner un revolver en la cabeza de de un Presidente y reemplazarlo por un regimen militar por su osadìa de pretender autoabastecer su paìs de petroleo (Ver “Petroleo y Polìtica, de Arturo Frondizi)

    Por su parte, las multinacionales cerealeras, directamente o por interpósita persona y/o empresas, iniciaron el proceso de compra masiva de propiedades rurales abandonadas por pequeños productores que migraran a las grandes ciudades. (Al presente, la capital y la provincia de Buenos Aires aloja al 40 % de la población del paìs, y el 70% de las exportaciones de granos son registradas por unas pocas empresas de gran envergadura) Gobiernos demagogos y populistas se divertían dando vueltas en la infernal calesita de las privatizaciones y estatizaciones sucesivas engatusando a un electorado empeñado en ignorar las lecciones del pasado. Al presente, el gobierno regurgita sobre todos los principios enarbolados durante una décadas al compàs de los bombos y las consignas, bailando a metros de asesinatos mutiples : Se ha iniciado la escalada de precios de los servicios de interés general,(agua y gas y a seguir, la energìa electrica) El combustible ha experimentado una suba cercana al 40% en el ultimo año, la inflación fue de aproximadamente 35% durante el 2013 y se anticipa una de 40% para 2014. Se produce un femicidio cada 30 horas y la población toma justicia por mano propia con algo que se creìa terreno propio del lejano Oeste: Los linchamientos.

    No se anticipa, sin embargo, que los sucesos deriven en el tipo de represión que se registra en Venezuela. Con un relativo grado de sofisticación, esta represión se manifiesta mediante la desembozada coptacion del Poder Judicial por la que un Fiscal que se atreva a hurgar en el lodazal de las finanzas K es removido sumariamente del cargo, junto a sus colaboradores.

    Todo parece indicar que a los centros de poder actuales, contrariando la teoría de Octavio Augusto quien sostenía que las provincias ordenadas y ricas proveerían mayor cantidad de granos y pagarìan impuestos mas elevados a la metrópoli, les asiste la convicción de que se obtienen mayores ventajas de países satélites en llamas, con poblaciones sumidas en la ignorancia, el desabastecimiento y la polarización que deriva en sangre. Parecen aguardar a que un paìs o region región seleccionado para dominio arda en llamas para establecer imperium, a como de lugar., adueñándose a precio vil de cuanta propiedad, industria o compañía de servicios boquea en crisis provocadas en contubernio con los gobernantes de turno. Jean Jacques Servant Schriber describe este fenómeno detalladamente en Le Défi Américain.

    Por ventajosa conveniencia, nuestro paìs no posee, en teorìa, riquezas en calidad y cantidad tales que despierten la voracidad de los centros de poder extra continentales aunque si, dan origen a las intenciones de rapiña y de descalificacion sistemàtica por parte de nuestros dos grandes vecinos, en una saga que lleva mas de cuatro siglos y de la que solo emergeremos si quienes elegimos no se limiten a orientar la marcha de la cosa publica segun su talante sino que actùen como Estadistas.

    Atentamente,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: