JOSÉ MENGELE: UN INOLVIDABLE RECUERDO PERSONAL (3) FINAL


foto osvaldo

Transcurren los años. Y cerca de 20 años después gana la tapa de los diarios del mundo el hallazgo de la tumba de Joseph Mengele en un lugar del Brasil bajo otro nombre. Igualmente el lugar donde vivió, quienes lo cuidaron, la playa donde sufrió un ataque y hasta fotos con un hijo que lo visitaba de cuando en cuando. Tales cosas no cayeron bajo mis sentidos de modo que cualquier equivocación se halla siempre bajo condición suspensiva.

Miles fueron las conjeturas y especulaciones cuando suceden cosas de tales calibres. El rumor retoma su lugar y se esparce en las mentes más ingenuas. Pero otros, más perspicaces, buscan pruebas. Por eso desde un primer momento, a pesar que las pruebas parecían contundentes cuando apareció una prótesis del esqueleto que encajaba con la de un odontólogo alemán, fue rechazada por Simón Weisenthal y  LA MOSAD.

Con el descubrimiento del ADN, su posterior desarrollo y la prueba con los restos del criminal ya no existieron dudas y se cerró el caso definitivamente del lado judío en 1992. Simon Weisenthal y  LA MOSAD realizaron un gran trabajo que prosiguió luego de la muerte del primero de los nombrados cuando en Bariloche, Argentina, apareció otro personaje amante de la cultura de la muerte.

Pero lo que si cayó bajo mis sentidos fue un programa de radio. Mi amigo y colega Chicholo Sanabria (notable profesional del foro) estaba siendo acusado en Radio Ñandutí debido a que suplantó a unos de los ministros de la corte en el tema Oviedo. Y su falló produjo un estrecho 5×4 en el caso. De ahí la furia de los oyentes, partidarios del hoy militar fallecido. Me indignó y llamé a la radio. Gracias a Dios entré enseguida y me dirigí a Humberto – ¿Sabías que Chicholo le pidió por nota a la Unión Hebraica antecedentes de Mengele, si había algo contra él,  y ellos, le contestaron (1959) que nada sabían del personaje? – No, no sabía, Osvaldo, me contestó

Acto seguido se inició el trámite antedicho en el capítulo anterior. Más tarde el propio Chicholo le confirmó a Rubín con lo cual los oviedistas metieron violín en bolsa y cerraron la boca. El tema de Mengele no les resultó como treta  para poner en duda la honorabilidad de Sanabria. El vive y puede confirmar mis dichos. Lo demás he confirmado por You Tube y las investigaciones del periodista de Ultima Hora que no se llama precisamente, Luis Bareiro, el macaneador.

COLOFÓN: El 1 de enero de 1989 me hospedé en el Hotel Palermo de Buenos Aires, a unas 5 cuadras del edificio de mi defendido, el coronel Enrique Jiménez, a quien aparte de defenderlo ante la justicia penal militar, lo comenzaba a ayudar a redactar sus memorias que quedaron truncas al inicio nomás por su repentina muerte, un año después, en la ciudad de Asunción. – Como te envidio compañerazo que vas a morir en tu tierra, me había dicho el 11 de enero de 1989 en los parques de Palermo, un día antes de mi partida. Pero su suerte cambió tan repentinamente como su fallecimiento, cuando fue desalojado del poder su camarada de la escuela militar – Stroessner – el 3 de febrero de 1989.

En aquella ocasión de nuestra charla en los dominios de quien fuera Juan Manuel de Rosas, El restaurador de las Leyes, me dijo – Por aquí se comenta que en ese hotel donde hospedas vivieron por unos días algunos criminales nazis; pero se volvieron  muy noveleros los argentinos luego del secuestro de Eichmann, me recalcó, como no dándole importancia,  igual que yo. El venía a mi hotel a tomar dos rayas de whisky pues su esposa, Matilde Meza Caballero, (sobrina nieta de  EL CENTAURO) ejercía sobre él un severo control y hasta le olía la boca cuando chupaba pastillas de menta y yo temía ser pillado como cómplice y encubridor. Su regreso y lo demás es cosa sabida.

Pero cual no fue mi sorpresa cuando hace unos meses atrás, entré en You Tube y vi varios capítulos acerca de la vida y muerte de Mengele. En uno de los capítulos se afirma que el referido criminal pernoctó en el  HOTEL PALERMO cuando llegó de Europa allá por los años 1949 aproximadamente, para luego continuar su itinerario como nos revela el investigador de  ULTIMA HORA  a quien felicitamos por la pulcritud de su trabajo. No obstante, ahora me surge la duda de que yo haya podido dormir en la misma pieza que ocupó aquél sujeto vil, excrecencia del género humano.

One Response to JOSÉ MENGELE: UN INOLVIDABLE RECUERDO PERSONAL (3) FINAL

  1. Olivia González de Petrini di Monforte dice:

    Nunca conocí a Mengele, pero compartimos la misma vivienda en épocas diferentes, en lo que hoy es Gral. Santos esquina Romero Pereira. En esa casa, hoy ya demolida, había un closet y debajo del closet –levantando el piso de madera– una escalera que conducía a un sótano que se ventilaba por un tubo conectado al altillo. Allí, según contaban los vecinos, se escondía Mengele cuando hacía falta. Decían los vecinos que solía venir de visita y pasaba largas temporadas en casa de su amigo alemán, ingeniero, que había construído esa casa. Este señor era un alemán, no de Alemania, sino del Báltico. Lo que sí me consta, porque bajé al sótano varias veces, de criatura, es que tenía el muro lleno de graffitti nazi y sobre todo alusiones a los Viking que creo era una agrupación a la que perteneció Mengele.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: