Pese a bonanza económica, persiste inequidad en distribución de riqueza


Pese a bonanza económica, persiste inequidad en distribución de riqueza

La protesta del 26 de marzo puso de nuevo en evidencia que en el país se vive una realidad contradictoria: pese al crecimiento récord de la economía, existen sectores que no mejoran sus condiciones de vida.

Por Eduardo Villalba

La jornada vivida el 26 de marzo pasado tuvo como principales actores a obreros y campesinos, quienes reabrieron el debate sobre la inequidad en la distribución de riqueza en el país. Ambos sectores comparten algo en común: pese al crecimiento del producto interno bruto en los últimos años –expansión récord de 14,4% en 2013, según el BCP–, estos segmentos no han logrado mejoras muy significativas en sus condiciones de vida, señalaron los analistas económicos, Verónica Serafini y Ricardo Rodríguez Silvero.

“Si bien la economía está creciendo, pero con mucha volatilidad y están mejorando los indicadores, este mejoramiento ha sido mucho más lento que el que podría esperarse, dadas las altas tasas de crecimiento promedio anual del PIB”, señaló Serafini. Destacó que sí se dieron avances en los últimos años, pero que las necesidades de los sectores más vulnerables aún existen.

Con base en estadísticas oficiales, la analista pintó la realidad laboral que se vive: la mitad de la población asalariada sin ganar sueldo mínimo, solo el 54% de los empleados tiene contrato, el resto no cuenta con ninguna protección a su empleo y solo el 40% aporta a IPS. “Una situación como esta genera una gran vulnerabilidad de los trabajadores y sus familias”, comentó. También, afecta al campesinado la postergación año tras año de la reforma agraria.

El modelo actual en el que se basa la economía paraguaya muestra una producción cada vez más elevada. Paraguay es uno de los mayores exportadores de rubros, como la soja o energía eléctrica; sin embargo, estas no generan una cantidad masiva de empleo.

importante. Rodríguez Silvero señaló que las cifras macro son vitales para generar condiciones para un crecimiento más igualitario, pero resaltó que el modelo actual es altamente excluyente. “Dentro de este contexto de crecimiento desigual, causa preocupación hoy en día la pobreza extrema, que no se reduce en magnitud ni siquiera en años de auge”, añadió el experto. Según los datos de Estadísticas, Encuestas y Censos (Dgeec), a 2011 el 18% de la población vivía en pobreza extrema. La indigencia rural es la que más potencia esta cifra (nivel cercano al 30%).

Además enfatizó en la paradoja de que Paraguay es gran productor de alimentos, con gente que no tiene para comer. “En 2013 el país generó unas 25 millones de toneladas (producción agrícola), en 289.000 unidades productivas que involucran a 1,2 millones de personas rurales. Así también, las estimaciones dan cuenta de que 1.200.000 personas se encuentran en la indigencia. Observen esta ironía: la cantidad de la población indigente es igual a la que produce alimentos para el mundo”, resaltó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: